Caso Ebola: no sólo sobran los políticos

Estándar

El caso del contagio por Ebola de la enfermera Teresa ha demostrado el bajo nivel de esta sociedad y de este país llamado España. Vamos a analizar uno por uno a los diferentes actores.

1. POLÍTICOS. Es evidente que la crisis del Ebola no es sólo sanitaria sino también política. La incapacidad de gestión está quedando acreditada desde el primer minuto. Y la incapacidad de la ministra y del consejero de Sanidad debería llevarles a dejar su cargo (o a que sus jefes les destituyeran). Desde el segundo uno, Ana Mato ha optado por esconderse, aunque no sabemos si la táctica empleada por F. Javier Rodríguez de hablar más de la cuenta ha sido peor todavía que la de la ministra. Lo dejamos en empate dentro del cero absoluto en la gestión. Pero no ha sido sólo un problema de comunicación. También hay un problema de gestión. Se decidió traer a los misioneros, pero no se organizó un equipo de trabajo, que debería haber sido formado durante varios días, con simulacros y con asesoramiento técnico especializado sobre cómo ponerse y quitarse los trajes. Y con un “protocolo¨ -vaya palabrita- muy claro sobre a quién debían llamar en caso de fiebre y cómo debían actuar. Nada estaba previsto y, además, tengo la sensación de que después de salir bien el primer caso de repatriación, todavía se relajó más la seguridad para el segundo caso.

Dicho esto, los políticos no han sido los únicos que han demostrado su incapacidad en la crisis del Ébola. La sociedad española en su conjunto -y me incluyo- ha demostrado que no es mucho mejor que sus representantes políticos.

2. SINDICATOS. Los sindicatos médicos han demostrado su mala fe desde el primer segundo. Y no lo decimos por las quejas y reclamaciones por falta de medios, que son legítimas y más que necesarias. Pero no tiene sentido que un portavoz del sindicato empiece hablando del Prestige y, lo que es peor, acabe dando datos sobre la salud de su compañera. Si la propia enferma ha dicho que no quiere que se dé información sobre su salud, ¿qué hace un portavoz del sindicato diciendo que está entubada o que ha tenido un fallo multiorgánico -insinuando que los riñones y el hígado nunca volverán a funcionar-? La ley de protección de datos y el simple sentido común hacen que estos profesionales hayan quedado totalmente desacreditados por su falta de humanidad hacia un compañero. Del mismo modo que los políticos están únicamente preocupados por defender su cargo y echar toda la culpa sobre la enfermera, los sindicatos parecen obsesionados por defender la tesis contraria: la enferma lo hizo todo bien y la culpa es toda de la ministra. Sinceramente, tampoco es así, entre otras cosas porque la enferma ha reconocido que en el ambulatorio no le dijo a la doctora que había estado tratando con enfermos de Ébola, lo que provocó que le dieran un paracetamol y que ella pusiera en riesgo la salud de más personas. Fue un error.

3. OPORTUNISTAS. Siempre que hay este tipo de crisis aparecen los graciosos de turno, gente que en el colegio debían ser muy aplaudidos por sus ocurrencias, pero que hace años que dejaron de tener gracia. Un ejemplo gráfico es Josep Huguet, ex consejero -por tanto ha tenido experiencia de gobierno al más alto nivel- de la Generalitat. Este señor ha publicado en twitter: “La casta mantiene en cuarentena a Cataluña por el 9N. El mundo pone a España en cuarentena por el . La peste española múltiple amenaza la estabilidad de la Unión Europea”. Esta es la típica frase oportunista para mezclar tu obsesión con la realidad metiendo la pata por todos los lados. Lo siento mucho, pero ahora mismo hay en Cataluña 10 muertos por el virus de la legionella, con casi 50 enfermos y sin la tranquilidad de tener identificados perfectamente los focos de infección. Y afortunadamente nadie está haciendo demagogia sobre ello ni hablando de pestes ni de estabilidades porque sería un sinsentido.

4. PRENSA. Los medios de comunicación no han sido ejemplos de nada. Muchos dicen que han tratado de informar, pero ya les digo que la realidad es que han buscado el morbo y la audiencia. Un ejemplo: una televisión afirma que uno de los médicos que trató a Teresa, se marchó luego a seguir atendiendo a otros pacientes. Lo dicen escandalizados e insinuando que eso ha podido provocar una cadena de contagios. Y tres segundos después pasan a entrevistarlo tan tranquilamente. ¿Qué nos están queriendo decir? ¿Ese médico pudo contagiar a otros pacientes o no? Y si pudo contagiar, ¿por qué estás entrevistándolo tan tranquilamente (algo lógico puesto que en el hipotético caso de un contagio, el médico no contagiará a nadie hasta que empiecen los síntomas y haya terminado la incubación del virus)?

ebola_coslada--644x3625. LA SOCIEDAD. Para acabarlo de rematar, hemos visto decenas de falsas noticias creadas y difundidas por las redes sociales. Y de eso no tienen culpa los políticos, ni los portacoces ni la enferma. De eso tiene la culpa la sociedad española. Gente que es capaz de invertir horas de su vida imitando la web de El Mundo, de Abc o una carta de El CEU San Pablo para anunciar el apocalipsis. Es más, incluso han llegado a hablar de centenares de enfermos y del ejército tomando un barrio entero. Esto demuestra perfectamente cómo respondemos ante una crisis: sembrando el pánico y burlándonos de los demás.

PD: Ningún artículo sobre el Ebola puede ser finiquitado sin dejar claros dos puntos. Lo importante ahora es que Teresa se recupere del virus y que no tengamos ningún contagiado más, pero lo más importante todavía es que los países ricos de este primer mundo nos demos cuenta de que no habrá solución contra el Ébola hasta que nos impliquemos en solucionar el problema en África. Es allí donde hay que invertir en prevención, hospitales, médicos, medidas sanitarias… aunque sea por puro egoísmo. Si no lo hacemos, el Ebola seguirá creciendo poco a poco llevándose por delante miles de personas y creando el caos también en el primer mundo, puesto que es imposible que gente infectada no acabe viajando hasta nuestros países. Ya que la solidaridad está de capa caída, al menos hagámoslo por egoísmo.

 

Leave a Reply