Huesos en el Jardín, la última aventura de Kurt Wallander (y una visión de la novela negra)

Estándar

Da lo mismo si te gusta o no te gusta leer. Tu hombre es el escritor Henning Mankell. Da exactamente lo mismo si lees un libro cada semana, uno cada mes o uno cada año. La serie que debes leer es la protagonizada por el policía Kurt Wallander. Un comienzo de entrada tan arrollador es pocas veces posible, puesto que el gusto de los lectores es casi tan variado como el número de habitantes sobre el planeta Tierra. Pero Mankell y Wallander son un seguro de vida. Veamos por qué.

En los últimos años se ha puesto de moda la novela negra. Sin embargo, la novela negra no es algo reciente, puesto que empieza en los años 30 con autores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Para no ponernos en plan catedrático, lo resumiremos de la forma más sencilla posible: la novela negra es una evolución lógica de la novela policíaca. Aquellos relatos de Sherlock Holmes o Agatha Christie son blancos respecto a la nueva realidad que autores como Hammet y Chandler quieren describir: en la novela negra lo importante no es tanto quién es el asesino sino describir -con realismo y por tanto con violancia- el día a día de los bajos mundos.

En España -y en todo el mundo- se vivió hace unos años un auténtico fenómeno editorial con la saga Millenium de Stieg Larsson: Los hombres que no amaban a las mujeres,  La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y, por último,  La reina en el palacio de las corrientes de aire, todas ellas adaptadas al cine tanto en Europa como en Estados Unidos. Pero ese éxito comercial de Larsson tenía sus precedentes. Y no hay nadie mejor que Henning Mankell.

MANKELLMankell es el gran maestro de la novela negra escandinava y, podríamos decir, que europea. Este autor ha escrito hasta 15 novelas dentro de la serie de Wallander. Y ha conseguido el difícil reto de unir calidad literaria con capacidad adictiva, es decir, todas sus novelas enganchan y, al mismo tiempo, están muy bien escritas.

Si nunca has leído ninguna, es el momento de hacerlo. En orden cronológico, estos son los títulos: Asesinos sin rostro, Los Perros de Riga, La leona blanca, El hombre sonriente, La Falsa Pista, La Quinta Mujer, Pisando los talones, Cortafuegos, Antes de que hiele, Huesos en el Jardín, El Hombre Inquieto y La Pirámide (que son cuentos sobre los orígenes del policía). El retorno del profesor de baile y Antes de que hiele están unidas a la serie.

La novedad editorial es la publicación de Huesos en el Jardín. Ha sido la última obra en ver la luz pública, pero no es la última cronológicamente hablando. En realidad, tampoco es una novela, puesto que apenas son 158 páginas y, por tanto, se lee perfectamente en un par de días.

MANKELL2

La historia de Huesos en el Jardín nace con la idea del protagonista, Kurt Wallander, de irse a vivir al campo. Parece haber encontrado una casa que se adapta a sus gustos y su bolsillo hasta que en la inspección ocular de la misma choca con una mano. El descubrimiento del cadaver lleva a la policía sueca a iniciar una investigación criminal que nos permite ver como los recortes también hacen mella en la policía y como los jefes de Wallander no parecen muy interesados en un cadaver que está enterrado allí muchas décadas. Sin embargo, el policía acabará descubriendo que el autor del asesinato sigue vivo en un final trepidante.

Para los lectores de Mankell y Wallander, Huesos en el jardín no es ni mucho menos la mejor de las despedidas posibles. Es simplemente una última mirada a un personaje entrañable, puesto que el escritor ha garantizado -y está cumpliendo- que jamás volverá a escribir nada protagonizado por Wallander. Así que para cualquier lector que nunca haya leído a Mankell, lo mejor es que empiece con Asesinos sin rostro, la primera de las novelas. Y si no se atreve con una serie tan larga, puede ir a la mejor, que posiblemente sea La Quinta Mujer.