La situación legal de Marcel Kittel y su posible salida

Estándar

El alemán Marcel Kittel es, en la actualidad, ciclista del equipo Giant-Alpecin y tiene contrato en vigor para la temporada 2016. Sin embargo, varios medios de comunicación han informado de la posibilidad de que uno de los mejores velocistas del mundo acabe en las filas del Etixx-Quick Step. ¿Es eso posible?

Las leyes de la Unión Ciclista Internacional son tajantes y van en un sentido muy diferente a las del fútbol. La máxima institución del ciclismo mundial no permite ningún tipo de estrategia para forzar traspasos. Es decir, Kittel es ciclista de Giant-Alpecin y lo seguirá siendo en 2016… si Giant-Alpecin así lo desea. La UCI respalda siempre al equipo que tiene contrato en vigor y rechaza cualquier fórmula de traspaso. Eso sí, deja un pequeño resquicio para la esperanza: está permitido que Kittel se marche a Etixx-Quick en el caso -y sólo en el caso- de que Etixx-Quick Step negocie de buena fe con Giant-Alpecin y esté dispuesto a pagar la cantidad que sea fijada por el actual equipo de Marcel Kittel.

Como se puede ver, la UCI prohíbe con la boca grande los traspasos en el ciclismo, pero se muestra partidaria de aceptarlos en el caso de que el equipo propietario del contrario tenga a bien aceptar la oferta. Si Giant-Alpecin no quiere negociar, no habrá nada más de lo que hablar y Kittel seguirá corriendo con ellos. Si acepta negociar se repetirán los casos de traspasos que ya hemos tenido en el pasado. Por ejemplo, Kelme fue famoso durante años por ser uno dee los equipos que vendía a sus figuras. Echando mano sólo de la memoria, vienen a la cabeza nombres como los de Roberto Heras o Santiago Botero. Pero hubo traspasos de muchos más. También tuvo que pagar para salir de Festina el vasco Joseba Beloki. Y lo mismo podría decirse Bradley Wiggins, cuando dejó Garmin y se fue a Sky, por hablar de un caso con nombres no vinculados a España.

Pero la pregunta es: ¿cuánto deberá pagar Etixx-Quick Step a Giant-Alpecin? Eso depende mucho del contrato que tenga Kittel. Normalmente, en toda Europa -y así lo recomienda la UCI- no hay cláusulas de rescisión. Por tanto, la cifra la pondrá el deseo de unos de fichar y la necesidad de los otros de vender. En España, en cambio, es justo al contrario y resulta una obligación legal que todo contrato de deportista profesional incluye una cláusula de salida o rescisión. Otra cosa bien distinta es que muchas veces se abuse poniendo cifras disparatadas, lo que ha llevado a algún deportista a acudir a los tribunales de justicia. Pero siendo Kittel alemán y corriendo en un equipo holandés-alemán, lo más lógico es que no hayan pactado ninguna cláusula de salida.