Ventoux, una deliciosa lectura veraniega

Estándar

Mis amigos de Libros de Ruta suelen bucear por medio mundo en la búsqueda de pequeñas joyas literarias que tengan algún vínculo con el ciclismo. En el caso de Ventoux hay que reconocer que se trata de un acierto indiscutible: estamos ante una deliciosa lectura veraniega. Para no provocar ningún equívoco, empezaremos diciendo que no es un libro de ciclismo puro y duro. Es un libro escrito por un holandés, pero que parece más propio de un autor francés. Vamos paso a paso.

Ventoux es un canto a la amistad, con un grupo de personas que compartieron vivencias trágicas y que muchas décadas después intentan retomar su pasado para reconstruir el posible futuro. Son un grupo de jóvenes holandeses que un día decidieron subir el monte Ventoux y que muchos años después retoman esa misma idea. En el camino hablan de sus pequeñas miserias -y grandezas- en una obra que merece ser leída con calma y atención y que seguro que es disfrutada más por personas que están por encima de la barrera de los 40 años.

Lo dicho… después de algunos meses de pocas lecturas, Ventoux es la clásica obra que te mantiene pegado al libro con una sonrisa en el rostro. Gran acierto por parte de Libros de Ruta.