El Giro de Italia puede cambiar de manos

Estándar
200px-Giro_d'Italia_logo.svg

El ciclismo profesional se encuentra en una guerra más o menos cruenta y más o menos indirecta, pero guerra al fin y al cabo. Tour de Francia y equipos WorldTour de Velon no comparten criterios. En mitad de esa guerra hay combatientes aislados como RCS, la empresa organizadora del Giro de Italia, de la Tirreno-Adriático, de la Milán-San Remo o del Giro de Lombardía. Pero hay una novedad que puede cambiarlo todo.

RCS atraviesa dificultades económicas serias. Entre otras fruto de la compra que en su día hicieron de Marca, El Mundo y Expansión, un mordisco que fue posible gracias a la deuda generada, una pesada losa con la que ahora no pueden hacer frente. Lo cierto es que esa inestabilidad económica ha provocado numerosos recortes en una empresa RCS, que cuenta con numerosos periódicos en media Europa, especialmente Italia y España. Y que tiene en la organización de eventos deportivos y especialmente ciclistas una de sus múltiples líneas de negocio.

Ahora resulta que Urban Cairo, un multimillonario que en su día estuvo junto a Berlusconi, quiere comprar RCS. Su empresa, Cairo Communication, posee un 5% de RCS y ahora se ha lanzado a una OPA para adquirir el 50%: Oferta Pública de Adquisición de Acciones. ¿Lo conseguirá? Depende de los accionistas, como siempre, pero la entrada de un nuevo inversor en RCS significará que el Giro de Italia cambia de manos y, además, debe llevar consigo una fuerte reestructuración del grupo RCS, incluido saneamientos y ventas. ¿Saldrá a la venta el paquete de carreras que organiza RCS? ¿Quién puede estar interesado en comprar el Giro de Italia y todas las demás grandes pruebas que organiza RCS? La respuesta a la primera pregunta es todavía una incógnita. La respuesta a la segunda es una obviedad. Seguro que ASO-Tour de Francia quiere comprar el Giro. Pero no será el único

La París-Niza aún es muy superior a la Tirreno-Adriático

Estándar

Durante toda la semana se está debatiendo sobre la París-Niza y la Tirreno-Adriático, las dos carreras más importantes del mes de marzo y ambas pertenencientes a la elite del calendario ciclista mundial. Y la opinión del aficionado es obvia: la Tirreno-Adriático supera a la París-Niza por recorrido, participación… Sin embargo, permítannos que con todo el ánimo de polemizar rompamos en mil pedazos esa idea. No, no es cierto. A día de hoy la París-Niza sigue siendo muy superior a la Tirreno-Adriático.

PODIOPARISNIZA-ASO-P.PERREVEPara demostrarlo podemos comenzar con datos anecdóticos. Por ejemplo, se ha criticado a la París-Niza por el tras coche de un corredor en una etapa sin trascendencia. Pero cabe recordar que eso es responsabilidad única y exclusiva de su equipo y del ciclista y, posteriormente, de los árbitros, que son los que deben castigar la acción. Lo que sí depende de la organización es el apartado de las clasificaciones. Y en ese punto concreto, la París-Niza funciona como un reloj y la Tirreno-Adriático como un casino, puesto que muchas horas después de acabar la prueba seguimos con un top10 de etapa y general. En cambio, la prueba francesa apenas tarda unos pocos minutos en ofrecer la clasificación completa.

Pero dejemos a un lado las anécdotas y vayamos a lo importante: ¿para qué compiten los ciclistas? Tal vez algún aficionado pierda el foco, pero se corre sólo por un objetivo: conseguir publicidad para los patrocinadores. Y en ese apartado no hay duda alguna: la París-Niza barre a la Tirreno-Adriático.

Los datos de audiencia del WorldTour de 2012 -los últimos que poseemos, pero son similares a los del último lustro- no dejan lugar a la duda: la París-Niza es la cuarta carrera del mundo que más audiencia televisiva consigue, sólo superada por Tour, Giro y Vuelta. En 2012, por ejemplo, la París-Niza acumuló una audiencia de 125 millones de espectadores. ¿Y la Tirreno? Sólo logró 45 millones. Es más, entre Tirreno y Milán-San Remo, se quedaron en 68 millones, es decir, poco más que la mitad de espectadores que la París-Niza.

Algunos pueden argumentar -con razón- que esas audiencias millonarias son conseguidas por ASO gracias a vender un paquete completo a las televisiones: cuando compras el Tour, ASO te vende Dauphiné, París-Niza… Como decíamos, tienen razón. Pero eso no quita un ápice a un detalle básico: en España y sin parabólica, se ha podido ver la París-Niza en directo todos los días. Pero no se han podido ver los magníficos recorridos y las extraordinarias prestaciones de Alberto Contador en la Tirreno. ¿Es mejor carrera la italiana? ¿Tiene mejor participación? Cada uno tendrá su opinión. Lo que está claro es que Ag2r y Lampre-Merida, por ejemplo, han acertado llevando a Betancur y Rui Costa a la París-Niza. Han conseguido que sus patrocinadores sean vistos por más de 100 millones de espectadores… Con la Tirreno, eso no habría sido posible. Y cuando acabe la temporada y las marcas reciban los datos de las audiencias televisivas no recordarán si el trazado fue muy montañoso o poco. Verán los millones de aficionados que siguieron las evoluciones de la carrera donde sus nombres fueron recitados una y otra vez. Lo dicho, con ánimo de polemizar, la París-Niza es aún muy superior a la Tirreno-Adriático.

@JQuintana76

Foto: ASO