La tierra de las segundas oportunidades, un buen reportaje

Estándar

Hoy volvemos al análisis de los libros leídos y lo hacemos con la última obra publicada por la editorial Libros de Ruta: La tierra de las segundas oportunidades. El libro es, en el fondo, un amplio reportaje periodístico de Tim Lewis sobre el ciclismo en Africa y más especialmente sobre las vidas de tres personajes: Adrien Niyonshuti, corredor del MTN-Qhubeka; el inventor del mountain bike, Tom Ritchey, y el primer estadounidense en disputar el Tour de Francia, Jock Boyer.

Algunos pueden pensar que hablamos de un libro más de ciclismo. No es así. Es un libro que nos permite conocer más sobre Africa y sobre Ruanda, con muchas páginas dedicadas al genocidio en el que fue asesinada brutalmente una décima parte de la población ruandesa. Para que nos coloquemos en situación, es como si se matara en poco más de un mes a casi cinco millones de españoles. En esa tierra nace un proyecto: crear un equipo ciclista, Team Rwanda, en el que compitan todos los ciclistas de Ruanda, sin distinción de ninguna clase. Y el proyecto germina en manos de un Boyer que había salido de la cárcel por un caso de abuso de menores y de un fabricante de bicicletas, Ritchey, desengañado de la vida. La combinación parece condenada al fracaso. Pero paso a paso va consiguiendo pequeños destellos en el camino hacia los Juegos Olímpicos de Londres.

El libro me ha gustado por su profundidad en determinados campos: política, social… En el apartado ciclístico, tengo el inconveniente y la ventaja de conocer a muchos de los personajes que aparecen, desde Boyer hasta Doug Ryder, manager general de MTN-Qhubeka. Y lo cierto es que resulta extraño leer libros de personajes conocidos. No resulta raro leer artículos de prensa o de internet… pero el libro parece destinado a otros seres mucho más lejanos. Sin embargo, no hay nada que reprochar a la historia ni a los detalles. Se nota que el autor no es un especialista en ciclismo, pero también resulta más que evidente que ha hecho un esfuerzo por conocer de cerca nuestro deporte y  documentarse. En muchos aspectos, el libro se lee fácil. Y, sin duda alguna, merece ser recomendado. Conclusión: un acierto la compra y un placer su lectura.