Secundario de lujo, una biografía de lujo

Estándar
SECUNDARIO DE LUJO

La semana pasada llegó a casa un libro que llevaba mucho tiempo con ganas de leer, pero que por un motivo u otro se me estaba resistiendo. El título, Secundario de lujo. El autor, Iván Vega. El protagonista, Jaime Mir. Si usted no sabe quién es Jaime Mir, no se preocupe: es el hombre de bigote que aparecía en todas las carreras ciclistas españolas (e internacionales) durante más de treinta años y siempre con una doble función. Por un lado, limpiaba y aseaba al corredor. Por otro, lograba una publicidad impagable para la marca que le patrocinaba.

El libro de Iván Vega repasa la vida y obra de un Jaime Mir que siempre ha sido un maestro en lo suyo. El libro, por tanto, está repleto de anécdotas divertidas en el mundillo ciclista, pero también en el cine, la otra gran pasión de Mir. Eso sí, como bien aclaran en la primera línea, son unas memorias blancas. Es decir, Mir ya advierte de que no va a bajar al mundo del barro. En sus muchos años de dedicación al ciclismo, Mir ha vivido de todo. Pero su interés al echar la vista atrás no es detenerse en escándalos como el del caso Festina, que le pilló de pleno por ser miembro del equipo francés. Su deseo es analizar la evolución del ciclismo, el caracter de todos los grandes campeones con los que ha convivido y de los managers de los equipos… Y componer un relato que explique de verdad cómo son los ciclistas quedándose únicamente con la parte más positiva.

Aclarado ese punto, Mir (e Iván Vega) logra sus objetivos: la biografía se lee con velocidad de crucero (un par de días para devorar el libro) y no tiene desperdicio alguno. Es, por tanto, un libro de obligada lectura para aquellos que quieran conocer lo que se escondía detrás de ese misterioso hombro del bigote que durante años acompañó al pelotón ciclista mundial. Un bigote que tal vez servía para camuflar un enorme corazón herido por una extraña enfermedad que compartimos muchos: el amor por el ciclismo.

Daan Luijkx lanza el proyecto Team Earth

Estándar
l_teamearth_rgb

El manager holandés Daan Luijkx ha lanzado a la luz pública el proyecto Team Earth. Esta iniciativa no nace para 2017 sino para 2018. Y con unos cimientos diferentes a los habituales: “No queremos patrocinadores. Buscamos socios. El ciclismo actual está vinculado a la presencia de uno o dos sponsors como única fuente de ingresos. El 73% de los ingresos de un equipo dependen del sponsor principal. Y ese modelo no es sostenible. Por eso creamos Team Earth con una mentalidad muy diferente. Abrimos nuestro equipo a seis socios que compartan una visión común: crear un proyecto sostenible desde todos los puntos de vista, el económico pero también el organizativo y el medioambiental”, explica Daan Luijkx.

En el pasado, Luijkx fue ciclista profesional y también gestor de equipos pequeños como P3 Transfer Batavus, pero también de equipos de primer nivel mundial como Vacansoleil-DCM, donde conquistó victorias de prestigio.

La idea de la sostenibilidad del nuevo proyecto conecta estrechamente con el nombre del equipo: Team Earth (Equipo Tierra). La base argumental para este proyecto, por tanto, pasa por un nombre que no será cambiado. El Team Earth cederá parte del espacio en el maillot y los vehículos a sus socios, pero sobre todo desarrollará una historia: “Queremos contar una historia. Queremos mostrar al mundo que un equipo ciclista puede ser sostenible. Hay pocos deportes más limpios que el ciclismo. La bicicleta no contamina y hay miles de personas que gozan en todo el mundo de la bicicleta y que son responsables medioambientalmente. Buscamos seis socios que quieran difundir esa misma filosofía y que quieran hacerlo a través de un equipo ciclista. En el Team Earth encontrarán la mejor plataforma para comunicar todas sus medidas medioambientales y para que todos juntos podamos mejorar la organización de un equipo ciclista y ser sostenibles en el largo plazo”.

¿Cuánto tardará Eufemiano en demandar al Estado español?

Estándar
Eufemiano_Fuentes_2464484b

Ya tenemos sentencia firme en la Operación Puerto, sentencia sin posibilidad de recurso alguno. Y el resultado es desalentador, pero previsible para todos aquellos que hemos estudiado el sumario y la legislación y no nos hemos dejado engatusar por unos investigadores que, desde el primer momento, demostraron una incapacidad absoluta. Pero vayamos por partes:

1. La sentencia absuelve a todos los acusados, lo que incluye en primer lugar a Vicente Belda y Manolo Sáiz, contra los que de forma absurda algunas de las partes han ido atacando y recurriendo sin el apoyo ni siquiera del fiscal. La acusación penal (repito, penal) contra ellos no tenía sentido alguno más que el odio y el ajuste de cuentas personal.

2. Pero la nueva sentencia también absuelve a Eufemiano Fuentes y a Ignacio Labarta, quienes en un principio habían sido condenados a penas menores. Por tanto, diez años después de que todo empezara y después igualmente de muchos millones de euros invertidos en este caso, la realidad es tozuda: TODOS han sido absueltos en la vía penal, lo que viene a certificar una realidad obvia para los que siempre hemos intentado aportar luz sobre esta investigación: hacer una redada policial cuando no hay ley penal que te ampare es una chapuza. Y lo seguirá siendo siempre. Y es que el orden de los factores no altera el producto en las matemáticas. Pero en el mundo real y el mundo de la justicia, es mucho mejor tener una ley y aplicarla que el caso contrario, es decir, aplicar algo que no existe con la esperanza de crear el escándalo social necesario para que te aprueben la ley. Parece de primero de párvulos (o de democracia) pero algunos no han querido reconocerlo. Por cierto, son los mismos que ahora sonríen porque dicen que han conseguido el objetivo: tener las bolsas de sangre. Esos mismos se pasaron años diciendo que el objetivo era la condena penal. Como ven, han ido cambiando de objetivo a medida que se desmontaba el paraíso.

2. La sentencia deja abierta la puerta a que se examinen las bolsas de sangre y se pueda identificar a los deportistas que estaban utilizando el dopaje sanguíneo para que haya sanciones deportivas. Pero, curiosamente, han pasado más de 10 años por lo que tampoco por ahí habrá sanciones deportivas ya que han prescrito todos los plazos. Por tanto, ni sanciones penales ni sanciones deportivas. Después de eso, ¿cómo se pueden atrever a decir que ha habido una gran investigación?

3. A partir de ahí, parece que se va a intentar cotejar la sangre de las bolsas con la de los sospechosos para castigarles con la pena del telediario, es decir, sacar sus nombres a la luz pública. No entraremos en juicios de valor sobre si eso es bueno o es malo. Lo único evidente es que después de diez años va a ser en casi todos los casos algo sencillamente ridículo, puesto que la mayor parte de los nombres ya se conocen y, además, ya han dejado de competir. Pero apuntamos otra posibilidad: en España y con la legislación vigente será muy complicado que se pueda hacer ese análisis comparativo de la sangre. Ya verán como los nombres acaban llegando desde fuera, por ejemplo del CONI, que son mucho más lanzados para este tipo de operaciones. O sea que ni tan siquiera en eso podemos estar a la vanguardia, pero vamos en un país que tiene su laboratorio antidopaje de referencia cerrado por problemas burocráticos… pues un ridículo más o menos no nos va a hacer cambiar de caballo.

La reflexión final seguro que a muchos de mis lectores les parece escandalosa. Pero repito: no hay juicios de valor en la mayor parte de esta reflexión. Nos limitamos a hacer una simple descripción de hechos y consecuencias. Y ahí va la consecuencia definitiva: ¿cuánto tardará Eufemiano Fuentes en demandar al Estado español por daños y perjuicios? Para el que no lo recuerde, el médico canario durmió en la cárcel durante casi una semana. Su abogado seguro que se está frotando las manos. Y ahora llega el momento de analizar calculadora en mano lo que más le interesa: si escribir un libro, comenzar una rueda de intervenciones mediáticas o presentar una demanda contra el Estado español, que a fin de cuentas somos todos. O también puede apostar por hacerlo todo junto. Pero bueno… como la Operación Puerto fue una gran investigación, no deberíamos estar preocupados, ¿verdad?

Historia de un viaje (III): El talento del Manzana Postobón

Estándar
12496345_1640069309590260_6252233320129645249_o

Seguimos con la serie de entradas sobre el ciclismo colombiano y más concretamente sobre el equipo Manzana Postobón. Y lo hacemos con una pequeña adivinanza: ¿Qué tienen en común ciclistas como Nairo Quintana, Esteban Chaves, Sergio Luis Henao o incluso Rigoberto Urán? Muy sencillo: todos han pasado por las manos de Luis Fernando Saldarriaga. El dato resulta revelador de la capacidad para detectar talento de la estructura creada por Luisa Fernanda Ríos y por el staff técnico de Corporación Pedaleamos por Colombia, quienes también contaron en su plantilla con otros destacados escaladores como Darwin Atapuma o Jarlinson Pantano. Si miramos un ranking de ciclistas con potencial de Colombia, es obvio que casi un 75% de los mejores han pasado por la estructura ahora patrocinada por Manzana Postobón.

Una vez comprendido que saben captar talento, ahora hay que echar un vistazo a la plantilla de 2016, aunque primero es prudente arrancar con un comentario personal: hablando de ciclistas tan jóvenes (muchos incluso de sólo 19 años), es mejor ser cauto y no empezar a forzar comparaciones que lo único que provocan es, en el mejor de los casos, una presión añadida para el corredor y en el peor… un crecimiento del ego que impide continuar con normalidad el proceso formativo. Así que optaremos por dar sólo pinceladas y no extendernos demasiado en la capacidad atlética de un grupo realmente extraordinaria, tal vez el mejor de la historia de la Corporación Pedaleamos por Colombia.

El primero en ganar en 2016 ha sido Juan Sebastián Molano. Y atención porque no hablamos de un escalador puro sino todo lo contrario: es el sprinter del equipo. Es alto, pasa bien la media montaña y tiene sólo 22 años. Corrió en el Colombia de Claudio Corti, donde ofreció los primeros destellos. Visto su nivel… sería muy extraño que en el calendario europeo no fuera capaz de sumar más de un top5.

Entre los escaladores, Bernardo Suaza es el más experimentado, aunque hablamos de un corredor que sólo tiene 23 años. Sin embargo, ya ha ganado el Giro del Valle de Aosta. El lidera un grupo donde destacan tres “pelaos” (siguiendo la denominación colombiana para los más jóvenes): Hernán Aguirre, Wilmar Paredes y Aldemar Reyes. Sin embargo, hablamos de corredores tan jóvenes que es mejor dejarlos que hablen por sí solos cuando vengan a Europa más que arrancar con grandes presentaciones. Tampoco deberíamos olvidar a Marco Suesca, aunque en realidad habría que citar prácticamente a toda la plantilla si uno no quiere cometer injusticias.

Por cierto, la gran curiosidad del equipo de 2016 es la presencia por primera vez en la historia de un corredor no colombiano. La novedad de fichar un extranjero no lo es tanto en la tradición de Postobón, que sí firmó corredores no colombianos. Pero es un cambio claro para la Coporación, que con 4-72 o Colombia es pasión siempre limitaron su plantilla a ciclistas colombianos. En este caso el elegido ha sido Peio Goikoetxea, un vasco con buenas dotes para el sprint y para la contrarreloj y con una todavía mejor mentalidad para trabajar en favor de sus compañeros y adaptarse a un equipo del otro lado del “charco”. El debut de Peio no ha podido ser mejor: fue dos días en fuga en la Vuelta al Valle, ganó la general de la montaña, ayudó a Molano en su triunfo al sprint y no firmó una mala crono a pesar del cansancio de las escapadas. En resumen, demostró ambición y calidad!

El problema del dopaje en el deporte popular

Estándar

El famoso informe CIRC (Comisión Independiente para la Reforma del Ciclismo) viene a insinuar que hay dopaje en el ciclismo amateur y también en las marchas cicloturistas. En fin, nada que no sepamos los que vivimos de cerca el ciclismo. Pero lo cierto es que en el ciclismo no somos una excepción de nada. Como practicante del atletismo popular, no tengo reparos a la hora de decir que el dopaje también está generalizado en ciertos ambientes del atletismo. Y no estoy hablando de los profesionales. Es más, para confirmarlo sólo basta mirar lo que sucedió en la San Silvestre de Salamanca, donde un gracioso dijo que habría control antidopaje y un montón de atletas se marcharon para casa sin dar ni un solo paso en la carrera.

Este tipo de situaciones nos lleva a muchas reflexiones: ¿por qué una persona de más de 40 años, que no compite por dinero, que tiene familia y que en teoría hace deporte para sentirse bien… decide llenar su cuerpo de sustancias dopantes sólo para ser el mejor de su grupo de amigos, de su pueblo o, en el mejor de los casos, de la carrera popular o de la marcha cicloturista? No hay una explicación sencilla, pero seguramente debe venir de mano de la psiquiatría más que del deporte. Por un lado, parece existir una necesidad de reafirmarse como macho-Alfa (el líder de la manada), por otro parece que es una lucha desesperada contra el tiempo y su paso, sin olvidar el síndrome de Peter Pan, aquellos que quieren seguir siendo niños de por vida. Y así podríamos seguir hasta casi el infinito.

cuervos-y-palomasSobre esta duda también reflexiono en la novela Cuervos y Palomas. Y casos como estos son los que demuestran que el dopaje no es un problema sencillo. Cuando la gente dice que el dopaje en el deporte profesional se acaba con sanciones de por vida y multas millonarias… no dejan de ver una parte del problema: cuando el deportista se dopa después de una decisión pensada y reflexionada, después de analizar los pros y los contras. Pero hay mucha gente que se está dopando sin ningún tipo de reflexión previa. Y carreras como la Quebrantahuesos -no se puede hablar de marcha cicloturista- son un ejemplo de la locura que ha alcanzado a muchos deportistas populares que están dispuestos a poner en riesgo su salud sólo a cambio de engrandecer su ego.

A partir de ahí, ¿qué soluciones hay? Pues está la vía de admitir que la salud es un derecho y no una obligación. Y a partir de ahí y asumiendo que no hay premios… dejar que cada uno haga lo que quiera con su cuerpo, puesto que además los recursos en la lucha contra el dopaje son limitados y estarían mejor centrados en exclusiva en el deporte de formación y en el deporte profesional. Es una vía radical. Pero es una opción. Luego tenemos la posibilidad del toque estético: dar un par de escarmientos con dos redadas en un par de deportes y acontecimientos multitudinarios. Como siempre, de apostar por esta vía seguro que se usa al ciclismo y al atletismo para dar el escarmiento. De eso no hay duda. Y está la tercera posibilidad: hacer controles y redadas policiales fuertes en el deporte popular invirtiendo miles de euros para concienciar a la sociedad sobre el peligro del dopaje. ¿Cuál es la mejor? Pues como siempre sucede en la vida, no hay varitas mágicas. Todas tienen ventajas e inconvenientes.

 

Así ven la novela Cuervos y palomas

Estándar
PODIO

Escribir sobre lo escrito por uno mismo resulta un ejercicio de egocentrismo y/o de miopía, puesto que nadie es capaz de analizar su propia prosa con la clarivendia con la que se puede estudiar la del prójimo. Por eso mismo resulta tan digno de agradecer el esfuerzo de Libros de Ruta por ofrecer una crítica completa de mi primera novela. A continuación, el texto completo:

Cuervos y palomas se construye sobre la complejidad del absoluto protagonista de la historia: Marco Klein. El hombre de los silencios, del tormento interior. La criatura incapaz de purgar sus propios pecados: los deportivos, que sólo se pueden inferir; y también los personales, claros ante la vista del lector. Un chiquillo que arrastra aún un cuarto de siglo el dolor ante el rechazo a uno de sus familiares; veinte años sin poder calzar en orden las cuatro piezas de su corazón; o, al menos, dos horas y diez minutos sólo para escapar de cada uno de sus problemas. Un rubio andaluz, de mil acentos.

El mundo de Klein es la rueda sobre la que gira el debut de un periodista reconocido por su trayectoria en el ciclismo, el torrentí Jorge Quintana (1976), que demuestra hechuras de sobra para la novela políciaca y un puñado de recursos para retener al lector en determinados momentos. Lo hace sobre todo en dos tramos: una sección de veinte páginas, las que doblan el lomo por la mitad, en las que la voz del doctor Laureano Ríos es el vademécum anti-cuñados sobre el dopaje en el ciclismo y en todos los deportes; y las últimas setenta, que sin romper en un cierre ’a la americana’, dejan al lector con cierta pena por saber cómo acaban los personajes, a los que acaba cogiendo cariño.

Atrapa en Cuervos y palomas la telaraña maléfica de Ríos, mentiroso compulsivo al que las fórmulas maravillosas que infunde por igual a deportistas y abueletes parecen haberle sorbido la materia gris. Lo hace la subinspectora Magda Ramírez, el espíritu más puro de la historia, con temperamento e ingenuidad en dosis iguales pero con bondad ante todo. Y el viaje por la Península de los dos polícias nos propone arquetipos muy de la ‘España del desastre’: el Master ProTour que decidió vivir por encima de su ritmo de vida y que sólo al final camufla un poco su estupidez (El Tuerto); el policía de barriga incipiente en busca de medallas (Vicente Garrido); o las mujeres -Sainz de Esnaola; la ignota y pálida mujer de cabello azabache; o la rusa con niño- que clavan sus espinas en el estómago del inspector. Se habla de dopaje y de la situación del deporte, antes y ahora, pero como insistimos, el libro es mucho más.

Quien lea esta novela desde un entorno ciclista especializado encontrará simpáticas referencias a lugares comunes del mundillo o nombres que le recordarán al pelotón de los ’90, los ‘2000 o incluso algún que otro exótico español en activo (¡qué dificil es, en efecto, construir un universo nuevo!). Pero aunque llegará por la fama de Quintana, se quedará más satisfecho por un conjunto más cercano a lo negro que a lo deportivo. Quintana cita entre sus referencias a Lorenzo Silva y a Alicia Giménez Bartlett; las alusiones al primero son poco esquivas en el arranque, pero el estilo más genuino del autor se va haciendo hueco.

Es una novela apetecible, traspasa el cajón de la literatura ciclista e incluso hubiese merecido no ser autoeditada. Los que la hemos disfrutado ya esperamos su secuela -oprecuela, pues tantos cabos sueltos quedan por detrás como por delante-. Y si les parece estar leyendo una copia de las noticias de los últimos años, recuerden la cita que abre el libro: “(…) No escriba más que ficción. El resto sólo le traerá problemas

El UCI WorldTour tendrá sólo 17 equipos en 2015

Estándar

La Unión Ciclista Internacional no ha dado ninguna información sobre el número de equipos aspirantes a licencia WorldTour y el número de equipos que han cumplido con la reglamentación para ser equipo profesional. Y eso resulta extraño, puesto que los equipos que no cumplen con las normativas antes de empezar el mes de octubre se enfrentan al riesgo de que sus ciclistas se puedan marchar gratis. Pero dejando a un lado la anécdota, vamos con lo importante: el WorldTour de 2015 tendrá 17 equipos. O, al menos, esa es la posibilidad más probable ahora mismo. Intenemos explicarlo:

La nueva reglamentación es muy sencilla: los 16 mejores equipos WorldTour de 2014 serán WorldTour de 2015. Eso significa que pueden darse como clasificados los siguientes equipos: Movistar, Tinkoff, BMC, Omega Pharma, Ag2r, Katusha, Sky, Orica, Giant, Astaná, Belkin, Trek, Garmin, Lampre, Lotto y FDJ.

CICLISMO-FLOWIZM2A partir de ahí, empiezan las dudas: para empezar, tenemos a Cannondale. Ellos tienen licencia y puntos pero han perdido sus patrocinadores (fusión con Garmin), por lo que se deduce que no van a intentar mantener un equipo por su cuenta y deben ser borrados de la lista de aspirantes. Los dos siguientes por méritos deportivos son Europcar y los suizos del IAM, que no lo han solicitado. A la hora de la verdad, solicitarlo o no tampoco resulta determinante. Pero el problema es que IAM sólo tiene patrocinio para un año y dar el salto a WorldTour le obligaría a incrementar su presupuesto: más ciclistas, más directores, más auxiliares y más calendario.

La conclusión parece obvia: Europcar acabará siendo el 17º y lo más lógico es que IAM no entre en el WorldTour y se limite a repetir el calendario de 2014. La otra alternativa es que IAM sea aceptado como equipo 18º. Pero no habrá posibilidades para el resto, puesto que MTN, Bora… tienen muchísimos menos puntos WorldTour que IAM y sus candidaturas no serán tenidas en cuenta para 2015. Así que 17 sin IAM o 18 con IAM es el futuro del WorldTour para 2015.

Purito y Valverde, la cabeza y las piernas

Estándar

El seleccionador español de ciclismo, Javier Mínguez, anunció la lista de convocados para el Mundial de Ponferrada: Alejandro Valverde, Joaquín Rodríguez, Jon Izagirre, Jesús Herrada, Imanol Erviti, Jonathan Castroviejo, Luis León Sánchez, Dani Moreno y Dani Navarro. La lista despierta muchas y muy diferentes lecturas. Vamos con alguna de ellas:

rui-costa-joaquin-rodriguez-alejandro-valverde-world-championships-podium-florence_01. LA AUSENCIA DE ALBERTO CONTADOR, LO MEJOR PARA TODOS. Muchos se escandalizan por la ausencia de Alberto Contador en la lista definitiva y, lógicamente, por su renuncia previa a la selección. Pero lo cierto es que en toda su vida deportiva, Contador ha ganado muy poquitas carreras de un día y ninguna de las grandes clásicas y, mucho menos, de trazado rompepiernas como el de Ponferrada. Visto lo visto, Contador no tenía opciones de ganar y tampoco se le ha visto muy dispuesto a viajar con el mono de faena. Por tanto, lo mejor para todos es su ausencia y la entrada en la lista de corredores que tengan claro que su único objetivo es el de tirar del carro.

2. DOS LÍDERES Y SIETE CASCOS AZULES: ¿HABRÁ CUCHILLOS? Visto el ambiente durante la Vuelta a España, se especulaba con la posibilidad de que Javier Mínguez convocara a dos líderes, Alejandro Valverde y Joaquín Rodríguez, y siete cascos azules de la ONU, todos ellos con la única misión de evitar una guerra interna más que ayudar a los jefes en carrera. Al final no ha sido para tanto, pero la cohabitación de esos dos líderes será determinante para ver el papel español. El problema de España es que las mejores piernas las tiene el ciclista con peor cabeza y, al revés, la mejor cabeza no está acompañada de las mejores piernas. O dicho de otro modo: Joaquín Rodríguez suele hacer lecturas del final de carrera mejores que Alejandro Valverde, pero el murciano llega a Ponferrada un punto por encima del catalán si hablamos de la condición física.

3. CICLISTAS DE FUTURO: JON Y JESÚS. También parece acertado que Mínguez empiece a dar cancha a los dos corredores que deben ser el futuro del ciclismo español: Jon Izagirre y Jesús Herrada. Está claro que hoy por hoy ninguno de los dos puede soportar la presión de ser los líderes del combinado nacional. Pero a Jon le hemos visto brillar en Inglaterra mientras que el pequeño de los Herrada ha sido top15 en las dos clásicas canadienses, así que ambos llegan en forma y tendrán una oportunidad magnífica de ir aprendiendo de cara a su Mundial, que llegará antes de lo que podemos pensar. En la recámara empiezan a asomar -siempre que el perfil no sea muy duro- ciclistas como Juanjo Lobato o Carlos Barbero. Pero por ahora, la selección está bien definida en ese aspecto de pensar en el hoy pero también en el mañana.

La lista, en definitiva, parece acertada y sólo tiene dos sombras. La primera es interna: la convivencia de los dos líderes. La segunda es externa: ¿se podrá batir a las selecciones interesadas en que haya un sprint más o menos masivo? Si los dos líderes son capaces de convivir y si se rompe el control que algunas selecciones intentarán plantear, las medallas están garantizadas. El oro es otra cosa. Para eso se necesita un toque de genialidad. Y eso no se puede programar. Aparecerá o no. Pero hay que esperar hasta el domingo 28.

El difícil paso atrás de Boasson Hagen

Estándar

El equipo MTN-Qhubeka ha dado un indiscutible salto de calidad al firmar para dos temporadas al noruego Edvald Boasson Hagen, un ciclista que en dos ocasiones ha acabado la temporada como uno de los 10 mejores ciclistas del pelotón mundial, pero un corredor que desde hace poco más de un año vive una preocupante sequía de resultados y rendimiento. La contratación de Boasson Hagen guarda similitudes, por tanto, con la de Gerald Ciolek, otro ciclista por el que apostó MTN-Qhubeka intentando ejercer de equipo trampolín para su rendimiento tras unos años grises en el WorldTour. Sin embargo, este paso del WorldTour al ciclismo profesional suele resultar muy complicado y no siempre ofrece los resultados esperados.

Los ciclistas de equipos WorldTour están acostumbrados a sueldos superiores y a equipos en los que no falta absolutamente nada: viajan en avión, tienen mecánicos y masajistas en abundancia, gozan del mejor material: bicicletas, ropa… Todo está pensado para que su única preocupación sea darle a los pedales. En los equipos profesionales también suele haber buena organización, pero no es lo mismo: el presupuesto es más reducido, por lo que los sueldos suelen ser menores, el calendario no se puede planificar con tiempo porque depende siempre de invitaciones y no hay tanta abundancia ni en la estructura de personal ni en la de material. Por muy bien estructurado que esté el equipo profesional, y MTN lo está, siempre hay un escalón grande entre un equipo profesional y uno WorldTour como Sky.

Boasson-Hagen_1656844cA la hora de analizar el paso atrás de Boasson Hagen, puesto que pasar de Sky a MTN-Qhubeka es un paso atrás, siempre hay un punto importante: ¿ha perdido la ambición? Si Boasson Hagen da el paso atrás porque quiere ser el indiscutible jefe de filas y tiene más ambición que nunca, ha acertado de pleno. MTN-Qhubeka dispone de una buena estructura deportiva y humana y la temporada 2015 será la de la vuelta a la senda del éxito. Si el problema de Boasson Hagen es que se ha cansado del ciclismo después de ser el sexto mejor ciclista del mundo cuando sólo tenía 22 años, su paso a MTN-Qhubeka será un fracaso.

Pero en la vida no todo es blanco o negro. Hay muchos grises, como lo fue Gerald Ciolek, quien en su primer año con MTN volvió a dar su mejor nivel al ganar cinco carreras, incluida la Milán-San Remo. ¡Increíble! En cambio, en esta segunda temporada sólo ha podido firmar una victoria. Así que el tiempo dará la razón al acierto o no con el fichaje de Boasson Hagen. Pero lo que resulta obvio es que MTN está llamando a las puertas del WorldTour y que equipos como Europcar van a encontrar en este proyecto sudafricano un rival muy duro a la hora de meterse entre los mejores. Es cierto que MTN está sacrificando parte de su sabor africano. Pero al menos lo está haciendo con lógica: un grupo de europeos fuerte para las clásicas y un grupo africano centrado más en las pruebas por etapas. Eso sí es lógico y atiende mejor a las características de los corredores de su plantilla.

Análisis de la situación del proyecto de Fernando Alonso para 2015

Estándar

El 1 de agosto era señalado por todo el mundo -y sobre todo por los protagonistas- como la fecha clave para que conozcamos todos los detalles del proyecto -aún no se puede hablar de equipo- de Fernando Alonso. Por lo tanto, pronto conoceremos los patrocinadores, los ciclistas y las líneas fundamentales del proyecto. Pero antes de esos anuncios públicos sería bueno dar un repaso a la situación legal y administrativa, puesto que entre el gran público y la prensa sigue habiendo confusiones constantes que nacen en la mayoría de los casos del desconocimiento del reglamento UCI. Vamos a intentar poner luz de forma transparente y pedagógica.

Fernando AlonsoFECHA 1 DE AGOSTO. ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE?

PRIMERA CONFUSIÓN: SOLICITUD DE LICENCIA. SE PUEDE HACER HASTA EL 15 DE AGOSTO.

Estos días se está leyendo constantemente que el proyecto de Fernando Alonso debía esperar al 1 de agosto para tener la licencia y que una vez solicitada, ya puede fichar a los corredores que desee. Vamos por partes. La UCI no marca ninguna fecha “mínima” para solicitar la licencia, es decir, la licencia para 2015 se puede pedir el 1 de enero de 2014. Lo único que la UCI señala es una fecha “máxima” o límite: 15 de agosto. Es decir, si ese día no está la documentación en Suiza, ya no puedes ser equipo WorldTour. Pero ojo: la documentación es simplemente un formulario con datos administrativos de la empresa: donde estás, número de fax, quién se va a encargar de la inscripción… Sólo burocracia sin ningún compromiso serio. Es una simple expresión de deseo. El pago del dinero de la candidatura de licencia (16.000 euros) no es sino el 1 de septiembre y la presentación de avales y contratos de patrocinio todavía se retrasa hasta el 1 de octubre.

Además, la concesión de la licencia es otra cosa bien distinta. Dependiendo de si hay muchos candidatos o no, de si hay muchos equipos que cumplen con todos los trámites a la primera… la decisión no llegará hasta noviembre e incluso diciembre. Por tanto, hay que empezar a fichar sin saber si el equipo será WorldTour o profesional. Pero eso es lo que le ocurre exactamente a todos los equipos del mundo.

PRIMER ACIERTO: HASTA EL 1 DE AGOSTO NO SE PUEDEN FIRMAR CONTRATOS FEDERATIVOS

La legislación de la UCI es clara también en este punto y los rectores del proyecto de Fernando Alonso lo han explicado siempre bien: no se pueden firmar contratos federativos hasta el 1 de agosto. O, al menos, no se puede decir que han sido firmados. Otra cosa es que muchos equipos firman contratos privados en los que se comprometen con el ciclista y el ciclista con ellos a firmar el contrato federativo en la primera semana de agosto. La UCI no tiene nada en contra de esos contratos privados. Es más, si la UCI marca como fecha la del 1 de agosto es por un motivo burocrático: no estar todo el año recibiendo contratos sueltos de los diferentes equipos y, por tanto, empezar a revisar la documentación con los auditores de Ernst&Young en una fecha concreta.

SEGUNDA CONFUSIÓN: LA COMPRA DE OTRO EQUIPO CON LICENCIA

Otro malentendido que se repite una y otra vez es el de la posibilidad de comprar un equipo con licencia. El manager de Fernando Alonso parece ser que lo desmintió esta misma semana. Pero hay que insistir en una idea: en el ciclismo no se compran las licencias. Puedes comprar un equipo con licencia para cuatro años, pero si esa estructura no tiene puntos, no serás WorldTour en 2015. Las licencias se consiguen y renuevan año a año, así que comprar un equipo existente no es ninguna panacea. Eso no quita para que si compras Omega Pharma (un caso totalmente imposible) resulta evidente que estás comprando ciclistas con los puntos suficientes para ser WorldTour en 2015. Pero no porque tengan licencia sino porque tienen corredores con puntos.

Y AHORA, ¿QUÉ? MUY SENCILLO: BUSCAR 5 CICLISTAS CON PUNTOS EN EL UCI WORLDTOUR

Aclarados esos puntos previos, ahora… ¿qué debe hacer el proyecto de Fernando Alonso para ser WorldTour? Muy sencillo: firmar a 5 ciclistas con suficientes puntos en el UCI WorldTour. Respecto al sistema de otros años, ya no sirven corredores de Irán o de Venezuela con puntos en carreras pequeñas. Eso evitará situaciones “kafkianas”, pero al mismo tiempo dificulta el proceso de selección y negociación.

Si echamos un vistazo a las primeras posiciones del Ranking WorldTour, hay ciclistas muy interesantes, pero casi todos ellos -por no decir todos- tienen contrato en vigor para 2015: Contador, Nibali, Valverde, Nairo Quintana, Peraud, Cancellara, Gerrans, Rui Costa, Sagan, Kwiatkowski, Kristoff, Van Garderen, Bardet, Terpstra…

¿Significa eso que es imposible sacar un equipo WorldTour en 2015? No, desde luego que no. La UCI ha permitido que el sistema sigue siendo abierto en 2015 y 2016. Por tanto, el proyecto de Fernando Alonso debe meterse entre los 18 primeros y eso es suficiente para entrar directamente en la primera liga. La primera opción pasará por romper el contrato de alguno de esos corredores con muchos puntos (para eso es necesario llegar a un acuerdo amistoso con el equipo que tenga el contrato firmado). La segunda opción pasa por buscar cinco corredores en la lista que sumen más puntos que los rivales: los franceses del Europcar y los suizos del IAM.

Partiendo de la premisa de la fusión Cannondale & Garmin, tenemos 17 equipos WorldTour. Los dos últimos siempre son Lotto y Europcar. Pero contando que hay que añadir a uno porque Cannondale desaparece, podemos decir que los tres últimos son Lotto (16º), Europcar (17º) y el equipo profesional IAM (18º). Para entrar directamente en 2015, aunque sea tras pasar el examen oral de la Comisión de Licencias, el proyecto de Fernando Alonso deberá superar al que menos puntos acumule de esos tres, normalmente al IAM. Si lo consigue, será WorldTour. Si no lo consigue, no lo será. Así de sencillo y de complicado al mismo tiempo.