Pacquiao contra Mayweather, viva el circo

Estándar
2Mayo-Pacquiao-vs-Mayweather

Dice un amigo mío que escribo mucho sobre boxeo y, sin embargo, aún no he juntado ninguna línea sobre el llamado combate del siglo: Floyd Mayweather contra Manny Pacquiao. Tiene razón. Pero mi silencio viene provocado por la falta de tiempo -es buen síntoma tener tanto trabajo- y también, no lo voy a negar, por la falta de entusiasmo que me provoca el combate.

Para empezar, Mayweather y Pacquiao debieron pelear hace cinco años. Entonces sí que hubiera sido el combate del siglo. Ambos estaban en su plenitud física y hubiera sido un combate inolvidable. No lo hicieron por miedo. Así de sencillo. No le den más vueltas. El estilo de Mayweather y el estilo de Pacquiao son totalmente antagónicos y ambos veían en el otro al rival que les podía dejar en evidencia, así que se esquivaron durante los años buenos… hasta que la bolsa ha sido tan grande que les ha obligado literalmente a encerrarse en un ring.

Dicho esto, el segundo punto negativo de este combate es el circo que han montado los medios de comunicación. Se cuentan una y otra vez las mismas historias: los miles de dólares de las entradas, los 100 dólares que vale ver la pelea por television en Estados Unidos -12 euros en España-, los 23.000 dólares del protector bucal de Mayweather… Pero todo eso no aporta absolutamente nada al espectáculo del boxeo. Es sólo ruido. Efectos especiales.

¿Significa que no veré la pelea? Pues evidentemente no. El sábado (ya domingo por la mañana) estaré pegado al televisor para ver el combate entre Mayweather y Pacquiao. Pero no podré dejar de pensar que este combate debimos verlo muchos años antes. ¿Favorito? ¿Análisis técnico? Hay muchos especialistas mejores que un servidor, pero ahí va un pequeño análisis.

-Mayweather tiene 47 victorias y 0 derrotas. Pero es que además nunca ha besado la lona. Eso deja clara cuál es su gran virtud: la defensa. Estamos posiblemente ante el boxeador de mejor defensa de toda la historia del boxeo. Para ser el mejor boxeador de la historia le ha faltado pegada y voluntad de irse al ataque. Hijo y sobrino de campeones del boxeo, lleva el deporte en su ADN y tiene una agilidad y unos movimientos sencillamente inmejorables. A sus 38 años sigue entrenando como el primer día, pero le gusta revestirse de excentricidades millonarias. No hagan caso. Entrena como un loco y se cuida como nadie. Ante Pacquiao, su táctica será la misma de siempre: patinar hacia detrás, deslizarse sobre el ring, esquivar las acometidas de “Pac-Man” mientras lanza golpes en su huida. No hay nadie que huyendo sea capaz de castigar tanto a los rivales.

-Pacquiao tiene un record de 57 victorias-5 derrotas-2 nulos. El filipino es el hombre que más veces ha sido campeón del mundo en diferentes pesos. Su evolución física ha sido monstruosa y eso le coloca entre los más grandes de la historia. Su gran arma siempre ha sido la misma: la velocidad en el ataque, aunque eso le haya provocado disgustos como la derrota reciente contra Juan Manuel Márquez por KO. Se lanzó a buscar la victoria por la vía rápida y se comió una mano legendaria. Acabó en el hospital. Pacquiao, por tanto, es la cruz de la moneda que representa Mayweather. Es cierto que en los últimos años ha bajado su pegada y su explosividad. No es aquel Pacquiao al que vimos destruir a De La Hoya, por ejemplo. Parece que con los años se ha vuelto más conservador y es más consciente de sus limitaciones.

El combate, por tanto, enfrenta a dos de los 20 mejores boxeadores de todos los tiempos. Uno, muy defensivo (Mayweather). Otro, muy ofensivo (Pacquiao). ¿Quién ganará? La teoría dice que Mayweather debe ganar a los puntos. Nadie hasta ahora ha sido capaz de cazarle ni una sola vez y después de 47 noches… no puede ser casualidad. Pero si hay alguien que puede hacerlo, ése es Pacquiao. O tal vez era el Pacquiao de hace cinco años. Pronto lo sabremos.