Los equipos se vengan en la París-Niza de la tiranía del Tour de Francia

Estándar

El equipo Sky ha sido el último en demostrar su desprecio hacia el organizador del Tour de Francia. Y lo ha hecho borrando a última hora al líder del equipo, Richie Porte, de la París-Niza, competición que también organiza la empresa ASO.

Para los que no conozcan la jugada, la explicamos paso a paso: Chris Froome, actual vencedor del Tour, se pone enfermo y no puede tomar la salida en la Tirreno-Adriático, la otra prueba del WorldTour que coincide con París-Niza. Y, de repente, Sky decide que Richie Porte no viaje a Francia sino a Italia. Porte, teórico dorsal número 1 por su condición de ganador de la París-Niza de 2013, anuncia a falta de poco más de dos días que no sale en la carrera gala y pasa a ser el líder del Sky en Italia. La empresa ASO, con toda la razón del mundo, ha atacado a los británicos, pero estos no cambian de parecer. Adiós a Francia. Está claro cuál es su jerarquía: primero la Tirreno. Y segundo, la París-Niza.

Se dice que esta decisión de Sky -y otras muchas similares de otros tantos equipos que llevan sus líderes a Italia y no a Francia- tiene que ver con el recorrido atípico de la París-Niza, un trazado sin contrarreloj ni finales en alto muy exigentes, un recorrido por tanto muy abierto. ¡Eso es una tontería! Veamos los datos: la misma actitud de los equipos WorldTour -o mejor dicho, de parte de ellos- se dio en 2013 y entonces no se hablaba tanto de los recorridos de París-Niza y de Tirreno-Adriático. Sólo hay que mirar la lista de inscritos en Tirreno y París-Niza de 2013. Ese año ya había empezado el boicot silencioso. La verdad es otra, aunque no se haga pública.

La realidad de esta historia es que son muchos los equipos cansados de ASO. La empresa francesa genera 100 millones de euros en derechos de televisión del Tour de Francia y paga 1 millón a los equipos (50.000 euros por equipo). Los equipos cada vez tienen más problemas para cerrar sus presupuestos y quieren otro reparto de esos derechos televisivos, pero ASO no está dispuesta a negociar.

CICLISMO-FLOWIZM2Es evidente que ningún equipo se atreve a dar el paso adelante y boicotear al Tour de Francia. No salir en la carrera francesa del mes de julio significaría la propia muerte del proyecto, puesto que perdería más de la mitad del retorno publicitario del equipo. Así que aprovechan para ayudar y potenciar las carreras de RCS, que al menos sí ha prometido subir esos 50.000 euros que paga el Giro (en 2013 los italianos ofrecieron pagar 100.000 y negociar la cesión de una parte de los ingresos que se puedan conseguir por fórmulas nuevas como derechos televisivos de internet o aplicaciones para móviles).

Al final, todo es sencillo de entender. Un bloque importante de equipos ha decidido pegarle a ASO en la París-Niza la “patada en el culo” que no pueden darle en el Tour de Francia. Esa es la realidad, aunque nadie la vaya a explicar públicamente. Todo lo demás -recorridos atípicos, luna llena, influencia de la crisis de Crimea y excusas similares…- son sólo ruido o silencio. ¡No se dejen engañar!