El control económico en el ciclismo

Estándar

El fútbol parece que pasito a pasito empieza a entrar en la senda del control económico. Pero eso es lo que funciona en el ciclismo desde hace décadas. Muchas personas seguro que no conocen el proceso, así que vamos a intentar explicarlo.

-Para que un equipo pueda competir, tiene que superar la auditoría de Ernst&Young de Suiza, quienes revisan el presupuesto, las principales partidas de gastos e ingresos, los contratos de patrocinio, los avales bancarios…

-Por tanto, un equipo no puede intentar salir a las carreteras si no presenta un presupuesto lógico y razonable de gastos e ingresos y si no justifica todos los ingresos con datos y contratos.

-Además, el responsable del equipo debe presentar un aval bancario que garantiza al menos tres meses de sueldo de todos los empleados del equipo. Si no se pagan los sueldos, los afectados no tienen más que denunciarlo. Y eso supone la ejecución del aval bancario.

-Si por circunstancias extraordianarias, un equipo presenta déficit en una temporada, debe justificar cómo va a solventar esa deuda en la siguiente temporada y pasa a ser vigilado con lupa.

-No es frecuente, pero tampoco resulta extraño que los auditores puedan exigir los justificantes de pago bancario para comprobar que todos los meses se está pagando a todos los empleados dentro de los cinco primeros días de cada mes.

¿Es un sistema perfecto el del ciclismo? No, el sistema perfecto no existe. Pero si se analiza bien, el ciclismo ha tenido escándalos económicos, pero casi todos concentrados en la fase de inscripción, es decir, equipos que firmaron contratos, hicieron promesas grandes… y que prácticamente no llegaron ni a debutar. Algunos lo hicieron, como fue el equipo Linda McCartney. O como el equipo brasileño que llegó a presentar avales bancarios falsos. Son lagunas del sistema. Lo que también parece evidente es que en el WorldTour no existen equipos pagando mal y tarde, como en el fútbol, y acumulando deudas con el gobierno, la seguridad social… y todos los proveedores.