El quinto elemento, un libro más que interesante

Estándar
libro-XxXx80

Después de muchas semanas de silencio, retomamos el resumen de libros. Y no lo hacemos con una novela. Lo hacemos con El Quinto Elemento, libro escrito por Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña.

Para entender el título, el autor nos explica que las guerras y los enfrentamientos entre los seres humanos se han dado hasta ahora en la tierra, el agua, el aire y el espacio. Pero ya hemos entrado en una nueva fase: guerras en la nube, es decir, el ciberespacio. A partir de esa base, Alejandro Suárez desgrana todos los errores de seguridad que existen en los ordenadores y especialmente en los móviles “inteligentes”. Pero también en las redes sociales, auténtico agujero negro en nuestra seguridad personal. El libro sirve también para comprender cómo Estados Unidos ha conseguido a través de la NSA dominar el mundo entero: pueden saber perfectamente todas tus comunicaciones, especialmente los correos electrónicos. Y el único límite es el propio del coste del análisis de tanta información.

El libro también incluye consejos para mejorar tu seguridad informática, así como un apunte sobre la red oscura (darknet), un lugar al margen de la ley… pero igualmente controlado por las agencias de seguridad, que prefieren consentir determinado nivel de delincuencia a cambio de de poder atrapar a los peces gordos. En definitiva, libro muy interesante para cualquier persona que esté interesada en estos temas, pero que no sea especialista, puesto que se trata de un ejercicio de divulgación popular y no de una investigación demasiado profunda y especializada.

Marta Solano (España directo), nueva ministra de Empleo

Estándar

No sé si alguna vez su vida se ha cruzado con el programa España directo. El canal que lo emite es La 1 de Televisión Española y su horario va desde las 18.30 horas hasta las 20.30 horas y de lunes a viernes.

En Televisión Española dicen que es un programa de crónica social, que es tanto como decir que intentan hacer un periodismo blanco. Por tanto, ninguna crítica política y mucho reportaje en directo para buscar la calabaza más grande de un pueblo de Navarra o para reflejar la peligrosa vida de los percebeiros. La otra gracia del programa es que que ningún momento de las dos horas dejamos de ver el rostro de su presentadora: Marta Solano. Y, sin duda alguna, es un gran acierto por parte de TVE.

MARTA SOLANOMarta Solano, de España Directo. (Foto: RTVE)

Marta Solano debe acabar el programa terriblemente cansada, puesto que a sus indudables dotes como presentadora une una capacidad infinita para mostrar caras de asombro, pena, compasión, felicidad… a medida que sus compañeros van desgranando la noticia.

Sinceramente, ahora que Jim Carrey y Ben Stiller parecen haber perdido parte del favor del público, Marta Solano podría ser una buena sustituta de cualquier de ellos. O, al menos, Ben Stiller debería pensar en ella para darle la réplica si un día se plantea hacer la segunda parte de Zoolander.

Zoolander

Ben Stiller, en Zoolander.

De todos modos, puestos a buscar un nuevo oficio para Marta Solano, ahí va la humilde propuesta de este blog: nombrarla ministra de Empleo. Alguno puede pensar que la joven periodista no está preparada para tan importante cargo, pero ese pensamiento sólo puede durar hasta que uno piense en la ilustre lista de zotes que han pasado por ese ministerio previamente (y cada uno puede hacer la lista lo larga que quiera), personas que en algunos casos a duras penas eran capaces de leer una frase con sujeto, verbo y predicado sin perderse por el camino.

Además, si lo pensamos bien… ¿para qué sirve un Ministro de Empleo en un país con seis millones de parados?

fatima bañezFátima Báñez, ministra. (Foto: vigoalminuto.com)

1. Dicen que para contar los parados cada mes, pero para eso nos sirve un funcionario que le dé a la tecla de intro y sume los datos de todas las oficinas del INEM.

2. Dicen que para presentar los datos a la opinión pública, pero los ministros no suelen hacerlo para no quemar su imagen y dejan el marrón a su secretario de Estado.

3. Dicen que para propiciar el diálogo social, pero ya hace años que no tenemos acuerdos con empresarios y sindicatos y ahora mismo vamos camino de que cualquier acuerdo haya que hacerlo a las puertas de Alhaurín (tal vez incluso dentro), por lo que casi nos vendría mejor un funcionario de prisiones. En ese sentido, les recuerdo no sólo los líos de CCOO y, sobre todo, de UGT sino también que el anterior patrón de los empresarios todavía está en la cárcel a la espera de juicio.

4. Dicen que para hacer reformas laborales que permitan mayor flexibilidad (alias, facilitar los despidos), pero en realidad no hay nadie que no sepa y asuma que esas reformas laborales vienen marcadas por los ministerios de Economía y Hacienda. Entonces… ¿para qué sirve un Ministerio de Empleo?

Hagánme caso, para muy poco. Pero puestos a darle un servicio social, al menos podían quitar a Fátima Báñez y ponernos a Marta Solano. Los datos serían similares, pero veríamos su sonrisa impagable cuando baje el paro y su cara de pena cuando suban los parados. De todos modos, con el cambio saldríamos perdiendo una de las mejores presentadores de TVE… y puestos a elegir, es mejor tenerla dos horas todos los días en televisión que 15 minutos cada mes para dar las cifras del paro en una rueda de prensa en la que no se aceptan preguntas… lo que nos devuelve al principio: ¿para qué sirve un Ministro de Empleo?