Historia de un viaje (II): el capital más importante, el humano

Estándar

La segunda parte del análisis del viaje a Colombia debe centrarse, como no puede ser de otro modo, en el más importante elemento de todos los que forman un equipo ciclista: el capital… humano del Manzana Postobón.

El equipo Manzana Postobón siempre ha sido profesional, aunque no todos los años haya podido competir en esa categoría. En realidad, sólo lo consiguieron en 2011, cuando dieron el salto con el nombre de Colombia es pasión. Otras muchas temporadas, la mayoría, tuvieron que conformarse con ser continentales. Es más, incluso ha habido dos años, 2012 y 2015, en el que únicamente han formado una escuadra amateur. Pero categorías al margen… ellos siempre han sido profesionales.

fotogrupoEsa consideración arranca desde la propia gerencia. Luisa Fernanda Ríos es una mujer que llegó al equipo sin demasiados conocimientos previos del ciclismo de competición, pero con grandes dotes para la administración y el manejo de los grupos. Esa es precisamente una de las principales virtudes del equipo: contar con un líder y gerente sin los vicios adquiridos por todos los que formamos -y me incluyo- parte del mundillo ciclista.

El conocimiento deportivo lo aporta Luis Fernando Saldarriaga, un director que lleva décadas estudiando los mejores sistemas de entrenamiento y aplicándolo con éxito. Resulta indiscutible que Saldarriaga es un técnico del siglo XXI por sus conocimientos y capacidad de aprendizaje.

Esa estructura se completa por arriba y por abajo. Por arriba cuentan con empresarios y enamorados del ciclismo como Ignacio Vélez o Alejandro Restrepo, antiguo y actual presidente de la Corporación pedaleamos por Colombia, respectivamente. Por debajo, tienen mecánicos, masajistas, responsable financiero, doctor, psicólogo… es decir, todos los elementos necesarios para el deporte de alto nivel.

Y, por supuesto, faltan los ciclistas. De los actuales hablaremos otro día. Pero hay un dato que no puede ser olvidado. En este equipo han formado a corredores de la talla de Nairo Quintana o Esteban Chaves, por citar a los líderes de Movistar y Orica-GreenEdge. La lista de talentos es larga e incluye a corredores como Sergio Luis Henao o Fabio Duarte. La diferencia del momento actual al pasado es que por primera vez se atisba en el horizonte la posibilidad de que no tengan que emigrar cada vez que despuntan. Por primera vez, Colombia está creando las bases y las estructuras de un equipo en el que no haya límite para el desarrollo del talento. Esa puede ser la grandeza del Manzana Postobón.