California, la carrera más importante del año para NetApp

Estándar

La próxima semana (del 11 al 18) se disputará el Tour de California. Para quien no lo haya visto nunca, es un reto más que digno, con contrarreloj y alta montaña, con calor meteorológico -el año pasado demasiado- y con calor humano -mucho público en todas las etapas-. Es, sin duda alguna, la carrera más importante de Estados Unidos y es, sobre todo, la carrera más decisiva para NetApp.

netappNetApp es una empresa estadounidense de software. En concreto, cuenta con 12.000 empleados y con 150 oficinas por todo el mundo. Su facturación se cuenta por miles de millones de dólares. Pero… ¿cuál es su negocio? NetApp, entre otras líneas de negocio, se dedica al almacenaje de información en la famosa “nube”. Un ejemplo de los muchos clientes que están consiguiendo es la multinacional Mitsubishi Electric, quien anunció hace apenas un par de días que confiaba en NetApp para guardar la información de su empresa.

Dejando a un lado la cuestión económica y yendo a la deportiva, la nota curiosa es que para NetApp es mucho más importante el Tour de California que el Giro de Italia. El equipo ciclista NetApp-Endura y muchos de sus corredores tal vez no piensen lo mismo. Pero para una marca estadounidense, California es muy importante porque supone poder ver de cerca a sus ciclistas. Y no hay que olvidar que incluso alguna de las etapas -el año pasado fue la contrarreloj- sale o acaba a apenas unos kilómetros de la propia sede de NetApp.

Por eso mismo, el equipo ha hecho bien en dejar a un lado el Giro de Italia y centrarse en Vuelta -2013- y Tour -2014-, puesto que recibir una invitación para la corsa rosa significaba dividir sus fuerzas. Ahora, con la opción de correr el Tour -una de las pocas carreras que un estadounidense medio conoce-, NetApp da un salto de calidad en cuanto a repercusión mediática del patrocinio. Pero no olvidemos que para un sponsor “yankee” no hay nada como ver a su equipo compitiendo en casa.

3 Comments

  1. A propósito del tema “yankee” , sigo de poco este blog – no lo conocía – me gustaría que, siendo francos , opinemos del caso “armstrong”. Un tramposo? Un mafioso? Un ejemplo para la gente que pasa por ese trance que es el cáncer? Un talento innato? Un ejemplo de superación y sacrificio? Quizás ya se ha hablado de este tema en este blog, lo descubrí hace 2 sems ….. Pero la gente que pertenece a la “comunidad ciclista” – porque aún no he pillado el “rollo” de este blog, lo veo muy, quizás demasiado, variopinto- siendo por descontado, desconocedor del mismo, debería pronunciarse al menos para no “masacrar” lo que algunos juntaletras, adictos al copy and paste, han puesto en periódicos de no poca , ninguna, credibilidad. Es un tema del que me gustaría leer las múltiples opiniones. El plato está servido…

    • Es imposible pillarle el rollo a este blog porque su propia esencia es ésa: mezclar cosas que poco o nada tienen que ver. Normalmente, mucho deporte -ciclismo, pero también boxeo, fútbol…-, cine, literatura o cualquier cosa que se me ocurra. Sin orden ni concierto.

      Del tema Armstrong: leyendo el libro de Tyler Hamilton te das cuenta de que Armstrong fue un producto más de su generación en el sentido de que utilizó armas similares a sus rivales. No hay que olvidar que Armstrong iba con Ferrari y Ullrich iba con Eufemiano. Pero Armstrong se diferenciaba de Ullrich en su personalidad agrevisa por un lado y controladora por otro. Ullrich se dejaba hacer. Armstrong quería dominar y gestionar. Es la gran diferencia. En el tema del cáncer, es indudable que su ejemplo ayudó a mucha gente y sirvió de motivación. Luego esa gente ha podido ver la realidad. Pero en momentos delicados, sirvió a otros enfermos. El concepto todo bueno o todo malo no es aplicable hoy en día prácticamente a nada. ¿Justifico a Armstrong? Ni mucho menos. Hizo trampas, coordinó-invitó a que muchos otros las hicieran… e intimidó a todo el que no quiso aceptar su punto de vista hasta el límite (ahí está el ejemplo del cliente arrepentido de Ferrari).

  2. Yo he vivido el cáncer muy de cerca – familiar- y por motivos laborales lo veo a diario. No sabes la cara de póquer que puse un día en una habitación visitando a un chiquito de 15 años , ciclista, con un sarcoma mirando la TV mientras hacían de Lance un cabeza de turco. Aún sabiendo lo que confesó y alérgico confeso al dopaje , si mañana m diagnosticaran un cáncer por mi mente sólo rondaría una persona: Lance. Si tras pasar por este calvario es capaz de ganar 7 tours, por qué no puedo yo ser capaz de vencer este mal y aspirar a dar un paseo entre arrozales? El pasado no se puede cambiar, pero fue una historia bonita, no para el ciclismo, pero sí un pilar donde apoyarse las víctimas de este padecimiento. Ha servido de algo? Ha ganado más credibilidad el ciclismo? O quizás la ha perdido mas si cabe ? La lucha se debe hacer desde el presente. El pasado es eso, pasado. El daño, ya esta hecho. Sé q muchos discreparán conmigo, pero seguramente están participando en masters, marchas,… Y no postrados n una cama de hospital, con náuseas incoercibles, con dolor intratable. Para mí no ha caígo un deportista, ha caído – y lo vivo- un espejo para los débiles, aunque tuviera los piés de barro. A veces merece la pena ponerse una venda en los ojos para seguir adelante. Yo le pongo la medalla a la USADA, la de criptonita. Un flaco favor al ciclismo – todos sabíamos el oscurantismo de los últimos 20 años- y una puñalada a la VIDA. Y que cada palo aguante su vela.

Leave a Reply