Se marcha Philip Kerr, uno de los más grandes

Estándar
KERR

El fin de semana me dejó un regusto amargo cuando en mi tablet apareció un titular impactante: la muerte de Philip Kerr,  a los 62 años de edad. Estoy seguro de que muchas personas no conocen a este escritor británico. Pero no hay duda alguna de que merece ser conocido. Después de echar un vistazo a mi biblioteca personal, he descubierto que he leído al menos seis novelas de Kerr, muchas más de las que imaginaba. Y es que es un autor que nunca decepciona cuando uno abre las páginas de cualquiera de sus libros.

Kerr tiene dos grandes series. La primera y por la que se hizo más famoso es la Serie de Bernie Gunther. Este detective vive en la Alemania nazi y hace juegos malabares para intentar salir con vida de un país y de un régimen en el que no cree. La primera de las novelas de esta serie y la primera que leí de Kerr es Violetas de marzo. Su personaje es, sobre todo, un faltón. Y ese tipo de literatura suele gustar más a hombres que a mujeres (perdón es una reflexión hecha tras una amplia encuesta personal).

La serie me gustaba tanto que incluso me animé a comprar y leer dos libros en inglés. Conocía el personaje, el ambiente… y eso siempre facilita la lectura para los que no somos genios en la lengua inglesa. Y sinceramente no tuve mayores dificultades para leer las novelas, lo que me sirvió para ir mejorando el inglés y disfrutar más de Kerr.

La otra gran serie, que se ha quedado terriblemente corta, estaba centrada en el fútbol. Ahí me ha dado tiempo a leer dos de las tres novelas. Y son muy recomendables (de nuevo, más recomendables para hombres que para mujeres. Y perdón de nuevo por el tópico). Lo mejor de Kerr, sin duda alguna, no eran las tramas sino las frases de sus personajes. En su día, hablé en el blog de Mercado de Invierno. Y recordé una de sus mejores frases: «En el fútbol no se puede jugar bajo los focos sin que haya sombras».

Eso es lo que hacía Kerr: poner su foco sobre los personajes y darles vida propia. Ahora, todos ellos se han quedado sin creador y nosotros sin uno de los autores más interesantes de este inicio de siglo XXI, si de novela negra hablamos.

Serie de Bernie Gunther
1. Violetas de marzo (March Violets, 1989), ambientada en Berlín en 1936, RBA Serie Negra.
2. Pálido criminal (The Pale Criminal, 1990), ambientada en Berlín en 1938, RBA Serie Negra.
3. Réquiem alemán (A German Requiem, 1991), ambientada en Berlín y Viena en 1947-48, RBA Serie Negra.
4. Unos por otros (The One From the Other, 2006), ambientada en Múnich en 1949, RBA Serie Negra.
5. Una llama misteriosa (A Quiet Flame, 2008), ambientada en Buenos Aires en 1950, RBA Serie Negra.
6. Si los muertos no resucitan (If The Dead Rise Not, 2009), ambientada en Berlín en 1934 y en La Habana en 1954, RBA Serie Negra.
7. Gris de campaña (Field Grey, 2010), ambientada en La Habana en 1954, con flashbacks en Berlín 20 años antes, RBA Serie Negra.
8. Praga mortal (Prague Fatale, 2011), ambientada en Berlín y Praga en 1941, RBA Serie Negra.
9. Un hombre sin aliento (A Man Without Breath, 2011), ambientada en la Oficina de Crímenes de Guerra de la Wehrmacht en 1943, RBA Serie Negra.5​
10. La dama de Zagreb (The Lady from Zagreb, 2015), ambientada en Berlín, Croacia y Suiza en 1942, RBA Serie Negra.
11. El otro lado del silencio (The other side of silence, 2016), ambientada en la Riviera Francesa, en 1956, RBA Serie Negra.
12. Prussian Blue (2017), ambientada en 1939 y algunas escenas en 1956, no publicada en español.
13. Greeks Bearing Gifts (2018), no publicada en español.

Serie Scott Manson
1. Mercado de invierno (January Window, 2014), ambientada en Londres, RBA Libros.
2. La mano de Dios (Hand of God, 2015), ambientada en Atenas, RBA Libros.
3. Falso nueve (False Nine, 2015), RBA Libros.

Ya hay nueva portada para Cuervos y palomas

Estándar
PORTADA CUERVOS Y PALOMAS6

Como el movimiento se demuestra andando, voy con la primera de las novedades de Cuervos y palomas: el cambio de portada. No hace mucho publiqué que lanzaría la versión en eBook para el día del libro (y de mi santo): el 23 de abril. Así que no podemos perder ni un segundo.

Ya está en marcha una nueva corrección (toca releer el caso), una nueva maquetación y una nueva portada. Durante semanas incluso he pensado hasta en el cambio del título. Sinceramente, me gustaba:  Tiempo de cuervos. Pero no lo voy a cambiar por los lectores. Son muchos los que compraron el libro Cuervos y palomas y si ven un título diferente pueden confundirse, comprarlo y comprobar, posteriormente, que han comprado un libro que ya tenían en su poder. Así que mejor lo dejamos como está… y no jugamos con fuego.

El segundo compromiso, la publicación de la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez, también avanza a buen ritmo. La idea es publicarlo antes del 1 de octubre. Y no debería haber ningún problema para llegar a tiempo. Incluso si me respetan las “lesiones” (volúmenes exagerados de trabajo), intentaré publicarlo antes del verano para que pueda ser leído en vacaciones. Por cierto, ya tengo título e incluso portada. Pero esa doble novedad la dejamos para otro programa, que diría Iker Jiménez.

Doble compromiso literario para 2018 (innegociable)

Estándar
cuervos-y-palomas

Hace ya mucho tiempo (tal vez demasiado) publiqué mi primera novela: Cuervos y Palomas. Ahora, es tiempo de recuperar ese impulso creador. Y para que el día a día no me sepulte en nuevas iniciativas, ahí va el doble compromiso:

-Antes del 23 de abril de 2018 (el día de San Jorge y de los lectores) sacaré una versión digital del libro Cuervos y Palomas para los amantes de los lectores kindle. Además, incorporaré un par de novedades en el estilo más que en el fondo.

-Y antes del 1 de octubre de 2018 publicaré la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Ya tengo título y portada. Y estoy dándole un último repaso. Me falta la lectura de esos amigos especialistas en encontrar erratas hasta debajo de las piedras. Y a la imprenta!

Lo reconozco: soy miembro de una secta

Estándar
FOTO

Los últimos meses de silencio en el blog me han servido para ganar tiempo en otras actividades. Por ejemplo, la lectura. Pero, sobre todo, han sido meses de formación que acaban con este reconocimiento público: soy miembro de una secta. Sí, mi secta se llama Value Investing (Inversión en Valor). Y tenemos una característica especial: no intentamos conseguir adeptos.

Lo malo de ser un tipo obsesivo es que cuando comienzas con un tema… no es fácil que lo dejes aparcado en cinco minutos. Empecé en la secta hace tiempo, aunque entonces aún no lo sabía. Todo arrancó con la lectura del libro Inviertiendo a largo plazo, de Francisco García Paramés. Es un buen modo de comenzar con el Investing Value. También lo son los libros de Peter Lynch: Un paso por delante de Wall Street o Batiendo a Wall Street (es mejor el primero).

La zona más avanzada y compleja son los libros de Benjamin Graham: El inversor inteligente y Security Analisis (es mucho más asequible técnicamente el primero que el segundo). Estos dos libros son, sin duda alguna, la gran biblia (el viejo y nuevo testamento, para que nos entendamos).

Llevo ya tres párrafos y aún no he explicado nada de mi nueva secta. Esa es precisamente una de las claves del Value Investing (Inversión en Valor). Si todo el mundo aplicara nuestros criterios, el mundo sería mejor… no tenemos duda alguna. Pero también está claro que no podemos romper años de incultura financiera generalizada y fomentada desde todos los poderes públicos y privados.

Además, muchas de nuestras ideas son auténticas locuras (loco es sencillamente pensar al revés de lo que piensa la mayor parte de la gente). Por ejemplo, ahí van algunas ideas de Warren Buffett, conceptos todos ellos que pueden ser calificados como altamente peligrosos para la sociedad creada en este inicio de este siglo XXI:

1. “Invierte en ti mismo. Eres tu mayor activo, con diferencia. Cualquier cosa que hagas para mejorar tu talento y ser más valioso se recompensará en el futuro”.

2. “Cuesta 20 años en construir una reputación y 5 minutos arruinarla. Si piensas sobre ello, harás las cosas de forma diferente”.

3. “Disfrutamos del proceso mucho más que de las ganancias” (esto lo dice la 3ª persona más rica del mundo, pero el tipo que lleva décadas sin cambiar de casa ni de ¡coche!

4. “Cuando piensas en comprar una cosa, debes preguntarte qué pasaría si no la compras. Si la respuesta es nada, es mejor que no la compres. Y olvida la posibilidad de comprar con crédito”

5. “La regla número uno es no perder dinero. La regla número dos es no olvidar la regla número uno”.

Y hasta aquí llega la reflexión inicial del Value Investing. Otro día haremos un repaso de las mayores tonterías económicas que se han visto en estos últimos años… y que se volverán a ver dentro de no mucho tiempo.


Nuevas ilusiones para 2018

Estándar
notebook-writing-hand-pencil-wood-office-697821-pxhere.com

Fue a principios de agosto de 2017 cuando dejé de escribir en el blog. Sinceramente, no se trató de una decisión mediatada. Fue una simple elección por “aplastamiento”. Y es que el trabajo que hemos tenido que desarrollar en agosto, septiembre, octubre, noviembre… ha sido muchísimo más grande del que jamás habría imaginado, así que tocó permanecer en silencio y centrar todos los esfuerzos en dar la satisfacción al cliente, que diría Juan Roig.

Ahora, ya más relajado, es tiempo de buscar nuevos dolores de cabeza. Sólo así puede ser entendida la vida. Lo explicaba muy bien Vargas Llosa cuando analizaba El Quijote. Alonso Quijano muere cuando deja de luchar por sus ilusiones, aunque estuvieran totalmente fuera de la realidad. Nuestras ilusiones tal vez también están fuera de la realidad. Pero son el motor de la vida. Así que fin al tiempo de silencio en el blog. Y, además, pronto habrá novedades, ya que el tiempo empleado… ha sido de trabajo pero también de reflexión sobre el mundo de la literatura. Pronto (o eso espero) anunciaremos novedades.

Gomorra o una sensación agridulce

Estándar
GOMORRA

Aprovechando el verano he buceado en el baúl de los recuerdos hasta encontrar un libro cuya lectura había ido retrasando durante mucho tiempo. Hablo de Gomorra, una novela/ensayo de Roberto Saviano y que está centrada en la Camorra y su control de toda una región de Italia y de la vida y obra de todas las personas que allí viven.

Lo cierto es que el libro me ha dejado un sabor agridulce. No tengo nada que objetar contra Saviano. Es más, merece todos los elogios del mundo puesto que ha puesto su vida entera en favor de la verdad y en la lucha contra la camorra (mafia) y la cocaína. Pero su estilo no me convence. El libro, mitad ficción-mitad reportaje periodístico, es un constante salto de historias, de anécdotas… sin orden ni concierto. En el fondo, te sumerge en un caos en el que te envuelve con cifras, chismes, datos incontestables hasta el punto de que acabas comprendiendo bien lo que quiere transmitir, pero de forma totalmente anárquica, lo que hace que la visión global quede difuminada.

El libro, por tanto, es interesante pero creo que ha envejecido mal, especialmente para los no italianos. Para nosotros, la historia de esta familia o de aquella otra es simplemente anecdótica. Por eso se echa en falta una mayor y mejor explicación de los entramados. De todos modos, el gran acierto es explicar que la Camorra forma parte de un entramado delictivo mundial, con ramificaciones en todos los continentes, con control en los puertos y con estructura empresarial. Los tiempos de saquear a los pequeños negocios se han acabado. Ahora hasta son prestamistas de esos mismos negocios a los que imponen el uso de proveedores que pertenecen a sus estructuras económicas. Y es que el libro insiste una y otra vez en una idea: la Camorra es ahora la Gran Empresa.

Ampliación del campo de batalla, la primera novela de Houllebecq

Estándar
ampliacion

Después de leer varias noveles de Michele Houllebecq, tenía interés personal por detenerme en el comienzo de todo, su primera novela. Por fin, entre viaje y viaje, encontré un hueco para leer Ampliación del campo de batalla. Mi sensanción inicial es que no se trata de la mejor de sus obras ni tampoco de la más interesante. Pero no es un mal libro.

Houllebecq desgrana la vida de un informático sin ambición, de un informático que vive en una alegre depresión, lenta y suave. Esa visión del mundo es constante en la obra literaria de Houllebecq, por lo que una vez leídas varias de sus novelas, no significa ninguna revolución intelectual de un hombre, Houllebecq, que sin duda alguna escribe para sorprender y obligar a reflexionar.

El mejor pasaje de la obra es el siguiente fragmento: “Definitivamente, me decía, no hay duda de que en nuestra sociedad el sexo representa un segundo sistema de diferenciación [...]. Igual que el liberalismo económico desenfrenado, y por motivos análogos, el liberalismo sexual produce fenómenos de empobrecimiento absoluto. Algunos hacen el amor todos los días, otros cinco o seis veces en su vida, o nunca. Algunos hacen el amor con docenas de mujeres, otros con ninguna. Es lo que se llama la ley del mercado. En un sistema económico que prohíbe el despido libre, cada cual consigue, más o menos, encontrar su hueco. En un sistema sexual que prohíbe el adulterio, cada cual se las arregla, más o menos, para encontrar su compañero de cama. En un sistema económico perfectamente liberal, algunos acumulan considerables fortunas; otros se hunden en el paro y la miseria. En un sistema sexual perfectamente liberal, algunos tienen una vida erótica variada y excitante; otros se ven reducidos a la masturbación y a la soledad. El liberalismo económico es la ampliación del campo de batalla, su extensión a todas las edades de la vida y a todas las clases de la sociedad”.

Y como siempre suele ocurrir, los personajes de Houllebecq no encuentran la felicidad en ninguno de los ámbitos. El protagonista de esta novela, por ejemplo, lleva dos años sin pareja y lo que es peor ya no aspira a tenerla ni siente motivación alguna en ese pensamiento. Pero es que le sucede lo mismo con los amigos, con su trabajo y con la vida misma. Como bien dice: “Estoy prisionero en mi mismo. He fallado el blanco de la vida”.

El libro, por tanto, no es aconsejable para personas que estén viviendo momentos delicados en su vida, puesto que Houllebecq no es -ni quiere serlo- la alegría de la huerta. Pero siempre permite reflexionar sobre cómo vivimos y qué deseamos.

Pasado perfecto, interesante novela negra cubana

Estándar
padura

Intento ponerme al día con el resumen de libros ya leídos, pero no comentados. Y lo hago con una nueva novela negra, pero muy diferente a las que he leído últimamente. El título es significativo: Pasado perfecto. El autor es Leonardo Padura. Lo primero que hay que decir es que hablamos de una novela negra ambientada en Cuba. No pretende ser crítica con el régimen. Pero la descripción del día a día de un policía en Cuba no deja en muy buen lugar a una estructura enquilosada en la burocracia más absurda como es la del comunismo cubano, donde nada puede ser preguntado sin el permiso del sindicato o del jefe del partido en el barrio, por poner sólo un ejemplo.

El investigador se llama Mario Conde y no es banquero sino policía, aunque en realidad le gustaría ser escritor. El caso trata de la desaparición de un brillante miembro del Partido Comunista Cubano y, al mismo tiempo, marido de un antiguo amor de Mario Conde, lo que colocará al policía en una complicada situación personal y en un claro conflicto de intereses. Y el título, Pasado perfecto, señala lo que todos dicen del desaparecido: no sólo es un tipo brillante sino que su trabajo siempre ha rozado la perfección. Nadie duda de él, lo que incomoda y mucho a Mario Conde.

No vamos a contar mucho más. Hacerlo sería destripar la novela. Pero sí apuntamos dos detalles: el libro incluye localismos -palabras típicamente cubanas-, pero se puede leer más o menos bien por un lector medio español. Y la escritura es muy clásica, con frases largas y bien desarrolladas. Libro, por tanto, recomendable y que es el primero de una serie de ocho novelas con Mario Conde como protagonista.

Noticias de la noche, de Petros Markaris

Estándar
onticias

La novela negra contemporánea puede dividirse, al menos, en tres grandes bloques: la americana, la nórdica y la mediterránea. En la mediterránea, con autores como el catalán Vázquez Montalbán o la americana Donna Leon, abundan las referencias gastronómicas, la mirada con humor hacia el mundo (no exenta de escepticismo vital) y el análisis de la corrupción política, económica y social. El libro que hoy desgranamos es un fiel ejemplo de esa mirada mediterránea. El autor se llama Petros Markaris y es griego, lo que siempre supone para el lector el premio especial de conocer un poco más las entrañas de un país lejano geográficamente pero no tanto cultural e incluso socialmente.

La novela es la primera de la saga de Kostas Jaritos, un miembro de la policía griega que destaca por su machismo en el trato hacia su mujer y por su deseo de no hacer absolutamente nada con su vida. Pero poco a poco se va viendo cierto cariño hacia la profesión policial que le impide quedarse de brazos cruzados. El inicio, por cierto, es de lo más curioso: “Cada mañana, a las nueve, nos observamos. Él permanece de pie ante mi escritorio, mirándome fijamente. [...] “Soy un cretino”, me dice, aunque no lo expresa con palabras. Yo, sentado detrás de la meas de mi despacho, le clavo la mirada en los ojos. [...] “Sé que eres un cretino”, le transmito, aunque tampoco pronuncio ni una palabra y es mi mirada la que habla”.

Así arranca la relación de Kostas Jaritos con su subordinado y con la vida entera. Sobreentendidos necesarios para sobrevivir en un mundo lleno de dificultades económicas. La novela arranca con la muerte de dos albaneses en un caso sencillo que capítulo a capítulo va complicándose. En definitiva, libro MUY recomendable para que el quiera pasar un buen rato con una novela negra en la que no hay escenas repelentes y en la que abundan los giros cómicos.

Euskadi Murias da el salto: serán profesionales en 2018

Estándar
euskadi-murias-presentacion-1-1200x756

Euskadi Basque Country Murias ha anunciado de forma oficial que será equipo profesional en 2018. Y, además, han recalcado que tendrán una invitación para la Vuelta a España y que están abiertos a cualquier sponsor que quiera entrar en el proyecto. Hasta aquí, los titulares informativos. Vayamos ahora con la opinión.

Lo primero que hay que decir es que Murias se merece un aplauso muy grande por su apuesta por el ciclismo. Es la empresa que está tirando del carro de este proyecto desde el primer día y es la marca que ha decidido dar un paso adelante. Y también Jon Odriozola se merece los elogios. Pocos como Jon han viajado por medio mundo explicando el proyecto y las bondades del ciclismo profesional… con el sueño de llegar a la categoría profesional. Como anécdota diremos que Odriozola le comentaba hace más de una década a un amigo que no se preocupara por su futuro, puesto que él un día tendría un equipo profesional y le ficharía de jefe de filas. Odriozola era entonces ciclista veterano y experto y mi amigo, un joven casi neoprofesional. La vida ha dado muchas vueltas, pero Odriozola lo ha conseguido. ¡Un triunfo a su perseverancia!

En segundo lugar, hay que hacer un análisis frío de la situación de la cantera vasca. La realidad ahora mismo es que los mejores ciclistas del pelotón amateur no son vascos. Hay corredores interesantes en Euskadi, por supuesto. Pero los dominadores de la categoría -Sergio Samitier, Gonzalo Serrano…- no son vascos. ¿Por qué? Hay mil explicaciones posibles y, entre ellas, la diosa fortuna, puesto que sólo así se puede explicar el boom de grandes talentos que han aparecido en Huesca en los dos últimos años, por citar sólo un ejemplo. Lo que está claro es que la cantera vasca vivirá un antes y un después del nacimiento de este equipo profesional. De repente, hay una luz al final del túnel: y eso siempre significa oportunidades y más ilusión para el trabajo diario, que es lo que de verdad permite sacar talentos. En este deporte… si no trabajas estás muerto. Y es difícil trabajar cuando las salidas son casi nulas. Por eso resulta tan interesante la llegada de Euskadi Murias.

A partir de ahí, son las instituciones y las empresas vascas las que deben fijar el techo del nuevo equipo. Por lo que se intuye se arranca un proyecto de mínimos pero con la ilusión de seguir creciendo. ¿Hasta dónde? Lo dicho: es el momento de que todos apoyen el proyecto y lo empujen a la clase media que tanta falta hace en el pelotón mundial.