Los números del fútbol español: fiel reflejo de la sociedad

Estándar

El inefable secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, salió muy ufano a explicar los números del fútbol español en rueda de prensa. De paso, se colgó las medallas oportunas por el sistema de control económico que han instaurado y que según él está funcionando muy bien, puesto que las deudas han dejado de crecer de forma exponencial e incluso empiezan a reducirse.

De todos modos, vamos a mirar los detalles. Según han anunciado, los equipos de fútbol de 1ª y 2ª División ganaron en total 106 millones de euros. ¿Mucho? ¿Poco? No se preocupen, yo se lo explico: “Salvo los años de la guerra de las teles (los equipos recibieron grandes cantidades por sus derechos televisivos), nunca se había dado beneficios en un ejercicio”.Es decir, no es ni mucho ni poco. Es una excepción. Para lograr esos beneficios, nos comentaron que los salarios han bajado un 2,3%. Pero vamos a la cifra total: los clubes deben 3.573 millones de euros. La deuda, por tanto, ha descendido 200 millones de euros (supone una reducción del 5 por ciento). Es decir, si en un año excepcionalmente bueno logran bajar la deuda 200 millones, eso significa que con casi 18 años igualmente buenos se lograría dejar la deuda en cero. Es decir, ¡imposible!

Para acabar de sacar pecho, Cardenal nos explica: “De las cinco principales Ligas, Inglaterra, Francia, Italia están en pérdidas, pérdidas importantes. La liga de Alemania presenta beneficios y España está en equilibrio financiero. Es la primera vez que se demuestra que España no está en pérdidas”.

Al final, como se puede ver, sólo en Alemania el fútbol es rentable. ¿Por qué? Pues porque al final el fútbol no es sino fiel reflejo a la sociedad en la que vive. Y los alemanes tienen la curiosa costumbre de gastar únicamente el dinero que tienen. Y parece que no les va mal… Aquí sacamos pecho por reducir la deuda un 5%. Si lo piensan bien, a este ritmo en 2032 tendremos la deuda en cero… O eso se supone porque hablamos de seguir reduciendo la deuda al ritmo de un año excepcional. Así que ya pueden ir olvidándose de esa velocidad de crucero. Aquí se estila más otro sistema: hacer la pelota de la deuda lo más grande posible y buscar la solución gubernamental. Una vez fue el nacimiento de la quiniela, otra vez fueron los campos de fútbol para el Mundial de 1982, otra vez fueron las conversiones en Sociedades Anónimas… siempre hubo chanchullo para camuflar algo muy sencillo: lograr que el Estado pague las deudas de los clubes.

¿Soluciones? Ya lo hemos dicho más de una vez. El ciclismo es el espejo perfecto (en algo es modélico), con auditorías estrictas, revisión de contratos, de gastos y todo gestionado desde Suiza para evitar chanchullos locales. Si el equipo es viable, tiene licencia. Si el plan de negocio no es viable,  el equipo no es aceptado. Mañana detallaremos mejor cómo es el proceso, aunque algunos seguro que no quieren ni empezar a leer. ¡Se imaginan a los presidentes avalando de verdad los sueldos de los futbolistas con dinero de su bolsillo!