Mi favorito indiscutible para la Vuelta es ahora más que nunca Nairo Quintana

Estándar

A la hora de hacer pronósticos, lo mejor es olvidarse de las pequeñas filias y fobios que todos tenemos y que vamos arrastrando durante toda la vida. Por eso el primer final en alto nos deja más valoraciones de las que muchos hacen a bote pronto.

Alejandro Valverde, por ejemplo, ha ganado de una forma arrolladora y ofreciendo una de sus mejores exhibiciones como ciclista. ¿Es favorito al triunfo en Madrid? Desde luego que sí. Pero ganar en Cumbres Verdes no le convierte en el principal favorito. Alejandro llega a la Vuelta después de hundirse en los últimos días del Tour y es un corredor que siempre tiene mucha facilidad para ponerse en forma. Por tanto, su victoria en el primer final en alto no es ninguna sorpresa. Lo que debe demostrar es que puede mantener ese mismo nivel en la tercera semana, que es donde se jugará la carrera.

Chris Froome fue segundo en la meta de Cumbres Verdes. El de Sky es un ciclista extraño, todo el día más pendiente de su potenciómetro que de los rivales. En Cumbres Verdes volvió a demostrar que para él es más importante mirar cuántos watios está desarrollando que contemplar la cara de sus enemigos. Si lo hubiera hecho, tal vez habría podido aventajar en más segundos a rivales peligrosos como Nairo Quintana. También es favorito para ganar la Vuelta. Y tiene a su favor que es el mejor de todos en contrarreloj. Habrá que tenerlo muy en cuenta.

Alberto Contador viene de una lesión, sin mucho ritmo de competición y ya está con los mejores. El madrileño también es un favorito indiscutible. Puede defenderse en la crono y andará muy fuerte en la montaña, sin olvidar que tiene un equipo que sabe correr y que no anda mirando ninguna pantalla. Contador es de los que se fija en los detalles para intentar aprovechar cualquier mal momento de un adversario.

Joaquín Rodríguez tambén tiene muy difícil la victoria. Los rivales son más fuertes contra el reloj. Eso no quita praa que en el camino pueda pelear por el podio y puede llevarse alguna etapa. Pero siempre aparecerá un adversario que tenga un puntito más de resistencia que el jefe de filas de Katusha.

Hasta aquí hemos hablado de cuatro favoritos al triunfo final. Pero personalmente no voy a cambiar de caballa a mitad de río. Antes de empezar la Vuelta a España, mi candidato era Nairo Quintana. Después de verle sufrir en Cumbres Verdes y comprobar que perdía tiempo respecto al resto de favoritos, Nairo Quintana pasa a ser mi candidato número 1 y un favorito todavía más indiscutible.

Vuelta Spagna 2014Los que conocemos a Nairo Quintana desde los tiempos del Boyacá es para vivirla tenemos claras sus virtudes, pero también sus defectos. Además, la preparación de Nairo antes de las grandes carreras hace todavía más grandes esas virtudes pero también más grandes los defectos. El escalador de Movistar suele acudir a las carreras con poca competición previa. En el caso de la Vuelta a España vino tras correr Burgos. ¡Algo es algo! Otras veces se ha presentado a correr después de meses sin competir. ¿Es eso malo? No, ni mucho menos. Es simplemente una táctica diferente. Llegar a una gran vuelta sin ritmo en las piernas permite a Nairo apurar su preparación en altitud. Eso genera que los últimos días de la carrera vaya a recuperarse mejor de los esfuerzos que sus rivales. Pero también le pone en situación peligrosa en las primeras llegadas en alto. En esta Vuelta a España ya lo hemos visto. En Cumbres Verdes ha habido rivales superiores a él. Pero si se analiza el Giro de 2014 se verá que sus triunfos de etapa fueron en la 16ª y 19ª. Y en el Tour de 2013, la victoria llegó en la 20ª. Los datos están ahí. Nairo empieza regular… y acaba más fuerte que ninguno. Ha salvado la primera etapa (Cumbres Verdes) y hasta Valdelinares no tendrá que volver a encender al máximo de potencia su motor. Pero la clave para el colombiano pasa por una táctica diferente: llegar vivo a la semana final y tratar de rematar allí. Ese es el panorama más probable a día de hoy. Pero esto es deporte y, por supuesto, nos podemos equivocar.