Secundario de lujo, una biografía de lujo

Estándar
SECUNDARIO DE LUJO

La semana pasada llegó a casa un libro que llevaba mucho tiempo con ganas de leer, pero que por un motivo u otro se me estaba resistiendo. El título, Secundario de lujo. El autor, Iván Vega. El protagonista, Jaime Mir. Si usted no sabe quién es Jaime Mir, no se preocupe: es el hombre de bigote que aparecía en todas las carreras ciclistas españolas (e internacionales) durante más de treinta años y siempre con una doble función. Por un lado, limpiaba y aseaba al corredor. Por otro, lograba una publicidad impagable para la marca que le patrocinaba.

El libro de Iván Vega repasa la vida y obra de un Jaime Mir que siempre ha sido un maestro en lo suyo. El libro, por tanto, está repleto de anécdotas divertidas en el mundillo ciclista, pero también en el cine, la otra gran pasión de Mir. Eso sí, como bien aclaran en la primera línea, son unas memorias blancas. Es decir, Mir ya advierte de que no va a bajar al mundo del barro. En sus muchos años de dedicación al ciclismo, Mir ha vivido de todo. Pero su interés al echar la vista atrás no es detenerse en escándalos como el del caso Festina, que le pilló de pleno por ser miembro del equipo francés. Su deseo es analizar la evolución del ciclismo, el caracter de todos los grandes campeones con los que ha convivido y de los managers de los equipos… Y componer un relato que explique de verdad cómo son los ciclistas quedándose únicamente con la parte más positiva.

Aclarado ese punto, Mir (e Iván Vega) logra sus objetivos: la biografía se lee con velocidad de crucero (un par de días para devorar el libro) y no tiene desperdicio alguno. Es, por tanto, un libro de obligada lectura para aquellos que quieran conocer lo que se escondía detrás de ese misterioso hombro del bigote que durante años acompañó al pelotón ciclista mundial. Un bigote que tal vez servía para camuflar un enorme corazón herido por una extraña enfermedad que compartimos muchos: el amor por el ciclismo.

La gran ola, una novela sobre el desencanto del siglo XXI

Estándar
la gran ola

Hoy volvemos a los libros. La última novela leída es La Gran Ola, un libro escrito por Daniel Ruiz García, que viene avalado por el Premio Tusquets y la colección andanzas. Para centrar el tema, diremos que es una novela sobre el desencanto del siglo XXI. La narración se centra en la vida de las diferentes personas que giran alrededor de una empresa con aspiración a multinacional (Monsalves). En ella hay vínculos familiares en la dirección al más alto nivel. Y hay numerosos elementos que pululan en los diferentes departamentos, con mención especial para el comercial. Todos ellos viven en un marco que, sin duda alguna, debe calificarse como tóxico en la realidad y dulce y educado en la formalidad.

El libro, por tanto, es ácido y muestra una visión crítica del capitalismo y también de las nuevas modas como el coaching y su aplicación en la gestión diaria de las empresas. Daniel Ruiz García hace mofa de todas estas nuevas “filosofías” que lo único que buscan -en su opinión- es la palabraría para adornar la explotación. Pero sobre todo es una visión del mundo desarraigado en el que vivimos, donde las ventas están por encima de todo lo demás. Y donde las personas y sus equilibros mentales son frágiles.

Es más, de creernos su visión, no hay una sola persona que lleve una plácida vida dentro de esa empresa: el que no necesita consumir porros, es adicto al sexo o, directamente, es un psicópata en potencia. Ese punto estrafalario le resta verosimilitud a la historia, puesto que no existe ningún contrapeso. Pero en líneas generales es una novela que se lee con facilidad y que sirve para reflexionar sobre estos tiempos modernos.

La Volta a Catalunya y su guiño a Colombia y a Nairo Quintana

Estándar
NAIRO

La Volta a Catalunya anunció ayer los siete equipos profesionales invitados a la carrera en su edición de 2017: Caja Rural, Soul, CCC, Cofidis, Wanty, Roompot y Manzana Postobón. La invitación a Manzana Postobón es el premio a un equipo debutante en la categoría profesional y, por tanto, un riesgo para los organizadores. Pero un riesgo limitado, puesto que Postobón lleva una trayectoria muy larga en el ciclismo de la mano de otros patrocinadores (4-72, Colombia es pasión…). Y, además, la invitación esconde también un premio a una labor de cantera con los mejores talentos colombianos, un trabajo que sirvió de espaldarazo para el mismísimo Nairo Quintana. Para contar la historia, hay que echar la vista atrás.

En 2009, un jovencísimo Nairo Quintana hacía su primera aparición en Europa y lograba resultados destacables: ¡7º en la Subida a Urkiola con sólo 19 años! En 2010, ya en la estructura de lo que ahora es Manzana Postobon, llegó la victoria en la general final del Tour de L’Avenir/Porvenir de Nairo Quintana. Pero esos buenos resultados debían ser refrendados en la elite mundial. Y eso ocurrió en 2011, cuando el equipo colombiano pasó a profesionales y, por fin, pudo disputar algunas de las mejores carreras del calendario internacional.

Esa temporada 2011 los ciclistas del equipo Colombia es pasión-Café de Colombia recibieron una única invitación de carreras WorldTour: la Volta a Catalunya. Y no fallaron en el reto. Nairo Quintana anduvo todo el día filtrado en fugas y consiguió llevarse el maillot de la general final de la montaña, un triunfo que significó el primer podio de Nairo en una competición WorldTour. Desde entonces, el crecimiento de Nairo Quintana ha sido imparable, pero para la historia siempre quedará ese dato: el primer podio de Nairo en el WorldTour fue el de la Volta.

Ahora, años después, el mismo equipo vuelve a la categoría profesional de la mano de un gran sponsor como es Manzana Postobón. Y los organizadores de la Volta a Catalunya no han dudado a la hora de invitarles. Buen gesto hacia el ciclismo colombiano y hacia el equipo que llevó en 2011 a un jovencísimo Nairo Quintana a las carreteras catalanas, territorio de la primera de sus muchas actuaciones brillantísimas.

FOTO: ELESPECTADOR.COM

Von Schirach se adentra en la novela con Tabú

Estándar
TABU

El abogado Ferdinand Von Schirach es famoso casi desde su nacimiento por ser nieto de uno de los principales líderes de los nazis (el jefe de las juventudes hitlerianas). Luego, fue famoso por ser un abogado penalista realmente competente. Pero Ferdinand ha conseguido fama mundial gracias a la literatura y a dos libros de relatos cortos en los que analiza algunos de los casos que han pasado por sus manos: Culpa y Crímenes. En su día ya hablamos de ello e incluso lo destacamos como el mejor libro del año.

Ahora entra en la novela. Ya lo había hecho con El Caso Collini (no la he leído). Ahora lo hace con Tabú. Este es un libro corto, con menos de 200 páginas. Un solo caso. Pero un caso impactante porque Von Schirach entiende la literatura como un oficio basado en golpear al lector. Usa la frase corta. Sin adjetivos. Directo al grano. Y siempre con fuerza. Un buen ejemplo es una de las reflexiones que hace el protagonista: “¿La culpa? La culpa es el ser humano”.

Así es Von Schirach y su literatura. En Tabú centra la historia en un personaje extraño, un pintor que desde el primer momento da muestras de ser inestable psicológicamente y que acaba implicado en el asesinato (y desaparición) de una mujer. El estudio de su vida y del juicio es una concatenación de sorpresas que no puede dejar indiferente a nadie. La conclusión es obvia: libro recomendable, aunque un punto inferior al de sus relatos breves, así que mantenemos como prioridad los imprescindibles volúmenes de Culpa y Crímenes.

Valencia CF, ¿Sociedad Anónima o Sociedad Anónima Deportiva?

Estándar
lay-hoon

La situación del Valencia CF ha terminado por explotar. La derrota ante el Celta de Vigo es la gota que colma el vaso de la paciencia de la afición valenciana, que en su gran mayoría atacó a Peter Lim y a la directiva actual pidiendo su marcha. Dejando a un lado muchos otros debates, es el momento de conocer de primera mano si triunfa el concepto de Sociedad Anónima o Sociedad Anónima Deportiva. Es decir,

1. Si el club, como piensa Lim, es una empresa más, es decir, una Sociedad Anónima… no hay nada que hacer. Da lo mismo que la gente grite mucho o poco. Lim seguirá su camino: fichar jóvenes y vender a cualquier que destaque para hacer caja. Y todo dirigiendo el juguete con el mano a distancia desde miles de kilómetros de por medio.

2. Si el club, como piensa la afición, es una Sociedad Anónima Deportiva, las quejas de los socios derrocarán a Lim y le obligarán antes o después a marcharse. Y tienen muchas vías de presión para forzar a la propiedad. ¿Cómo? Muy sencillo: golpeando la línea de flotación de cualquier empresa: el dinero.

Por eso mismo la clave de la situación del Valencia trasciende y mucho la típica crisis de un equipo de fútbol. Nos va a permitir conocer de primera mano si triunfa la tesis de Sociedad Anónima o de Sociedad Anónima Deportiva.