Secundario de lujo, una biografía de lujo

Estándar

La semana pasada llegó a casa un libro que llevaba mucho tiempo con ganas de leer, pero que por un motivo u otro se me estaba resistiendo. El título, Secundario de lujo. El autor, Iván Vega. El protagonista, Jaime Mir. Si usted no sabe quién es Jaime Mir, no se preocupe: es el hombre de bigote que aparecía en todas las carreras ciclistas españolas (e internacionales) durante más de treinta años y siempre con una doble función. Por un lado, limpiaba y aseaba al corredor. Por otro, lograba una publicidad impagable para la marca que le patrocinaba.

El libro de Iván Vega repasa la vida y obra de un Jaime Mir que siempre ha sido un maestro en lo suyo. El libro, por tanto, está repleto de anécdotas divertidas en el mundillo ciclista, pero también en el cine, la otra gran pasión de Mir. Eso sí, como bien aclaran en la primera línea, son unas memorias blancas. Es decir, Mir ya advierte de que no va a bajar al mundo del barro. En sus muchos años de dedicación al ciclismo, Mir ha vivido de todo. Pero su interés al echar la vista atrás no es detenerse en escándalos como el del caso Festina, que le pilló de pleno por ser miembro del equipo francés. Su deseo es analizar la evolución del ciclismo, el caracter de todos los grandes campeones con los que ha convivido y de los managers de los equipos… Y componer un relato que explique de verdad cómo son los ciclistas quedándose únicamente con la parte más positiva.

Aclarado ese punto, Mir (e Iván Vega) logra sus objetivos: la biografía se lee con velocidad de crucero (un par de días para devorar el libro) y no tiene desperdicio alguno. Es, por tanto, un libro de obligada lectura para aquellos que quieran conocer lo que se escondía detrás de ese misterioso hombro del bigote que durante años acompañó al pelotón ciclista mundial. Un bigote que tal vez servía para camuflar un enorme corazón herido por una extraña enfermedad que compartimos muchos: el amor por el ciclismo.