¿Por qué el TAS no da la razón al FC Barcelona y sí a la FIFA?

Estándar

Lo primero que hay que entender cuando uno va al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) es que tiene casi todos las papeletas para ser condenado. Veamos, el TAS es un tribunal de arbitraje cuya existencia arranca de un punto clave: las grandes federaciones internacionales de todos los deportes le han conferido la autoridad necesaria para consolidarse como el último órgano judicial al que se puede apelar. Sin el reconocimiento de las grandes federaciones, los procesos acabarían eternizándose en la justicia ordinaria y, lo que es peor, esas mismas federaciones podrían ver derrotados sus argumentos con facilidad, puesto que la justicia de cada país suele ser mucho más garantista que la que viene aplicando el TAS.

Por tanto y dicho en cristiano, para el FC Barcelona ir al TAS a luchar contra la FIFA era ni más ni menos que jugar un partido fuera de casa. Y si no, ahí están las estadísticas. ¿Cuántos casos por dopaje por ejemplo han sido anulados por el TAS y en cuántos se ha sancionado a los deportistas y apoyado a las federaciones? La inmensa mayoría.

266164_le-tribunal-arbitral-du-sport-tas-a-lausanne-le-6-fevrier-2012Un buen amigo y abogado, de los que ha ido a estos tribunales e incluso ha ganado, me decía que ante el TAS no hay que acudir con palabrería sino que hay que apelar siempre al fondo de la cuestión. Y ése es el gran problema de la sanción del FC Barcelona. En el fondo de la cuestión, el FC Barcelona había incumplido la normativa y no había cambiado su forma de actuar a pesar de los consejos recibidos. Y ahí es donde se pisa terreno pantanoso, puesto que los suizos en general y el TAS en particular jamás aceptará que un condenado reciba un toque de atención y no cambie de actitud.

Pero el tema del FC Barcelona tiene un último punto realmente escandaloso. El sistema en el TAS hace que la FIFA designe a uno de los tres jueces, el FC Barcelona designe a otro y el propio TAS acabe eligiendo al último. Habrá que esperar a tener el fallo completo, pero si como parece también el juez designado por el club catalán ha votado contra el Barça, la cuestión está más que clara: el FC Barcelona no tiene la razón y, además, se debe haber defendido realmente mal.

A partir de ahí se puede hablar de que la FIFA es corrupta, de que un rival ha denunciado anónimamente y por tanto existe una mano negra… pero todo eso no dejan de ser argumentos infantiles que ignoran la realidad del TAS, un tribunal que en su gran mayoría de fallos apoya a las federaciones y que jamás va a analizar el ruido ambiental ni las portadas de la prensa nacional. Para ellos, lo que cuenta es el fondo y el FC Barcelona debería empezar a hacer autocrítica después de un fallo que le deja un año sin fichajes, con un claro perjuicio deportivo y, por supuesto, con un torpedo económico para los periódicos, que viven en gran medida de anunciar fichajes mediáticos.

Neymar también tendrá que pagar a Hacienda… en Brasil o España

Estándar

Cuando arrancó el caso Neymar, publicamos una entrada en este mismo blog en la que ya apuntábamos lo que al final ha acabado ocurriendo: Hacienda considera -y esa idea ha sido ratificada por fiscalía y por el juez Ruz- que los muchos millones cobrados por el papá del futbolista brasileño no son fruto de ningún traspaso ni de ninguna indemnización sino simplemente el pago del salario de su hijo, camuflado en operaciones de ingeniería contractual para evitar el pago de impuestos. Y, por tanto, hay que pagar impuestos como si hubiera sido parte de su sueldo.

Eso ha supuesto que el FC Barcelona se plantee pagar a cuenta los 9 millones de euros que debía haber retenido a Neymar, puesto que en España la obligación de ingresar la retención de los impuestos es de la empresa y no del trabajador. Eso le librará de la primera parte: el dinero que debía haber retenido. Pero no de la segunda: la multa. La cifra debe ir desde los cuatro millones hasta casi 60. Pero Hacienda no suele aplicar multas máximas cuando el investigado paga rápidamente lo requerido, tal y como ha hecho el FC Barcelona.

Pero atención porque el trabajador también tiene su obligación y eso es algo de lo que hasta ahora no se está hablando en ningún medio de comunicación: Neymar tendrá que declarar ese dinero como sueldo. Y, por tanto, también tendrá que pagar en junio de 2014 sus impuestos del año 2013. Y que todos esos millones sean considerados como salario a buen seguro que le van a acabar suponiendo un pago muy alto en España y/o en Brasil.

Decimos esto porque a efectos legales, Neymar no ha sido residente español en 2013 -más de la mitad del año ha vivido en Brasil-, pero eso no significa que no tenga que pagar impuestos. Ahora todo el mundo sabe lo que escondía la operación y en la Hacienda de Brasil estarán esperándole con los brazos abiertos para hacerle pagar la diferencia de lo retenido en España hasta el tipo de gravamen que se pague habitualmente en Brasil. Y no hablamos de poco. Pero es que Hacienda puede interpretar que todos los millones recaudados por el papá del futbolista no deben ser aplicados al ejercicio de 2013 sino al global del contrato, lo que inflaría la multa, puesto que obligarían al club y futbolista a pagar otros nueve millones.

De todos modos, el FC Barcelona y Neymar pueden asumir esta opción como la menos mala: pagarán multas -la vía penal es difícil que lleve a alguien a la cárcel, puesto que la prioridad para Hacienda es recuperar el dinero- y cerrarán el caso. La alternativa es todavía peor, puesto que si finalmente este dinero no es considerado como pago de salario sino como traspaso, será el Santos y la empresa que tenía el 40% de sus derechos los que acudan a los tribunales -en realidad, ya lo han hecho-. Y lo harán con una acusación por estafa. Lo único que el Barça y Neymar pueden tener claro es que nadie les puede condenar dos veces por lo mismo: o era sueldo o era traspaso. Pero no las dos cosas.

Sandro Rosell: ¡Es la economía, estúpido!

Estándar

El presidente del FC Barcelona ofreció ayer un perfecto ejemplo de un no-discurso, que es como debe ser llamada su no-rueda de prensa. En su despedida, Sandro Rosell argumentó que la denuncia del socio Jordi Cases por el caso Neymar es “temeraria e injusta”. También dijo todo lo que le ocurre es fruto de la “la desesperación y la envidia de algunos de nuestros adversarios”.

En el caso de Rosell y Neymar, habría que recordar la frase que en su día acuñó James Carville, uno de los hombres de confianza de Bill Clinton en su carrera hacia la Casa Blanca: “¡Es la economía, estúpido!”. Pues bien, señor Rosell, esto no va de envidias o denuncias temerarias. Esto va simple y sencillamente de contratos legales o ilegales. Y sobre eso… el ya ex presidente no ofreció ningún dato. Por eso es lógico hablar de un no-discurso.

NEYMAR-CHILEBEANSHace ya varias semanas escribimos en este mismo blog que era el juez el único que debía decidir si el señor Rosell y su Junta Directiva habían cometido o no delitos al firmar a Neymar. Y en eso seguimos, puesto que -no lo olvidemos- a día de hoy nada ha sido demostrado. Sin embargo, por aquel entonces ya dijimos: “El problema no parece de apropiación indebida sino simple y llanamente de operación financiera para no cumplir con Hacienda”. El propio FC Barcelona reconocía poco después que habían hecho una “ingeniería contractual” para firmar al brasileño, algo que el juez ha convertido en “simulación contractual”. Parece lo mismo, pero no lo es.

Copa Libertadores de America 2011 | Peñarol - Santos |El caso Neymar cada vez está más claro y se resume en una palabra. No, no es economía. Son ¡impuestos! Y es que el final de toda esta historia no es el hecho de que el FC Barcelona dijera haber gastado 57 cuando en realidad había empleado muchos más millones. Eso podría suponer una estafa a los socios, pero no se les ve muy preocupados ni parece tener entidad suficiente como delito penal. Tampoco nadie acusa a Rosell de haberse llevado dinero a su casa. Por tanto, esto es mucho más sencillo: Neymar tiene un contrato millonario como salario, pero hay muchos más millones que gracias a la ingeniería contractual (o la simulación, veremos lo que decide el juez y también Hacienda) se han convertido en dinero pagado en Brasil -en el mejor de los casos- y con tratamiento de dinero ingresado en una empresa cuando tal vez debía haber sido dinero pagado en España y con tratamiento de salario (con esas cantidades se paga el 55% del salario como impuesto mientras que si el dinero va a una empresa, el porcentaje es mucho menor -no más del 30% en España).

Del mismo modo que todo trabajador ve como su nómina es recortada con la retención que obligatoriamente debe practicar la empresa, en el caso de Neymar muchos de esos millones de su sueldo fueron compensados por conceptos tan “abradacabrantes” como la lucha por acondicionar fabelas o por buscar jóvenes promesas en el Santos… Ahora es un juez el que debe decidir. Pero este caso no es ninguna lucha de envidiosos contra el FC Barcelona. Esto es simplemente un caso de Hacienda contra el FC Barcelona.