Von Schirach se adentra en la novela con Tabú

Estándar

El abogado Ferdinand Von Schirach es famoso casi desde su nacimiento por ser nieto de uno de los principales líderes de los nazis (el jefe de las juventudes hitlerianas). Luego, fue famoso por ser un abogado penalista realmente competente. Pero Ferdinand ha conseguido fama mundial gracias a la literatura y a dos libros de relatos cortos en los que analiza algunos de los casos que han pasado por sus manos: Culpa y Crímenes. En su día ya hablamos de ello e incluso lo destacamos como el mejor libro del año.

Ahora entra en la novela. Ya lo había hecho con El Caso Collini (no la he leído). Ahora lo hace con Tabú. Este es un libro corto, con menos de 200 páginas. Un solo caso. Pero un caso impactante porque Von Schirach entiende la literatura como un oficio basado en golpear al lector. Usa la frase corta. Sin adjetivos. Directo al grano. Y siempre con fuerza. Un buen ejemplo es una de las reflexiones que hace el protagonista: “¿La culpa? La culpa es el ser humano”.

Así es Von Schirach y su literatura. En Tabú centra la historia en un personaje extraño, un pintor que desde el primer momento da muestras de ser inestable psicológicamente y que acaba implicado en el asesinato (y desaparición) de una mujer. El estudio de su vida y del juicio es una concatenación de sorpresas que no puede dejar indiferente a nadie. La conclusión es obvia: libro recomendable, aunque un punto inferior al de sus relatos breves, así que mantenemos como prioridad los imprescindibles volúmenes de Culpa y Crímenes.