Análisis de la situación del proyecto de Fernando Alonso para 2015

Estándar

El 1 de agosto era señalado por todo el mundo -y sobre todo por los protagonistas- como la fecha clave para que conozcamos todos los detalles del proyecto -aún no se puede hablar de equipo- de Fernando Alonso. Por lo tanto, pronto conoceremos los patrocinadores, los ciclistas y las líneas fundamentales del proyecto. Pero antes de esos anuncios públicos sería bueno dar un repaso a la situación legal y administrativa, puesto que entre el gran público y la prensa sigue habiendo confusiones constantes que nacen en la mayoría de los casos del desconocimiento del reglamento UCI. Vamos a intentar poner luz de forma transparente y pedagógica.

Fernando AlonsoFECHA 1 DE AGOSTO. ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE?

PRIMERA CONFUSIÓN: SOLICITUD DE LICENCIA. SE PUEDE HACER HASTA EL 15 DE AGOSTO.

Estos días se está leyendo constantemente que el proyecto de Fernando Alonso debía esperar al 1 de agosto para tener la licencia y que una vez solicitada, ya puede fichar a los corredores que desee. Vamos por partes. La UCI no marca ninguna fecha “mínima” para solicitar la licencia, es decir, la licencia para 2015 se puede pedir el 1 de enero de 2014. Lo único que la UCI señala es una fecha “máxima” o límite: 15 de agosto. Es decir, si ese día no está la documentación en Suiza, ya no puedes ser equipo WorldTour. Pero ojo: la documentación es simplemente un formulario con datos administrativos de la empresa: donde estás, número de fax, quién se va a encargar de la inscripción… Sólo burocracia sin ningún compromiso serio. Es una simple expresión de deseo. El pago del dinero de la candidatura de licencia (16.000 euros) no es sino el 1 de septiembre y la presentación de avales y contratos de patrocinio todavía se retrasa hasta el 1 de octubre.

Además, la concesión de la licencia es otra cosa bien distinta. Dependiendo de si hay muchos candidatos o no, de si hay muchos equipos que cumplen con todos los trámites a la primera… la decisión no llegará hasta noviembre e incluso diciembre. Por tanto, hay que empezar a fichar sin saber si el equipo será WorldTour o profesional. Pero eso es lo que le ocurre exactamente a todos los equipos del mundo.

PRIMER ACIERTO: HASTA EL 1 DE AGOSTO NO SE PUEDEN FIRMAR CONTRATOS FEDERATIVOS

La legislación de la UCI es clara también en este punto y los rectores del proyecto de Fernando Alonso lo han explicado siempre bien: no se pueden firmar contratos federativos hasta el 1 de agosto. O, al menos, no se puede decir que han sido firmados. Otra cosa es que muchos equipos firman contratos privados en los que se comprometen con el ciclista y el ciclista con ellos a firmar el contrato federativo en la primera semana de agosto. La UCI no tiene nada en contra de esos contratos privados. Es más, si la UCI marca como fecha la del 1 de agosto es por un motivo burocrático: no estar todo el año recibiendo contratos sueltos de los diferentes equipos y, por tanto, empezar a revisar la documentación con los auditores de Ernst&Young en una fecha concreta.

SEGUNDA CONFUSIÓN: LA COMPRA DE OTRO EQUIPO CON LICENCIA

Otro malentendido que se repite una y otra vez es el de la posibilidad de comprar un equipo con licencia. El manager de Fernando Alonso parece ser que lo desmintió esta misma semana. Pero hay que insistir en una idea: en el ciclismo no se compran las licencias. Puedes comprar un equipo con licencia para cuatro años, pero si esa estructura no tiene puntos, no serás WorldTour en 2015. Las licencias se consiguen y renuevan año a año, así que comprar un equipo existente no es ninguna panacea. Eso no quita para que si compras Omega Pharma (un caso totalmente imposible) resulta evidente que estás comprando ciclistas con los puntos suficientes para ser WorldTour en 2015. Pero no porque tengan licencia sino porque tienen corredores con puntos.

Y AHORA, ¿QUÉ? MUY SENCILLO: BUSCAR 5 CICLISTAS CON PUNTOS EN EL UCI WORLDTOUR

Aclarados esos puntos previos, ahora… ¿qué debe hacer el proyecto de Fernando Alonso para ser WorldTour? Muy sencillo: firmar a 5 ciclistas con suficientes puntos en el UCI WorldTour. Respecto al sistema de otros años, ya no sirven corredores de Irán o de Venezuela con puntos en carreras pequeñas. Eso evitará situaciones “kafkianas”, pero al mismo tiempo dificulta el proceso de selección y negociación.

Si echamos un vistazo a las primeras posiciones del Ranking WorldTour, hay ciclistas muy interesantes, pero casi todos ellos -por no decir todos- tienen contrato en vigor para 2015: Contador, Nibali, Valverde, Nairo Quintana, Peraud, Cancellara, Gerrans, Rui Costa, Sagan, Kwiatkowski, Kristoff, Van Garderen, Bardet, Terpstra…

¿Significa eso que es imposible sacar un equipo WorldTour en 2015? No, desde luego que no. La UCI ha permitido que el sistema sigue siendo abierto en 2015 y 2016. Por tanto, el proyecto de Fernando Alonso debe meterse entre los 18 primeros y eso es suficiente para entrar directamente en la primera liga. La primera opción pasará por romper el contrato de alguno de esos corredores con muchos puntos (para eso es necesario llegar a un acuerdo amistoso con el equipo que tenga el contrato firmado). La segunda opción pasa por buscar cinco corredores en la lista que sumen más puntos que los rivales: los franceses del Europcar y los suizos del IAM.

Partiendo de la premisa de la fusión Cannondale & Garmin, tenemos 17 equipos WorldTour. Los dos últimos siempre son Lotto y Europcar. Pero contando que hay que añadir a uno porque Cannondale desaparece, podemos decir que los tres últimos son Lotto (16º), Europcar (17º) y el equipo profesional IAM (18º). Para entrar directamente en 2015, aunque sea tras pasar el examen oral de la Comisión de Licencias, el proyecto de Fernando Alonso deberá superar al que menos puntos acumule de esos tres, normalmente al IAM. Si lo consigue, será WorldTour. Si no lo consigue, no lo será. Así de sencillo y de complicado al mismo tiempo.

 

Fernando Alonso y la solución “Ben Hur” a la Fórmula 1

Estándar

Decíamos ayer que muchos de los acontecimientos que ahora consideramos muy modernos ya existían en la época de la Antigua Roma. Y de todos tal vez el mejor ejemplo sea el de la Fórmula 1, una competición que imita y mucho a las carreras de cuadrigas, cuya imagen está grabada a fuego en la mente de todos gracias a la película Ben Hur. Leyendo a Santiago Posteguillo -en los próximos días hablaremos de sus novelas-, podemos desgranar las semejanzas y diferencias entre estos dos espectáculos.

2formula2                                                                                                                                                                                         BEN-HUR

SEMEJANZAS

1. EQUIPOS. Tanto en la Fórmula 1 como en las carreras de cuadrigas hay equipos. Y, además, normalmente se suelen emplear colores brillantes para que sea sencilla la identificación de los coches y los carros por parte de los espectadores. Las carreras de cuadrigas se corrían por equipos y también había cuatro “escuderías”, pero sin patrocinadores comerciales. Eran conocidos por sus colores: rojo, azul, verde y blanco. En total, había tres aurigas (ahora diríamos pilotos) por cada una de esas escuderías, por lo que eran 12 los carros de cuatro caballos presentes en la carrera. En la Fórmula 1 se usan equipos de dos coches y el número suele rondar la veintena.

2. ESTADIOS. La Fórmula 1 vive de los derechos televisivos y de los patrocinadores. Pero alrededor de este acontecimiento hay muchas apuestas (internet es el reino de las apuestas) y, sobre todo, muchos fans dispuestos a pagar por ver en directo la carrera, con sus palco VIP. Todo eso ya existía en Roma, donde había un palco especial para el emperador y su familia y donde las apuestas daban la salsa necesaria a la competición, con miles de espectadores en el Circo Máximo animando a cada una de las cuatro “escuderías”.

DIFERENCIAS

1. CLASIFICACIÓN. En la Fórmula 1 se disputa una mini-carrera a una vuelta el sábado y el mejor tiempo tiene el privilegio de salir delante. Es un sistema justo, pero aburrido. Y como en Roma los grandes eventos podían ser todo menos aburrido se recurrían a un sistema muy diferente: el sorteo. Los 12 equipos participantes sacaban su número como si del bingo se trataba y con esas armas tenían que competir. La verdad es que el sistema romano es mucho más injusto que el actual, pero más divertido. Eso sí, no eran extraños los sobornos a los jueces para que determinado auriga (ahora diríamos piloto) saliera en la mejor posición mientras su rival era destinado al puesto más lejano a la mejor trazada.

2. DIVERSIUM. No era nada habitual en Roma, pero sí lo acabó siendo en Constantinopla. Y sería una medida revolucionaria en la Fórmula 1: tan bonita como imposible ni siquiera de plantear. En la actualidad, el problema en la F1 es que siempre gana el mismo equipo. Durantes años ha sido Red Bull y ahora es Mercedes. La única emoción parece consistir en ver si el equipo frena a uno para dar ventaja al otro, porque ningún otro piloto puede competir contra los coches rivales. Por eso en Constantinopla decidieron introducir el Diversium. Allí sucedía algo similar: los mismos caballos ganaban casi siempre. Y el público acababa preguntándose si en realidad el bueno era el auriga o los caballos. Para evitar suspicacias, se inventó el Diversium, que permitía a uno de los derrotados en las carreras solicitar los caballos de su rival para demostrar que él estaba a la altura del reto. ¿Se imaginan a Fernando Alonso pidiendo en la próxima carrera que le dejen conducir un Mercedes y obligando a Rosberg a conducir su Ferrari? Pues no, no es posible. Pero no me negarán que en Roma y Constantinopla no tenían un mejor sentido del espectáculo que en la actualidad.

El equipo de Fernando Alonso podrá ser WorldTour en 2015

Estándar

La primera división del ciclismo mundial seguirá siendo abierta. Al menos, durante 2015 y 2016. Por tanto, el equipo de Fernando Alonso y cualquier otro proyecto nuevo que pueda surgir a corto y medio plazo saben que tienen todas las posibilidades del mundo de entrar directamente en el UCI WorldTour (1ª División), según hemos confirmado de fuentes de toda solvencia.

Fernando AlonsoLa Unión Ciclista Internacional sigue trabajando en la reforma del ciclismo. Y recientemente remitió a los equipos una carta con las nuevas líneas básicas de la reforma. En ellas se incluían algunas novedades, entre ellas la posibilidad de que los equipos nuevos puedan aspirar directamente a entrar en el WorldTour en 2015 y 2016, algo que parecía que iba a estar vetado.

uci-world-tourLa nueva reforma, por tanto, se establecerá en tres fases: durante 2015 y 2016 se vivirá un período de transición, en 2017 se empezará a aplicar en casi todos sus aspectos y desde 2018 hasta 2020 estará plenamente consolidada con un doble calendario de elite y con dos divisiones de oro, una primera categoría de sólo 16 equipos y una segunda división de sólo ocho formaciones.

El cambio no puede dejar de ser positivo. Y no por el hecho de que beneficie en concreto los planes de Fernando Alonso sino por el hecho de aportar tiempo para la adaptación a la reforma tanto por parte de los equipos como de los organizadores, que también se verán afectados por los cambios de esta nueva revolución. Al final, incluir dos años de transición no es sino un buen paso en el camino correcto.

@JQuintana76

 

Fernando Alonso, un soplo de aire fresco en el ciclismo

Estándar

Uno de los grandes éxitos del fútbol es la sencillez de sus normas. Es cierto que la gran mayoría del público -no hablamos de los aficionados- nunca llegan a entender bien la regla del fuero de juego. Pero tampoco hace falta conocerla para saber quién vence un partido y quién gana una Liga o una Champions League.

El ciclismo, por otro lado, es todavía más sencillo que el fútbol: hay una línea de salida y una línea de llegada. Y resulta obvio que el primero en pisar la meta es el vencedor de la carrera. No hay fueras de juego ni nada que pueda enturbiar la comprensión de lo que ocurre en la pantalla… El problema es que luego no sabemos trasladar esa sencillez de la competición a ligas, challenges… igualmente comprensibles.

La ahora añorada Copa del Mundo de clásicas, por ejemplo, fue duramente criticada en su nacimiento. Luego llegó el ProTour y comprendimos que la Copa del Mundo era mejor. Más tarde, el ProTour pasó a ser WorldTour y seguimos con las críticas al sistema y a los malditos puntos… y lo peor de todo es que la nueva revolución que nos espera a la vuelta de la esquina despierta todavía más interrogantes.

El principal defecto de la nueva liga (2015-2020) es el freno a los nuevos equipos. El caso de Fernando Alonso es el mejor ejemplo, un equipo que puede entrar en el ciclismo con el dinero suficiente para estar en la elite pero al que se obligará a estar al menos un año en la segunda división. Y el problema no es ese año de espera -el equipo de Alonso correrá al menos dos grandes en su primera temporada-, el gran problema es la sensación de que las normas las hacen los que ahora mismo controlan el ciclismo internacional. Eso sí es un problema, puesto que hacen que impere una visión cortoplacista donde sólo se tiene en cuenta lo que a mí -y a mi equipo- me/nos interesa en este momento.

Fernando AlonsoFoto: PresidenBertho

El ciclismo tiene graves problemas de credibilidad. Pero también de normativa y sencillez. El sistema vigente de puntos tiene un lado oscuro claro -la falta de transparencia- pero también tiene un lado muy positivo: ofrece oportunidades a todos, los que existen y los que quieran llegar. Y se ha ido puliendo el sistema de puntos hasta llegar a un año en el que apenas hay ya fichajes exóticos.

El nuevo sistema, en cambio, obligará a Fernando Alonso -y a cualquier proyecto nuevo- a comenzar en 2ª División incluso aunque pueda fichar a los mejores corredores del mundo. Y mantendrá en 1ª División a equipos de inferior nivel. Eso no es justo.

Lo único bueno, pensando en el proyecto de Alonso, es que si algo ha mostrado el asturiano en su trayectoria deportiva es la constancia, por lo que no parece que vaya a echarse atrás ante las dificultades sino más bien al contrario. Además, su llegada activará el mercado español -la competencia siempre es sana- y al mismo tiempo traerá un grupo de personas nuevas, con nula experiencia en la gestión de equipos de gran nivel… para bien y para mal. Es decir, cometarán errores propios de principiantes pero también se atreverán a seguir caminos nuevos que los equipos ya consolidados ni siquiera se plantean.

Por tanto, este nuevo proyecto pensado para 2015 va a ser sin duda un soplo de aire fresco para el ciclismo español, pero también para el internacional. Lo importante ahora es que Fernando Alonso acierte con la tecla clave en los proyectos ciclistas: los patrocinios y los líderes. Experiencia en buscar la tecla adecuada también tiene, la verdad.

FERNANDO ALONSO2Foto: PresidenBertho