Adán, Eva y un país todavía por civilizar

Estándar

El canal de televisión Cuatro ha estrenado un nuevo programa que tiene como único y supuesto atractivo la presencia de todos los personajes desnudos frente a la cámara de televisión, una especie de Gran Hermano sin ropa, puesto que si el nivel de sus conversaciones fuera el atractivo de este programa, habría suicidios en masa. El programa en cuestión se llama Adán y Eva y viene a certificar lo poco que ha avanzado este país.

asignatura_pendEl pasado viernes recuperaron en La 2 la primera de las películas de José Luis Garci: Asignatura Pendiente. De Garci no hace falta decir que es el segundo mejor director español de todos los tiempos (por detrás sólo del gran Berlanga). En la película, ambientada justo en el período de la muerte de Franco, el protagonista, José Sacristán, afirma: “No creas que soy un cínico pero te hablo en serio eh, palabra. Creo que acostarnos tú y yo sería como, a ver si me explico, sería como recuperar algo que debimos hacer y que no hicimos, quizá porque era otra época y todo era distinto. Nos han robado tantas cosas. Las veces que tú y yo debimos hacer el amor y no lo hicimos. Los libros que debimos leer, las cosas que debimos pensar, qué se yo. Pues eso, todo eso es lo que no les puedo perdonar. No sé pero me parece que es como si nos hubiera quedado algo colgado, como aquéllas asignaturas que quedaban pendientes de un curso para otro. Como si no hubiéramos acabado la carrera”.

En aquella época eran normales reflexiones así. También hasta se entiende que bodrios como El último tango en París tuvieran un éxito arrollador de españoles que cruzaban la frontera para ver la película en Perpignan. Pero luego todo cambio… ¿o no?

PRONTOEsta portada de la revista Pronto demuestra que la sociedad fue evolucionando. El titular es impagable: “Le espero en la página 37 con el pelo en la espalda”. Para el final de los 70 o principios de los 80 podía tener su lógica. Pero lo peor de todo es que estamos en el año 2014 y siguen sorprendiendo programas como Adán y Eva y triunfando televisivamente. Si no lo ha visto nunca, le damos un consejo: busca alguna de las primeras películas de Garci -Asignatura Pendiente, Volver a Empezar, El Crack, El Crack II- y sean felices.

Cuatro amigos, de David Trueba

Estándar

Recuperamos la costumbre de comentar libros. Y volvemos con un autor del que ya habíamos hablado en el pasado: David Trueba (sí, el cineasta también escribe novelas más que apreciables). Si hace unas semanas hablamos de “Saber perder”, ahora es el turno de una novela anterior desde un punto de vista cronológico: “Cuatro amigos”.

cuatro-amigos1[1]Este libro parte de una premisa básica: el deseo de no dejar de ser joven. Ese es el motor que mueve a cuatro amigos a iniciar unas vacaciones que se presumen idílicas y que son confeccionadas con una única premisa: nada de mujeres. Es un viaje sólo por y para ellos. La realidad es completamente diferente desde el primer minuto. Los cuatro personajes están de vacaciones intentando mantenerse en la eterna adolescencia y compitiendo por momentos en su estupidez, con fragmentos propios de American Pie. Pero la realidad en la visión del mundo de David Trueba es habitualmente melancólica. Sólo hay que fijarse en el mote del protagonista, Solo, quien decide coronar sus vacaciones de amigos viajando a ver cómo su antigua novia, Bárbara, va a casarse con un político. No es la única presencia de mujeres. Otro de los amigos está casado y es padre de dos niños. Otro vive atormentado por sus kilos de más y su incapacidad para ligar. Y el último vive de relación en relación sin conseguir nada estable. Ese es el cuadro de amigos en una novela que es inferior en forma y fondo a “Saber perder”, pero que se deja leer y que permite la reflexión final que se esconde detrás de casi toda historia de amor imposible: el prado del vecino siempre parece más verde. Por eso mismo los cuatro personajes creen que los demás son más felices que ellos… pero en realidad es sólo eso: una ilusión.

Canal Cuatro se une a la comedia: Osmin, el tío de la Vara cubano

Estándar

El mundo nos depara de vez en cuando espectáculos bochornosos, como ver a un presidente de la República Francesa meter la pata con el casco de moto puesto, una imagen que quedará en la memoria colectiva mucho más que cualquiera de sus posibles logros como gestor. Así de selectivo es el cerebro. Dentro de este mundo grotesto, la televisión española y más concretamente el canal CUATRO no ha querido quedarse atrás y nos trae los viernes por la noche una revisión del tío de la Vara.

TIO LA VARAPara los que no sepan de qué estamos hablando, vamos con las presentaciones. El tío de la Vara fue un personaje creado por el cómico manchego José Mota. Vara en mano, José Mota iba repartiendo golpes a cuantos zopencos se cruzaban en su camino: desde los que aparacaban en doble fila hasta los que engañaban en su declaración de la renta.

Por contra, el personaje cómico de CUATRO dice ser un ex militar cubano y responde por el nombre de Osmin. En pocos años ha pasado de balsero ilegal a entrenador de las celebrities. En España no le vemos en ninguno de esos papeles. Aquí funciona como comediante que dice ser preparador físico, pero que trabaja como dietista -sólo permite comer a los participantes en el programa agua, pescado y ensalada-, pero sobre todo como auténtico destripador del sentido común.

OSMINEl método Osmin consiste sencillamente en no hacer una simple prueba de esfuerzo a la persona a la que se quiere entrenar. Ponerla a trabajar desde el primer día en ejercicios explosivos. Realizar trabajo físico de alto nivel de exigencia sin una mínima seguridad -con la posibilidad de lesión-… y gritarle a todo el que se cruza con él que debe hacer 10 flexiones como castigo.

OSMIN2Algunos pensarán que el método Osmin es un trabajo de preparación física o mental. Otros argumentarán que es un coach. No se equivoquen. Es una comedia de un señor al que sólo le falta la vara. Bueno, le falta la vara y aprender que ir ccorriendo por la calle con gafas de buzo o con máscara de gas… no ayuda a nadie ni a tener credibilidad ni a ser mejor deportista.