Marlango es mi Imperio Austrohúngaro

Estándar
marlango

Luis García Berlanga metió en sus dos primeras películas la expresión Imperio Austrohúngaro. Surgió fruto de la casualidad. Le dio suerte y acabó insertando esas palabras en todas sus obras hasta el punto de convertirse en un puro entretenimiento de cinéfilos detectar cuando y a santo de qué acababa saliendo esa referencia del gran director valenciano. Yo ni soy Berlanga ni lo pretendo. Pero en el proceso de creación de mis dos primeras novelas -Cuervos y palomas y La mujer sin nombre- he pasado muchas horas con Marlango como sintonía de fondo.

Es más, la creación de la primera de ellas coincidió con el lanzamiento de uno de los discos de Leonor Watling y Alejandro Pelayo, por lo que fue un refuerzo para la solitaria labor de creación que siempre supone ponerte delante de un ordenador y tratar de juntar letras, palabras, frases, párrafos, págicas, capítulos… Al final, y siguiendo a Berlanga, cité en las dos novelas algún fragmento de alguna canción del grupo.

Ahora mismo estoy con la tercera novela. Prefiero no adelantar si sigue la serie de Marco Klein y Magda Ramírez. Tampoco quiero adelantar el título ni el contenido. Al final, las novelas son como los embarazos: procesos largos y en los que siempre tienes la pequeña duda de si algo se puede acabar torciendo. En conclusión, la felicidad nunca es plena hasta que tienes el retoño entre los brazos, recién salido de la imprenta.

Para mi felicidad, Marlango ha sacado una nueva canción como anticipo de su futuro disco. Poco a poco. Así es la vida. Y así deberíamos tomarla, aunque en realidad solemos pecar de justo lo contrario. Ya la he escuchado y ya estoy echando de menos el resto del disco, lo que me lleva a plantearme una duda existencial: ¿se puede echar de menos algo que no se conoce? La respuesta racional es no. La respuesta sentimental es sí. No he tenido tiempo para buscar una fecha posible de publicación. Además, prefiero que el destino me sorprenda y ver un día que ya es toda una realidad. Será el día de comprarlo, hacerlo sonar y tratar de finalizar la tercera de las novelas con una sonrisa en el rostro. Gracias por tanto!

La Mujer sin nombre, a la venta el 23 de junio

Estándar
PORTADA-OK

La segunda novela de la serie Marco Klein, La mujer sin nombre, ya tiene fecha de publicación: 23 de junio de 2018. El motivo de la fecha escogida es múltiple y variado. Para empezar, un punto de frivolidad: es mi cumpleaños. Pero sobre todo ha sido una fórmula para presionarme y obligarme a pulir las últimas lecturas y retoques. Así que el 23 de junio estará todo listo y saldrá a la venta.

Los interesados ya pueden hacer una compra en Amazon y el libro se descargará en su version eBook el 23 de junio. También saldrá la versión en papel en la misma fecha. ¡Ya falta menos! Así que este verano están garantizadas las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Para que no haya confusión posible, en esta ocasion no hay deporte de por medio. Es una investigación policial que arranca con el asesinato de una mujer en una iglesia católica. Pero los amantes del deporte y la novela no deben desesperar. Nuevas ideas bullen en la cabeza… Eso sí, vamos paso a paso. Y la próxima meta: 23 de junio.

La segunda novela de Marco Klein, en la recta final

Estándar
PORTADA

No hace mucho tiempo prometí que sacaríamos la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Y vamos avanzando en la promesa hecha. Hoy mismo acabo de recibir un ejemplar beta, es decir, un ejemplar ya impreso pero todavía no definitivo. Este tipo de ejemplar se utiliza para hacer la última lectura y poder ver, en papel, si los márgenes están bien o necesitan ser cambiados, si el tipo de letra funciona… Es decir, las últimas rectificaciones antes de la publicación definitiva.

Para mantener un poco la intriga, tapo el título y la base de la fotografía. Pero lo prometido es deuda: la segunda parte de Cuervos y palomas está cada vez más cerca. Y si no sucede nada extraño, lo normal es que acabe siendo publicada antes del verano y no después del verano como había dicho en un principio.

Por cierto, os recuerdo que el 23 de abril estará a vuestra disposición la versión ebook de Cuervos y palomas, el libro de Marco Klein y Magda Ramírez en el que se centran en una investigación criminal focalizada en el deporte de elite. Se puede comprar en Amazon.

Doble compromiso literario para 2018 (innegociable)

Estándar
cuervos-y-palomas

Hace ya mucho tiempo (tal vez demasiado) publiqué mi primera novela: Cuervos y Palomas. Ahora, es tiempo de recuperar ese impulso creador. Y para que el día a día no me sepulte en nuevas iniciativas, ahí va el doble compromiso:

-Antes del 23 de abril de 2018 (el día de San Jorge y de los lectores) sacaré una versión digital del libro Cuervos y Palomas para los amantes de los lectores kindle. Además, incorporaré un par de novedades en el estilo más que en el fondo.

-Y antes del 1 de octubre de 2018 publicaré la segunda parte de las aventuras de Marco Klein y Magda Ramírez. Ya tengo título y portada. Y estoy dándole un último repaso. Me falta la lectura de esos amigos especialistas en encontrar erratas hasta debajo de las piedras. Y a la imprenta!

Lo reconozco: soy miembro de una secta

Estándar
FOTO

Los últimos meses de silencio en el blog me han servido para ganar tiempo en otras actividades. Por ejemplo, la lectura. Pero, sobre todo, han sido meses de formación que acaban con este reconocimiento público: soy miembro de una secta. Sí, mi secta se llama Value Investing (Inversión en Valor). Y tenemos una característica especial: no intentamos conseguir adeptos.

Lo malo de ser un tipo obsesivo es que cuando comienzas con un tema… no es fácil que lo dejes aparcado en cinco minutos. Empecé en la secta hace tiempo, aunque entonces aún no lo sabía. Todo arrancó con la lectura del libro Inviertiendo a largo plazo, de Francisco García Paramés. Es un buen modo de comenzar con el Investing Value. También lo son los libros de Peter Lynch: Un paso por delante de Wall Street o Batiendo a Wall Street (es mejor el primero).

La zona más avanzada y compleja son los libros de Benjamin Graham: El inversor inteligente y Security Analisis (es mucho más asequible técnicamente el primero que el segundo). Estos dos libros son, sin duda alguna, la gran biblia (el viejo y nuevo testamento, para que nos entendamos).

Llevo ya tres párrafos y aún no he explicado nada de mi nueva secta. Esa es precisamente una de las claves del Value Investing (Inversión en Valor). Si todo el mundo aplicara nuestros criterios, el mundo sería mejor… no tenemos duda alguna. Pero también está claro que no podemos romper años de incultura financiera generalizada y fomentada desde todos los poderes públicos y privados.

Además, muchas de nuestras ideas son auténticas locuras (loco es sencillamente pensar al revés de lo que piensa la mayor parte de la gente). Por ejemplo, ahí van algunas ideas de Warren Buffett, conceptos todos ellos que pueden ser calificados como altamente peligrosos para la sociedad creada en este inicio de este siglo XXI:

1. “Invierte en ti mismo. Eres tu mayor activo, con diferencia. Cualquier cosa que hagas para mejorar tu talento y ser más valioso se recompensará en el futuro”.

2. “Cuesta 20 años en construir una reputación y 5 minutos arruinarla. Si piensas sobre ello, harás las cosas de forma diferente”.

3. “Disfrutamos del proceso mucho más que de las ganancias” (esto lo dice la 3ª persona más rica del mundo, pero el tipo que lleva décadas sin cambiar de casa ni de ¡coche!

4. “Cuando piensas en comprar una cosa, debes preguntarte qué pasaría si no la compras. Si la respuesta es nada, es mejor que no la compres. Y olvida la posibilidad de comprar con crédito”

5. “La regla número uno es no perder dinero. La regla número dos es no olvidar la regla número uno”.

Y hasta aquí llega la reflexión inicial del Value Investing. Otro día haremos un repaso de las mayores tonterías económicas que se han visto en estos últimos años… y que se volverán a ver dentro de no mucho tiempo.


Nuevas ilusiones para 2018

Estándar
notebook-writing-hand-pencil-wood-office-697821-pxhere.com

Fue a principios de agosto de 2017 cuando dejé de escribir en el blog. Sinceramente, no se trató de una decisión mediatada. Fue una simple elección por “aplastamiento”. Y es que el trabajo que hemos tenido que desarrollar en agosto, septiembre, octubre, noviembre… ha sido muchísimo más grande del que jamás habría imaginado, así que tocó permanecer en silencio y centrar todos los esfuerzos en dar la satisfacción al cliente, que diría Juan Roig.

Ahora, ya más relajado, es tiempo de buscar nuevos dolores de cabeza. Sólo así puede ser entendida la vida. Lo explicaba muy bien Vargas Llosa cuando analizaba El Quijote. Alonso Quijano muere cuando deja de luchar por sus ilusiones, aunque estuvieran totalmente fuera de la realidad. Nuestras ilusiones tal vez también están fuera de la realidad. Pero son el motor de la vida. Así que fin al tiempo de silencio en el blog. Y, además, pronto habrá novedades, ya que el tiempo empleado… ha sido de trabajo pero también de reflexión sobre el mundo de la literatura. Pronto (o eso espero) anunciaremos novedades.

Gomorra o una sensación agridulce

Estándar
GOMORRA

Aprovechando el verano he buceado en el baúl de los recuerdos hasta encontrar un libro cuya lectura había ido retrasando durante mucho tiempo. Hablo de Gomorra, una novela/ensayo de Roberto Saviano y que está centrada en la Camorra y su control de toda una región de Italia y de la vida y obra de todas las personas que allí viven.

Lo cierto es que el libro me ha dejado un sabor agridulce. No tengo nada que objetar contra Saviano. Es más, merece todos los elogios del mundo puesto que ha puesto su vida entera en favor de la verdad y en la lucha contra la camorra (mafia) y la cocaína. Pero su estilo no me convence. El libro, mitad ficción-mitad reportaje periodístico, es un constante salto de historias, de anécdotas… sin orden ni concierto. En el fondo, te sumerge en un caos en el que te envuelve con cifras, chismes, datos incontestables hasta el punto de que acabas comprendiendo bien lo que quiere transmitir, pero de forma totalmente anárquica, lo que hace que la visión global quede difuminada.

El libro, por tanto, es interesante pero creo que ha envejecido mal, especialmente para los no italianos. Para nosotros, la historia de esta familia o de aquella otra es simplemente anecdótica. Por eso se echa en falta una mayor y mejor explicación de los entramados. De todos modos, el gran acierto es explicar que la Camorra forma parte de un entramado delictivo mundial, con ramificaciones en todos los continentes, con control en los puertos y con estructura empresarial. Los tiempos de saquear a los pequeños negocios se han acabado. Ahora hasta son prestamistas de esos mismos negocios a los que imponen el uso de proveedores que pertenecen a sus estructuras económicas. Y es que el libro insiste una y otra vez en una idea: la Camorra es ahora la Gran Empresa.

Ampliación del campo de batalla, la primera novela de Houllebecq

Estándar
ampliacion

Después de leer varias noveles de Michele Houllebecq, tenía interés personal por detenerme en el comienzo de todo, su primera novela. Por fin, entre viaje y viaje, encontré un hueco para leer Ampliación del campo de batalla. Mi sensanción inicial es que no se trata de la mejor de sus obras ni tampoco de la más interesante. Pero no es un mal libro.

Houllebecq desgrana la vida de un informático sin ambición, de un informático que vive en una alegre depresión, lenta y suave. Esa visión del mundo es constante en la obra literaria de Houllebecq, por lo que una vez leídas varias de sus novelas, no significa ninguna revolución intelectual de un hombre, Houllebecq, que sin duda alguna escribe para sorprender y obligar a reflexionar.

El mejor pasaje de la obra es el siguiente fragmento: “Definitivamente, me decía, no hay duda de que en nuestra sociedad el sexo representa un segundo sistema de diferenciación [...]. Igual que el liberalismo económico desenfrenado, y por motivos análogos, el liberalismo sexual produce fenómenos de empobrecimiento absoluto. Algunos hacen el amor todos los días, otros cinco o seis veces en su vida, o nunca. Algunos hacen el amor con docenas de mujeres, otros con ninguna. Es lo que se llama la ley del mercado. En un sistema económico que prohíbe el despido libre, cada cual consigue, más o menos, encontrar su hueco. En un sistema sexual que prohíbe el adulterio, cada cual se las arregla, más o menos, para encontrar su compañero de cama. En un sistema económico perfectamente liberal, algunos acumulan considerables fortunas; otros se hunden en el paro y la miseria. En un sistema sexual perfectamente liberal, algunos tienen una vida erótica variada y excitante; otros se ven reducidos a la masturbación y a la soledad. El liberalismo económico es la ampliación del campo de batalla, su extensión a todas las edades de la vida y a todas las clases de la sociedad”.

Y como siempre suele ocurrir, los personajes de Houllebecq no encuentran la felicidad en ninguno de los ámbitos. El protagonista de esta novela, por ejemplo, lleva dos años sin pareja y lo que es peor ya no aspira a tenerla ni siente motivación alguna en ese pensamiento. Pero es que le sucede lo mismo con los amigos, con su trabajo y con la vida misma. Como bien dice: “Estoy prisionero en mi mismo. He fallado el blanco de la vida”.

El libro, por tanto, no es aconsejable para personas que estén viviendo momentos delicados en su vida, puesto que Houllebecq no es -ni quiere serlo- la alegría de la huerta. Pero siempre permite reflexionar sobre cómo vivimos y qué deseamos.

Pasado perfecto, interesante novela negra cubana

Estándar
padura

Intento ponerme al día con el resumen de libros ya leídos, pero no comentados. Y lo hago con una nueva novela negra, pero muy diferente a las que he leído últimamente. El título es significativo: Pasado perfecto. El autor es Leonardo Padura. Lo primero que hay que decir es que hablamos de una novela negra ambientada en Cuba. No pretende ser crítica con el régimen. Pero la descripción del día a día de un policía en Cuba no deja en muy buen lugar a una estructura enquilosada en la burocracia más absurda como es la del comunismo cubano, donde nada puede ser preguntado sin el permiso del sindicato o del jefe del partido en el barrio, por poner sólo un ejemplo.

El investigador se llama Mario Conde y no es banquero sino policía, aunque en realidad le gustaría ser escritor. El caso trata de la desaparición de un brillante miembro del Partido Comunista Cubano y, al mismo tiempo, marido de un antiguo amor de Mario Conde, lo que colocará al policía en una complicada situación personal y en un claro conflicto de intereses. Y el título, Pasado perfecto, señala lo que todos dicen del desaparecido: no sólo es un tipo brillante sino que su trabajo siempre ha rozado la perfección. Nadie duda de él, lo que incomoda y mucho a Mario Conde.

No vamos a contar mucho más. Hacerlo sería destripar la novela. Pero sí apuntamos dos detalles: el libro incluye localismos -palabras típicamente cubanas-, pero se puede leer más o menos bien por un lector medio español. Y la escritura es muy clásica, con frases largas y bien desarrolladas. Libro, por tanto, recomendable y que es el primero de una serie de ocho novelas con Mario Conde como protagonista.

Noticias de la noche, de Petros Markaris

Estándar
onticias

La novela negra contemporánea puede dividirse, al menos, en tres grandes bloques: la americana, la nórdica y la mediterránea. En la mediterránea, con autores como el catalán Vázquez Montalbán o la americana Donna Leon, abundan las referencias gastronómicas, la mirada con humor hacia el mundo (no exenta de escepticismo vital) y el análisis de la corrupción política, económica y social. El libro que hoy desgranamos es un fiel ejemplo de esa mirada mediterránea. El autor se llama Petros Markaris y es griego, lo que siempre supone para el lector el premio especial de conocer un poco más las entrañas de un país lejano geográficamente pero no tanto cultural e incluso socialmente.

La novela es la primera de la saga de Kostas Jaritos, un miembro de la policía griega que destaca por su machismo en el trato hacia su mujer y por su deseo de no hacer absolutamente nada con su vida. Pero poco a poco se va viendo cierto cariño hacia la profesión policial que le impide quedarse de brazos cruzados. El inicio, por cierto, es de lo más curioso: “Cada mañana, a las nueve, nos observamos. Él permanece de pie ante mi escritorio, mirándome fijamente. [...] “Soy un cretino”, me dice, aunque no lo expresa con palabras. Yo, sentado detrás de la meas de mi despacho, le clavo la mirada en los ojos. [...] “Sé que eres un cretino”, le transmito, aunque tampoco pronuncio ni una palabra y es mi mirada la que habla”.

Así arranca la relación de Kostas Jaritos con su subordinado y con la vida entera. Sobreentendidos necesarios para sobrevivir en un mundo lleno de dificultades económicas. La novela arranca con la muerte de dos albaneses en un caso sencillo que capítulo a capítulo va complicándose. En definitiva, libro MUY recomendable para que el quiera pasar un buen rato con una novela negra en la que no hay escenas repelentes y en la que abundan los giros cómicos.