El ejemplo del AVE o por qué no hemos aprendido nada de la crisis

Estándar

La noticia ahora es el AVE a Asturias pero la misma crítica sirve para todos los trenes de Alta Velocidad que llenan el país y que certifican que los españoles no hemos aprendido nada de esta crisis. O, a lo peor, es que algunos -los que mandan- han aprendido a hacer su trabajo de manipulación demasiado bien.

El despilfarro del AVE es una muestra más de la desastrosa gestión que sufrimos en España. Los políticos dicen ufanos que somos la segunda nación del mundo con más kilómetros de AVE. ¡Con eso está todo dicho! Alguien debería recordarles que desgraciadamente no somos el segundo país más rico del mundo. Tal vez no se hayan dado cuenta…

Además, existen alternativas al AVE. Por si no lo sabían, en Alemania apuestan por trenes de velocidad alta (50 kilómetros por hora más lentos en su velocidad punta, pero infinitamente más baratos de construir y de mantener). A nosotros esa posibilidad se nos quedaba pequeña y nos fuimos a la alta velocidad, por supuesto. En este caso, el orden de los factores (velocidad alta o alta velocidad) sí altera el producto: el dinero que sale de nuestros bolsillos tiene que ser multiplicado por cinco para tener los trenes más rápidos. Así que como todo el mundo puede imaginar, nosotros hemos optado por la fórmula más cara y Alemania por la más barata.

AVEFoto: Chris Valencia

Para que queden claros algunos datos, vamos con ellos:

España ha invertido en el AVE más de 45.000 millones de euros. ¿Eso es mucho o poco? Es fácil de explicar: jamás recuperaremos ni uno solo de esos millones porque el negocio actual del AVE apenas permite pagar los sueldos de los trabajadores y el coste del mantenimiento (100.000 euros/año por kilómetro) de las vías. Es decir, ni podemos amortizar las obras ni podemos amortizar siquiera los trenes. Todo eso es a fondo perdido.

A cambio, España ha dejado de invertir miles de millones en las redes de cercanías y en cualquier otro tramo ferroviario que no sea AVE. Un ejemplo vivido esta misma semana: empresario que quiere viajar de Valencia a Zaragoza y tiene que ir en AVE de Valencia a Madrid para luego ir también en AVE de Madrid a Zaragoza. Es decir, le salía más rentable -en tiempo- hacer 700 kilómetros en AVE que 300 kilómetros en vía convencional. ¿Por qué? Porque nadie se ha preocupado de unas vías del siglo XIX -Valencia-Zaragoza- que se caen literalmente a pedazos.

Y, sin embargo, como se podía leer en el artículo sobre el AVE en Asturias, son muchos los que siguen exigiendo tener su propia parada de AVE, lo que viene a certificar que no hemos aprendido nada de la crisis que vivimos y que seguimos creyendo a pies juntillas las mismas mentiras que sólo interesan a unos pocos.

En Asturias, por ejemplo, dicen que el AVE es el último recurso para “paliar el déficit económico de empleo”. En fin, no hace falta ni comentarlo. Si la solución al paro es invertir 3.000 millones en una obra pública para conseguir que haya puestos de trabajo… es que debemos volver a primera de ESO y explicar a los autores de dónde saldrán los 3.000 millones. Ya hace muchos años Napoleón III decidió que la mejor solución contra el paro era contratar a trabajadores para abrir zanjas y a otros para cerrar las mismas zanjas. La idea funcionó bien porque generó muchos puestos de trabajo… hasta que arruinó las arcas públicas del país.

Luego, rematan las teorías con otras mentiras habituales como la “vertebración del territorio”. Señores, una autopista vertebra un territorio porque permite la entrada y salida en la vía cada 10-30 kilómetros. El AVE, en cambio, no vertebra ningún territorio y sólo beneficia a las grandes capitales, en este caso Gijón-Madrid, por ejemplo.

AVE2Foto: Mario Carvajal

Además, nos insisten en que este AVE sería perfecto para ayudar al puerto de El Musel, porque podría colocar sus “mercancías en cualquier punto de España en un tiempo mucho menor”. Seguimos con las mentiras: las vías del AVE no se están usando para transportar mercancías por muchos motivos, entre otros porque resulta complicado e incluso peligroso colocar trenes-mercancía rodando a velocidades bajas en una línea donde los trenes van a 300 kilómetros por hora. Y, además, resulta inviable económicamente porque esos trenes-mercancías al final acaban provocando un mayor desgaste en las vías por culpa del peso, lo que dispara el coste del mantenimiento. Dejando a un lado los datos técnicos, usen el sentido común: ¿qué mercancia de la industria siderúrgica asturiana necesita llegar a Madrid a 350 kilómetros por hora? ¿Y cuál sería el coste por kilo de ese viajecito?

AVE3Foto: Mikelo

El remate final del artículo es que el AVE es necesario para que Asturias “no siga perdiendo competitividad y pueda realizar relaciones comerciales en pie de igualdad con otras regiones españolas”. Y ahí es donde vivimos la clave del asunto: hemos convertido España en un país de tontos, donde todos queremos nuestra parte del pastel, aunque sepamos que es indigesto y que no podremos pagar la factura. Y ahora parece que una ciudad como Gijón (300.000 habitantes) necesita el AVE sí o sí. Existe el pequeño detalle de que las vías del AVE no son rentables para pagar sueldos de trabajadores y mantenimiento si no garantizan 9 millones de viajeros al año, algo que en España no consigue prácticamente ninguna de las vías actuales. Y eso, repito, sin obligarles a que amorticen nada de lo que costó la obra.

La reflexión final es obvia: ¿contra el AVE a Asturias? Sí, pero también contra todos los demás. Y lo dice un usuario habitual del AVE que ve con una sonrisa melancólica como cada vez que viajamos de Valencia a Madrid hay que parar en Requena para que suban dos viajeros de media en una estación que costó muchos millones de euros y que también resultaba vertebradora para el territorio, impulsora del empleo y que colocaba a Requena-Turís al mismo nivel que el resto de España para hacer las gestiones comerciales… ¡Qué país! ¡Cuándo pensarán que el AVE sólo es una gran inversión para las multinacionales de la industria civil y para los partidos, valga la redundancia!

 

3 Comments

  1. El Ave viene a ser algo parecido al metro-sur madrileño. Una obra de gran coste donde muchos se llevaron un buen pellizco para su casa sin pensar las consecuencias que tenian dichas obras.

    Por otro lado el Ave es ideal para grandres empresarios y sus viajes por el pais. Rapido,facil y comodo mucho mejor que el avion (esto ultimo palabras de un empresario al que pude escucharselas)

    • Por motivos geográficos no puedo comentar nada sobre el metro-sur, porque lo desconozco por completo. En cuanto al AVE, no tengas la menor duda: somos muchos los que disfrutamos de su servicio rápido, fácil y cómodo. Pero si usamos el sentido común, entendemos que es un privilegio. Si divides los 45.000 millones de euros invertidos entre el número de pasajeros desplazados, resulta que hemos recibido más de 300 euros de subvención pública por cada viaje, así que imagínate si es caro o barato… En el fondo hemos sustituido un servicio privado y rentable para las empresas como son los aviones por un servicio un poco más rápido y cómodo, pero terriblemente deficitario para las arcas públicas, las mismas que necesitan recortar en hospitales, colegios…

  2. > España ha invertido en el AVE más de 45.000 millones de euros.
    > ¿Eso es mucho o poco?

    Es una barbaridad: Salimos a casi mil doscientos euros por cada ciudadano.

    Con el dinero del AVE el estado podría habernos pagado a cada ciudadano un suelo de mil doscientos euros durante un mes. O dos sueldos mensuales de 600 euros. Esto del sueldo no lo escribo como idea realizable, sino para hacernos una idea de la magnitud.

    O lo contrario: para construir el ave, nos han tenido que quitar una media de mil doscientos euros por cada ciudadano. Si en una casa, viven dos padres y dos hijos, multiplica: casi 5.000 euros por familia
    para que algunos usen el AVE.

Leave a Reply