El Giro de Italia puede cambiar de manos

Estándar
200px-Giro_d'Italia_logo.svg

El ciclismo profesional se encuentra en una guerra más o menos cruenta y más o menos indirecta, pero guerra al fin y al cabo. Tour de Francia y equipos WorldTour de Velon no comparten criterios. En mitad de esa guerra hay combatientes aislados como RCS, la empresa organizadora del Giro de Italia, de la Tirreno-Adriático, de la Milán-San Remo o del Giro de Lombardía. Pero hay una novedad que puede cambiarlo todo.

RCS atraviesa dificultades económicas serias. Entre otras fruto de la compra que en su día hicieron de Marca, El Mundo y Expansión, un mordisco que fue posible gracias a la deuda generada, una pesada losa con la que ahora no pueden hacer frente. Lo cierto es que esa inestabilidad económica ha provocado numerosos recortes en una empresa RCS, que cuenta con numerosos periódicos en media Europa, especialmente Italia y España. Y que tiene en la organización de eventos deportivos y especialmente ciclistas una de sus múltiples líneas de negocio.

Ahora resulta que Urban Cairo, un multimillonario que en su día estuvo junto a Berlusconi, quiere comprar RCS. Su empresa, Cairo Communication, posee un 5% de RCS y ahora se ha lanzado a una OPA para adquirir el 50%: Oferta Pública de Adquisición de Acciones. ¿Lo conseguirá? Depende de los accionistas, como siempre, pero la entrada de un nuevo inversor en RCS significará que el Giro de Italia cambia de manos y, además, debe llevar consigo una fuerte reestructuración del grupo RCS, incluido saneamientos y ventas. ¿Saldrá a la venta el paquete de carreras que organiza RCS? ¿Quién puede estar interesado en comprar el Giro de Italia y todas las demás grandes pruebas que organiza RCS? La respuesta a la primera pregunta es todavía una incógnita. La respuesta a la segunda es una obviedad. Seguro que ASO-Tour de Francia quiere comprar el Giro. Pero no será el único