Neymar también tendrá que pagar a Hacienda… en Brasil o España

Estándar

Cuando arrancó el caso Neymar, publicamos una entrada en este mismo blog en la que ya apuntábamos lo que al final ha acabado ocurriendo: Hacienda considera -y esa idea ha sido ratificada por fiscalía y por el juez Ruz- que los muchos millones cobrados por el papá del futbolista brasileño no son fruto de ningún traspaso ni de ninguna indemnización sino simplemente el pago del salario de su hijo, camuflado en operaciones de ingeniería contractual para evitar el pago de impuestos. Y, por tanto, hay que pagar impuestos como si hubiera sido parte de su sueldo.

Eso ha supuesto que el FC Barcelona se plantee pagar a cuenta los 9 millones de euros que debía haber retenido a Neymar, puesto que en España la obligación de ingresar la retención de los impuestos es de la empresa y no del trabajador. Eso le librará de la primera parte: el dinero que debía haber retenido. Pero no de la segunda: la multa. La cifra debe ir desde los cuatro millones hasta casi 60. Pero Hacienda no suele aplicar multas máximas cuando el investigado paga rápidamente lo requerido, tal y como ha hecho el FC Barcelona.

Pero atención porque el trabajador también tiene su obligación y eso es algo de lo que hasta ahora no se está hablando en ningún medio de comunicación: Neymar tendrá que declarar ese dinero como sueldo. Y, por tanto, también tendrá que pagar en junio de 2014 sus impuestos del año 2013. Y que todos esos millones sean considerados como salario a buen seguro que le van a acabar suponiendo un pago muy alto en España y/o en Brasil.

Decimos esto porque a efectos legales, Neymar no ha sido residente español en 2013 -más de la mitad del año ha vivido en Brasil-, pero eso no significa que no tenga que pagar impuestos. Ahora todo el mundo sabe lo que escondía la operación y en la Hacienda de Brasil estarán esperándole con los brazos abiertos para hacerle pagar la diferencia de lo retenido en España hasta el tipo de gravamen que se pague habitualmente en Brasil. Y no hablamos de poco. Pero es que Hacienda puede interpretar que todos los millones recaudados por el papá del futbolista no deben ser aplicados al ejercicio de 2013 sino al global del contrato, lo que inflaría la multa, puesto que obligarían al club y futbolista a pagar otros nueve millones.

De todos modos, el FC Barcelona y Neymar pueden asumir esta opción como la menos mala: pagarán multas -la vía penal es difícil que lleve a alguien a la cárcel, puesto que la prioridad para Hacienda es recuperar el dinero- y cerrarán el caso. La alternativa es todavía peor, puesto que si finalmente este dinero no es considerado como pago de salario sino como traspaso, será el Santos y la empresa que tenía el 40% de sus derechos los que acudan a los tribunales -en realidad, ya lo han hecho-. Y lo harán con una acusación por estafa. Lo único que el Barça y Neymar pueden tener claro es que nadie les puede condenar dos veces por lo mismo: o era sueldo o era traspaso. Pero no las dos cosas.

Leave a Reply