Blade Runner, la máquina de la verdad y asesinos que no pueden fumar

Estándar

No hace muchos días hablábamos de BLADE RUNNER, la película de Ridley Scott. Y decíamos que este film de ciencia ficción (basado en una novela de Philip K. Dick) había intentando predecir cómo sería el mundo en el año 2019. Evidentemente, todavía no hay robots que puedan ser confundidos con los seres humanos (hilo argumental de la novela y de la película), aunque sí parece que hay personas que tal vez no sean seres humanos.

BLADE RUNNERViene esto a cuento de la NOTICIA publicada en la prensa hace apenas unos días. Al parecer, por primera vez en España un juez ha aceptado que un acusado de asesinato tenga que pasar una prueba similar al polígrafo (o máquina de la verdad).

De todos modos, el test no será el habitual polígrafo en el que se miden variables como la tensión, el pulso, la sudoración… En realidad, el test al que se someterá al sospechoso de asesinato es un examen para comprobar las ondas cerebrales y así poder confirmar o no la acusación y también el lugar donde puede estar el cadaver de la mujer del acusado.

En la película Blade Runner, un joven Harrison Ford sometía a los sospechos de ser replicantes (robots) a un test de lo  más curioso. Si no lo han visto, pueden ver la película entera… o ver este test en el siguiente LINK.

Como ven, en Blade Runner se analizaba las reacciones en el ojo… sin importar que el sujeto fumase o no. En eso, Ridley Scott se equivocó. ¡Y mucho! En 2019 ya es posible que un juez autorice el uso de máquinas para saber si somos asesinos o no, puesto que la justicia en Estados Unidos, Israel, Japón y ahora también en España empieza a validar este tipo de estudios, pero amigo Ridley… jamás permitirán al acusado que fume. Sólo por eso, ¡acabaría en la cárcel!

Jorge Lorenzo y los males del deportista

Estándar

El mallorquín JORGE LORENZO ha conseguido cierto protagonismo en las redes sociales con un vídeo en el que mostraba su supuesta casa en Barcelona. Decimos lo de supuesta porque con estos reportajes -al igual que en los del Hola, pero por motivos muy diferentes- nunca sabes si es su casa o si han alquilado la de otro para hacer publicidad y salir del paso. Pero vamos a dar por supuesto que ése es su hogar (ahí está el vídeo, con chicas Play Boy incluidas, aunque no vengan a cuento de nada).

La primera duda grande es si de verdad tiene lógica económica una inversión de cinco millones de euros en una casa propia de un adolescente. No lo parece (lo de tener lógica), puesto que no son muchos los adelescentes que en el futuro podrán pensar en comprar esa casa, puesto que ese tipo de potencial comprador o no tiene dinero o prefiere hacérsela a su gusto. Y decimos lo de casa de adolescente por la discoteca interna, por montar un ring de boxeo y por tantos y tantos detalles que llevan a pensar siempre lo mismo: perfecto…es la casa de tus sueños… hoy, pero ¿dentro de diez años servirá para que viva una familia?

JORGE LORENZOFoto: Willtron

La segunda duda es cuánto dinero -y por tanto personal para el cuidado y mantenimiento- hace falta para mantener una casa así. Es evidente que con unos 15 millones anuales de ingresos, Jorge Lorenzo no tiene problemas para llegar a final de mes. Pero él vive una profesión de alto riesgo donde una caída puede reducir los ingresos drásticamente (casi a cero) y, además, los pilotos son muy jóvenes y tienen por delante toda una vida, algo que parece no preocuparles mucho hoy, pero que debería ser motivo de reflexión.

No sólo la casa muestra los males típicos del deportista de elite. También en el garaje se ven muchos de los caprichos habituales: coches de lujo para deportistas que pasan casi todo el año fuera de casa y que apenas harán cuatro o cinco mil kilómetros con el por año (siendo generosos).

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFoto: Gogo Visual

Puede ser que Jorge Lorenzo esté mucho años en la elite y gane el dinero suficiente para permitirse todos esos lujos el resto de su vida. Pero también puede ser que no sea así, por desgracia. Lo que está claro es que en el entorno de Lorenzo (y en el de tantos y tantos deportistas) no se practica una tradición romana. En la República (y el Imperio) cada vez que un general conseguía una victoria importante se le permitía entrar en Roma con un desfile triunfal. ¡Era su momento de gloria! Pero subido al carro desde el que el general saludaba a las masas viajaba siempre un simple esclavo que tenía una función muy importante: mantenía sobre la cabeza del general los laureles de la victoria, pero también le repetía a su oído: “Respice post te, hominem te esse memento (“mira hacia atrás y recuerda que sólo eres un hombre”).

Por desgracia, en el entorno de los deportistas (y no sólo deportistas) no parecen abundar los esclavos que recuerdan la humildad necesaria en los triunfos.

PD: Puede ser que el vídeo no haga justicia a la vida de Jorge Lorenzo. Y puede ser que se quede corto. Es sólo una anécdota. Y si piensan que con esa cantidad de dinero es imposible arruinarse, otro día les hablaremos de la situación de los jugadores de la NBA, donde más del 50% están arruinados sólo cinco años después de colgar las botas. Allen Iverson, con 120 millones de euros ganados en su trayectoria como jugador de baloncesto, es el mejor ejemplo de deportista que lo gana todo con la misma facilidad con la que lo pierde.

Warhol, los 15 minutos de gloria y el Cellarbrations

Estándar

El artista Andy Warhol nos dejó muchas muestras de su inteligencia y originalidad en casi todas sus obras de arte. Pero ninguna como una de sus frases: “En el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos. Todo el mundo debería tener derecho a 15 minutos de gloria”. Jamás Warhol, fallecido en 1987, habría imaginado que en pleno siglo XXI su frase iba a ser tan cierta. Y sólo hay que mirar a los listos del Cellarbrations Racing Team.

Este equipo australiano amateur –repito, amateur- ha enviado una carta abierta a Samuel Sánchez ofreciéndole una oportunidad para correr con ellos. Para quien no lo sepa, Samuel Sánchez ha sido campeón olímpico y es uno de los 20 mejores ciclistas del mundo. Los australianos le dicen que no le pagarán, pero que en su país la gente es muy simpática. Desde luego, ellos lo son en grado sumo. También le dicen que sería el líder indiscutible del equipo -¡sólo faltaría!- y que entienden que lo más probable es que el ex campeón olímpico les diga que no, pero que siempre hay que preguntar porque nunca se sabe.

Andy Warhol, Self-Portrait, 1986

Los amigos del Cellarbrations Racing Team han conseguido sus 15 minutos de gloria gracias a esa carta y al vídeo que han preparado. ¡Enhorabuena! Pero realmente ¿han sido serios como dicen ser? La respuesta es obvia: no.

Tras leer la noticia he estado tentado de preparar una carta y enviársela por mail (lo de hacer un vídeo me daba demasiada pereza). La carta iba a ser sencilla. Éste es el borrador:

CRT-Logo_PrimaryQueridos amigos del Cellarbrations Racing Team,

He leído que estáis buscando ciclistas para completar vuestra plantilla, de lo que deduzco que aún no está cerrado todo el equipo de 2014. Por eso mismo he pensado que tengo un amigo con experiencia en el ciclismo profesional y que os podría ayudar a usar el sentido común para confeccionar vuestro equipo. Mi amigo ha estado vinculado al ciclismo desde su más tierna infancia y conoce todas las facetas del mundo profesional, pero sobre todo mi amigo es una persona que destaca por una virtud que por lo visto es poco frecuente en muchos ambientes: es capaz de pensar.

Mi amigo me dice que Australia está muy lejos de España y que por menos de 500.000 euros al año no le apetece moverse de su casa y mucho menos para asesorar a un equipo amateur. Pero él es muy inteligente y estoy seguro de que si ustedes le contratan, harán una gran inversión.

Entiendo que 500.000 euros anuales (más viaje, casa, comida y alojamiento para mi amigo y para toda su familia) puede ser una cantidad demasiado alta para ustedes. Pero nunca se sabe. Y fieles a la filosofía que he visto que tiene su club, he pensado que lo mejor que puedo hacer es enviarles esta carta y pedirles que me contesten. La verdad es que ustedes lo dicen muy bien: lo más probable es que me digan que no, pero no se pierde nada intentándolo, ¿verdad?

Espero su respuesta… para mi amigo, que quede claro”.

———

Al final, es mejor no enviar la carta. Cellarbrations Racing Team ya ha tenido sus 15 minutos de gloria. No le demos ni un segundo más. Aunque mejor pensado, no estaría mal recordar para remate del artículo otra frase de Warhol: “Comprar es mucho más americano que pensar, y yo soy el colmo de lo americano”. Si Warhol estuviera vivo, seguro que pensaba que en Australia hay algún otro ser humano que comparte esa misma idea: prefiere comprar a pensar. Y además quiere comprar sin dinero, que ya es colmo de los colmos.

Huesos en el Jardín, la última aventura de Kurt Wallander (y una visión de la novela negra)

Estándar

Da lo mismo si te gusta o no te gusta leer. Tu hombre es el escritor Henning Mankell. Da exactamente lo mismo si lees un libro cada semana, uno cada mes o uno cada año. La serie que debes leer es la protagonizada por el policía Kurt Wallander. Un comienzo de entrada tan arrollador es pocas veces posible, puesto que el gusto de los lectores es casi tan variado como el número de habitantes sobre el planeta Tierra. Pero Mankell y Wallander son un seguro de vida. Veamos por qué.

En los últimos años se ha puesto de moda la novela negra. Sin embargo, la novela negra no es algo reciente, puesto que empieza en los años 30 con autores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Para no ponernos en plan catedrático, lo resumiremos de la forma más sencilla posible: la novela negra es una evolución lógica de la novela policíaca. Aquellos relatos de Sherlock Holmes o Agatha Christie son blancos respecto a la nueva realidad que autores como Hammet y Chandler quieren describir: en la novela negra lo importante no es tanto quién es el asesino sino describir -con realismo y por tanto con violancia- el día a día de los bajos mundos.

En España -y en todo el mundo- se vivió hace unos años un auténtico fenómeno editorial con la saga Millenium de Stieg Larsson: Los hombres que no amaban a las mujeres,  La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y, por último,  La reina en el palacio de las corrientes de aire, todas ellas adaptadas al cine tanto en Europa como en Estados Unidos. Pero ese éxito comercial de Larsson tenía sus precedentes. Y no hay nadie mejor que Henning Mankell.

MANKELLMankell es el gran maestro de la novela negra escandinava y, podríamos decir, que europea. Este autor ha escrito hasta 15 novelas dentro de la serie de Wallander. Y ha conseguido el difícil reto de unir calidad literaria con capacidad adictiva, es decir, todas sus novelas enganchan y, al mismo tiempo, están muy bien escritas.

Si nunca has leído ninguna, es el momento de hacerlo. En orden cronológico, estos son los títulos: Asesinos sin rostro, Los Perros de Riga, La leona blanca, El hombre sonriente, La Falsa Pista, La Quinta Mujer, Pisando los talones, Cortafuegos, Antes de que hiele, Huesos en el Jardín, El Hombre Inquieto y La Pirámide (que son cuentos sobre los orígenes del policía). El retorno del profesor de baile y Antes de que hiele están unidas a la serie.

La novedad editorial es la publicación de Huesos en el Jardín. Ha sido la última obra en ver la luz pública, pero no es la última cronológicamente hablando. En realidad, tampoco es una novela, puesto que apenas son 158 páginas y, por tanto, se lee perfectamente en un par de días.

MANKELL2

La historia de Huesos en el Jardín nace con la idea del protagonista, Kurt Wallander, de irse a vivir al campo. Parece haber encontrado una casa que se adapta a sus gustos y su bolsillo hasta que en la inspección ocular de la misma choca con una mano. El descubrimiento del cadaver lleva a la policía sueca a iniciar una investigación criminal que nos permite ver como los recortes también hacen mella en la policía y como los jefes de Wallander no parecen muy interesados en un cadaver que está enterrado allí muchas décadas. Sin embargo, el policía acabará descubriendo que el autor del asesinato sigue vivo en un final trepidante.

Para los lectores de Mankell y Wallander, Huesos en el jardín no es ni mucho menos la mejor de las despedidas posibles. Es simplemente una última mirada a un personaje entrañable, puesto que el escritor ha garantizado -y está cumpliendo- que jamás volverá a escribir nada protagonizado por Wallander. Así que para cualquier lector que nunca haya leído a Mankell, lo mejor es que empiece con Asesinos sin rostro, la primera de las novelas. Y si no se atreve con una serie tan larga, puede ir a la mejor, que posiblemente sea La Quinta Mujer.

El test de ADN, de violadores a cacas de perro

Estándar

Blade Runner es una película de ciencia ficción que, entre otras cosas, intenta imaginar el mundo en el año 2019. Resulta evidente que estamos muy lejos de lo que el film de Ridley Scott planteaba. Pero no hay que olvidar un detalle: en Blade Runner se mezclan replicantes con aspecto humano y personajes que van en bicicleta. Esa es una de las grandezas de la película, puesto que imagina en perfecta armonía prototipos hiper-futuristas con otros totalmente arcaicos.

No vamos a ser tan osados de decir cómo será el año 2019, puesto que ya lo tenemos casi a la vuelta de la esquina. Pero resulta evidente que hay dos características propias del siglo XXI: la velocidad del progreso tecnológico… y la lentitud de la justicia.

BLADE RUNNERFoto: Neele Lind

Vamos al caso: el test de ADN es uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX. Durante años, su precio y la tecnología necesaria para hacer estos sofisticados test han hecho que únicamente pudiera aplicarse en muy pocos casos. Por ejemplo, empezó utilizándose para pruebas de paternidad. Pero también acabó usándose para encarcelar a violadores. En esos casos, los test de ADN estaban limitados a procesos judiciales largos y costosos y siempre en el ámbito penal o, al menos, en el civil.

Pero como dicen los clásicos del barrio la ciencia avanza que es una barbaridad. Y los test de ADN han empezado a multiplicarse. En el mundo del deporte, por ejemplo, los ciclistas están obligados a ceder voluntariamente -ya sé que obligados y voluntariamente no deben ser escritos en una misma frase, pero así es- su ADN. ¿Cuál es la finalidad? Pues pueden preguntárselo a corredores como Jan Ullrich. El alemán fue sancionado por ese test… para casos en los que no había una violación ni un hijo desposeído de sus derechos sino un deportista que hacía trampas a otros.

De todos modos, no crean que el ADN se va a acabar ahí. Como siempre, cuando quieran ver el futuro, miren a Estados Unidos y Japón, dos países donde para bien o para mal acabamos colocando nuestros ojos e imitando -casi siempre lo peor de ambos-. Pues resulta que en Estados Unidos, donde cualquier problema puede acabar en un juzgado, emplean los test de ADN para las cacas de perro.

Lo explicamos: en determinadas urbanizaciones de lujo y ante dueños desalmados que no tienen reparo a la hora de que sus perros hagan caca mientras ellos miran a otro lado, se han impuesto los test de ADN. Al parecer apenas cuestan 60 euros y permiten identificar al propietario del excremento -al perro y, por tanto, a su dueño-, lo que facilita la sanción económica y la humillación pública.

De todos modos, parece que como efecto freno funciona realmente bien, puesto que en esas mismas urbanizaciones son pocos o ninguno los que miran hacia otro lado. Saben que si su perro -o mejor dicho, ellos- dejan un excremento en el suelo, la asociación de vecinos cogerá una muestra, analizará el ADN e identificará al criminal. ¡Y todo por 60 euros! Piensen en el abanico de posibilidades al que nos llevará esta modernidad: ¿habrá test de ADN para los adolescentes que entren en los parques a comer pipas? En fin, al final resultará que Blade Runner no era tan futurista como pensábamos.

Miguel Ricart, el respeto a las víctimas y los atajos televisivos

Estándar

La muerte de las niñas de Alcàsser marcó un antes y un después en la historia de España. El asesinato de Miriam, Toñi y Desiree sacó a relucir no sólo la existencia de seres como Miguel Ricart y Antonio Anglés sino también la capacidad de los medios de comunicación para explotar el drama humano a cambio de mejorar sus índices de audiencia. El nombre de Nieves Herrero siempre quedará asociado a esa explotación del dolor, aunque al menos la periodista ha tenido el valor de pedir perdón por aquellos programas.

Tampoco desde un punto de vista local estuvimos mucho más acertados. El famoso programa de Canal 9, Juí d’Alcasser, acabó con condenas judiciales. Pero no es el momento ahora de entrar en ese punto sino de pensar en el presente y el futuro: ¿hemos aprendido la lección?

Viene esto a cuento de la persecución que de Miguel Ricart han hechos los medios de comunicación y muy especialmente las televisiones. Cuando se les cuestiona por qué están ofreciendo ayuda a Ricart, por qué le han susurrado en el oído que creen en su inocencia, por qué le han sugerido que es mejor que venga a Madrid, por qué le ayudan a buscar hotel, por qué están colaborando con un señor cuyo único mérito en la vida ha sido asesinar y violar a tres niñas, los periodistas agumentan que es la entrevista que todo el mundo quiere tener. ¿Todo el mundo? En fin… justificar las maldades propias diciendo que los demás también tienen la misma intención es algo muy humano… y mezquino, porque no resta ningún ápice de culpabilidad el hecho de que haya otros igual de desalmados. En el juicio de Nuremberg hubo tanta gente que se justificaba así, argumentando siempre que cumplían órdenes y que si no hubieran sido ellos, otros lo habrían hecho…

Sin embargo, todavía no hay que ponerse en lo peor. Una de las madres de las niñas de Alcàsser lo ha dejado muy claro en una entrevista: “Espero que las televisiones tengan ahora más dignidad y no lleven a Ricart a un plató”, ruega Rosa Folch, madre de Desireé.

mediaset-intEl respeto a las víctimas es una de las características que como seres humanos nos distingue de los animales. Y ese respeto no entiende de atajos. Parece que en Tele 5 y Antena 3 hay al mismo tiempo miedo y nervios. “En ningún caso se darán minutos de gloria televisivos a un asesino temido y repudiado”, afirman en un comunicado los directivos de Mediaset (Tele 5). Antena 3 también se justifica por haber ofrecido las primeras palabras de Ricart: “Fue una entrevista en la calle. Ricart no va a pisar ningún plató de Antena 3“.

atresmedia-TV-logo-535-x-310Es decir, las dos cadenas parece que no se atreven a dar el paso por miedo a la respuesta social. Hay dos fronteras que dicen que no van a cruzar: llevar a Ricart al plató y pagar por la entrevista. Pero la sociedad no quiere atajos. Señores de Mediaset y Atresmedia (Tele 5 y Antena 3), esto es mucho más sencillo: no queremos ver a Ricart en televisión, con o sin dinero en el bolsillo ni con o sin estar en el plató. Es evidente que no lo van a hacer por respeto a las familias de las niñas… pero al menos es bueno que sientan la presión de la sociedad y que mostremos que la lección del caso Alcàsser se ha aprendido. Mi única respuesta posible es minúscula pero contudente: no veré jamás el programa que dé minutos de gloria -con o sin presencia en plató, con o sin sueldo- a Miguel Ricart. Así se sencillo y de efectivo: es la única ley que entienden en determinados despachos.