Mi novela es mejor que el informe del CIRC (y más barata)

Estándar

Hace ya unos 200 años Napoleón Bonaparte dejó para la historia una de sus frases inolvidables: “Si quieres resolver un problema, nombra un responsable. Si quieres que el problema siga eternamente, nombra una comisión”. La frase se ajusta perfectamente a lo sucedido en los últimos meses con la Unión Ciclista Internacional y la pomposa Comisión Independiente para la Reforma del Ciclismo, un órgano que ha necesitado de muchos miles de euros… para elaborar un documento de 227 páginas que no aporta absolutamente nada novedoso. En el fondo, no son sino obviedades cobradas a precio de oro, que es otra de las características de los informes del siglo XXI.

cuervos-y-palomas

Es más, no tengo reparo alguno  en aconsejar -sin ninguna modestia, lo asumo- a la UCI y a cualquier posible lector que no pierdan el tiempo leyendo el informe del CIRC. Resulta mucho más instructivo y entretenido leer mi novela, Cuervos y palomas, con la ventaja añadida de que cuesta 15 euros más gastos de envío y no tres millones de euros, como se dice que se ha invertido en el CIRC (o CIRCO, según las lenguas viperinas).

El caso es que el informe del CIRC llega a las únicas conclusiones posibles para comisiones creadas sin verdadera voluntad de dar un paso adelante en la lucha contra el dopaje.

Por ejemplo, sobre el dopaje dicen: Hay doping pero menos que antes. Sin leer el informe uno ya sabía que no había alternativa posible a esa conclusión (en la que yo también creo). Si hoy en día existe el mismo doping que antes… ¿para qué nos estamos gastando millones de euros en controles? Y si, en cambio, ya no hay doping, ¿para qué hay que seguir invirtiendo millones de euros? Así que la conclusión era obvia: hay, pero menos. Es lo que le interesa decir al sistema. Y la respuesta que darán siempre será la misma.

Sobre los pagos de Armstrong a la UCI de Verbruggen y McQuaid dicen: lo hicieron mal, pero no es delito. Otra vez la propuesta típica de una comisión nombrada para rellenar folios y no pisar callos. Es decir, criticamos a los gestores anteriores de la UCI pero no pisamos el charco de decir que fueron corruptos. Y así tenemos a todos contentos.

Y así podríamos seguir una tras otra con las 227 páginas de una comisión que ha gastado miles de euros y que no ha aportado nada. Lo dicho, mi novela tampoco les cambiará la vida, pero al menos no me van a pagar 3 millones de euros y les garantizo que no van a necesitar tres cafés para no dormirse, tal y como más de uno y de dos han necesitado esta mañana leyendo el informe del CIRC (o CIRCO).