La UCI y el silencio sobre los equipos WorldTour y profesionales: ¿quiénes van a la Comisión de Licencias?

Estándar

El viernes por la tarde ha sido históricamente el día y la hora más utilizados por la Unión Ciclista Internacional para dar malas noticias. Solían remitir un informe y/o noticia un segundo antes de marcharse para todo el fin de semana y así se ahorraban los disgustos de atender la lista de damnificados por sus decisiones. Pero esta táctica -salvo que dentro de un rato se repita, puesto que escribimos un viernes a las 17:28h- ha cambiado. Ahora estamos en una fase sin información. Veamos los datos:

-Los equipos debían presentar toda la documentación el 20 de octubre. Los auditores la revisaban y el día 1 de noviembre debían hacer un informe señalando si el equipo es aceptado o no. Finalmente, el informe solía retrasarse al día 2, 3 o 4 de noviembre, algo lógico puesto que son muchos los equipos que deben ser estudiados. Y la UCI remite una carta informativa diciéndote si has sido aceptado o enviado a la Comisión de Licencias. Todo ese proceso, en principio, debe ser dado por finiquitado.

El equipo Caja Rural-Seguros RGA fue el primero de los profesionales en decir públicamente que había sido aceptado, que tenía el informe del auditor y la carta de la UCI. Hoy, varios días después, el equipo Bora (antiguo NetApp) también lo ha dicho. Pero no sabemos nada o casi nada de muchos otros equipos. ¿Qué está pasando? La lógica marca que debe haber más de uno y de dos en la Comisión de Licencias, que son comos los exámenes de recuperación después de suspender en alguno de los apartados habituales. Pero… ¿por qué la UCI no informa de ello?

Periodísticamente hablando resulta muy negativo que la UCI no nos cuente nada de lo que está ocurriendo. Tenemos derecho a la información. Pero también es cierto que la publicación de qué equipos van a la Comisión de Licencias sólo ha servido en los últimos años para crear una riada de informaciones inconexas y sin sentido alguno sobre el futuro de los diferentes equipos.

Cada vez que la UCI ha dicho que uno, dos o tres equipos debían arreglar sus problemas éticos, económicos o administrativos en la Comisión de Licencias, la prensa ha titulado que esos equipos iban a desaparecer (cosa que luego nunca ha sido cierta) y/o que la UCI se los quería cargar (cosa que tampoco es cierta). Además, tampoco se ha acabado de entender que la Comisión de Licencias es un órgano totalmente independiente de la UCI.

Por esas múltiples confusiones, tal vez en esta ocasión se está guardando un silencio hasta ahora nunca conocido. Lo que está claro es que todo el mundo -Comisión de Licencias, equipos y la propia UCI- están pudiendo trabajar con menos ruido que el habitual.