El artículo “Alonso inicia el sprint” o un manual de errores típicos en estas noticias

Estándar

No es función de este blog ejercer la función de “comentarista de texto” de los artículos periodísticos escritos sobre el proyecto de Fernando Alonso, pero cuando se está confundiendo constantemente a los lectores y a la opinión pública, es bueno explicar una y otra vez lo que es cierto y lo que no dejan de ser malentendidos. El texto se titula Alonso inicia el sprint y puede ser leído íntegramente AQUÍ

Vamos a analizar uno a uno los patinazos para así ofrecer claridad a todos nuestros lectores y que sepan exactamente cuál es la realidad existente a día de hoy. Entre comillas y en negrita dejaremos los trozos del artículo. A continuación, nuestros comentarios.

1. “El pasado viernes, los representantes del bicampeón del mundo de Fórmula 1 enviaron a la Unión Ciclista Internacional (UCI) la petición oficial para conseguir una licencia de competición, requisito indispensable para poder formalizar el equipo”. Ninguna duda sobre este punto. Si el periodista lo ha escrito es porque tendrá fuentes bien informadas que así se lo confirman.

2. “A falta de definir aún el nombre del equipo, en función del patrocinador principal que se concrete, la licencia se ha pedido bajo el acrónimo FACT (Fernando Alonso Cycling Team)”. Esto difícilmente puede ser correcto. El primer dato que la UCI pide cuando uno solicita una licencia es el nombre de sus patrocinadores. Es más, si no se pueden concretar a día de hoy, Fernando Alonso estará obligado a presentar un aval bancario por el total del presupuesto y no sólo por el 25% de las nóminas como suele ocurrir habitualmente. Es lo que tuvo que hacer el equipo Leopard en su día. Y los equipos sin patrocinador definido son mirados con lupa desde el punto de vista económico y administrativo.

3. “La UCI debe estudiar la propuesta realizada por el español en los próximos meses, antes de dar una respuesta definitiva el 1 de octubre, fecha a partir de la cual podrán cerrarse los fichajes de los corredores y los sponsors”. Tampoco es correcto. El 1 de octubre la UCI hará un primer informe para certificar qué equipos han presentado lo que se llama documentación básica. Y eso incluye el aval bancario con el nombre del patrocinador, los contratos de patrocinio, el presupuesto y contratos firmados con al menos ¡10 ciclistas! La decisión definitiva de la UCI no llegará hasta principios de noviembre y en esa fecha ya deben estar depositados en Suiza todos los contratos de patrocinio y los contratos con los ciclistas.

4. “Luis García Abad, manager del asturiano, está dirigiendo las operaciones desde la prudencia y la discreción, bajo los plazos marcados por la UCI, que prohíbe la contratación de profesionales antes de la obtención de la licencia. Hasta que no se consiga el sello oficial del máximo organismo, no se anunciarán nombres, aunque las perspectivas son buenas”. Tampoco es cierto. Un equipo puede anunciar los fichajes cuando lo considere oportuno a partir del 1 de agosto. Pero sobre todo NO es cierto que la UCI prohíba contratar ciclistas hasta que se tenga la licencia. Es justo al revés: para conseguir la licencia, la UCI solicita al equipo que presente su plantilla para 2015 y entonces y sólo entonces se estudian los puntos sumados por esos corredores y se concede o se deniega la licencia. Sin contratos con ciclistas, ¿cómo van a dar una licencia si no saben si el equipo será bueno, malo o regular?

CONCLUSIÓN: ¿Significa todo esto que el equipo de Fernando Alonso no va a salir a las carreteras en 2015? No somos nadie para decirlo, sobre todo cuando Fernando Alonso y su manager, que son los únicos que saben la realidad, están confirmando lo contrario. Así que debemos pensar que el equipo estará en las carreteras en 2015. Pero después de completar con éxito la inscripción de más de 10 equipos ciclistas profesionales ante la Unión Ciclista Internacional y, en algunos casos, después de tener que viajar a Suiza personalmente para defender al equipo ante la Comisión de Licencias, uno no puede dejar de enfadarse ante las inexactitudes. Y lo que es más grave: no se entiende que este partido se juega en Suiza y con personas de mentalidad suiza. Allí no hay buenas vibraciones como dice el artículo ni excelente sintonía, como se ha escrito otras veces. En Suiza -y hacen bien- no están interesados en Fernando Alonso o en Barack Obama. Allí sólo quieren ver contratos de patrocinio, avales bancarios y presupuestos lógicos y proporcionados. Todo lo demás no sirve de nada, entre otras cosas porque los auditores se responsabilizan de cada proyecto y en líneas generales hacen un magnífico trabajo. Y para ello no miran la nacionalidad ni las vibraciones ni la relevancia social. Miran lo único que saben mirar y repiten la frase que ha hecho famosa a la película Jerry Maguire: “Enséñame la pasta”

 

 

 

 

 

Leave a Reply