Blitz o el pánico ante el paso del tiempo

Estándar

Hoy toca hablar de la última novela que he leído: Blitz, de David Trueba. En concreto, es el tercer libro de Trueba que leo y comento -sólo tiene escritos cuatro- y es también el último de los que él ha escrito. Es más, el domingo por la noche Trueba fue protagonista de ese gran programa llamado Página Dos (La 2 de TVE). Pero volvamos al libro y a la temática principal: el pánico ante el paso del tiempo.

Maquetación 1David Trueba focaliza la historia en Beto, un personaje de poco más de treinta años que de repente se siente indefenso y sin rumbo en mitad de una profunda crisis personal. Su novia le deja por un antiguo novio y lo hace enviando un mensaje de texto a su móvil por error. Su trabajo, arquitecto paisajístico, parece no tener salida alguna en esta España sin futuro en la que nos hemos metido. Y todo ello le sucede en Munich, ciudad en la que Beto se siente huérfano, pero de la que tampoco sabe cómo huir. En esa desorientación, Beto conoce a una mujer de sesenta años que, supuestamente, debía ayudarle como traductora a manejarse dentro de un congreso internacional, pero que acabará ayudándole a mucho más.

Esa es la base de una historia en la que Trueba reflexiona una y otra vez sobre el miedo que todos sentimos a hacernos mayores. Lo sienten los niños, quienes quieren seguir creyendo en la magia, pero también los ancianos, que ya hace décadas que saben que esa magia no existe.  En muchos sentidos, Trueba y su melancólica visión de la vida recuerda la película Lost in Translation o la frase de Coixet en una de sus películas: “La vida es matar el tiempo hasta que el tiempo te mata a ti”. Sin embargo, el escritor -y también director de cine- intenta -aunque tal vez no se salga demasiado bien- darle un toque de esperanza al libro, algo que no suele aparecer en muchas de sus otras novelas.

Para conocer más a Trueba, pueden leerse las críticas de Saber perder y Cuatro amigos. Para el que nunca haya leído un libro de Trueba, el consejo es sencillo: Saber perder sigue siendo la mejor -tal vez sería más apropiado hablar de la más completa- de todas sus novelas.