Kiko Martínez y Mujeres, hombres y viceversa

Estándar

Lo normal es que usted no sepa quién es Kiko Martínez. Para aclararlo mejor, le diremos que es el actual campeón mundial del peso supergallo. Es decir, un boxeador. Y eso automáticamente le convierte en un proscrito en este país llamado España hasta el punto de que existe una ley que prohibía la retransmisión de su combate de ayer en abierto. Vamos a explicarlo.

KIKO MARTINEZLa legislación española considera que desde las 6 de la mañana hasta las 22 horas -vaya horario, por cierto- hay que proteger a los niños. Y por eso mismo no es legal emitir ningún combate de boxeo. Esa violencia no es buena para la infancia. Así que el combate de Kiko Martínez contra Hozumi Hasegawa no pudo ser visto en España. Sí fue retransmitido en Japón, donde hubo 14.000 espectadores empujando al boxeador japonés en un estadio lleno a rebosar. No fueron suficientes. Kiko Martínez acabó ganando por KO en el séptimo asalto y firmó con éxito su segunda defensa del título.

MUJERESLo más curioso de la legislación española es que prohíbe por completo el boxeo y aplaude con las manos abiertas programas como Mujeres, Hombres y Viceversa, un espectáculo conocido en muchos hogares como Chonis, Ciclados y Chusma Variada. El programa de Tele 5 representa muchos de los males de la juventud española, con personajes preocupados por el espejo y no por el cerebro, con individuos obsesionados con su peso, con el tamaño de sus músculos -y apéndices varios- y con el brillo de su pelo, pero incapaces de ofrecer una frase con un sujeto, un verbo y un predicado en la que no haya insultos, tacos o expresiones absolutamente machistas. Y lo peor de todo es que son ofrecidos como modelo social a una generación en la que crecen los “ninis” que ni estudian ni trabajan, pero que sueñan con formar parte de ese particular zoo repleto de monstruos sin ningún oficio pero con el beneficio de la popularidad gratuita.

Y ojo: no pedimos que se suspenda Mujeres, hombres y viceversa. Cada televisión es libre de emitir lo que quiera. Y los espectadores son libres de verlo o no verlo. Del mismo modo, los padres son responsables de controlar y supervisar lo que sus hijos ven en la televisión. Por eso no tiene sentido que Ciclados, chonis y chusma variada lleve años en la parrilla televisiva y que no podamos ver un combate de boxeo.

Lopera y Del Nido, dos hombres y un destino

Estándar

Pensar el título de una novela o de una película es algo realmente complicado, puesto que son casi infinitas las opciones y pocas las que quedarán grabadas en el subconsciente del gran público. Pero además no hay que olvidar que cuando se lanza una gran película o novela hay que pensar también en un título con gancho para cada uno de los países del mundo, puesto que por ejemplo los films estadounidense no siempre son traducidos de la misma manera en España que en Argentina, por citar dos países con un idioma común.

Viene todo esto a cuento de la película “Butch Cassidy and the Sundance Kid”. ¿No conoce esa película? Seguro que sí. Espere un poco porque a veces el título en español es infinitamente peor que el original. Pero también hay ocasiones en las que mejora y mucho la idea del autor. Este es un claro ejemplo. Si hablamos de “Butch Cassidy and the Sundance Kid” es posible que muy pocos sepan a qué nos referimos. En cambio, “Dos hombres y un destino” es una película realmente famosa -no sólo por su banda sonora- y un título sencillamente espectacular. ¡Mucho mejor incluso que el original”.

Dos_hombres_y_un_destino-117041082-largeRobert Reford y Paul Newman se pasan toda la película atracando bancos en Wyoming (el Estado americano, que no el presentador de La 6, obviamente). Y cuentan con el respaldo de la joven Denver. Juntos forman un extraño trío que no respeta ninguna ley y que acaba propiciando una extraña corriente de simpatía con los espectadores, puesto que no lo olvidemos ni un segundo: ambos son forajidos.

En nuestro país también tenemos casos de dos hombres y un destino, personas que viven siempre enfadadas -a veces siendo amigas-, pero que comparten estilo, formas y costumbres. Por ejemplo, José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera. Ambos han sido presidentes del Sevilla y del Betis, los dos clubes emblemáticos de la capital andaluza y los dos viven con muchísimos problemas legales a cuestas.

DEL NIDO-LOPERAFoto: oclise.com

José María del Nido, si nada cambia, entrará pronto por prisión. Manuel Ruiz de Lopera ha sido condenado por delito fiscal y tiene todavía pendientes varias causas que están siendo instruidas por Mercedes Alaya, esa mujer mitad ninfa mitad juez. Y lo curioso es que a pesar de los datos que hay sobre la mesa, todavía hay un pequeño porcentaje de la población que les apoya. Vamos a ver ahora que Del Nido busca firmas para su indulto cuántos le defienden. Pero lo mejor de todo es que paso a paso -de algo tenía que servir la crisis que vivimos- está ganando la corriente más crítica tanto en la afición del Sevilla como en la del Betis. Si se hiciera una encuesta, sería interesante ver qué porcentaje de apoyo popular tienen a día de hoy entre su masa social y también qué porcentaje es partidario de lo contrario, valga el pareado.

Sean Del Nido y Lopera dos forajidos como los de la película, lo único obvio es que su futuro pasa por los mismos problemas y que ninguno de los dos tiene la belleza de Redford ni de Newman. Pero eso no es demérito suyo, seamos sinceros. Aquellas estrellas de Hollywood casi no parecían ni humanos de tan hermoso que eran y, como dice el tópico, cualquier comparación es odiosa y algunas más que otras.