¿Por qué el TAS no da la razón al FC Barcelona y sí a la FIFA?

Estándar

Lo primero que hay que entender cuando uno va al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) es que tiene casi todos las papeletas para ser condenado. Veamos, el TAS es un tribunal de arbitraje cuya existencia arranca de un punto clave: las grandes federaciones internacionales de todos los deportes le han conferido la autoridad necesaria para consolidarse como el último órgano judicial al que se puede apelar. Sin el reconocimiento de las grandes federaciones, los procesos acabarían eternizándose en la justicia ordinaria y, lo que es peor, esas mismas federaciones podrían ver derrotados sus argumentos con facilidad, puesto que la justicia de cada país suele ser mucho más garantista que la que viene aplicando el TAS.

Por tanto y dicho en cristiano, para el FC Barcelona ir al TAS a luchar contra la FIFA era ni más ni menos que jugar un partido fuera de casa. Y si no, ahí están las estadísticas. ¿Cuántos casos por dopaje por ejemplo han sido anulados por el TAS y en cuántos se ha sancionado a los deportistas y apoyado a las federaciones? La inmensa mayoría.

266164_le-tribunal-arbitral-du-sport-tas-a-lausanne-le-6-fevrier-2012Un buen amigo y abogado, de los que ha ido a estos tribunales e incluso ha ganado, me decía que ante el TAS no hay que acudir con palabrería sino que hay que apelar siempre al fondo de la cuestión. Y ése es el gran problema de la sanción del FC Barcelona. En el fondo de la cuestión, el FC Barcelona había incumplido la normativa y no había cambiado su forma de actuar a pesar de los consejos recibidos. Y ahí es donde se pisa terreno pantanoso, puesto que los suizos en general y el TAS en particular jamás aceptará que un condenado reciba un toque de atención y no cambie de actitud.

Pero el tema del FC Barcelona tiene un último punto realmente escandaloso. El sistema en el TAS hace que la FIFA designe a uno de los tres jueces, el FC Barcelona designe a otro y el propio TAS acabe eligiendo al último. Habrá que esperar a tener el fallo completo, pero si como parece también el juez designado por el club catalán ha votado contra el Barça, la cuestión está más que clara: el FC Barcelona no tiene la razón y, además, se debe haber defendido realmente mal.

A partir de ahí se puede hablar de que la FIFA es corrupta, de que un rival ha denunciado anónimamente y por tanto existe una mano negra… pero todo eso no dejan de ser argumentos infantiles que ignoran la realidad del TAS, un tribunal que en su gran mayoría de fallos apoya a las federaciones y que jamás va a analizar el ruido ambiental ni las portadas de la prensa nacional. Para ellos, lo que cuenta es el fondo y el FC Barcelona debería empezar a hacer autocrítica después de un fallo que le deja un año sin fichajes, con un claro perjuicio deportivo y, por supuesto, con un torpedo económico para los periódicos, que viven en gran medida de anunciar fichajes mediáticos.