Lauren Bacall, algo más que la muerte de una actriz

Estándar

El pensamiento de que todo tiempo pasado fue mejor es ciclíco en los seres humanos, sobre todo a partir de una edad en la que uno empieza a echar de menos su juventud más que aquellos tiempos ahora endulzados por el recuerdo. Sin embargo, el mundo del cine no admite discusión: todo tiempo pasado fue mejor. Y para llegar a esa conclusión basta con echar un vistazo a la cartelera actual en cualquier cine: muchos efectos especiales y muy poco contenido capaz de entretener a un mente inteligente. Otra cosa bien diferente es que esas películas bien promocionados y visualmente efectivas no sirvan para vender palomitas y refrescos.

bogart-con-lauren-bacallViene esta reflexión a cuenta de la muerte de Lauren Bacall, una actriz de un magnetismo que ahora no vemos en ninguna otra estrella de la industria cinematográfica. Resulta evidente que en la actualidad hay actrices realmente atractivas. Según el gusto de cada uno pueden ser citadas actrices como Sienna Miller, Monica Belucci, Charlize Theron o Scarlett Johansson… pero Lauren Bacall es muy diferente a todas ellas.

La que fuera mujer de Humphrey Bogart pertenecía a una escuela en la que podríamos incluir también a Rita Hayworth, mujeres de bandera, pero mujeres independientes y, por tanto, muy alejadas de la belleza fría y pasiva de Ingrid Berman. En la filmografía de Lauren Bacall, una película como Casablanca nunca habría sido posible, puesto que ella habría roto con el tonto de su novia y se habría quedado para toda la vida con Bogart viviendo en África y gestionando en primera persona el café de Rick. Lo suyo era el persona de mujer fuerte y con caracter. Entre todas sus películas, tal vez la mejor sea la desconcertante adaptación de El Sueño Eterno (The Big Sleep).

Lauren Bacall, un recuerdo.

Leave a Reply