Fernando Alonso y la solución “Ben Hur” a la Fórmula 1

Estándar

Decíamos ayer que muchos de los acontecimientos que ahora consideramos muy modernos ya existían en la época de la Antigua Roma. Y de todos tal vez el mejor ejemplo sea el de la Fórmula 1, una competición que imita y mucho a las carreras de cuadrigas, cuya imagen está grabada a fuego en la mente de todos gracias a la película Ben Hur. Leyendo a Santiago Posteguillo -en los próximos días hablaremos de sus novelas-, podemos desgranar las semejanzas y diferencias entre estos dos espectáculos.

2formula2                                                                                                                                                                                         BEN-HUR

SEMEJANZAS

1. EQUIPOS. Tanto en la Fórmula 1 como en las carreras de cuadrigas hay equipos. Y, además, normalmente se suelen emplear colores brillantes para que sea sencilla la identificación de los coches y los carros por parte de los espectadores. Las carreras de cuadrigas se corrían por equipos y también había cuatro “escuderías”, pero sin patrocinadores comerciales. Eran conocidos por sus colores: rojo, azul, verde y blanco. En total, había tres aurigas (ahora diríamos pilotos) por cada una de esas escuderías, por lo que eran 12 los carros de cuatro caballos presentes en la carrera. En la Fórmula 1 se usan equipos de dos coches y el número suele rondar la veintena.

2. ESTADIOS. La Fórmula 1 vive de los derechos televisivos y de los patrocinadores. Pero alrededor de este acontecimiento hay muchas apuestas (internet es el reino de las apuestas) y, sobre todo, muchos fans dispuestos a pagar por ver en directo la carrera, con sus palco VIP. Todo eso ya existía en Roma, donde había un palco especial para el emperador y su familia y donde las apuestas daban la salsa necesaria a la competición, con miles de espectadores en el Circo Máximo animando a cada una de las cuatro “escuderías”.

DIFERENCIAS

1. CLASIFICACIÓN. En la Fórmula 1 se disputa una mini-carrera a una vuelta el sábado y el mejor tiempo tiene el privilegio de salir delante. Es un sistema justo, pero aburrido. Y como en Roma los grandes eventos podían ser todo menos aburrido se recurrían a un sistema muy diferente: el sorteo. Los 12 equipos participantes sacaban su número como si del bingo se trataba y con esas armas tenían que competir. La verdad es que el sistema romano es mucho más injusto que el actual, pero más divertido. Eso sí, no eran extraños los sobornos a los jueces para que determinado auriga (ahora diríamos piloto) saliera en la mejor posición mientras su rival era destinado al puesto más lejano a la mejor trazada.

2. DIVERSIUM. No era nada habitual en Roma, pero sí lo acabó siendo en Constantinopla. Y sería una medida revolucionaria en la Fórmula 1: tan bonita como imposible ni siquiera de plantear. En la actualidad, el problema en la F1 es que siempre gana el mismo equipo. Durantes años ha sido Red Bull y ahora es Mercedes. La única emoción parece consistir en ver si el equipo frena a uno para dar ventaja al otro, porque ningún otro piloto puede competir contra los coches rivales. Por eso en Constantinopla decidieron introducir el Diversium. Allí sucedía algo similar: los mismos caballos ganaban casi siempre. Y el público acababa preguntándose si en realidad el bueno era el auriga o los caballos. Para evitar suspicacias, se inventó el Diversium, que permitía a uno de los derrotados en las carreras solicitar los caballos de su rival para demostrar que él estaba a la altura del reto. ¿Se imaginan a Fernando Alonso pidiendo en la próxima carrera que le dejen conducir un Mercedes y obligando a Rosberg a conducir su Ferrari? Pues no, no es posible. Pero no me negarán que en Roma y Constantinopla no tenían un mejor sentido del espectáculo que en la actualidad.

Ben Hur, ¿la historia de dos homosexuales?

Estándar

La Semana Santa tiene sus tradiciones. Por ejemplo, la lluvia en Sevilla, que sirve para llenar muchos minutos de telediarios con las lágrimas de los nazarenos. Pero también las películas religiosas y/o de romanos, puesto que en ocasiones coincinden y en ocasiones no… pero siempre son emitidas en plena semana religiosa.

Ben-Hur-Vespa-002Para no variar, es seguro que algún canal emitirá Ben Hur, posiblemente la mejor de todas las películas religiosas/romanos y, sin duda alguna, un de las mejores de la historia del cine. Para empezar, con 11 Oscar fue la película más premiada durante décadas. Pero es que además la escena de la carrera de cuádrigas difícilmente se podrá mejorar en el futuro, por muchos efectos especiales que se utilicen.

Además, Ben Hur también cuenta con una leyenda oscura: la de la homosexualidad encubierta entre los dos actores protagonistas. Y ojo porque el rumor fue lanzado por Gore Vidal, uno de los guionistas del film. Si uno se atreve a escuchar su explicación en inglés (subtitulada en portugués), puede hacerlo en este link: VIDEO. (dura menos de tres minutos y te permitirá tener criterio propio).

BENHUR3Si no, ahí va el resumen de la trama: Gore Vidal siempre dijo que él quiso explicar la historia de Ben Hur como el amor de dos homosexuales que se reencuentran muchos años después. El romano quiere retomar su relación, pero Charlton Heston se niega. Y a raíz de ahí vendrá su enfrentamiento posterior. Gore Vidal dice que las miradas entre ambos y sus diálogos en el primer encuentro son más que significativos. “Siempre tan próximos”. “En todos los sentidos”, contesta el otro.

Pero lo cierto es que Gore Vidal tampoco puede ser tomado muy en serio, puesto que disfrutaba creando polémicas allí por donde pasaba hasta el punto de que fue guionista de Ben Hur poco más de una semana, el tiempo justo para que le conocieran y le despidieran. Otra cosa es que tuviera un talento para la escritura -y la polémica- fuera de lo normal. Y ahí ha dejado para el recuerdo su polémica visión sobre Ben Hur. La próxima vez que veas la película, ya sabes: atento a los primeros minutos y al encuentro de Mesala y Ben Hur. ¿Es amistad? ¿Es amor?

PD: Por cierto, Gore Vidal nunca le dijo a Charlton Heston que estaba interpretando el papel de un homosexual. El ex presidente de la Asociación Nacional del Rifle no parece que hubiera aceptado el comentario de muy buena gana.

Marta Solano (España directo), nueva ministra de Empleo

Estándar

No sé si alguna vez su vida se ha cruzado con el programa España directo. El canal que lo emite es La 1 de Televisión Española y su horario va desde las 18.30 horas hasta las 20.30 horas y de lunes a viernes.

En Televisión Española dicen que es un programa de crónica social, que es tanto como decir que intentan hacer un periodismo blanco. Por tanto, ninguna crítica política y mucho reportaje en directo para buscar la calabaza más grande de un pueblo de Navarra o para reflejar la peligrosa vida de los percebeiros. La otra gracia del programa es que que ningún momento de las dos horas dejamos de ver el rostro de su presentadora: Marta Solano. Y, sin duda alguna, es un gran acierto por parte de TVE.

MARTA SOLANOMarta Solano, de España Directo. (Foto: RTVE)

Marta Solano debe acabar el programa terriblemente cansada, puesto que a sus indudables dotes como presentadora une una capacidad infinita para mostrar caras de asombro, pena, compasión, felicidad… a medida que sus compañeros van desgranando la noticia.

Sinceramente, ahora que Jim Carrey y Ben Stiller parecen haber perdido parte del favor del público, Marta Solano podría ser una buena sustituta de cualquier de ellos. O, al menos, Ben Stiller debería pensar en ella para darle la réplica si un día se plantea hacer la segunda parte de Zoolander.

Zoolander

Ben Stiller, en Zoolander.

De todos modos, puestos a buscar un nuevo oficio para Marta Solano, ahí va la humilde propuesta de este blog: nombrarla ministra de Empleo. Alguno puede pensar que la joven periodista no está preparada para tan importante cargo, pero ese pensamiento sólo puede durar hasta que uno piense en la ilustre lista de zotes que han pasado por ese ministerio previamente (y cada uno puede hacer la lista lo larga que quiera), personas que en algunos casos a duras penas eran capaces de leer una frase con sujeto, verbo y predicado sin perderse por el camino.

Además, si lo pensamos bien… ¿para qué sirve un Ministro de Empleo en un país con seis millones de parados?

fatima bañezFátima Báñez, ministra. (Foto: vigoalminuto.com)

1. Dicen que para contar los parados cada mes, pero para eso nos sirve un funcionario que le dé a la tecla de intro y sume los datos de todas las oficinas del INEM.

2. Dicen que para presentar los datos a la opinión pública, pero los ministros no suelen hacerlo para no quemar su imagen y dejan el marrón a su secretario de Estado.

3. Dicen que para propiciar el diálogo social, pero ya hace años que no tenemos acuerdos con empresarios y sindicatos y ahora mismo vamos camino de que cualquier acuerdo haya que hacerlo a las puertas de Alhaurín (tal vez incluso dentro), por lo que casi nos vendría mejor un funcionario de prisiones. En ese sentido, les recuerdo no sólo los líos de CCOO y, sobre todo, de UGT sino también que el anterior patrón de los empresarios todavía está en la cárcel a la espera de juicio.

4. Dicen que para hacer reformas laborales que permitan mayor flexibilidad (alias, facilitar los despidos), pero en realidad no hay nadie que no sepa y asuma que esas reformas laborales vienen marcadas por los ministerios de Economía y Hacienda. Entonces… ¿para qué sirve un Ministerio de Empleo?

Hagánme caso, para muy poco. Pero puestos a darle un servicio social, al menos podían quitar a Fátima Báñez y ponernos a Marta Solano. Los datos serían similares, pero veríamos su sonrisa impagable cuando baje el paro y su cara de pena cuando suban los parados. De todos modos, con el cambio saldríamos perdiendo una de las mejores presentadores de TVE… y puestos a elegir, es mejor tenerla dos horas todos los días en televisión que 15 minutos cada mes para dar las cifras del paro en una rueda de prensa en la que no se aceptan preguntas… lo que nos devuelve al principio: ¿para qué sirve un Ministro de Empleo?