El difícil paso atrás de Boasson Hagen

Estándar

El equipo MTN-Qhubeka ha dado un indiscutible salto de calidad al firmar para dos temporadas al noruego Edvald Boasson Hagen, un ciclista que en dos ocasiones ha acabado la temporada como uno de los 10 mejores ciclistas del pelotón mundial, pero un corredor que desde hace poco más de un año vive una preocupante sequía de resultados y rendimiento. La contratación de Boasson Hagen guarda similitudes, por tanto, con la de Gerald Ciolek, otro ciclista por el que apostó MTN-Qhubeka intentando ejercer de equipo trampolín para su rendimiento tras unos años grises en el WorldTour. Sin embargo, este paso del WorldTour al ciclismo profesional suele resultar muy complicado y no siempre ofrece los resultados esperados.

Los ciclistas de equipos WorldTour están acostumbrados a sueldos superiores y a equipos en los que no falta absolutamente nada: viajan en avión, tienen mecánicos y masajistas en abundancia, gozan del mejor material: bicicletas, ropa… Todo está pensado para que su única preocupación sea darle a los pedales. En los equipos profesionales también suele haber buena organización, pero no es lo mismo: el presupuesto es más reducido, por lo que los sueldos suelen ser menores, el calendario no se puede planificar con tiempo porque depende siempre de invitaciones y no hay tanta abundancia ni en la estructura de personal ni en la de material. Por muy bien estructurado que esté el equipo profesional, y MTN lo está, siempre hay un escalón grande entre un equipo profesional y uno WorldTour como Sky.

Boasson-Hagen_1656844cA la hora de analizar el paso atrás de Boasson Hagen, puesto que pasar de Sky a MTN-Qhubeka es un paso atrás, siempre hay un punto importante: ¿ha perdido la ambición? Si Boasson Hagen da el paso atrás porque quiere ser el indiscutible jefe de filas y tiene más ambición que nunca, ha acertado de pleno. MTN-Qhubeka dispone de una buena estructura deportiva y humana y la temporada 2015 será la de la vuelta a la senda del éxito. Si el problema de Boasson Hagen es que se ha cansado del ciclismo después de ser el sexto mejor ciclista del mundo cuando sólo tenía 22 años, su paso a MTN-Qhubeka será un fracaso.

Pero en la vida no todo es blanco o negro. Hay muchos grises, como lo fue Gerald Ciolek, quien en su primer año con MTN volvió a dar su mejor nivel al ganar cinco carreras, incluida la Milán-San Remo. ¡Increíble! En cambio, en esta segunda temporada sólo ha podido firmar una victoria. Así que el tiempo dará la razón al acierto o no con el fichaje de Boasson Hagen. Pero lo que resulta obvio es que MTN está llamando a las puertas del WorldTour y que equipos como Europcar van a encontrar en este proyecto sudafricano un rival muy duro a la hora de meterse entre los mejores. Es cierto que MTN está sacrificando parte de su sabor africano. Pero al menos lo está haciendo con lógica: un grupo de europeos fuerte para las clásicas y un grupo africano centrado más en las pruebas por etapas. Eso sí es lógico y atiende mejor a las características de los corredores de su plantilla.

El futuro del ciclismo está en África: Meintjes y Kudus

Estándar

Para todos los que llevamos años estudiando de cerca el ciclismo, resulta curioso ver la cantidad de nuevos seguidores que ha conseguido el pelotón colombiano. La explosión de Nairo Quintana ha tenido mucho que ver, pero la realidad es evidente: en Colombia hay mucha materia prima y si la trabajan personas de la honradez profesional y de los conocimientos de Luisa Fernanda Ríos, el éxito está garantizado. Sin embargo, el futuro del ciclismo no pasa por Colombia como todo el mundo cree. El futuro está mucho más cerca de nosotros, los europeos. El futuro se llama ¡África!

El deporte más sencillo del mundo para un niño es el atletismo, puesto que en realidad no es un deporte. ¡Es una necesidad! Eso explica por qué hemos tenido tantos africanos de calidad en el deporte mundial y desde hace tanto tiempo: ellos tienen el talento natural y, además, no necesitan de grandes medios para poder desarrollarlo. Unas zapatillas y a veces… ni eso.

El segundo paso en esa evolución es el fútbol. También es sencillo. Pero ya te obliga a tener un balón, dos porterías (aunque sean piedras para hacer de postes) y 22 niños. Y son muchos los jugadores que están brillando en el mundo. No hay que olvidar a Drogba, Eto’o, Weah, Madjer…

El tercer -e inevitable paso- es el del ciclismo. Para que aparezcan talentos ciclistas en África son necesarios muchos más medios que para detectar atletas: necesitas bicicletas, entrenadores, carretera, calendario, equipos dispuestos a apostar por esos talentos… Y todo eso, paso a paso, está llegando.

KudusHoy se puede hablar mucho y bien de la actuación de un joven llamado Merhawi KUDUS GHEBREMEDHIN (Eritrea), un ciclista que ha sido cuarto en el final en alto de Turquía por delante de corredores como Davide Rebellin o Luis León Sánchez. ¡Y que sólo tiene 20 años!

MEINTJES

Pero también podríamos hablar de otro joven africano. En este caso, es Louis MEINTJES. Este ciclista dio el campanazo en 2013 al acabar segundo en el Mundial sub-23. ¿Flor de un día? No lo parece. Es el campeón nacional de Sudáfrica (tras batir a Impey, ciclista de equipo WorldTour) y en el reciente Giro del Trentino fue quinto en la general y segundo en la última etapa, donde batió a Pellizotti, Niemiec, Evans, Duarte, Pozzovivo, Scarponi… Y sigue siendo corredor sub-23, puesto que todavía tiene 22 años.

MEINTJES y KUDUS son, sin duda alguna, el mejor exponente de que algo empieza a cambiar en el ciclismo mundial. África empieza a aparecer en el horizonte. Y nada de ello sería posible sin el trabajo de MTN-Qhubeka, el equipo que por intereses comerciales ha decidido apostar por la cantera africana, pero también por filosofía personal de su manager, Doug Ryder. Los resultados empiezan a llegar y lo mejor de todo… es que esto sólo es el principio.

KUDUS-MEINTJES