Daan Luijkx lanza el proyecto Team Earth

Estándar
l_teamearth_rgb

El manager holandés Daan Luijkx ha lanzado a la luz pública el proyecto Team Earth. Esta iniciativa no nace para 2017 sino para 2018. Y con unos cimientos diferentes a los habituales: “No queremos patrocinadores. Buscamos socios. El ciclismo actual está vinculado a la presencia de uno o dos sponsors como única fuente de ingresos. El 73% de los ingresos de un equipo dependen del sponsor principal. Y ese modelo no es sostenible. Por eso creamos Team Earth con una mentalidad muy diferente. Abrimos nuestro equipo a seis socios que compartan una visión común: crear un proyecto sostenible desde todos los puntos de vista, el económico pero también el organizativo y el medioambiental”, explica Daan Luijkx.

En el pasado, Luijkx fue ciclista profesional y también gestor de equipos pequeños como P3 Transfer Batavus, pero también de equipos de primer nivel mundial como Vacansoleil-DCM, donde conquistó victorias de prestigio.

La idea de la sostenibilidad del nuevo proyecto conecta estrechamente con el nombre del equipo: Team Earth (Equipo Tierra). La base argumental para este proyecto, por tanto, pasa por un nombre que no será cambiado. El Team Earth cederá parte del espacio en el maillot y los vehículos a sus socios, pero sobre todo desarrollará una historia: “Queremos contar una historia. Queremos mostrar al mundo que un equipo ciclista puede ser sostenible. Hay pocos deportes más limpios que el ciclismo. La bicicleta no contamina y hay miles de personas que gozan en todo el mundo de la bicicleta y que son responsables medioambientalmente. Buscamos seis socios que quieran difundir esa misma filosofía y que quieran hacerlo a través de un equipo ciclista. En el Team Earth encontrarán la mejor plataforma para comunicar todas sus medidas medioambientales y para que todos juntos podamos mejorar la organización de un equipo ciclista y ser sostenibles en el largo plazo”.

La angustia de los puntos en Lombardía

Estándar
logo-uci-altar-1024x248

Dice hoy Juan Antonio Gutiérrez en las páginas del diario As que el Giro de Lombardía no modificará la clasificación del Ranking WorldTour. Y tiene razón. Peter Sagan va a ganar a Nairo Quintana. Pero esa es sólo la mitad de la realidad. Porque la otra mitad es que cada punto va a ser peleado con uñas y dientes. Más que al individual, miremos al Ranking Por Equipos:

1. VICTORIA. Si Sagan gana la carrera es probable que Tinkoff pueda superar a Movistar. La diferencia ahora mismo entre ambos equipos es de 70 puntos y hay 100 para el vencedor, así que Movistar necesita que Sagan no gane o que alguno de sus cinco mejores corredores sea capaz de sumar más de una treintena de puntos.

2. LUCHA POR TOP10. Sin embargo, el drama estará abajo, en la pelea por meterse en el top16. La ley de la UCI se presta a varias interpretaciones. Ya lo explicamos en su día. Pero ahora no hay más vuelta atrás. Todo o nada. Dimension Data está fuera de la lucha. No tiene opciones reales de remontar. Y para la otra plaza fuera del top16 hay tres candidatos: Ag2r (418), IAM (418) y Giant-Alpecin (415). De estos tres hay uno que se no juega nada puesto que va a desaparecer (IAM), pero sus corredores parecen más en forma y motivados que los de Giant-Alpecin, que son los que vienen cayendo poco a poco durante toda la parte final del año. De esos tres, uno quedará condenada a la plaza 17 y a tener que buscar abogados para salvar la situación.

Esa es la teoría: el 17º y el 18º tendrán que pelear con Bahrein y con Bora para estar en el UCI WorldTour de 2017, puesto que se va a reducir el número de equipos en la elite mundial de 18 a 17, por lo que uno debe quedar fuera. Sin embargo, cada vez coge más fuerza una posición totalmente diferente. Y no me refiero a que la UCI dé por buenos al 17º y 18º al considerar que la desaparición de Tinkoff y de IAM les convierte en 15º y 16º. Me refiero a la presión que los propios equipos parecen querer hacer: ahora mismo los equipos son los primeros que están exigiendo un WorldTour de 18 equipos. No tiene sentido cerrar las puertas a proyectos tan potentes como Bahrein o Bora.

La UCI y la solución de Alejandro Magno al nudo gordiano

Estándar
logo-uci-altar-1024x248

La Unión Ciclista Internacional (UCI) se enfrenta este invierno a una situación realmente difícil: tiene 18 aspirantes para 17 licencias WorldTeam. Yendo un paso más allá, podemos decir en que todo se resume en lo siguiente: Dimension Data, Bora o Bahrein-Merida se quedarán fuera de la elite mundial. Sólo uno de los tres. Pero siempre uno. O no, que diría Rajoy.

La historia arranca de una decisión bien pensada por parte de la UCI: reducir el WorldTour de 18 a 17 equipos. Como decíamos, la idea estaba bien pensada. Por un lado, el Tour de Francia venía pidiéndolo desde hace meses. Pero por otro… no se veían proyectos de nivel alto en el horizonte. La lógica era rotunda: para darle (o incluso obligarle) la licencia a un equipo sin nivel… era mejor dejarlo en 17. Pero la economía mundial empieza a reactivarse. Y el mejor síntoma es lo ocurrido en 2016-2017, una temporada que parecía catastrófica, pero que no lo ha sido. Lampre ha encontrado un copatrocinador chino y salva su proyecto y llegan dos estructuras fuertes para sustituir a las dos que desaparecen. O dicho con nombres y apellidos: llegan Bora y Bahrein-Merida y se van Tinkoff e IAM.

Ahora mismo la UCI se encuentra ante un nudo gordiano. La expresión viene por lo sucedido en tiempos de Alejandro Magno. La leyenda dice que sólo quien fuera capaz de deshacer el nudo de la ciudad de Gordión conquistaría Asia. Nadie lo logró durante años y años… hasta que llegó el gran Alejandro y de un mandoble de su espada se cargó el nudo entero. Problema resuelto. Y eso mismo es lo que puede y debe hacer la UCI. Pero veamos las alternativas:

1. APLICAR EL REGLAMENTO

Si la UCI aplica el reglamento tenemos garantizado el lío padre. ¿Por qué? Muy sencillo: la normativa UCI dice bien claro que Dimension Data acaba 18º en el Ranking WorldTeam de 2016 pero debe ser considerado 16º y, por tanto, con plaza garantizada para 2017. Con esa normativa, Dimension Data sería WorldTeam en 2017 y la plaza final estaría en juego entre Bora y Bahrein-Merida.

Pero no todo es tan sencillo. La UCI ha hecho entrega a los equipos de una Guía oficial de reglas. Según esa guía, Dimension Data debe ser considerado 18º y al no acabar entre los 16 primeros no puede tener privilegio alguno. Es decir, Dimension Data debe ir a la Comisión de Licencias y ahí es seguro que perderá por tener menos puntos que Bora y Bahrein-Merida. Dimension Data se quedaría fuera.

Lo único claro de suponer es que ocurra lo que ocurra, el tema no se resolverá en primera instancia y tendremos jaleo judicial hasta el final: Comisión de Licencias y TAS. Y, eso sí, muchos euros para los mejores despachos de abogados. Esos son los únicos con el éxito garantizado.

Lo más gracioso -tristemente gracioso- no es que reglamento UCI y normas oficiales de inscripción digan argumentos diferentes. Lo más curioso es que el reglamento de la Web de la UCI sigue hablando de 18 equipos WorldTeam. No han perdido el tiempo ni en cambiarlo. Y eso nos lleva a proponer la única solución viable en estos momentos.

2. APLICAR LA LÓGICA

La UCI necesita resolver el nudo gordiano ante el que se encuentra. Si aplica el reglamento en un sentido o en otro, está poniendo en riesgo de desaparición a proyectos de más de 10 millones de euros, con una buena política deportiva y con solvencia económica más que acreditada. La inversión de marcas como Dimension Data, Cervélo, Bora, Specialized, Bahrein, Merida… no puede estar en el aire hasta que a finales de diciembre el TAS resuelva el caso dejando a uno de ellos en la cuneta. La lógica es que la UCI debe recuperar los 18 equipos WorldTeam, al menos durante un año. Y marcar desde YA mismo unas normas claras para ascenso y descenso en 2018, con luces y taquígrafos.

El reglamento no puede superar el sentido común. Alejandro Magno fue el único capaz de comprender que la mejor manera de deshacer el nudo gordiano era cortando la cuerda. Y eso mismo debe hacer la UCI: ante el problema de tener reglamentos en el aire, con redacciones interpretables, con 18 estructuras fuertes llamando a la puerta con grandes jefes de filas (y ejércitos de abogados detrás)… la solución más sencilla es la mejor: WorldTeam de 18 equipos para 2017. ¡Y a correr! Ganarán los ciclistas, los organizadores y los aficionados. Es posible que el Tour de Francia no quiera 18 equipos. Pero todos debemos pensar lo mismo: los mejores equipos en las mejores carreras. Y dejar fuera de las grandes carreras a ciclistas como Mark Cavendish (Dimension Data), Peter Sagan (Bora) o Vincenzo Nibali (Bahrein) no tiene sentido alguno.

Oleg Tinkov no ha entendido nada

Estándar
oleg-tinkov

El ruso Oleg Tinkov ha concedido recientemente una entrevista a Cyclingnews.com. En la web biciciclismo.com puede leerse una traducción al castellano de sus siempre interesantes reflexiones. Tinkov lanza dos mensajes claros: ha intentado cambiar el ciclismo y ha fracasado en su intento. Y por eso mismo dejará de patrocinar el Tinkoff-Saxo a finales de 2016 y venderá el equipo al que más le pague.

Sobre los intentos de cambiar el ciclismo, poco o nada podemos decir. Resulta obvio que el ciclismo necesita de muchos cambios. Tal vez la de Tinkov no haya sido la mejor fórmula para promover esos cambios. El dice haberse sentido como Don Quijote. Y lo cierto es que alguien debería recordarle que Don Quijote no era un reformista de la sociedad sino un trastornado. Pero dejando a un lado la anécdota, vayamos a lo importante: ¿a quién le va a vender su equipo? ¡A nadie!

Lo que Oleg Tinkov no ha entendido es que su equipo ahora mismo no vale nada. En los mercados, y seguro que él lo sabe muy bien y, por supuesto, infinitamente mejor que un servidor, todo depende de la oferta y la demanda. Y ahora mismo no hay una gran demanda de plazas dentro del WorldTour porque el coste -10 millones de euros- no invita a que decenas de empresas se lancen de cabeza. En ese mismo sentido, tampoco vale nada el equipo Movistar, el mejor del mundo en 2015. Como no lo valió en su día Euskaltel. ¿Cuánto pagaron por el equipo vasco cuando desapareció? 0 euros. Y eso es lo mismo que le pagarán a él por su equipo. Dice el artículo que Tinkov pagó 6 millones a Riis y 1 millón más por cada temporada. Eso resulta difícil de demostrar. Es algo que personalmente desconozco por completo. Pero sí tengo muy claro que los equipos WorldTour no valen nada porque no hay presión de marcas para entrar. Valen lo que se pueda sacar por sus bicicletas de segunda mano, sus autobuses y sus camiones. Poco más…

A finales de 2016 se aprobarán licencias para tres temporadas para 2017-2018-2019. Pero ahora mismo hay 18 aspirantes, aunque en realidad deberíamos hablar de 17 si eliminamos ya el equipo de Tinkov. Por  tanto, cualquiera que quiera convertirse en WorldTour, lo tiene sencillo: pide la licencia, ficha un par de corredores con buenos puntos en el WorldTour y está dentro sin necesidad de tener que pasar por la caja de Tinkov.

Tinkov afirma que él tiene firmados a Sagan y Majka para 2017 y que cualquiera que compre su equipo se quedará con esos dos contratos. Lo que no sabe -o no quiere decir públicamente- es que muchos van a jugar al gato y al ratón con él. ¿Cómo? Si Sagan tiene firmado un contrato de cuatro millones, ofrecerán dos… y esperarán pacientemente a que Tinkov tenga que pagar los otros dos. Es decir, Sagan tiene garantizado ese contrato. Y es cierto que alguien puede ponerse nervioso y pagar a Tinkov una millonada por el equipo para quedarse con esos contratos millonarios de Sagan y Majka, pero también pueden esperar pacientemente a que el equipo sea declarado en bancarrota para entonces ir a firmarles a bajo precio. Eso es lo que Tinkov de momento no ve.

El empresario ruso incluso especula con la posibilidad de que sea el dueño de CCC quien quiera comprarle su licencia. Pero como decíamos anteriormente, si CCC firma a un par de ciclistas buenos, estará en el WorldTour… sin pagar nada a Tinkov. Ejemplo: cualquier equipo que hubiera firmado a Rigoberto Urán (por poner un ejemplo) para 2016 habría acabado metiéndose en el WorldTour sin necesidad de pagar nada por la propiedad de ningún equipo.

Algo diferente ocurrirá cuando tengamos licencias por tres años, sin posibilidad de ascenso o descenso en ese período. Y, sobre todo, algo diferente ocurrirá cuando la economía mundial se recupere y cuando el ciclismo consiga ser realmente atractivo para más multinacionales. Ese día podemos encontrarnos con dos, tres o cuatro proyectos queriendo entrar… y con la necesidad de pagar millonadas a los dueños de las licencias para meterse en la elite. Hasta entonces… las cuentas de Tinkov son cuentas de la lechera por mucho que el empresario ruso haya demostrado a lo largo de su vida ser un empresario de éxito y un hombre de negocios visionario.

La UCI y el silencio sobre los equipos WorldTour y profesionales: ¿quiénes van a la Comisión de Licencias?

Estándar

El viernes por la tarde ha sido históricamente el día y la hora más utilizados por la Unión Ciclista Internacional para dar malas noticias. Solían remitir un informe y/o noticia un segundo antes de marcharse para todo el fin de semana y así se ahorraban los disgustos de atender la lista de damnificados por sus decisiones. Pero esta táctica -salvo que dentro de un rato se repita, puesto que escribimos un viernes a las 17:28h- ha cambiado. Ahora estamos en una fase sin información. Veamos los datos:

-Los equipos debían presentar toda la documentación el 20 de octubre. Los auditores la revisaban y el día 1 de noviembre debían hacer un informe señalando si el equipo es aceptado o no. Finalmente, el informe solía retrasarse al día 2, 3 o 4 de noviembre, algo lógico puesto que son muchos los equipos que deben ser estudiados. Y la UCI remite una carta informativa diciéndote si has sido aceptado o enviado a la Comisión de Licencias. Todo ese proceso, en principio, debe ser dado por finiquitado.

El equipo Caja Rural-Seguros RGA fue el primero de los profesionales en decir públicamente que había sido aceptado, que tenía el informe del auditor y la carta de la UCI. Hoy, varios días después, el equipo Bora (antiguo NetApp) también lo ha dicho. Pero no sabemos nada o casi nada de muchos otros equipos. ¿Qué está pasando? La lógica marca que debe haber más de uno y de dos en la Comisión de Licencias, que son comos los exámenes de recuperación después de suspender en alguno de los apartados habituales. Pero… ¿por qué la UCI no informa de ello?

Periodísticamente hablando resulta muy negativo que la UCI no nos cuente nada de lo que está ocurriendo. Tenemos derecho a la información. Pero también es cierto que la publicación de qué equipos van a la Comisión de Licencias sólo ha servido en los últimos años para crear una riada de informaciones inconexas y sin sentido alguno sobre el futuro de los diferentes equipos.

Cada vez que la UCI ha dicho que uno, dos o tres equipos debían arreglar sus problemas éticos, económicos o administrativos en la Comisión de Licencias, la prensa ha titulado que esos equipos iban a desaparecer (cosa que luego nunca ha sido cierta) y/o que la UCI se los quería cargar (cosa que tampoco es cierta). Además, tampoco se ha acabado de entender que la Comisión de Licencias es un órgano totalmente independiente de la UCI.

Por esas múltiples confusiones, tal vez en esta ocasión se está guardando un silencio hasta ahora nunca conocido. Lo que está claro es que todo el mundo -Comisión de Licencias, equipos y la propia UCI- están pudiendo trabajar con menos ruido que el habitual.