Los amaños del fútbol: la perspectiva del tiempo

Estándar

El 3 de octubre de 2014 -hace ya cinco meses- escribía un artículo en el blog sobre los paralelismos que encuentro entre el dopaje en el mundo del ciclismo y los amaños en el mundo del fútbol. El tiempo viene a darme la razón. Por eso mismo nunca viene mal recordar aquel artículo. Mañana lo actualizaremos con una nueva reflexión. Pero ahí va lo escrito, que sigue de plena actualidad en mitad de una redada que ya ha llevado a la cárcel a seis directivos del Osasuna y que tiene imputados a varias decenas de personas por el Levante-Zaragoza.

Una de las noticias más importantes de la semana dentro de la información deportiva es el juicio por el posible amaño de un partido de fútbol jugado entre el Levante y el Zaragoza hace ya unos cuantos años y que permitió a los aragoneses mantenerse entre la elite. El juicio aún no ha hecho sino comenzar, pero ya hemos visto lo suficiente para comprobar que el fútbol está repitiendo con los amaños los mismos errores que el ciclismo cometió con el dopaje. Y esos errores se resumen en uno: meter la cabeza debajo del ala.

_rz_a9658123APOYO MEDIÁTICO

Artículo hoy de Alfredo Relaño en el diario As: “No aconsejo cuestionar el fútbol más de la cuenta por este caso. El fútbol es creíble en un muy alto porcentaje, esa es mi experiencia. En tan alto porcentaje que podemos darlo por bueno”.

Este es el primer gran error. Nosotros también lo cometimos al hablar del ciclismo y decir que una manzana podrida no puede afectar a todo el cesto. Pero la realidad es que durante un gran período, la inmensa mayoría de los ganadores de Giro, Tour y Vuelta acabaron dando positivo, así que era imposible hablar de una manzana podrida. Pero lo hacíamos para consolarnos. Era una manera de mentirnos. Y es lo mismo que están haciendo ahora en el As con el fútbol y los amaños. Ojo, no es sólo el As. Es algo que repiten todos los medios de comunicación. Pero vayamos un paso más. ¿Por qué se equivoca Alfredo Relaño? Muy sencillo: estamos asumiendo que el Zaragoza se salva de bajar a 2ª División comprando (presuntamente) a sus rivales, pero según los periodistas eso no cuestiona la credibilidad del fútbol. En el propio artículo de Relaño acepta que en las dos-tres últimas jornadas se compran y venden partidos para subir a 1ª, 2ª y 2ª B, pero su conclusión es absurdamente ingenua y dice que eso no afecta a la credibilidad del deporte. ¿No? Esas compras y ventas de partidos están alterando totalmente la competición, desde arriba hasta abajo. Y del mismo modo que está aceptado que se compra y se vende para subir, ¿quién no nos dice que se compra y se vende para ganar un título? ¿O para entrar en la Champions? El modelo del fútbol está puesto en entredicho y deberían tomar medidas drásticas para garantizar la limpieza desde la primera hasta la última jornada. Si admitimos que las tres últimas jornadas son un tráfico de maletines, estamos admitiendo que este deporte está podrido en casi un 10% de sus jornadas y en los momentos decisivos. ¿Y eso no afecta a la credibilidad?

 

EXPLICACIONES ABSURDAS

Vamos ahora con explicaciones absurdas a lo ocurrido. Ahí va una del entrenador del Zaragoza, Javier Aguirre: “He dirigido más de 400 partidos como entrenador en España, no estoy preocupado ni lo más mínimo por este tema”. La frase recuerda palabra por palabra a la mítica expresión del ciclista sancionado por dopaje (ahí está el caso Armstrong): “He pasado más de 400 controles y nunca he dado positivo”.

Ahí va la reacción de Gabi, el entonces capitán: “El presidente del Zaragoza me dijo que necesitaba efectivo, que me ingresaría el dinero en mi cuenta y que yo debía dárselo en metálico”. Esta explicación es todavía más graciosa y absurda. Gabi debería saber que desde hace muchos años ningún juez acepta como defensa la ejecución de órdenes. En los juicios de Nuremberg todos los nazis decían que ellos se habían limitado a cumplir órdenes. Asumiendo esa defensa, sólo se podía condenar a Hitler. En este caso, a otro nivel, por supuesto, estamos ante lo mismo: uno no puede decir que se limitó a cumplir con lo que le pedían, sobre todo cuando lo que le pedían es completamente ilegal. Según la explicación de Gabi, le dan 85.000 euros por transferencia, que él saca del banco y se lo devuelve al presidente en dinero. Es de suponer que él no declara ese dinero en su renta como un ingreso. Por tanto, ¿de qué hablamos? ¿Está Gabi -y los demás- sirviendo como “lavadora” de dinero negro? ¿Está Gabi -y los demás- ayudando a Agapito a descapitalizar el Zaragoza cuando tienen una suspensión de pagos a la vuelta de la esquina? En fin… hay veces que las explicaciones son peores que la realidad.

Y la realidad es difícil de asumir. Pero hasta que uno no reconoce el problema, no empieza a salir de él.

 

 

¿Por qué el TAS no da la razón al FC Barcelona y sí a la FIFA?

Estándar

Lo primero que hay que entender cuando uno va al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) es que tiene casi todos las papeletas para ser condenado. Veamos, el TAS es un tribunal de arbitraje cuya existencia arranca de un punto clave: las grandes federaciones internacionales de todos los deportes le han conferido la autoridad necesaria para consolidarse como el último órgano judicial al que se puede apelar. Sin el reconocimiento de las grandes federaciones, los procesos acabarían eternizándose en la justicia ordinaria y, lo que es peor, esas mismas federaciones podrían ver derrotados sus argumentos con facilidad, puesto que la justicia de cada país suele ser mucho más garantista que la que viene aplicando el TAS.

Por tanto y dicho en cristiano, para el FC Barcelona ir al TAS a luchar contra la FIFA era ni más ni menos que jugar un partido fuera de casa. Y si no, ahí están las estadísticas. ¿Cuántos casos por dopaje por ejemplo han sido anulados por el TAS y en cuántos se ha sancionado a los deportistas y apoyado a las federaciones? La inmensa mayoría.

266164_le-tribunal-arbitral-du-sport-tas-a-lausanne-le-6-fevrier-2012Un buen amigo y abogado, de los que ha ido a estos tribunales e incluso ha ganado, me decía que ante el TAS no hay que acudir con palabrería sino que hay que apelar siempre al fondo de la cuestión. Y ése es el gran problema de la sanción del FC Barcelona. En el fondo de la cuestión, el FC Barcelona había incumplido la normativa y no había cambiado su forma de actuar a pesar de los consejos recibidos. Y ahí es donde se pisa terreno pantanoso, puesto que los suizos en general y el TAS en particular jamás aceptará que un condenado reciba un toque de atención y no cambie de actitud.

Pero el tema del FC Barcelona tiene un último punto realmente escandaloso. El sistema en el TAS hace que la FIFA designe a uno de los tres jueces, el FC Barcelona designe a otro y el propio TAS acabe eligiendo al último. Habrá que esperar a tener el fallo completo, pero si como parece también el juez designado por el club catalán ha votado contra el Barça, la cuestión está más que clara: el FC Barcelona no tiene la razón y, además, se debe haber defendido realmente mal.

A partir de ahí se puede hablar de que la FIFA es corrupta, de que un rival ha denunciado anónimamente y por tanto existe una mano negra… pero todo eso no dejan de ser argumentos infantiles que ignoran la realidad del TAS, un tribunal que en su gran mayoría de fallos apoya a las federaciones y que jamás va a analizar el ruido ambiental ni las portadas de la prensa nacional. Para ellos, lo que cuenta es el fondo y el FC Barcelona debería empezar a hacer autocrítica después de un fallo que le deja un año sin fichajes, con un claro perjuicio deportivo y, por supuesto, con un torpedo económico para los periódicos, que viven en gran medida de anunciar fichajes mediáticos.

Paolo Futre y las vergüenzas del fútbol

Estándar

El portugués Paolo Futre ha declarado en la prensa de su país que el presidente de su club, Jesús Gil, le dijo que se dejaran perder un partido para que así el Espanyol se salvara de categoría. Y, como pueden imaginar, la noticia sobre el amaño de un partido entre el Atlético de Madrid y el Espanyol no ha abierto ninguna portada. Es decir, de nuevo vemos un ejemplo claro de que las informaciones que pueden dañar la imagen del fútbol son enviadas al cuarto trastero por parte de los periodistas. Es más, algunos incluso afean a Futre sus palabras. Ahí va un fragmento de la columna de Alfredo Relaño de hoy en el As:

“Respecto a Futre, dio ayer con ligereza carácter público a un suceso de años atrás. Su narración es verosímil. El Atlético no se jugaba nada, el Espanyol, la promoción. Luis Aragonés iba a pasar de este club al madrileño. Gil y Pardo, el presidente espanyolista, se tenían mutua simpatía. Cabe en la lógica del fútbol que Gil dijera a sus chicos que no apretaran. Esas cosas pasan. Con su relato al cabo de tanto tiempo, Futre le da al asunto una dimensión exagerada. Se coloca como héroe del ‘fair play’ (bien pudo decirlo en su día) y deja en pésimo lugar a sus compañeros de entonces y al club que le veneró”.

El periodista confirma que la noticia le parece verosímil… pero dice que comentarlo ahora le da una dimensión exagerada. ¿En qué sentido? No séra por las portadas que ha acaparado en España y en el resto del mundo saber que dos equipos amañaron un partido para condenar a un rival a Segunda División. Lo dijimos hace tiempo y seguimos manteniendo la misma idea: el fútbol -con los periodistas incluidos- está repitiendo los mismos males que el ciclismo cometió -con los periodistas dentro- al hablar del dopaje. Es decir, cada vez que hay una fuga de información, se dice que no hay que exagerar, que es un caso aislado, que ha pasado tiempo, que ahora hay medidas buenas… La realidad es que el ciclismo ha necesitado de un cambio radical, como el pasaporte biológico, y muchos años de castigos severos para que cambie la mentalidad del pelotón. En el fútbol ni hay medidas antifraude claras ni se está castigando a nadie. Y eso lo único que garantiza es que el próximo verano, cuando haya que jugarse el descenso a 2ª División… vamos a tener de nuevo equipos que son comprados y equipos que compran, porque el mensaje que hasta ahora están viendo los futbolistas es que si todos callan y se mantienen firmes en su silencio -la famosa omertá- nunca pasa nada. Y así nos luce el pelo.

 

 

Hacienda, el Zaragoza y la difícil situación con los pagos pendientes

Estándar

La Agencia Tributaria, alias Hacienda, está apretando las clavijas de todos los equipos de fútbol de España hasta el punto de ponerlos contra las cuerdas. El que vive una situación más complicada de todos es el Zaragoza, conjunto que incluso se está planteando la desaparición ante la imposibilidad de devolver su enorme deuda si no se le concede un aplazamiento. La historia de Hacienda y el Zaragoza es muy sencilla de explicar, puesto que todas las relaciones se basan en los mismos criterios.

si-soy-del-real-zaragozaCuando un líder quiere mandar sobre un grupo de alumnos, empleados… la mejor táctica es comenzar siendo estrictos en las normas para acabar siendo flexible en los detalles. El problema es que Hacienda lo ha hecho justo al revés: ha sido flexible con todo el mundo permitiendo que nadie pagara y nadie tuviera en cuenta que un día habría que pagar. Y ahora se ha puesto en plan severo exigiendo sí o sí los pagos al contado hasta el punto de estar al límite de hacer desaparecer a varios equipos y muy especialmente al Zaragoza. Es decir, lo hemos hecho justo al revés de lo que manda el sentido común.

Sinceramente, no tiene ningún sentido condenar a media docena de equipos de fútbol. Lo que se debía haber hecho es no dejarles llegar a esta situación. Ahora mismo, Hacienda debe valorar mucho la situacion económica y ver si los clubes son viables o no y si los nuevos gestores que han tomado los mandos son serios o no. Si lo son, deben dar aplazamientos por puro egoísmo, porque así todos -y me incluyo- iremos recuperando aunque sea poco a poco parte de lo que jamás se les debió dejar deber. Pero dar un portazo y cerrar los clubes no arreglará nada, puesto que irán al concurso de acreedores y a la liquidación. Y si te he visto… no me acuerdo.

Incluso los más críticos con el fútbol y su falta de pagos a Hacienda, entre los que me incluyo, entenderemos aplazamientos dentro de un plan de viabilidad. Es mejor que el Zaragoza vaya pagando poco a poco a que cierre el chiringuito y no pague a nadie. Así de sencillo de entender.

Una historia ya vista: los amaños en el fútbol como el dopaje en el ciclismo

Estándar

Una de las noticias más importantes de la semana dentro de la información deportiva es el juicio por el posible amaño de un partido de fútbol jugado entre el Levante y el Zaragoza hace ya unos cuantos años y que permitió a los aragoneses mantenerse entre la elite. El juicio aún no ha hecho sino comenzar, pero ya hemos visto lo suficiente para comprobar que el fútbol está repitiendo con los amaños los mismos errores que el ciclismo cometió con el dopaje. Y esos errores se resumen en uno: meter la cabeza debajo del ala.

_rz_a9658123APOYO MEDIÁTICO

Artículo hoy de Alfredo Relaño en el diario As: “No aconsejo cuestionar el fútbol más de la cuenta por este caso. El fútbol es creíble en un muy alto porcentaje, esa es mi experiencia. En tan alto porcentaje que podemos darlo por bueno”.

Este es el primer gran error. Nosotros también lo cometimos al hablar del ciclismo y decir que una manzana podrida no puede afectar a todo el cesto. Pero la realidad es que durante un gran período, la inmensa mayoría de los ganadores de Giro, Tour y Vuelta acabaron dando positivo, así que era imposible hablar de una manzana podrida. Pero lo hacíamos para consolarnos. Era una manera de mentirnos. Y es lo mismo que están haciendo ahora en el As con el fútbol y los amaños. Ojo, no es sólo el As. Es algo que repiten todos los medios de comunicación. Pero vayamos un paso más. ¿Por qué se equivoca Alfredo Relaño? Muy sencillo: estamos asumiendo que el Zaragoza se salva de bajar a 2ª División comprando (presuntamente) a sus rivales, pero según los periodistas eso no cuestiona la credibilidad del fútbol. En el propio artículo de Relaño acepta que en las dos-tres últimas jornadas se compran y venden partidos para subir a 1ª, 2ª y 2ª B, pero su conclusión es absurdamente ingenua y dice que eso no afecta a la credibilidad del deporte. ¿No? Esas compras y ventas de partidos están alterando totalmente la competición, desde arriba hasta abajo. Y del mismo modo que está aceptado que se compra y se vende para subir, ¿quién no nos dice que se compra y se vende para ganar un título? ¿O para entrar en la Champions? El modelo del fútbol está puesto en entredicho y deberían tomar medidas drásticas para garantizar la limpieza desde la primera hasta la última jornada. Si admitimos que las tres últimas jornadas son un tráfico de maletines, estamos admitiendo que este deporte está podrido en casi un 10% de sus jornadas y en los momentos decisivos. ¿Y eso no afecta a la credibilidad?

 

EXPLICACIONES ABSURDAS

Vamos ahora con explicaciones absurdas a lo ocurrido. Ahí va una del entrenador del Zaragoza, Javier Aguirre: “He dirigido más de 400 partidos como entrenador en España, no estoy preocupado ni lo más mínimo por este tema”. La frase recuerda palabra por palabra a la mítica expresión del ciclista sancionado por dopaje (ahí está el caso Armstrong): “He pasado más de 400 controles y nunca he dado positivo”.

Ahí va la reacción de Gabi, el entonces capitán: “El presidente del Zaragoza me dijo que necesitaba efectivo, que me ingresaría el dinero en mi cuenta y que yo debía dárselo en metálico”. Esta explicación es todavía más graciosa y absurda. Gabi debería saber que desde hace muchos años ningún juez acepta como defensa la ejecución de órdenes. En los juicios de Nuremberg todos los nazis decían que ellos se habían limitado a cumplir órdenes. Asumiendo esa defensa, sólo se podía condenar a Hitler. En este caso, a otro nivel, por supuesto, estamos ante lo mismo: uno no puede decir que se limitó a cumplir con lo que le pedían, sobre todo cuando lo que le pedían es completamente ilegal. Según la explicación de Gabi, le dan 85.000 euros por transferencia, que él saca del banco y se lo devuelve al presidente en dinero. Es de suponer que él no declara ese dinero en su renta como un ingreso. Por tanto, ¿de qué hablamos? ¿Está Gabi -y los demás- sirviendo como “lavadora” de dinero negro? ¿Está Gabi -y los demás- ayudando a Agapito a descapitalizar el Zaragoza cuando tienen una suspensión de pagos a la vuelta de la esquina? En fin… hay veces que las explicaciones son peores que la realidad.

Y la realidad es difícil de asumir. Pero hasta que uno no reconoce el problema, no empieza a salir de él.

La venta del Valencia y la manipulación de las masas

Estándar

El empresario Peter Lim ya es el nuevo dueño del Valencia Club de Fútbol (o eso parece, puesto que en este culebrón todo cambia de un momento a otro). Los primeros movimientos de este millonario asiático han supuesto una inyección de optimismo y alegría para los aficionados del equipo de la capital del Turia: nuevo entrenador y fichajes en todas las líneas. El fútbol es un deporte muy caprichoso donde todo depende de la “voluntad” de una pelotita, que a veces es cruel y no quiere entrar en la portería. Pero lo cierto es que las contrataciones que están haciendo Lim y Mendes (su socio) para este renovado Valencia son por el momento de un indiscutible sentido común: se está apostando más por jugadores jóvenes de talla internacional que por futbolistas que vienen de vuelta. En ese sentido, unir Rodrigo y Alcácer en la delantera sólo puede ser un acierto. Y reforzar especialmente la defensa era una cuestión de urgencia imperiosa.

Lo que no tiene tanto sentido común es lo que ocurrió hace apenas unas horas en pleno centro de Valencia. Un grupo de aficionados, entre 3.000 y 5.000, salieron a la calle a presionar en favor de la venta del club a Peter Lim. Y lo hicieron con gritos del estilo: “Puta Bankia”, “Es de Bankia el que no bote”, “Queremos un Valencia de Salvo y Peter Lim”. El movimiento en realidad no tuvo sentido alguno. Y si no, dejemos a un lado el ruido para analizar los datos.

AMADEO SALVO-AURELIO MARTINEZPeter Lim quiere comprar el Valencia. El club tiene deudas muy importantes con Bankia (más de 300 millones de euros). En la negociación, cada una de las partes tensa al máximo la situación con amenazas de no vender y de no comprar. Al final, el único punto de conflicto pasa a ser el de las garantías de pago, es decir, qué pasa si el Valencia y, posteriormente, Peter Lim no pueden devolver los créditos a Bankia.

Bankia dice que quiere bienes por valor de 200 millones para garantizarse los cobros. Peter Lim dice que su firma es suficiente. Y la afición, con un nulo sentido común, se pone en favor del empresario multimillonario y le exige a Bankia que venda sin ningún tipo de aval ni garantía, es decir, facilitando una hipotética huida de Lim si el negocio le va mal. ¿Alguien lo entiende? Es evidente que lo mejor para el Valencia es que compre Peter Lim. Pero también es lo mejor que el empresario tenga que avalar toda la deuda. ¡Eso sí es un seguro de vida para el club! Bankia pedía 200 millones en garantías, Lim ofrecía su firma y al final parece que se ha firmado por 140. Está claro que la guerra la ha vencido Bankia… pero también el Valencia, aunque algunos no lo vean cegados por el odio al banco que desde la presidencia del Valencia, con Amadeo Salvo, se ha propagado.

Sin embargo, no deja de ser triste que los aficionados -nivel medio en nuestro país- insulten a un banco nacionalizado con los impuestos de todos los españoles por no querer aceptar la compra de un multimillonario de Singapur sin garantías de pago y aplaudan a ese mismo multimillonario, cuando la afición lo que debía haber hecho desde el primer minuto es pedir que Lim avale todos los pagos con el máximo de sus bienes. Eso sí que tranquiliza a los aficionados al fútbol en Valencia y les garantiza que no habrá estampida.

La historia de esa manifestación recuerda y mucho al cántico de todos los diputados argentinos el día que Argentina -uno de tantos- decidió no pagar las deudas que tenía con los mercados internacionales. Votaron que no iban a pagar al grito de “¡Ar-gen-ti-na, Ar-gen-ti-na!”. Allí lo llamaron patriotismo. Aquí lo llaman valencianismo. En realidad, en ambos casos es algo muy diferente: simple y llano populismo.

Vicente del Bosque no debe seguir al frente de la selección española de fútbol

Estándar

La vida es una constante toma de decisiones y casi siempre suele ser muy complicado saber cuál es el mejor camino en la resolución de los conflictos. Por ejemplo, algunas de las selecciones que van quedándose fuera del Mundial han anunciado casi inmediatamente la destitución y/o dimisión del seleccionador nacional e incluso del presidente de la Federación, como en el caso de Italia. Pero tampoco es una posición mayoritaria. En realidad, depende de la ambición y/o tradición de cada país. En Italia, caer en primera ronda se ha considerado una humillación y el técnico ha dejado su cargo. En España parece que caer en primera ronda no se considera dramático y todo apunta a que Vicente del Bosque continuará en su cargo.

vicente-del-bosqueEs cierto que el fútbol no deja de ser un deporte y que no tiene sentido alguno que por un mal resultado haya que destituir a un entrenador. Es mucho mejor que todo el mundo, empezando por los aficionados, asuman que no siempre se gana y que cambiar al técnico significa muchas veces cambiar una foto por otra, pero en el fondo lo único que se logra es romper un proyecto y tener que volver a empezar de cero repitiendo muchas veces los mismos errores. En ese sentido, el modelo de Ferguson en el Manchester United ha sido digno de elogio por la estabilidad que ha dado al club durante tantos años. Pero el caso de España es bien diferente al del Manchester. Nuestra selección no sólo ha caído en lo deportivo firmando uno de los peores Mundiales que se recuerdan -tres puntos frente a Australia cuando ya nada había en juego-, una derrota clara ante Chile y una goleada ante Holanda. Nuestra selección también ha demostrado que esta generación de futbolistas no estaba preparada para el Mundial y que su líder, Vicente del Bosque, tampoco ha sabido gestionar las relaciones personales ni la capacidad futbolística del grupo.

La convocatoria no tuvo ni pies ni cabeza. España hizo una lista de 23 futbolistas en la que se tuvo en cuenta los méritos pasados mucho más que el presente y/o el futuro. Puestos a asumir que en Brasil no se podía ganar, algo que debió ser evidente tras el baño del pasado año ante Brasil, hubiera sido mejor hacerlo con una generación de jóvenes con los que empezar a pensar en el día de mañana. Pero Vicente del Bosque no tuvo el valor para liderar ese cambio. Justo lo que ahora se le pide que haga. ¡Es paradójico!

La planificación ha sido pésima. Se han jugado amistosos pensando más en hacer caja que en asumir retos complicados. En el fondo, parecíamos más empeñados en llegar al Mundial sin gastar a nuestros futbolistas que en preparar una cita como la de Brasil. Un amistoso contra un rival de entidad podría haber bajado al planeta Tierra a más de uno. Perder a veces es bueno para activar al grupo. Pero jugando contra potencias como El Salvador poco o nada en claro se puede sacar. Victoria cómoda, nadie se siente apretado, hacemos caja y a otra cosa. Además, la idea de llegar a Brasil en el último minuto es incomprensible. Cualquiera que trabaje con deportistas de elite sabe que es necesario llegar al lugar donde se va a competir lo antes posible para adaptarse al calor, la humedad, el cambio horario… Tampoco la elección de la sede parece haber sido muy acertada, puesto que se entrenaba con unas condiciones de frío que luego no existían a la hora de competir.

Y el control del vestuario ha sido nulo. Hemos visto a futbolistas yéndose de cena con sus novias en mitad de la concentración sin respeto alguno hacia el grupo. Hemos visto a futbolistas entrenando desde el pasotismo. Hemos visto a futbolistas anunciando su futuro para 2014-2015 y mostrando la camiseta de su nuevo equipo y hablando de su nuevo proyecto. Hemos visto a futbolistas negociando a tres bandas la rescinsión de su contrato y la firma de uno nuevo con cesión o sin cesión incluida. Con todo esto, parece incluso raro que ese bloque acertara a presentarse con puntualidad a la hora del inicio del partido contra Holanda, porque al final el Mundial parecía lo que menos importaba. E incluso en la derrota hemos visto la peor cara de muchos, con mención especial a un Jordi Alba que no tuvo reparos a la hora de amenazar con “arrancarle la cabeza” a un periodista. Está claro que hemos sabido ganar… pero no hemos tenido la menor dignidad en la derrota. Y cuando alguno ha intentado ejercer la autocrítica, los demás han filtrado su malestar a la prensa certificando que el buen rollo hace muchos años que desapareció.

Con todos esos condicionantes, nos dicen que ahora Vicente del Bosque será capaz de pilotar el nuevo proyecto porque ya no tiene ataduras morales con los hombres que tanto habían logrado en el pasado. Hombre, si es por títulos, Del Bosque debía haber convocado a Gento, que es el ser humano con más Copas de Europa en su casa. Con todos esos condicionantes, nos dice que ahora Vicente del Bosque será capaz de pilotar el nuevo proyecto generando nuevas relaciones y un nuevo clima. Es posible que así sea. Pero la realidad de todos los que trabajamos con grupos humanos indica que será muy difícil. Un jefe que comienza siendo autoritario, puede acabar siendo flexible. Pero un jefe que empieza siendo flexible, tiene muy difícil convertirse en autoritario. Si Del Bosque quiere iniciar un nuevo ciclo, necesita cambiar a muchos jugadores pero sobre todo muchos hábitos. Y el mismo que hasta ahora no lo ha hecho es difícil que pueda hacerlo. En la Federación Española piensan que sí. Ojalá ellos estén en lo cierto. Pero cuando uno ha perdido el respto por su jefe, no lo recupera de la noche a la mañana. Y en ese grupo son demasiados los que no han respetado a Del Bosque. Así que la única solución posible pasaría por eliminarlos a todos ellos del equipo nacional, pero eso no figura en la forma de ser del técnico más laureado de la historia del fútbol español. La solución es complicada… pero recuerda mucho la famosa frase de Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Y nosotros parecemos empeñados en hacer lo mismo…

Eso ya estaba inventado en Roma: la celebración de la Décima del Real Madrid

Estándar

Una de las principales curiosidades que uno puede descubrir cada vez que entra a leer o estudiar la vida en la Antigua Roma consiste en comprobar lo poco modernos que somos hoy en día. Viene esto a cuento de la celebración de la Décima, apelativo para la última victoria en la Champions League del Real Madrid. De todos modos, no sólo podemos citar esa victoria del Madrid sino cualquier celebración de cualquier club de fútbol y, por supuesto, de la selección nacional cada vez que ha ganado Eurocopas o Mundiales (pocas pero frecuentes). Eso que nos parece tan moderno, con el autobús, los espectáculos de fuegos artificiales, el paseo por la ciudad para ser aclamados como héroes por el pueblo, la entrada en el estadio o frente a la diosa, según toque, ya estaba inventado en la Antigua Roma.

TRIUNFO ROMANO TRIUNFO REAL MADRID2

El nombre de aquellas celebraciones romanas era precisamente “Triunfo”. Y no se concedían fácilmente. La teoría dice que había que matar más de 5.000 enemigos, conseguir que la guerra pudiese darse por liquidada, recibir la autorización del Senado (ahora diríamos que debes conseguir la autorización de Cristina Cifuentes)… pero la práctica era muy distinta. Entonces, para celebrar un triunfo, sólo hacía falta un requisito muy importante: tener el apoyo del jefe (ya fuera el cónsul o, posteriormente, el Emperador). Hubo muchos generales con brillantes victorias que no se atrevieron a solicitar el “Triunfo”, puesto que eso podía suponer un despertar de celos por parte de sus potenciales enemigos. Hubo otros muchos que sin merecerlo sí se la atribuyeron y lo festejaron por todo lo grande.

Ejemplos de “Triunfo” en Roma hubo muchos. Uno de los más importantes fue el de Julio César tras la Guerra de las Galias. Ahí está el LINK de un vídeo bien corto en el que se pueden ver algunas características de aquellas celebraciones. Otro ejemplo de “Triunfo” fue el de Trajano tras la guerra con Dacia y la victoria frente a su rey, Decébalo. Por cierto, hay una costumbre que sí ha cambiado con los años. En los tiempos de Roma, los emperadores que celebraban un “Triunfo” solían rascarse el bolsillo y dar una generosa paga a todos los ciudadanos romanos, puesto que normalmente esos triunfos llegaban tras una victoria en la que el Imperio había logrado apoderarse de grandes cantidades de oro y plata. Ahora es muy diferente. Después de cada “Triunfo”, los clubes de fútbol y/o las federaciones nacionales son las que se rascan el bolsillo para pagar a los héroes, aunque vistas las deudas existentes podríamos decir que en realidad somos los ciudadanos de a pie los que pagamos el espectáculo del “Triunfo”. En eso sí hemos cambiado… aunque posiblemente no hayamos avanzado.

 

Amadeo Salvo: luces, sombras y retos para el futuro

Estándar

El Valencia Club de Fútbol ya tiene nuevo dueño: el empresario Peter Lim (Singapur). En principio, parece garantizado que el actual presidente, Amadeo Salvo, seguirá al frente de la gestión del club. Así que llega la hora de analizar -sin pasión- las luces y sombras de su gestión al frente del Valencia. Y también sus retos para el futuro.

AMADEO SALVO-AURELIO MARTINEZSOMBRAS DE LA GESTIÓN DE AMADEO SALVO

-La primera y principal ha sido la parcela deportiva. El equipo acaba la Liga en 8ª posición, fuera de Champions y fuera de Europa League. El resultado final no ha sido sino la consecuencia de un error deportivo detrás de otro. Pero también ha habido otro fracaso: la falta de apoyo de Bankia para la refinanciación de la deuda. Vayamos punto por punto:

1) DIRECTOR DEPORTIVO. Amadeo Salvo confió su proyecto a un director deportivo, Braulio, en el que no creía. En cuanto llegaron los malos resultados, decidió despedirlo sin respetar las buenas maneras (por teléfono). Pero la planificación deportivo ya estaba hecha y se ha demostrado que era desastrosa.

2) ENTRENADOR. Amadeo Salvo no fue capaz de lograr la renovación de Valverde (mucho tuvieron que ver los anteriores rectores llenando la cabeza de Valverde contra la nueva cúpula directiva). A partir de ahí, la apuesta del director deportivo, pero también del presidente fue clara: Miroslav Djukic. Y tampoco pudo acabar la temporada. Fue necesaria su destitución.

3) FICHAJES DE INVIERNO. Los problemas con Braulio y Djukic llevaron al Valencia a buscar nuevo director deportivo y nuevo entrenador. En esta parte final del año, Juan Antonio Pizzi ha ofrecido mejores sensaciones que resultados. El argentino sí parece haber captado lo que necesita el Valencia y su trabajo no puede ser considerado como negativo. Las sensaciones han sido correctas y lo lógico sería seguir apostando por él. En cambio, la dirección deportiva de Rufete ha hecho aguas por todos los lados. El Valencia, por ejemplo, invirtió más de 12 millones de euros en un futbolista que luego no pudo ser inscrito porque había demasiados extracomunitarios (Otamendi sigue jugando en Brasil). Es sólo un ejemplo -quizás el más evidente- de lo kafkiana que ha sido la planificación invernal, con fichajes de última hora (Senderos, Otamendi, Vinicius…) que han aportado muy poquito.

4) CANTERA. Tampoco en el filial se ha logrado afianzar el concepto de cantera de Amadeo Salvo. Se ha invertido más dinero, se ha buscado un nuevo entrenador con una metodología diferente y… una vez más se tuvo que prescindir del entrenador a mitad de temporada y el proyecto está más pendiente de bajar de categoría que de otra cosa.

5) APARTADO ECONÓMICO: PATROCINIOS, REFINANCIACIÓN… El apartado económico tampoco ha brillado. No han llegado nuevos sponsors, no se han generado más ingresos y no se ha despartado la credibilidad necesaria en Bankia para lograr la refinanciación de la deuda. Amadeo Salvo y también Aurelio Martínez llegaron al club y a la fundación prometiendo que jamás se vendería el Valencia. Y no han podido cumplir con el encargo.

LUCES EN LA GESTIÓN DE AMADEO SALVO

-El presidente del Valencia CF también ha tenido sus aciertos. Y hay que reconocerle sobre todo dos grandes virtudes:

1) CONEXIÓN CON LA GRADA. Amadeo Salvo ha logrado ganarse a la grada. Es cierto que hay menos abonados y menos espectadores que en el pasado y que el Valencia necesita cambiar urgentemente esa tendencia. Pero no lo es menos que Amadeo Salvo ha sabido ganarse el cariño de la afición a pesar de los malos resultados. Y eso habla muy bien de su capacidad de comunicación y del carisma del presidente, algo que por mucho que un club sea una sociedad anónima resulta imprescindible. En definitiva, ese apoyo de la masa social es mucho más importante de lo que se puede pensar en un principio. Es cierto que si los resultados vuelven a ser malos, la afición puede girarse contra el palco, pero de momento Amadeo Salvo ha logrado la unidad y eso es algo que muy pocos pueden decir. Usando la palabra de moda, podíamos decir que Salvo tiene liderazgo!

2) LA BÚSQUEDA DE INVERSORES. El proceso de venta ha sido posible, sobre todo, gracias a Amadeo Salvo. Es cierto que el presidente prometió que no vendería el club. Pero sin Salvo de por medio es más que probable que apenas hubiera habido inversores interesados en la compra del Valencia y Bankia y Cerberus hubieran llegado a un acuerdo rápido. La cabezonería de Salvo, que quiso ser juez y parte, le llevó a patear medio mundo y contactar con Lim y Wanda. Y, al mismo tiempo, poner el Valencia en un escaparate mundial que ha hecho que muchos inversores quisieran pelear por esa compra. Y eso es bueno. Cuantos más inversores, mejores ofertas. Eso resulta indiscutible y es uno de los grandes aciertos. Un club que parecía no interesar a nadie al final acabó aglutinando media docena de ofertas económicas más que interesantes. ¡Todo un acierto!

EL RETO DE AMADEO SALVO: EL FUTURO

-Llega ahora el reto de Amadeo Salvo: el futuro. Hasta el momento, el presidente del Valencia ha empleado una táctica tan vieja como eficaz. En Venezuela, cada vez que hay un problema económico culpan a Estados Unidos. Lo mismo hacen los hermanos Castro en Cuba. Y la misma argumentación emplearon en el pasado muchos otros (Franco, con la conspiración judeo-masónica; Hitler, con los judíos…). No queremos comparar a Amadeo Salvo con dictadores o genocidas. ¡Sólo faltaría! Pero viene esto a cuento de que echar balones fuera siempre ha salido rentable. Hasta ahora, Salvo ha identificado siempre los males del Valencia con Bankia e incluso con los políticos que le pusieron a él al frente del club. Y eso “vende”, puesto que banca y política están más desprestigiadas que nunca.

Pero ese flotador al que agarrarse se ha acabado. A partir de ahora y si se cierra la venta a Peter Lim, es él y sólo él quien debe rendir cuentas de su gestión. Y además tampoco podrá echar mano de la austeridad, puesto que han comenzado hablando de 60 millones para fichajes, 35 millones de liquidez inmediata para pagos, una póliza de crédito de 200 millones al 0% de interés… Ese parece un primer error de cálculo. Cuando uno quiere fichar en el mercado del fútbol es mejor decir que no tienes a decir que eres multimillonario, salvo que seas el Real Madrid o el Fútbol Club Barcelona y estés dispuesto a pagar 100 millones por cada estrella.

Así que ahora llega el momento de Salvo, el presidente que ha pedido que todos los focos se centrasen en él y que con esa táctica ha logrado ganarse a la afición. Ahora hay que ver si esos mismos focos no quemarán su figura. ¿La respueta? En manos del tiempo y del destino.

Los números del fútbol español: fiel reflejo de la sociedad

Estándar

El inefable secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, salió muy ufano a explicar los números del fútbol español en rueda de prensa. De paso, se colgó las medallas oportunas por el sistema de control económico que han instaurado y que según él está funcionando muy bien, puesto que las deudas han dejado de crecer de forma exponencial e incluso empiezan a reducirse.

De todos modos, vamos a mirar los detalles. Según han anunciado, los equipos de fútbol de 1ª y 2ª División ganaron en total 106 millones de euros. ¿Mucho? ¿Poco? No se preocupen, yo se lo explico: “Salvo los años de la guerra de las teles (los equipos recibieron grandes cantidades por sus derechos televisivos), nunca se había dado beneficios en un ejercicio”.Es decir, no es ni mucho ni poco. Es una excepción. Para lograr esos beneficios, nos comentaron que los salarios han bajado un 2,3%. Pero vamos a la cifra total: los clubes deben 3.573 millones de euros. La deuda, por tanto, ha descendido 200 millones de euros (supone una reducción del 5 por ciento). Es decir, si en un año excepcionalmente bueno logran bajar la deuda 200 millones, eso significa que con casi 18 años igualmente buenos se lograría dejar la deuda en cero. Es decir, ¡imposible!

Para acabar de sacar pecho, Cardenal nos explica: “De las cinco principales Ligas, Inglaterra, Francia, Italia están en pérdidas, pérdidas importantes. La liga de Alemania presenta beneficios y España está en equilibrio financiero. Es la primera vez que se demuestra que España no está en pérdidas”.

Al final, como se puede ver, sólo en Alemania el fútbol es rentable. ¿Por qué? Pues porque al final el fútbol no es sino fiel reflejo a la sociedad en la que vive. Y los alemanes tienen la curiosa costumbre de gastar únicamente el dinero que tienen. Y parece que no les va mal… Aquí sacamos pecho por reducir la deuda un 5%. Si lo piensan bien, a este ritmo en 2032 tendremos la deuda en cero… O eso se supone porque hablamos de seguir reduciendo la deuda al ritmo de un año excepcional. Así que ya pueden ir olvidándose de esa velocidad de crucero. Aquí se estila más otro sistema: hacer la pelota de la deuda lo más grande posible y buscar la solución gubernamental. Una vez fue el nacimiento de la quiniela, otra vez fueron los campos de fútbol para el Mundial de 1982, otra vez fueron las conversiones en Sociedades Anónimas… siempre hubo chanchullo para camuflar algo muy sencillo: lograr que el Estado pague las deudas de los clubes.

¿Soluciones? Ya lo hemos dicho más de una vez. El ciclismo es el espejo perfecto (en algo es modélico), con auditorías estrictas, revisión de contratos, de gastos y todo gestionado desde Suiza para evitar chanchullos locales. Si el equipo es viable, tiene licencia. Si el plan de negocio no es viable,  el equipo no es aceptado. Mañana detallaremos mejor cómo es el proceso, aunque algunos seguro que no quieren ni empezar a leer. ¡Se imaginan a los presidentes avalando de verdad los sueldos de los futbolistas con dinero de su bolsillo!