Miguel Ricart, el respeto a las víctimas y los atajos televisivos

Estándar

La muerte de las niñas de Alcàsser marcó un antes y un después en la historia de España. El asesinato de Miriam, Toñi y Desiree sacó a relucir no sólo la existencia de seres como Miguel Ricart y Antonio Anglés sino también la capacidad de los medios de comunicación para explotar el drama humano a cambio de mejorar sus índices de audiencia. El nombre de Nieves Herrero siempre quedará asociado a esa explotación del dolor, aunque al menos la periodista ha tenido el valor de pedir perdón por aquellos programas.

Tampoco desde un punto de vista local estuvimos mucho más acertados. El famoso programa de Canal 9, Juí d’Alcasser, acabó con condenas judiciales. Pero no es el momento ahora de entrar en ese punto sino de pensar en el presente y el futuro: ¿hemos aprendido la lección?

Viene esto a cuento de la persecución que de Miguel Ricart han hechos los medios de comunicación y muy especialmente las televisiones. Cuando se les cuestiona por qué están ofreciendo ayuda a Ricart, por qué le han susurrado en el oído que creen en su inocencia, por qué le han sugerido que es mejor que venga a Madrid, por qué le ayudan a buscar hotel, por qué están colaborando con un señor cuyo único mérito en la vida ha sido asesinar y violar a tres niñas, los periodistas agumentan que es la entrevista que todo el mundo quiere tener. ¿Todo el mundo? En fin… justificar las maldades propias diciendo que los demás también tienen la misma intención es algo muy humano… y mezquino, porque no resta ningún ápice de culpabilidad el hecho de que haya otros igual de desalmados. En el juicio de Nuremberg hubo tanta gente que se justificaba así, argumentando siempre que cumplían órdenes y que si no hubieran sido ellos, otros lo habrían hecho…

Sin embargo, todavía no hay que ponerse en lo peor. Una de las madres de las niñas de Alcàsser lo ha dejado muy claro en una entrevista: “Espero que las televisiones tengan ahora más dignidad y no lleven a Ricart a un plató”, ruega Rosa Folch, madre de Desireé.

mediaset-intEl respeto a las víctimas es una de las características que como seres humanos nos distingue de los animales. Y ese respeto no entiende de atajos. Parece que en Tele 5 y Antena 3 hay al mismo tiempo miedo y nervios. “En ningún caso se darán minutos de gloria televisivos a un asesino temido y repudiado”, afirman en un comunicado los directivos de Mediaset (Tele 5). Antena 3 también se justifica por haber ofrecido las primeras palabras de Ricart: “Fue una entrevista en la calle. Ricart no va a pisar ningún plató de Antena 3“.

atresmedia-TV-logo-535-x-310Es decir, las dos cadenas parece que no se atreven a dar el paso por miedo a la respuesta social. Hay dos fronteras que dicen que no van a cruzar: llevar a Ricart al plató y pagar por la entrevista. Pero la sociedad no quiere atajos. Señores de Mediaset y Atresmedia (Tele 5 y Antena 3), esto es mucho más sencillo: no queremos ver a Ricart en televisión, con o sin dinero en el bolsillo ni con o sin estar en el plató. Es evidente que no lo van a hacer por respeto a las familias de las niñas… pero al menos es bueno que sientan la presión de la sociedad y que mostremos que la lección del caso Alcàsser se ha aprendido. Mi única respuesta posible es minúscula pero contudente: no veré jamás el programa que dé minutos de gloria -con o sin presencia en plató, con o sin sueldo- a Miguel Ricart. Así se sencillo y de efectivo: es la única ley que entienden en determinados despachos.

Leave a Reply