Conoce Estados Unidos viendo el programa Cazasubastas, de Discovery Max

Estándar

En la televisión actual hay programas y programas. Por ejemplo, Sálvame permite hacer una disección perfecta de España y de los españoles. Pero si uno quiere conocer mejor Estados Unidos, lo que debe hacer es engancharse a Cazasubastas, de Discovery Max. ¿Nunca lo han visto? No se preocupen, yo se lo explico.

DISCOVERY MAX-CAZASUBASTASCazasubastas es un programa que cuenta la vida de dos tipos, Allen y Ton, que viven de ir a unas subastas muy especiales. Pero si rascamos un poco, el programa nos permite hacer una disección perfecta de los Estados Unidos de América.

Allen y Ton se dedican a pujar por trasteros abandonados. Primera condición: en España la gente casi nunca usa trasteros y casi-casi nunca los abandona. Y si los abandona, la empresa de trasteros casi-casi-casi nunca encontrará la autorización para vender todo lo que hay dentro sin antes mover cielo y tierra para localizar al propietario. En cambio, en Estados Unidos todo el mundo necesita un trastero. ¿Por qué? Muy sencillo: se pasan la vida comprando cosas sin saber muy bien si las necesitan, por lo que más pronto que tarde las casas se les quedan pequeñas. Segunda condición: se pasan la vida viajando, con muy poco arraigo a los sitios y en ocasiones prefieren dejar atrás el contenido de los trasteros antes de irse al siguiente destino. Y tercera condición: en cuanto no pagas un recibo, la empresa lo ejecuta, vende todo lo que hay y le importa tres pepinos si había mucho o poco y si el dueño intenta recuperarlo o no.

Aclarados esos primeros conceptos básicos, el programa también nos permite ver otras características muy propias del pueblo americano. Por ejemplo, la gran cantidad de armas de todo tipo y condición que hay guardadas en los trasteros. Por si alguien no lo sabe, en España sólo es posible tener armas si las guardas dentro de una caja de seguridad, con llave. Y como comprenderán la gente no se deja olvidado en el trastero un par de revólveres, un rifle y munición para acabar con toda la guerrilla prorusa que está peleando en Ucrania. En Estados Unidos sí es posible.

Además, el programa también nos permite ver como Ton y Allen siempre ganan dinero. Y como muchas veces compran por cantidades altísimas trasteros de los que no saben nada, puesto que la gracia de las subastas es que apenas hay unos segundos para mirar, lo que significa que se compra más veces a ciegas que con datos encima de la mesa. El mensaje que eso significa resulta abrumador: esos programas sirven para educar al estadounidense medio en conceptos básicos como arriesga tu dinero siempre que veas una oportunidad de negocio y no te preocupes porque acabarás ganando un montón de pasta.

En España, sinceramente, el programa (si se pudiera hacer) sería muy diferente. Para empezar, nunca se hablaría a las claras de los miles de euros que ganan Ton y Allen. Es más, aquí interesaría más rodar la historia de alguien subastero arruinado y de cómo pagó miles de euros sin que su familia lo supiera por un trastero que no vale nada, lo que les ha llevado a perder la casa. Eso, con una buena dosis de niños llorando y policías ejecutando la orden judicial de salir de la casa es más el estilo típico de España. La sonrisa en la cara y los miles de dólares en los bolsillos es la imagen de Estados Unidos, porque todos y cada uno de los trasteros en los que pierden dinero nunca -o casi nunca- aparecen en televisión. Recuerden: ¡Estados Unidos es el país de los triunfadores!

La París-Niza aún es muy superior a la Tirreno-Adriático

Estándar

Durante toda la semana se está debatiendo sobre la París-Niza y la Tirreno-Adriático, las dos carreras más importantes del mes de marzo y ambas pertenencientes a la elite del calendario ciclista mundial. Y la opinión del aficionado es obvia: la Tirreno-Adriático supera a la París-Niza por recorrido, participación… Sin embargo, permítannos que con todo el ánimo de polemizar rompamos en mil pedazos esa idea. No, no es cierto. A día de hoy la París-Niza sigue siendo muy superior a la Tirreno-Adriático.

PODIOPARISNIZA-ASO-P.PERREVEPara demostrarlo podemos comenzar con datos anecdóticos. Por ejemplo, se ha criticado a la París-Niza por el tras coche de un corredor en una etapa sin trascendencia. Pero cabe recordar que eso es responsabilidad única y exclusiva de su equipo y del ciclista y, posteriormente, de los árbitros, que son los que deben castigar la acción. Lo que sí depende de la organización es el apartado de las clasificaciones. Y en ese punto concreto, la París-Niza funciona como un reloj y la Tirreno-Adriático como un casino, puesto que muchas horas después de acabar la prueba seguimos con un top10 de etapa y general. En cambio, la prueba francesa apenas tarda unos pocos minutos en ofrecer la clasificación completa.

Pero dejemos a un lado las anécdotas y vayamos a lo importante: ¿para qué compiten los ciclistas? Tal vez algún aficionado pierda el foco, pero se corre sólo por un objetivo: conseguir publicidad para los patrocinadores. Y en ese apartado no hay duda alguna: la París-Niza barre a la Tirreno-Adriático.

Los datos de audiencia del WorldTour de 2012 -los últimos que poseemos, pero son similares a los del último lustro- no dejan lugar a la duda: la París-Niza es la cuarta carrera del mundo que más audiencia televisiva consigue, sólo superada por Tour, Giro y Vuelta. En 2012, por ejemplo, la París-Niza acumuló una audiencia de 125 millones de espectadores. ¿Y la Tirreno? Sólo logró 45 millones. Es más, entre Tirreno y Milán-San Remo, se quedaron en 68 millones, es decir, poco más que la mitad de espectadores que la París-Niza.

Algunos pueden argumentar -con razón- que esas audiencias millonarias son conseguidas por ASO gracias a vender un paquete completo a las televisiones: cuando compras el Tour, ASO te vende Dauphiné, París-Niza… Como decíamos, tienen razón. Pero eso no quita un ápice a un detalle básico: en España y sin parabólica, se ha podido ver la París-Niza en directo todos los días. Pero no se han podido ver los magníficos recorridos y las extraordinarias prestaciones de Alberto Contador en la Tirreno. ¿Es mejor carrera la italiana? ¿Tiene mejor participación? Cada uno tendrá su opinión. Lo que está claro es que Ag2r y Lampre-Merida, por ejemplo, han acertado llevando a Betancur y Rui Costa a la París-Niza. Han conseguido que sus patrocinadores sean vistos por más de 100 millones de espectadores… Con la Tirreno, eso no habría sido posible. Y cuando acabe la temporada y las marcas reciban los datos de las audiencias televisivas no recordarán si el trazado fue muy montañoso o poco. Verán los millones de aficionados que siguieron las evoluciones de la carrera donde sus nombres fueron recitados una y otra vez. Lo dicho, con ánimo de polemizar, la París-Niza es aún muy superior a la Tirreno-Adriático.

@JQuintana76

Foto: ASO

Las motos, por canal de pago: ¿inicio del declive?

Estándar

El Mundial de Motos sólo se podrá ver por completo a través de Movistar TV, el canal de pago de la empresa de telefonía. Al parecer, habrá 10 carreras que únicamente se puedan ver a través de esta plataforma mientras que el resto de podrán ver, como venía sucediendo, por Tele 5.

La decisión, al margen de sorprendente, supone un punto de inflexión en la historia del deporte de las dos ruedas. Y también en la historia de los derechos televisivos de pago. Los antecedentes no son nada positivos. Veamos las posibilidades:

JORGE LORENZO-El Mundial de Motos es un espectáculo que tradicionalmente ha funcionado muy bien en audiencia en España.

-El dominio de los pilotos españoles es abrumador en los últimos años, lo que casi resta emoción.

-Sin embargo, la pelea en Moto GP entre pilotos de la personalidad de Jorge Lorenzo y Marc Márquez -sin olvidar a Pedrosa- consiguieron que en 2013 el Mundial de motos fuera una referencia indiscutible para los aficionados al motor, pero también para el gran público.

-Con un producto que engancha, se toma el riesgo de pasar a un canal de pago para intentar que la afición se abone. ¿Lo conseguirán? Sinceramente, no lo parece. Y por varios motivos:

1. España es un país donde no existe tradición de pago por los acontecimientos deportivos, ni por el cine, ni por prácticamente nada. El pirateo, con webs de árbitros famosos de por medio, es moneda común.

2. Anteriores experiencias como la del baloncesto y Canal Plus fueron un auténtico desastre. Y no será por falta de cariño -o medios- de Canal Plus hacia el deporte.

3. Además, hay un aspecto que se está olvidando y que resulta vital: los patrocinadores que sostienen gran parte de este circo se encuentran ahora con audiencias mínimas en casi la mitad de los grandes premios. ¿Qué pensará Repsol de su inversión millonaria cuando 10 de las carreras apenas sean vistas por una minoría? ¿Es rentable el motociclismo con esas condiciones?

Es posible que uno esté equivocado, que miles de personas se abonen y que a todo el mundo les salgan las cuentas: patrocinadores, televisiones, propietarios del mundo… Es posible, pero no probable. Esto es España, vivimos una crisis económica enorme y con tantos millones de parados es fácil conseguir audiencias millonarias con los acontecimientos deportivos pero casi imposible lograr que la gente pague dinero por ver esos mismos acontecimientos. ¡Si no lo ha logrado el fútbol… como para pensar que lo puede lograr el motociclismo!

Canal Cuatro se une a la comedia: Osmin, el tío de la Vara cubano

Estándar

El mundo nos depara de vez en cuando espectáculos bochornosos, como ver a un presidente de la República Francesa meter la pata con el casco de moto puesto, una imagen que quedará en la memoria colectiva mucho más que cualquiera de sus posibles logros como gestor. Así de selectivo es el cerebro. Dentro de este mundo grotesto, la televisión española y más concretamente el canal CUATRO no ha querido quedarse atrás y nos trae los viernes por la noche una revisión del tío de la Vara.

TIO LA VARAPara los que no sepan de qué estamos hablando, vamos con las presentaciones. El tío de la Vara fue un personaje creado por el cómico manchego José Mota. Vara en mano, José Mota iba repartiendo golpes a cuantos zopencos se cruzaban en su camino: desde los que aparacaban en doble fila hasta los que engañaban en su declaración de la renta.

Por contra, el personaje cómico de CUATRO dice ser un ex militar cubano y responde por el nombre de Osmin. En pocos años ha pasado de balsero ilegal a entrenador de las celebrities. En España no le vemos en ninguno de esos papeles. Aquí funciona como comediante que dice ser preparador físico, pero que trabaja como dietista -sólo permite comer a los participantes en el programa agua, pescado y ensalada-, pero sobre todo como auténtico destripador del sentido común.

OSMINEl método Osmin consiste sencillamente en no hacer una simple prueba de esfuerzo a la persona a la que se quiere entrenar. Ponerla a trabajar desde el primer día en ejercicios explosivos. Realizar trabajo físico de alto nivel de exigencia sin una mínima seguridad -con la posibilidad de lesión-… y gritarle a todo el que se cruza con él que debe hacer 10 flexiones como castigo.

OSMIN2Algunos pensarán que el método Osmin es un trabajo de preparación física o mental. Otros argumentarán que es un coach. No se equivoquen. Es una comedia de un señor al que sólo le falta la vara. Bueno, le falta la vara y aprender que ir ccorriendo por la calle con gafas de buzo o con máscara de gas… no ayuda a nadie ni a tener credibilidad ni a ser mejor deportista.

¿No tiene imaginación? Yo le busco un trabajo: programador de televisión

Estándar

En este arranque de siglo XXI es lógico pensar que los puestos de trabajo mecánicos están en vía de extinción. Las máquinas acaban adueñándose de todos los procesos rutinarios y sólo donde el factor humano es clave no habrá espacio para computadores ni robots. De todos modos, si usted no tiene imaginación no se preocupe: puede trabajador como programador en televisión.

MASTER CHEFViene esto a cuento de la tendencia habitual en las televisiones españoles. Un día TVE apostó por Master Chef y la audiencia respondió bien. Y a partir de ahí hemos visto ya prácticamente de todo: Master Chef para niños en la propia Televisión Española, Top Chef en Antena 3 y Pesadilla en la Cocina en La Sexta. Ahora también Cuatro tiene su propio programa: Déjate hueco para el postre.

Pesadilla-en-la-cocinaComo ven, la chispa de nuestros programadores televisivos no da para mucho. Dejando a un lado que la mayoría de estos programas son adaptaciones de otros realizados en el extranjero, resulta obvio que en cuanto un tema triunfa, todos se lanzan como lobos a hacer exactamente lo mismo. Y uno no deja de preguntarse si la idea es tener audiencia con la repetición o quemar el formato de la competencia…

De todos modos, sólo Tele 5 se aleja de esa moda porque en realidad Tele 5 es un mismo guiso de principio hasta el final del día, con su tomate y sus verduleras, así que tampoco necesitan de cocineros expertos, aunque la mano del gran Chef Jorge Javier siempre se deja sentir. Puestos a darles una idea interesante a los programadores y visto que ya hemos probado casi todo con la cocina, yo les propongo un concurso para cocineros con una única prueba: ¿cómo cocinar un vaso de leche con galletas? Es el nivel máximo al que podríamos presentarnos mucho y acercaría la televisión al pueblo.

Kiko Martinez, campeon mundial en la clandestinidad

Estándar

El boxeo español demostró una vez más su falta de gancho y no consiguió que el combate de Kiko Martínez contra Jeffrey Mathebula por el título mundial de los supergallos fuera retransmitido por ningún canal. La historia de odio entre los medios de comunicación y el boxeo viene de lejos, así que podemos decir que lo sucedido con Kiko Martínez no es ninguna excepción. De todos modos, justo es destacar otros aspectos de la velada.

El primero, la victoria de Kiko Martínez por KO en el noveno asalto y ante un rival que tenía en su palmarés la condición de ex campeón mundial, así que el sudafricano no era ninguna perita en dulce para que Kiko se luciera ante sus paisanos de Elche sino más bien todo lo contrario.

El segundo, la evolución que está siguiendo Kiko Martínez en sus últimos combates. El alicantino parece más seguro de sí mismo y ha mejorado mucho en la estrategia y la táctica de los combates. En ese sentido, parece que el respaldo de los hermanos Sarmiento está siendo fundamental. Por cierto, ayer estuvieron los dos en la esquina, así que parece segura la reconciliación.

El tercero, el futuro. Kiko Martínez ganó el Mundial por KO en un combate vibrante y ha revalidado el título por KO en casa y ante Mathebula. Ahora tiene que decidir: ¿setas o rolex? Ir a por setas en volver a probar con Carl Frampton, con el que ya perdió por KO no hace tanto tiempo. Ahora, con la confianza adquirida, Kiko sí tiene opciones de intentar vencer al británico. La otra opción es olvidarse de rivales humanos y pensar en una bolsa grande, aunque sea a costa de enfrentarse al rival con el que nadie quiere pelear: Guillermo Rigondeaux. Esa es la duda: Rigondeaux es un rolex, sí, pero todos los ven en el bosque y prefieren seguir buscando setas… sabedores de que el cubano es técnicamente el mejor boxeador de todos.

MARAVILLA MARTINEZDe todos modos, no queríamos acabar la entrada sin una última reflexión. Kiko es un boxeador sin gran escuela, de mucho corazón, fuerte pegada, buen encaje… y poco virtuosismo en sus declaraciones. Por tanto, es un boxeador que puede enganchar al público en el cuadrilatero pero difícilmente fuera de él. No siempre se consigue el boxeador perfecto en el ring y el relaciones públicas perfecto fuera de él.

Pero España tiene un boxeador que cumple con esa doble faceta: el argentino Sergio Maravilla Martínez, quien ejerce de mánager de Kiko Martínez mientras espera a curar su rodilla y su mano sabedor de que sus tiempos como boxeador en activo están ya en la recta de meta y sabedor también de que debe buscar un buen relevo en su promotora. Maravilla sí lo tiene todo para triunfar en el boxeo y también fuera de él. En Argentina lo han descubierto muy tarde y en España no es todo lo famoso que merece. Pero un tipo que durante seis años vivió sin papeles en España… y que ahora maneja millones de euros sin cambiar ni un ápice su personalidad y su carisma es alguien muy grande. Por eso vale la pena escuchar esta entrevista.

BIOGRAFIA DE MARAVILLA

BIOGRAFÍA DE MARAVILLA II

Por cierto, si quieren un punto frívolo, también deben saber que Maravilla se prestó a participar en el programa Más que baile, donde triunfó entre el sector femenino.

MARAVILLA EN MÁS QUE BAILE

Y si lo que quieren es disfrutar con los mejores pasajes de su trayectoria como boxeador, este es un buen resumen

MARAVILLA COMO BOXEADOR

En el vídeo verán su momento dramático en el último asalto contra Julio César Chávez junior, al que había dominado con autoridad hasta que en ese último minuto Chávez consigue tumbar al argentino y la sombra del KO ronda el ring. O su espectacular victoria por KO contra Paul Williams.

El cierre de Canal 9, Paco “Telefunken” y una sociedad de traca

Estándar

El cierre de Radio Televisión Valenciana, con Canal 9 como buque insignia, ha vuelto a servir para que los valencianos demostremos al mundo entero nuestra pasión por el esperpento. O dicho de un modo más coloquial: ¡somos de traca!

Son muchas las ideas que se agolpan en estas horas de convulsión (más periodística que social, tampoco nos equivoquemos en eso). Por eso mismo hay que intentar poner orden desde la primera línea y eliminar la tentación de convertir la crónica del cierre de Canal 9 en una historia de buenos y malos. Eso sería, sencillamente, mentir. O, mejor dicho, mantener las mismas mentiras que desde uno y otro lado se están lanzando para que calen en la sociedad.

ALBERTO FABRAEl principal culpable del cierre de Canal 9 son los gestores nombrados por el Partido Popular. Así de sencillo de escribir y de entender.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, puede argumentar que la herencia recibida pesa como una losa. A estas alturas no hay nadie -incluidos los militantes del Partido Popular- que ignore que la Generalitat ha sido arruinada por la calamitosa gestión de Francisco Camps. Es cierto que Fabra se pasa el día desactivando bombas: empezando por Canal 9 y acabando por la Fórmula 1. Pero eso no resta un ápice de su responsabilidad. Y es que un buen gestor debe buscar soluciones a los problemas. Pero para eso hace falta autoridad. Fabra no la tiene.

Por un lado, el actual presidente de los valencianos nunca se ha presentado a unas elecciones autonómicas. Por otro, tampoco se ha sabido ganar su autoridad en su día a día. ¿Cómo? Muy sencillo: lo primero que debería haber hecho es pedir (y/o forzar) la dimisión como diputado autonómico de Francisco Camps.

Dice Fabra que cerrar Canal 9 es la medida más dura de todas cuantas ha tomado como presidente. Pero tal vez no habría sido tan dura si antes de proceder al despido de 1.800 trabajadores hubiera procedido a exigir la dimisión del responsable político de la ruina económica de la Comunidad Valenciana. Eso sí habría sido un gesto de valor que marca el carisma de un líder.

Por mirar a tiempos pretéritos, en Roma sabían muy bien cómo se lograba la autoritas y por eso genios como Julio César no dudaban a la hora de andar junto a sus tropas. Era la mejor manera de decirle a todo su ejército que él podía exigir porque era el primero que cumplía. En eso ha fallado Fabra y en eso, en realidad, falla toda la cúpula política española de cualquier partido, siempre dispuesto a apretar las clavijas de los demás pero no las propias.

CANAL9-MELDEROMERFoto: Melderomer

Sin embargo, no podemos ser tan estúpidos como para ignorar otros muchos matices en el cierre de Canal 9. Por ejemplo, hemos visto a una oposición que no hace muchos meses estaba pidiendo en pleno el cierre de la emisora y que ahora ha ido a esposarse en antena junto a los trabajadores mientras lágrimas recorrían sus rostros. ¿Por qué lloraban exactamente si ellos mismos habían pedido ese cierre durante meses? Muy sencillo: oportunismo político. Y es que la pasión por la foto ciega a más de uno hasta límites ridículos para cualquier observador medianamente objetivo.

Tampoco podemos ignorar la responsabilidad de los periodistas de la casa. Es cierto que todo el mundo tiene hipotecas que pagar y en ese sentido resulta humano comprender que uno pueda aceptar determinados “mensajes políticos”. Pero Canal 9 no ha sido una cadena en la que se edulcoraban ciertos mensajes. Esta plantilla de 1.800 trabajadores es la responsable de haber emitido durante años una información totalmente sesgada y manipulada, calificativos que ellos mismos han empleado durante las últimas semanas para calificar su trabajo de las últimas décadas.

Por cierto, no ha sido mucho más equilibrada la información de estas semanas finales en la vida de Canal 9. Simplemente, han cambiado el bando y todo lo que antes era pasión por el PP ahora se había convertido en odio hacia Fabra y su partido. ¿Era esa la nueva televisión plural? No, en realidad, era una televisión nacida de las entrañas del que se sabe cerca del paro y quiere morir, matando. ¿Comprensible? Sí. ¿Humano? También. ¿Profesional? No.

P1290490Foto: Isacar Marín

Los periodistas nos mostramos extrañados cada vez que constatamos que la sociedad confía menos en nosotros para acceder a la información. Pero lo sucedido en Canal 9 no deja de ser un triste ejemplo de los errores de la profesión. Dicen ahora los periodistas de Canal 9 que Fabra debe dimitir por sus mentiras al pueblo valenciano (la crítica de estar cometiendo un golpe de Estado no la vamos ni a comentar). Pero igual que Fabra debió empezar su mandato exigiendo la dimisión de Camps, esos mismos periodistas debían comenzar su alegato presentando su dimisión como trabajadores de la Radio Televisión Valenciana.

Para ser más claros, los mismos trabajadores que durante años no dudaron a la hora de vetar a la presidenta de la Asociación de Víctimas del Accidente de Metro del 3 de Julio, Beatriz Garrote, a la que hoy por fin han tenido a bien entrevistar, nos quieren hacer creer que una televisión pública de todos y para todos es posible. Evidentemente, puede existir una televisión pública así… pero no con las mismas personas que durante 20 años nos mintieron. Es lógico que toda esa plantilla pida al PP responsabilidades políticas. Pero también es lógico que los espectadores pidamos responsabilidades periodísticas. Señores, presenten su dimisión, renuncien a sus despidos… y luego critiquen lo que crean conveniente desde la independencia y la libertad.

Pero eso -la dimisión de unos y de otros- es ciencia ficción. Como lo es pensar que algo va a cambiar en el futuro. No le den vueltas a la cabeza. Esto es Valencia, una tierra que vive sus fiestas creando una estructura que cuesta miles de euros y quemándola en la plaza pública… para empezar a volver a construirla al día siguiente. Eso, para bien y para mal, forja el caracter de un pueblo. Tiene la virtud de crear ciudadanos que no se asustan ante los retos, que saben apretar los dientes cuando desaparece todo por lo que se ha luchado… pero también tiene su lado oscuro.

En realidad, no se olviden de esto: pronto veremos como se reconstruye una nueva televisión pública, con o sin el Partido Popular; pronto veremos como se manipula la información en favor de los que en ese momento manden en la Generalitat; pronto veremos como los amigos de los gestores montan rápidamente empresas productoras con las que conseguir contratos millonarios… Es sólo cuestión de tiempo. Siéntense y disfruten del ruido y el olor a pólvora. El sol valenciano hará que también este humo se disipe… Al final, ¡somos de traca!

PD: Si alguno cree que los valencianos no somos de traca sólo debe comprobar el esperpento de intentar cerrar la televisión con un señor llamado Paco “Telefunken”, que viene desde Gata -pregunta: ¿en Valencia no hay nadie para dar al botón del off?- y que cuando le piden que apague la televisión, dice que él no está para eso y se marcha a su casa. Ni en un sainete de Escalante habrían tenido la imaginación de incluir ese tono cómico en mitad del drama. Pero claro… parece que habían llamado a su primo, Paco “Panasonic”, pero pidió demasiado dinero y se conformaron con Paco “Telefunken” y su sobrino Pepe. Lo dicho, ¡de traca!