La guerra UCI-ASO y el punto de no retorno

Estándar

Los titulares han sido llamativos: el Tour de Francia y la Vuelta a España se salen del WorldTour. Guerra entre UCI (Unión Ciclista Internacional) y ASO (organizador del Tour). Pero la realidad, como casi siempre, es mucho más compleja. Como bien explicó Biciclismo, el Tour de Francia y la Vuelta a España no se han salido de ningún WorldTour. Lo único que han hecho es decir que en mayo de 2016 solicitarán ese descenso de categoría para 2017. Es decir, amenazan… pero dejan todo el tiempo del mundo para negociar. Es, por tanto, una postura inteligente. O no, que diría Mariano Rajoy.

La amenaza de ASO da tiempo a Velon (organización que aglutina a la mayor parte de los equipos WorldTour) para reaccionar. Y es que no hablamos de una guerra entre UCI y ASO sino de una guerra entre ASO y los equipos por la propiedad del negocio. En el fútbol o en el baloncesto… el negocio es de los clubes. Y la guerra siempre ha sido entre clubes y federación. En el ciclismo resulta muy diferente porque al margen de los clubes (equipos) es necesaria la presencia de un organizador que se encargue de diseñar recorridos, contratar hoteles, coordinar el tráfico con la policía local… y, en definitiva, buscar los recursos para que la prueba sea un éxito. Y también es necesaria la federación. Por tanto, hablamos de un negocio, el ciclismo profesional, en el que hay tres comensales: equipos, federación y organizadores. Son más a repartir y como suele ocurrir nadie se preocupa por hacer la tarta más grande. La única preocupación parece pasar por conseguir que tu pedazo de tarta sea el mayor posible.

La decisión del Tour y la Vuelta supone una amenaza absoluta para los equipos. Con la condición de HC, los equipos no tienen garantizada su presencia en la carrera más importante del mundo. Es más, cuatro de los 18 WorldTour ya saben que se quedarán fuera. Y evidentemente no será ninguno de los franceses, por lo que el riesgo para los miembros de Velon es altísimo. ¿Respuestas? Como suele suceder ante un conflicto y eso ya lo decía Maquiavelo, la única respuesta que pueden dar los equipos es:

1. Rendirse. Ponerse del lado de ASO, dejar en la estacada a la UCI y abandonar la idea de la reforma del WorldTour. En ese caso, resulta evidente que la UCI frenará en seco todos los proyectos de cambio, las grandes carreras de ASO seguirán en el WorldTour y se mantendrá el “status quo”. Es decir, todo seguirá igual. Pero Velon habrá fracasado en su proyecto y los equipos jamás conseguirán tener su parte de los derechos televisivos. Eso sí, conseguirán cierta estabilidad reglamentaria.

2. Asesinar al rival. Llevar el enfrentamiento con ASO al punto de no retorno. ¿Cómo? Muy sencillo: despreciando todas sus carreras. Eso es fácil: llevar a ciclistas sub-23 a París-Niza y viajar con todas las figuras a la Tirreno. Y hacer lo mismo con Dauphiné y Suiza. Serán dos avisos… pero nunca será suficiente. Velon -y los equipos WorldTour- necesitan buscar un socio financiero/logístico para lanzarse a una aventura mucho más arriesgada: crear una prueba por etapas de 21 días en el mes de julio de 2017. Para eso pueden negociar con RCS -Giro de Italia- o pueden buscar un magnate de los negocios que esté dispuesto a crear una carrera alternativa al Tour. O ambas cosas. Evidentemente, montar una carrera de 21 días es muy difícil. Pero no resulta imposible. Los derechos de televisión del Tour de Francia están comprados… y muchas cadenas no querrán invertir en una prueba alternativa. Pero… ¿usted prefiere ver un Tour de Francia con equipos WorldTour franceses y sin figuras o un Tour de Europa con Nairo Quintana, Chris Froome, Peter Sagan…? Evidentemente, el Tour tiene la tradición y los contactos. Pero sin las figuras… no puede resistir el pulso más de un año.

Esto mismo sucedió en el baloncesto europeo, cuando durante una temporada hubo dos Copas de Europa, la impulsada por los clubes -o algunos clubes- y la impulsada por la Federación. Al final, la federación tuvo que ceder el control a los clubes, quienes ganaron el pulso. ¿Serán los equipos capaces de llevar el órdago hasta el final? La historia demuestra que no, que los equipos siempre acaban cediendo al Tour de Francia. Por eso ASO gana cada vez más dinero. Y por eso los equipos son cada vez más débiles. De todos modos, la historia no está escrita. No hay ningún tipo de determinismo histórico que garantice el futuro. Ni tampoco podemos decir que una opción sea mejor que la otra. Todo depende de cómo se gestione el enfrentamiento. Lo que está claro es que si Velon quiere reaccionar… ahora tiene tiempo para hacerlo. Eso es lo único que ASO no ha sabido calcular. Ha dejado tiempo para que el enemigo se puede organizar. Mala elección. Titular llamativo con el descenso de categoría de las carreras… pero decisión equivocada desde el punto de vista estratégico.