La angustia de los puntos en Lombardía

Estándar

Dice hoy Juan Antonio Gutiérrez en las páginas del diario As que el Giro de Lombardía no modificará la clasificación del Ranking WorldTour. Y tiene razón. Peter Sagan va a ganar a Nairo Quintana. Pero esa es sólo la mitad de la realidad. Porque la otra mitad es que cada punto va a ser peleado con uñas y dientes. Más que al individual, miremos al Ranking Por Equipos:

1. VICTORIA. Si Sagan gana la carrera es probable que Tinkoff pueda superar a Movistar. La diferencia ahora mismo entre ambos equipos es de 70 puntos y hay 100 para el vencedor, así que Movistar necesita que Sagan no gane o que alguno de sus cinco mejores corredores sea capaz de sumar más de una treintena de puntos.

2. LUCHA POR TOP10. Sin embargo, el drama estará abajo, en la pelea por meterse en el top16. La ley de la UCI se presta a varias interpretaciones. Ya lo explicamos en su día. Pero ahora no hay más vuelta atrás. Todo o nada. Dimension Data está fuera de la lucha. No tiene opciones reales de remontar. Y para la otra plaza fuera del top16 hay tres candidatos: Ag2r (418), IAM (418) y Giant-Alpecin (415). De estos tres hay uno que se no juega nada puesto que va a desaparecer (IAM), pero sus corredores parecen más en forma y motivados que los de Giant-Alpecin, que son los que vienen cayendo poco a poco durante toda la parte final del año. De esos tres, uno quedará condenada a la plaza 17 y a tener que buscar abogados para salvar la situación.

Esa es la teoría: el 17º y el 18º tendrán que pelear con Bahrein y con Bora para estar en el UCI WorldTour de 2017, puesto que se va a reducir el número de equipos en la elite mundial de 18 a 17, por lo que uno debe quedar fuera. Sin embargo, cada vez coge más fuerza una posición totalmente diferente. Y no me refiero a que la UCI dé por buenos al 17º y 18º al considerar que la desaparición de Tinkoff y de IAM les convierte en 15º y 16º. Me refiero a la presión que los propios equipos parecen querer hacer: ahora mismo los equipos son los primeros que están exigiendo un WorldTour de 18 equipos. No tiene sentido cerrar las puertas a proyectos tan potentes como Bahrein o Bora.