Regreso a casa, una película más que interesante

Estándar
Regreso a Casa (2014)

El verano no nos deja muchas opciones de disfrutar de buenas películas. En primer lugar, es necesario disponer de una manta a cuadros si uno quiere ir al cine, puesto que el nivel del aire acondicionado es directamente incompatible con la vida humana. Pero dejando a un lado las anécdotas, lo peor de todo es la cartelera: películas para niños, películas para adolescentes y películas para descerebrados. No hay mucho más, sobre todo en Hollywood, donde llevan años con el cartel de Cerrado por Vacaciones (de talento). Y es que los mejores guionistas están en el mundo de la televisión y las series. No hay duda sobre ello.

Por eso mismo la semana pasada decidí cambiar de registro y marcharme a ver una película china. Tenía en el recuerdo el buen sabor de boca que nos dejó Deseando amar, uno de los films más interesantes de este siglo. Pero de aquello ya hace mucho. La película que ahora mismo está en cartelera se titula Regreso a casa y viene avalada por un director y unos actores (especialmente actrices) de renombre… para cinéfilos. No entraré en ese mundo. Me limito a decir que iba bien predispuesto, con la mente abierta, pero tampoco pensando en que la película china iba a cambiar mi vida.

Y eso fue lo que me encontré. Regreso a casa es una película muy interesante. Nos permite reflexionar sobre las dictaduras, sobre la memoria, sobre el amor… Personalmente, me resulta muy curioso que en toda la película no se diga ni una sola vez de qué se acusaba al padre, lo que viene a certificar que China era (y posiblemente sigue siendo) un país en el que Kafka no habría publicado El Proceso, ya que todo allí es exactamente como él imaginó: te meten en la cárcel y nadie te dice el motivo.

Regreso a casa, en resumen, narra las peripecias de un padre que se fuga de la cárcel para intentar ver a su mujer y su hija, quienes tratan de sobrevivir a la condición de familia de un “purgado” en la mal llamada revolución cultural. Y no desvelaremos nada más para que el film no pierda parte de su encanto. Si eres capaz de aguantar una película que en algunos tramos en un poco lenta -nada desesperante, pero sí lenta-, acabarás emocionándote. De eso no hay ninguna duda!

La película Boyhood, una obra maestra

Estándar

La película Boyhood es una obra maestra, aunque no para todos los públicos. En este caso, la historia de la forma es casi tan importante como el fondo. El director, Richard Linklater (del que ya hablamos aquí por su trilogía Antes del Amanecer, Antes del Atardecer y Antes del Anochecer) es un hombre obsesionado por el paso del tiempo. Si en su famosa trilogía intenta estudiar el paso del tiempo en las relaciones de pareja, en Boyhood analiza el paso del tiempo en la vida de un niño de 6 años al que acompañaremos hasta su entrada en la Universidad. Para hacerlo, Linklater se ha pasado una docena de años rodando la película: desde el verano de 2002 hasta octubre de 2013, así que no hay dos actores para interpretar al niño, ni hay uso de maquilleja, ni hay artificio alguno. Lo mismo ocurre con los padres del niño (Patricia Arquette y Ethan Hawke), quienes van envejeciendo de forma natural en un rodaje de 12 años pero sólo 39 días.

Boyhood_Momentos_de_una_vida-954973569-largeDejando a un lado ese peculiar paciencia de Linklater para invertir 12 años en un proyecto, vamos al fondo de la historia: es la infancia y adolescencia de un niño de padres divorciados en Estados Unidos. Y no hay nada extraordinario. El niño no un ningún cerebrito (es más, repite curso tras la separación de sus padres), el niño no es un genio de los deportes… Al final, es un niño cualquiera al que no le ocurre nada extraordinario durante toda su infancia o adolescencia. Y esa es precisamente la grandeza de Linklater, quien consigue entretenernos durante casi tres horas de película haciendo algo que sólo los más grandes consiguen: borrar las barreras de cine y vida haciendo que la película se convierta en un pedacito de vida de un grupo de personas.

Durante las tres horas de película vemos al niño cambiar numerosas veces de casas, de amigos, de familias… a cuenta de los tres divorcios de su madre. Y le vemos dirigirse hacia la Universidad con esa mezcla tan propia de los americanos: tienen que madurar para irse a estudiar a miles de kilómetros de sus familias, conseguir dinero para pagarse los estudios… y cuando llegan a la Universidad siguen siendo niños más empeñados en beber y conocer a chicas que en estudiar. Pero así es la vida misma: preparándonos para retos para los que no estamos preparados.

La película no es apta para todos los públicos. Si buscas explosiones, disparos, persecuciones arriesgadas, efectos especiales… no vayas a verla. Los grandes efectos especiales que usa Linklater son los de la vida misma: el paso del tiempo. Ahora, si tuviste un amor infantil-juvenil al que no has vuelto a ver, si recuerdas con cariño una casa que tus padres decidieron abandonar un día sin que tu supieras muy bien por qué, si echas de menos un lugar al que ibas a veranear en la adolescencia… te interesa la vida y te interesa Linklater.

PD: El actor Ethan Hawke debería firmar un acuerdo de por vida con Richard Linklater. Nadie como Linklater sabe sacar lo mejor de este hombre que vuelve a ejercer, una vez más, de padre divorciado, buena persona e irresponsable a partes iguales.

Lauren Bacall, algo más que la muerte de una actriz

Estándar

El pensamiento de que todo tiempo pasado fue mejor es ciclíco en los seres humanos, sobre todo a partir de una edad en la que uno empieza a echar de menos su juventud más que aquellos tiempos ahora endulzados por el recuerdo. Sin embargo, el mundo del cine no admite discusión: todo tiempo pasado fue mejor. Y para llegar a esa conclusión basta con echar un vistazo a la cartelera actual en cualquier cine: muchos efectos especiales y muy poco contenido capaz de entretener a un mente inteligente. Otra cosa bien diferente es que esas películas bien promocionados y visualmente efectivas no sirvan para vender palomitas y refrescos.

bogart-con-lauren-bacallViene esta reflexión a cuenta de la muerte de Lauren Bacall, una actriz de un magnetismo que ahora no vemos en ninguna otra estrella de la industria cinematográfica. Resulta evidente que en la actualidad hay actrices realmente atractivas. Según el gusto de cada uno pueden ser citadas actrices como Sienna Miller, Monica Belucci, Charlize Theron o Scarlett Johansson… pero Lauren Bacall es muy diferente a todas ellas.

La que fuera mujer de Humphrey Bogart pertenecía a una escuela en la que podríamos incluir también a Rita Hayworth, mujeres de bandera, pero mujeres independientes y, por tanto, muy alejadas de la belleza fría y pasiva de Ingrid Berman. En la filmografía de Lauren Bacall, una película como Casablanca nunca habría sido posible, puesto que ella habría roto con el tonto de su novia y se habría quedado para toda la vida con Bogart viviendo en África y gestionando en primera persona el café de Rick. Lo suyo era el persona de mujer fuerte y con caracter. Entre todas sus películas, tal vez la mejor sea la desconcertante adaptación de El Sueño Eterno (The Big Sleep).

Lauren Bacall, un recuerdo.

Ben Hur, ¿la historia de dos homosexuales?

Estándar

La Semana Santa tiene sus tradiciones. Por ejemplo, la lluvia en Sevilla, que sirve para llenar muchos minutos de telediarios con las lágrimas de los nazarenos. Pero también las películas religiosas y/o de romanos, puesto que en ocasiones coincinden y en ocasiones no… pero siempre son emitidas en plena semana religiosa.

Ben-Hur-Vespa-002Para no variar, es seguro que algún canal emitirá Ben Hur, posiblemente la mejor de todas las películas religiosas/romanos y, sin duda alguna, un de las mejores de la historia del cine. Para empezar, con 11 Oscar fue la película más premiada durante décadas. Pero es que además la escena de la carrera de cuádrigas difícilmente se podrá mejorar en el futuro, por muchos efectos especiales que se utilicen.

Además, Ben Hur también cuenta con una leyenda oscura: la de la homosexualidad encubierta entre los dos actores protagonistas. Y ojo porque el rumor fue lanzado por Gore Vidal, uno de los guionistas del film. Si uno se atreve a escuchar su explicación en inglés (subtitulada en portugués), puede hacerlo en este link: VIDEO. (dura menos de tres minutos y te permitirá tener criterio propio).

BENHUR3Si no, ahí va el resumen de la trama: Gore Vidal siempre dijo que él quiso explicar la historia de Ben Hur como el amor de dos homosexuales que se reencuentran muchos años después. El romano quiere retomar su relación, pero Charlton Heston se niega. Y a raíz de ahí vendrá su enfrentamiento posterior. Gore Vidal dice que las miradas entre ambos y sus diálogos en el primer encuentro son más que significativos. “Siempre tan próximos”. “En todos los sentidos”, contesta el otro.

Pero lo cierto es que Gore Vidal tampoco puede ser tomado muy en serio, puesto que disfrutaba creando polémicas allí por donde pasaba hasta el punto de que fue guionista de Ben Hur poco más de una semana, el tiempo justo para que le conocieran y le despidieran. Otra cosa es que tuviera un talento para la escritura -y la polémica- fuera de lo normal. Y ahí ha dejado para el recuerdo su polémica visión sobre Ben Hur. La próxima vez que veas la película, ya sabes: atento a los primeros minutos y al encuentro de Mesala y Ben Hur. ¿Es amistad? ¿Es amor?

PD: Por cierto, Gore Vidal nunca le dijo a Charlton Heston que estaba interpretando el papel de un homosexual. El ex presidente de la Asociación Nacional del Rifle no parece que hubiera aceptado el comentario de muy buena gana.

Philip Seymour Hoffman, un ejemplo de cine

Estándar

Una de las noticias del día es la muerte de Philip Seymour Hoffman. Este actor estadounidense ha aparecido muerto después de certificar que su relación con la mala vida nunca llegó a interrumpirse del todo. Si en el apartado personal fue un desastre, en el profesional fue todo un ejemplo de actor capaz de buscar grandes papeles con pocos minutos de aparición en escena, puesto que Hoffman ha sido, sin duda alguna, uno de los mejores actores de reparto de las dos últimas décadas.

Philip_Seymour_Hoffman_2011Recientemente TVE emitió la película La Guerra de Charlie Wilson, ambientada en Afganistan y con la pelea de un senador americano por ayudar a la guerrilla en su lucha contra la URSS como argumento. Con Tom Hanks y Julia Roberts como grandes figuras del cartel, Philip Seymour Hoffman acaba comiéndose a ambos y logrando salvar el film con frases para la historia.

Los papeles de protagonista en la vida de Philip Seymour Hoffman escasearon, pero fueron resueltos de forma magistral, como Trapote o como La Duda, donde interpreta al padre Flynn en una de esas películas que llevan a pensar durante días y días.

De todos modos, si algo se puede decir de Philip Seymour Hoffman es que se había convertido en un sinónimo de calidad. Ver su presencia en un reparto significa en la mayoría de los casos que esa película iba a resultar interesante: Moneyball, Los Idus de Marzo, Cold Mountain, El Talento de Mr. Ripley, Antes de que el diablo sepa que estás muerto…

Precisamente esta película guarda una frase que bien puede aplicarse a la vida de Philip Seymour Hoffman: ”Puedes estar en el cielo una media hora completa antes de que el diablo sepa que estás muerto”. No sabemos si existe cielo o no. Y si Hoffman podrá estar una hora o el resto de la eternidad. Pero es innegable que el infierno de las drogas le alejó antes de tiempo de lo que mejor sabía hacer: interpretar a personajes comunes convirtiéndolos en personajes extraordinarios.

La mejor película del año 2013: Antes del Anochecer

Estándar

Último día del año y, por  tanto, momento perfecto para bucear en la memoria y analizar la mejor película de todas las vistas en los últimos 365 días. Y la vencedora es, sin duda alguna, la película ANTES DEL ANOCHECER, un film dirigido por Richard Linklater y protagonizado por Julie Delpy y Ethan Hawke (los tres, director y actores, firman el guión).

ANTES DEL ANOCHECERAntes del anochecer es la tercera película de una particular trilogía que comenzó hace nada menos que 18 años. Entonces, Linklater nos propuso una idea genial para una comedia romántica: dos jóvenes estudiantes de 23 años se encuentran casualmente en un tren que viaja de Budapest a París. Él es estadounidense y ella es francesa. Empiezan a hablar… y ambos sienten que está surgiendo la química del amor. Pero él debe bajar en Viena, donde al día siguiente tiene que tomar un vuelo a Estados Unidos. Ella decide bajar con él… y pasan esa última noche en Europa hablando, conociéndose y conociendo también el amor. Esa película se llamó ANTES DEL AMANECER.

ANTES DEL AMANECERA pesar del éxito de este primer film, Linklater no quiso explotar a los protagonistas ni sus historias. Decidió dejarles que vivieran otros proyectos y sólo nueve años después rodó la segunda parte. En este caso, la película acabó titulándose ANTES DEL ATARDECER. Y narró el segundo encuentro de aquellos dos jóvenes estudiantes, convertidos ahora en personas de 32 años y con un pasado a cuestas que condiciona su presente y su futuro. El encuentro entre ambos se produce también de forma casual y en París. De nuevo él debe coger un avión -esta vez al final de la tarde-, por lo que la película es vivida igualmente con la angustia de mirar constantemente la hora. La escena final de ella cantando una canción con su guitarra ante él es, sin duda alguna, una de las más románticas que se han escrito en los últimos años.

ANTES DEL ATARDECERAclarados -pero no destripados los antecedentes- volvamos a la película de 2013: ANTES DEL ANOCHECER. Esta tercera película arranca nueve años después de la segunda y nada menos que dieciocho años después de la primera. Los personajes han engordado física y psicológicamente, pero tenemos muchas de las características que hacen que estas obras sean únicas. Por ejemplo, son películas de diálogos frescos e inteligentes. Los personajes, al más puro estilo de Eric Rohmer, se pasan toda la película hablando y hablando… y hablando.

Pero en esta tercera parte de la trilogía el tema central no es el descubrimiento del amor. Los dos personajes tienen 41 años, hijos y problemas laborales. Por eso mismo podemos decir que es la película más madura de todas, la más compleja sin duda alguna, puesto que pasamos de los dos semiadolescentes del primer film a dos atribulados padres de familia que tienen que luchar no para enamorar a su pareja sino para no destruir lo que con tanto mimo han construido.

Como siempre, lo mejor son los diálogos. Quedan en la memoria frases como las que pronuncia Ethan Hawke en los momentos  de máxima tensión: “He venido a salvarte de que te frustren las pequeñas tonterías de la vida”, una sentencia perfecta después de una bronca absurda por una tontería cuyo origen nadie sería capaz de recordar sólo diez minutos más tarde de haberse producido.

Pero sobre todo resulta inolvidable una de las frases finales de Hawke, cuando se empeña en decirle a su amada que lo suyo no es un cuento de hadas ni una película romántica: “Esta es la vida real. No es perfecta pero es real. Y si no lo ves es que estás completamente ciega y yo me rindo”.

Pues eso… no se rindan y vean la trilogía, a ser posible en orden cronológico. El esfuerzo se verá recompensado con alguna carcajada, con decenas de sonrisas e incluso puede que con un par de lágrimas.

Blade Runner, la máquina de la verdad y asesinos que no pueden fumar

Estándar

No hace muchos días hablábamos de BLADE RUNNER, la película de Ridley Scott. Y decíamos que este film de ciencia ficción (basado en una novela de Philip K. Dick) había intentando predecir cómo sería el mundo en el año 2019. Evidentemente, todavía no hay robots que puedan ser confundidos con los seres humanos (hilo argumental de la novela y de la película), aunque sí parece que hay personas que tal vez no sean seres humanos.

BLADE RUNNERViene esto a cuento de la NOTICIA publicada en la prensa hace apenas unos días. Al parecer, por primera vez en España un juez ha aceptado que un acusado de asesinato tenga que pasar una prueba similar al polígrafo (o máquina de la verdad).

De todos modos, el test no será el habitual polígrafo en el que se miden variables como la tensión, el pulso, la sudoración… En realidad, el test al que se someterá al sospechoso de asesinato es un examen para comprobar las ondas cerebrales y así poder confirmar o no la acusación y también el lugar donde puede estar el cadaver de la mujer del acusado.

En la película Blade Runner, un joven Harrison Ford sometía a los sospechos de ser replicantes (robots) a un test de lo  más curioso. Si no lo han visto, pueden ver la película entera… o ver este test en el siguiente LINK.

Como ven, en Blade Runner se analizaba las reacciones en el ojo… sin importar que el sujeto fumase o no. En eso, Ridley Scott se equivocó. ¡Y mucho! En 2019 ya es posible que un juez autorice el uso de máquinas para saber si somos asesinos o no, puesto que la justicia en Estados Unidos, Israel, Japón y ahora también en España empieza a validar este tipo de estudios, pero amigo Ridley… jamás permitirán al acusado que fume. Sólo por eso, ¡acabaría en la cárcel!