Yo apruebo y los profesores me suspenden

Estándar

La lengua castellana -y la mentalidad que detrás de ella se esconde- es rica en recursos. Por ejemplo, los verbos aprobar y suspender tienen una conjugación realmente difícil. Yo apruebo, tu apruebas, él aprueba, nosotros aprobamos… Hasta ahí parece sencillo. En cambio, el verbo suspender se declina así: él me suspende, ella me suspende, ellos me suspenden… Y así vivimos: cuando apruebo el protagonista soy yo y cuando suspendo el protagonista es otro.

Viene esto a cuento de un ciclista de cuyo nombre no quiero acordarme pero que sí habrá que citar. Se llama Marco Arriagada. Este buen hombre se puso hasta arriba de sustancias dopantes, tomó el pelo a todo el mundo en un Tour de San Luis de 2011, los laboratorios detectaron sus trampas y… entonces comenzó con su particular show. Cuando ganaba era él, pero cuando se demostró su dopaje, el sujeto empezó diciendo que él era inocente y todo era culpa de un compañero y un suplemento vitamínico para acabar reconociendo -ahora- que se dopaba. ¿Pide disculpas? No, ni mucho menos. Los que me suspenden son otros, como siempre.

ARRIAGADAFoto: Vueltaachile.cl

Miren lo que dice el angelito: “No me arrepiento de haberme dopado, porque todos lo hacían y no me quedó ninguna secuela”. [Nota del autor del blog: la ausencia de secuelas es una opinión subjetiva del propio Arriagada que este no compartimos].

Y para colmo de colmos añade sobre las instituciones que gestionan el deporte (UCI, Federación Chilena, Corte Arbitral del Comité Olímpico Chileno) y que le sancionaron con dos años de castigo: “Me jodieron la carrera. Este año hubo varios positivos y el COCh dio castigos de tres y seis meses. No me retribuyeron todo lo que entregué al país. Ni siquiera me dieron acceso a un psicólogo. Me borraron del mapa”.

En eso sí debemos darle la razón a Arriagada. El país debió castigarle económicamente por el daño que ha hecho a su país y, por supuesto, deberían darle ayuda psicológica. ¡La necesita!

Los cines, territorio exclusivo de niños y adolescentes

Estándar

En plena crisis económica, son muchos los que se plantean hacia dónde pueden o deben enfocar su futuro laboral. Pero lo único obvio es que hay dos sectores que no sienten la crisis: los negocios vinculados a la gente mayor y, sobre todo, los negocios vinculados a los niños y los adolescentes.

CROODSVeamos el ejemplo del cine y las películas más taquilleras de 2013. El dominio de las películas para niños y/o adolescentes es abrumador. La película más vista es Los Croods, con 13,8 millones de euros y un film de animación. La segunda posición es para El Hobbit mientras que el tercer peldaño del podio es de otra película de dibujos animados, que decimos los que ya empezamos a tener una edad.

Mirando el top 10, la quinta es otro film de animación (Frozen), así como la sexta (Monstruos University). Entre las últimas hay otras igualmente pensadas para el público juvenil: Iron Man, Los Juegos del Hambre…

GRULas reflexiones sobre el presente y el futuro son obvias. Por un lado, Hollywood está agotado como fuente de talento y sus mejores guionistas ya hace años que están trabajando para la televisión y preparando series. La cosecha de 2013 ha sido -con sus excepciones- realmente lamentable e incluso entre las más taquilleras hay muchas películas que no son sino segundas, terceras… partes de éxitos anteriores. No hay nuevas ideas ni ganas de arriesgar.

Y los adultos hemos comprendido que de una crisis se sale limitando el gasto a los ingresos -parece obvio, pero los políticos no lo hacen-, aunque seguimos dejando fuera de los recortes las ilusiones de los niños, los verdaderos dueños de las salas de cine.

 

LISTADO COMPLETO DE PELÍCULAS TAQUILLERAS DEL AÑO 2013

1. Los Croods. 13,8 millones. Animación
2. El hobbit. 13,6 millones
3. Gru, mi villano favorito. Animación
4. Guerra Mundial Z, 12 millones
5. Frozen, 11,6 millones. Animación
6. Monstruos University, 11,08 millones. Animación
7. Django desencadenado, 10,7 millones
8. Ahora me ves. 10,5 millones
9. Iron Man 3, 10,4 millones
10. Los juegos del hambre: en llamas. 10,2 millones

Lopera y Del Nido, dos hombres y un destino

Estándar

Pensar el título de una novela o de una película es algo realmente complicado, puesto que son casi infinitas las opciones y pocas las que quedarán grabadas en el subconsciente del gran público. Pero además no hay que olvidar que cuando se lanza una gran película o novela hay que pensar también en un título con gancho para cada uno de los países del mundo, puesto que por ejemplo los films estadounidense no siempre son traducidos de la misma manera en España que en Argentina, por citar dos países con un idioma común.

Viene todo esto a cuento de la película “Butch Cassidy and the Sundance Kid”. ¿No conoce esa película? Seguro que sí. Espere un poco porque a veces el título en español es infinitamente peor que el original. Pero también hay ocasiones en las que mejora y mucho la idea del autor. Este es un claro ejemplo. Si hablamos de “Butch Cassidy and the Sundance Kid” es posible que muy pocos sepan a qué nos referimos. En cambio, “Dos hombres y un destino” es una película realmente famosa -no sólo por su banda sonora- y un título sencillamente espectacular. ¡Mucho mejor incluso que el original”.

Dos_hombres_y_un_destino-117041082-largeRobert Reford y Paul Newman se pasan toda la película atracando bancos en Wyoming (el Estado americano, que no el presentador de La 6, obviamente). Y cuentan con el respaldo de la joven Denver. Juntos forman un extraño trío que no respeta ninguna ley y que acaba propiciando una extraña corriente de simpatía con los espectadores, puesto que no lo olvidemos ni un segundo: ambos son forajidos.

En nuestro país también tenemos casos de dos hombres y un destino, personas que viven siempre enfadadas -a veces siendo amigas-, pero que comparten estilo, formas y costumbres. Por ejemplo, José María del Nido y Manuel Ruiz de Lopera. Ambos han sido presidentes del Sevilla y del Betis, los dos clubes emblemáticos de la capital andaluza y los dos viven con muchísimos problemas legales a cuestas.

DEL NIDO-LOPERAFoto: oclise.com

José María del Nido, si nada cambia, entrará pronto por prisión. Manuel Ruiz de Lopera ha sido condenado por delito fiscal y tiene todavía pendientes varias causas que están siendo instruidas por Mercedes Alaya, esa mujer mitad ninfa mitad juez. Y lo curioso es que a pesar de los datos que hay sobre la mesa, todavía hay un pequeño porcentaje de la población que les apoya. Vamos a ver ahora que Del Nido busca firmas para su indulto cuántos le defienden. Pero lo mejor de todo es que paso a paso -de algo tenía que servir la crisis que vivimos- está ganando la corriente más crítica tanto en la afición del Sevilla como en la del Betis. Si se hiciera una encuesta, sería interesante ver qué porcentaje de apoyo popular tienen a día de hoy entre su masa social y también qué porcentaje es partidario de lo contrario, valga el pareado.

Sean Del Nido y Lopera dos forajidos como los de la película, lo único obvio es que su futuro pasa por los mismos problemas y que ninguno de los dos tiene la belleza de Redford ni de Newman. Pero eso no es demérito suyo, seamos sinceros. Aquellas estrellas de Hollywood casi no parecían ni humanos de tan hermoso que eran y, como dice el tópico, cualquier comparación es odiosa y algunas más que otras.