Los cuentos de Alicia Giménez Bartlett

Estándar

Alicia Giménez Bartlett es, sin duda alguna, una de las mejores escritoras españolas, especialmente por lo que a la novela negra se refiere. Sus personajes, Petra Delicado y Fermín Garzón, incluso pasaron por la tele. Y sobrevivieron a ello. Son muchas las novelas de esta saga. Y prácticamente todas ellas logran enganchar y entretener a sus lectores. Con este último libro, Giménez Bartlett da una vuelta de tuerca más al tornillo de la trama negra y se cambia de registro: abandona la novela para entrar en el cuento.

Crimenes-que-no-AliciaCrímenes que no olvidaré es el nombre que aglutina nueve cuentos de entre 20-50 páginas. No es un libro recomendable para el que jamás haya leído nada de Giménez Bartlett. Pero sí es un libro muy recomendable para los seguidores de las aventuras de Petra Delicado y Fermín Garzón, puesto que con el paso de los años sucede con esta saga lo mismo que con otras muchas historias de parejas detectivescas: al final, gusta más la relación entre ellos que el propio caso investigado.

Lo mejor, sin duda alguna, son los diálogos entre los protagonistas, con una innegable dosis de mala leche, mezclada con el cariño que los dos policías se profesan. Lo peor, la propia estructura, que obliga a resolver las tramas de forma abrupta incluso. Y es que la novela negra es negra, pero sobre todo es novela. El formato de cuento es un interesante experimento pero no deja de ser eso: experimento.