El balón de oro: el fútbol convertido en deporte individual

Estándar

La gala del Balón de Oro de 2014 ha demostrado, una vez más, la evolución que algunos desean: convertir el fútbol en un deporte individual eliminando el concepto básico del propio deporte, es decir, el concepto de equipo.

Sorprende que la FIFA invierta tanto tiempo y esfuerzo en premios individuales -futbolista, entrenador, gol…-, pero el empeño no es de la FIFA. O, al menos, no es únicamente de la FIFA. Los medios de comunicación tienen su cuota de responsabilidad. Y si no… es muy sencillo de entender: ¿cuántas horas, páginas, titulares… son dedicados al balón de oro y cuántas a la Copa del Rey, por poner un ejemplo? ¡Y lo más curioso de todo es que no hay ni un solo seguidor del Real Madrid que ayer se acostara más emocionado por la victoria de Cristiano Ronaldo en el balón de oro que por la victoria el pasado año en la final de la Copa del Rey ante el FC Barcelona! Porque el fútbol, aunque nos quieran convencer de lo contrario, no es un deporte individual.

CR7Ya hemos visto que la FIFA y los medios de comunicación están empujando al fútbol a una deriva peligrosa. Pero el origen verdadero de este intento de evolución está en otro lugar: las multinacionales. Adidas y Nike patrocinan a Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Adidas y Nike quieren a sus estandartes con el balón de oro. Pero no son esas las multinacionales a las que me refiero. Tampoco el resto de los patrocinadores que Messi y Ronaldo.

La verdadera individualización del fútbol nace de dos multinacionales: una se llama Leo Messi y la otra se llama Cristiano Ronaldo. Ambas manejan sus propios contratos publicitarios que, en ocasiones, les restan tiempo de descanso para el deporte, pero nada de eso importa. Ambos firman o están filmando -puesto que tanto sirve firmar como filmar- documentales/películas para su mayor gloria personal. En definitiva, los dos han comprendido que deben convertir el deporte del fútbol en una actividad individual hasta el punto de eclipsar a sus equipos. El caso de Messi en el FC Barcelona llega a límites insospechados cuando se pone en entredicho toda la estructura del club.

Resulta curioso que algunos quieran convertir el fútbol en el ciclismo. El deporte de las dos ruedas se corre por equipos pero se gana individualmente. Es decir, Movistar o Sky corren siempre por equipos, pero para ganar necesitan que una estrella dé el do de pecho en los metros finales. El fútbol nunca ha sido así, aunque Messi y Cristiano lo deseen y quieran que los otros 10 fútbolistas, los entrenadores, los preparadores físicos, los sistemas de juego, las faltas, los penaltis y, absolutamente, todo lo demás gire a su alrededor para que sean ellos los que ganen. Sinceramente, este no es el fútbol con el que uno disfruta porque para ganar… se necesita de 11 artistas.

Y, como periodista, la pena que más me duele es que los medios de comunicación, una vez más, no comprendan que dedicando miles de horas a premios individuales no están siguiendo lo que el aficionado quiere… sino simplemente lo que interesa a dos multinacionales muy concretadas: Leo Messi SL y Cristiano Ronaldo SL.