España tiene un problema con el dopaje

Estándar

España tiene un problema con el dopaje, aunque en realidad deberíamos decir que tiene muchos problemas con el dopaje. Sólo basta echar un vistazo al caso de Marta Domínguez y comprender rápidamente el esperpento que estamos montando y luego preguntarnos en voz alta por qué somos el hazmerreír de Europa. ¡Resulta obvio!

Pero vamos ahora con otro detalle significativo. Hoy sale en la prensa un ciclista que en el Tour del año 2008 dio positivo, la policía francesa entró en la habitación de su hotel… y a partir de ahí ya no tenemos muchos más datos sobre lo que ocurrió. Sabemos que el corredor colaboró con las autoridades policiales y judiciales, lo que presuntamente debía servirle para volver al ciclismo antes y para limpiar su expediente gracias precisamente a esa colaboración, al arrepentimiento.

Ayer, en un debate organizado por la Agencia Española de Protección para la Salud, en la Facultad de Deportes de la Politécnica, el ciclista -o tal vez fuera la prensa a la hora de hacer el resumen- lanzó un mensaje equivocado: “Arrepentirme no me sirvió de nada”. Para los que quieran leer la noticia con una mayor amplitud, no duden en entrar en este LINK.

Decimos que el mensaje es equivocado porque lo es. Y no viene sino a demostrar, una vez más, que el deporte español no acaba de entender la realidad del dopaje. El mensaje que debería haber lanzado en esa misma conferencia es diferente: “Doparme no me sirvió de nada”.

Es cierto que la conferencia estaba centrada en los arrepentidos y las repercusiones de los arrepentidos. Pero el problema no está en ese paso. El problema llegó un paso antes. Otra cosa es que, tal y como denuncia el ciclista, vivamos un mundo hipócrita. Eso no admite discusión. Pero el mensaje del error no está en el arrepentimiento.

Leave a Reply