La guerra UCI-ASO y el punto de no retorno

Estándar
Marcel_Kittel_3169392b

Los titulares han sido llamativos: el Tour de Francia y la Vuelta a España se salen del WorldTour. Guerra entre UCI (Unión Ciclista Internacional) y ASO (organizador del Tour). Pero la realidad, como casi siempre, es mucho más compleja. Como bien explicó Biciclismo, el Tour de Francia y la Vuelta a España no se han salido de ningún WorldTour. Lo único que han hecho es decir que en mayo de 2016 solicitarán ese descenso de categoría para 2017. Es decir, amenazan… pero dejan todo el tiempo del mundo para negociar. Es, por tanto, una postura inteligente. O no, que diría Mariano Rajoy.

La amenaza de ASO da tiempo a Velon (organización que aglutina a la mayor parte de los equipos WorldTour) para reaccionar. Y es que no hablamos de una guerra entre UCI y ASO sino de una guerra entre ASO y los equipos por la propiedad del negocio. En el fútbol o en el baloncesto… el negocio es de los clubes. Y la guerra siempre ha sido entre clubes y federación. En el ciclismo resulta muy diferente porque al margen de los clubes (equipos) es necesaria la presencia de un organizador que se encargue de diseñar recorridos, contratar hoteles, coordinar el tráfico con la policía local… y, en definitiva, buscar los recursos para que la prueba sea un éxito. Y también es necesaria la federación. Por tanto, hablamos de un negocio, el ciclismo profesional, en el que hay tres comensales: equipos, federación y organizadores. Son más a repartir y como suele ocurrir nadie se preocupa por hacer la tarta más grande. La única preocupación parece pasar por conseguir que tu pedazo de tarta sea el mayor posible.

La decisión del Tour y la Vuelta supone una amenaza absoluta para los equipos. Con la condición de HC, los equipos no tienen garantizada su presencia en la carrera más importante del mundo. Es más, cuatro de los 18 WorldTour ya saben que se quedarán fuera. Y evidentemente no será ninguno de los franceses, por lo que el riesgo para los miembros de Velon es altísimo. ¿Respuestas? Como suele suceder ante un conflicto y eso ya lo decía Maquiavelo, la única respuesta que pueden dar los equipos es:

1. Rendirse. Ponerse del lado de ASO, dejar en la estacada a la UCI y abandonar la idea de la reforma del WorldTour. En ese caso, resulta evidente que la UCI frenará en seco todos los proyectos de cambio, las grandes carreras de ASO seguirán en el WorldTour y se mantendrá el “status quo”. Es decir, todo seguirá igual. Pero Velon habrá fracasado en su proyecto y los equipos jamás conseguirán tener su parte de los derechos televisivos. Eso sí, conseguirán cierta estabilidad reglamentaria.

2. Asesinar al rival. Llevar el enfrentamiento con ASO al punto de no retorno. ¿Cómo? Muy sencillo: despreciando todas sus carreras. Eso es fácil: llevar a ciclistas sub-23 a París-Niza y viajar con todas las figuras a la Tirreno. Y hacer lo mismo con Dauphiné y Suiza. Serán dos avisos… pero nunca será suficiente. Velon -y los equipos WorldTour- necesitan buscar un socio financiero/logístico para lanzarse a una aventura mucho más arriesgada: crear una prueba por etapas de 21 días en el mes de julio de 2017. Para eso pueden negociar con RCS -Giro de Italia- o pueden buscar un magnate de los negocios que esté dispuesto a crear una carrera alternativa al Tour. O ambas cosas. Evidentemente, montar una carrera de 21 días es muy difícil. Pero no resulta imposible. Los derechos de televisión del Tour de Francia están comprados… y muchas cadenas no querrán invertir en una prueba alternativa. Pero… ¿usted prefiere ver un Tour de Francia con equipos WorldTour franceses y sin figuras o un Tour de Europa con Nairo Quintana, Chris Froome, Peter Sagan…? Evidentemente, el Tour tiene la tradición y los contactos. Pero sin las figuras… no puede resistir el pulso más de un año.

Esto mismo sucedió en el baloncesto europeo, cuando durante una temporada hubo dos Copas de Europa, la impulsada por los clubes -o algunos clubes- y la impulsada por la Federación. Al final, la federación tuvo que ceder el control a los clubes, quienes ganaron el pulso. ¿Serán los equipos capaces de llevar el órdago hasta el final? La historia demuestra que no, que los equipos siempre acaban cediendo al Tour de Francia. Por eso ASO gana cada vez más dinero. Y por eso los equipos son cada vez más débiles. De todos modos, la historia no está escrita. No hay ningún tipo de determinismo histórico que garantice el futuro. Ni tampoco podemos decir que una opción sea mejor que la otra. Todo depende de cómo se gestione el enfrentamiento. Lo que está claro es que si Velon quiere reaccionar… ahora tiene tiempo para hacerlo. Eso es lo único que ASO no ha sabido calcular. Ha dejado tiempo para que el enemigo se puede organizar. Mala elección. Titular llamativo con el descenso de categoría de las carreras… pero decisión equivocada desde el punto de vista estratégico.

Oleg Tinkov no ha entendido nada

Estándar
oleg-tinkov

El ruso Oleg Tinkov ha concedido recientemente una entrevista a Cyclingnews.com. En la web biciciclismo.com puede leerse una traducción al castellano de sus siempre interesantes reflexiones. Tinkov lanza dos mensajes claros: ha intentado cambiar el ciclismo y ha fracasado en su intento. Y por eso mismo dejará de patrocinar el Tinkoff-Saxo a finales de 2016 y venderá el equipo al que más le pague.

Sobre los intentos de cambiar el ciclismo, poco o nada podemos decir. Resulta obvio que el ciclismo necesita de muchos cambios. Tal vez la de Tinkov no haya sido la mejor fórmula para promover esos cambios. El dice haberse sentido como Don Quijote. Y lo cierto es que alguien debería recordarle que Don Quijote no era un reformista de la sociedad sino un trastornado. Pero dejando a un lado la anécdota, vayamos a lo importante: ¿a quién le va a vender su equipo? ¡A nadie!

Lo que Oleg Tinkov no ha entendido es que su equipo ahora mismo no vale nada. En los mercados, y seguro que él lo sabe muy bien y, por supuesto, infinitamente mejor que un servidor, todo depende de la oferta y la demanda. Y ahora mismo no hay una gran demanda de plazas dentro del WorldTour porque el coste -10 millones de euros- no invita a que decenas de empresas se lancen de cabeza. En ese mismo sentido, tampoco vale nada el equipo Movistar, el mejor del mundo en 2015. Como no lo valió en su día Euskaltel. ¿Cuánto pagaron por el equipo vasco cuando desapareció? 0 euros. Y eso es lo mismo que le pagarán a él por su equipo. Dice el artículo que Tinkov pagó 6 millones a Riis y 1 millón más por cada temporada. Eso resulta difícil de demostrar. Es algo que personalmente desconozco por completo. Pero sí tengo muy claro que los equipos WorldTour no valen nada porque no hay presión de marcas para entrar. Valen lo que se pueda sacar por sus bicicletas de segunda mano, sus autobuses y sus camiones. Poco más…

A finales de 2016 se aprobarán licencias para tres temporadas para 2017-2018-2019. Pero ahora mismo hay 18 aspirantes, aunque en realidad deberíamos hablar de 17 si eliminamos ya el equipo de Tinkov. Por  tanto, cualquiera que quiera convertirse en WorldTour, lo tiene sencillo: pide la licencia, ficha un par de corredores con buenos puntos en el WorldTour y está dentro sin necesidad de tener que pasar por la caja de Tinkov.

Tinkov afirma que él tiene firmados a Sagan y Majka para 2017 y que cualquiera que compre su equipo se quedará con esos dos contratos. Lo que no sabe -o no quiere decir públicamente- es que muchos van a jugar al gato y al ratón con él. ¿Cómo? Si Sagan tiene firmado un contrato de cuatro millones, ofrecerán dos… y esperarán pacientemente a que Tinkov tenga que pagar los otros dos. Es decir, Sagan tiene garantizado ese contrato. Y es cierto que alguien puede ponerse nervioso y pagar a Tinkov una millonada por el equipo para quedarse con esos contratos millonarios de Sagan y Majka, pero también pueden esperar pacientemente a que el equipo sea declarado en bancarrota para entonces ir a firmarles a bajo precio. Eso es lo que Tinkov de momento no ve.

El empresario ruso incluso especula con la posibilidad de que sea el dueño de CCC quien quiera comprarle su licencia. Pero como decíamos anteriormente, si CCC firma a un par de ciclistas buenos, estará en el WorldTour… sin pagar nada a Tinkov. Ejemplo: cualquier equipo que hubiera firmado a Rigoberto Urán (por poner un ejemplo) para 2016 habría acabado metiéndose en el WorldTour sin necesidad de pagar nada por la propiedad de ningún equipo.

Algo diferente ocurrirá cuando tengamos licencias por tres años, sin posibilidad de ascenso o descenso en ese período. Y, sobre todo, algo diferente ocurrirá cuando la economía mundial se recupere y cuando el ciclismo consiga ser realmente atractivo para más multinacionales. Ese día podemos encontrarnos con dos, tres o cuatro proyectos queriendo entrar… y con la necesidad de pagar millonadas a los dueños de las licencias para meterse en la elite. Hasta entonces… las cuentas de Tinkov son cuentas de la lechera por mucho que el empresario ruso haya demostrado a lo largo de su vida ser un empresario de éxito y un hombre de negocios visionario.

Detrás del comunicado de prensa: los equipos profesionales suspendidos

Estándar
PELOTON-FLOWIZIM

La Unión Ciclista Internacional ha publicado un comunicado de prensa oficial. En el siguiente enlace podéis leer la traducción al castellano de Biciciclismo. Pero como suele ocurrir casi siempre en la vida, los comunicados oficiales son importantes por lo que dicen, pero sobre todo lo son por lo que no dicen. Vamos a un análisis pormenorizado:

1. Los que serán WorldTour. La nota de prensa nos confirma que ya hay 11 con licencia WorldTour garantizada: Ag2r, Astaná, BMC, FDJ, IAM, Movistar, Orica-GreenEdge, Giant-Alpecin, Lotto NL-Jumbo, Sky y Trek. Pero nos anticipa que hay otros siete aspirantes y viene a insinuar que ninguno tendrá problemas para lograr la licencia. ¿Cómo se interpreta esa frase? Muy sencillo: hay 6 equipos cuya licencia vencía en 2015 pero eso no significa ningún obstáculo para seguir en la elite. Son Etixx-Quick Step, Lampre-Merida, Lotto-Soudal, Cannondale-Garmin, Katusha y Tinkoff-Saxo. ¿Y el séptimo pasajero? No hay duda: Dimension Data (hasta 2015, MTN-Qhubeka), quien ha sido el mejor de los profesionales en 2015 y acabará siendo WorldTour en 2016.

2. Los que serán profesionales. Ya tenemos 17 equipos que han pasado los exámenes. Y la lista incluye tres nuevos proyectos: Funvic Soul Cycles & Carrefour, Verva Active Jet y One ProCycling. Van a continuar 14: Androni Giocattoli, Bora-Argon 18, Caja Rural-Seguros RGA, Cofidis, Delko Marseille Provence KTM, Fortuneo-Vital Concept (ex Bretagne), Nippo-Vini Fantini, Roompot Oranje Peloton, Rusvelo, Novo Nordisk, Topsport Vlaanderen-Baloise, Unitedhealthcare y Wanty-Groupe Gobert.

3. Los que deben ir a la Comisión de Licencias para seguir en el pelotón profesional. Finalmente, el comunicado afirma que hay seis equipos suspendidos en la auditoría de Ernst&Young. Por tanto, no han conseguido licencia profesional y deberán reformular sus cuentas, avales, prespuestos… ¿Quiénes son? La UCI no lo afirma en su comunicado. Y esa es la labor de un buen trabajo de investigación. ¿Qué se esconde detrás del comunicado? Sinceramente, no soy capaz de identificar a los seis. Pero ahí van cinco nombres

A) CCC-Polsat. El equipo polaco no está en la lista de aceptados. Es, sin duda alguno, uno de los suspendidos, lo que viene a certificar los problemas en los despachos de la escuadra polaca.

B) Direct Energy (antiguo Europcar). Cambio de patrocinador suele significar problemas burocráticos. Y más todavía cuando el acuerdo se firma a última hora. Lo lógico es que superen el corte en la comisión de licencias.

C) Roth-Skoda. El equipo suizo ha firmado, entre otros, a David Belda. Pero de momento no aparece entre los aceptados. Era otro de los proyectos que quería pasar de continental a profesional.

D) Southeast. Muchos problemas viene arrastrando este equipo italiano en los despachos. Condenado también a la Comisión de Licencias.

E) Bardiani-CSF. No suele fallar la familia Reverberi. Pero no aparecen en la lista. Lo normal es que también logren el aprobado.

Por cierto, el artículo está abierto a sugerencias sobre qué equipo puede ser ese sexto en ser rechazado en primera instancia.

PD: El amigo Lorenzo Ciprés, rápido como siempre, sale al rescate y me apunta el sexto. Así que lo añadimos

F) Cult-Stolting: otro equipo con cambio de sponsors, fusiones… y líos burocráticos. Por lógica, lo acabarán resolviendo ante la Comisión de Licencias.

 

Caja Rural y el Giro de Italia

Estándar
PRADES

En la primera semana de noviembre conoceremos la lista exacta de equipos profesionales que consiguen la inscripción y, por tanto, pasan los exámenes de la Unión Ciclista Internacional. Sin embargo, ya se puede adelantar que por primera vez Caja Rural-Seguros RGA tiene opciones serias de conseguir una de las invitaciones al Giro de Italia. Hablamos del Giro de 2016 y, por supuesto, no decimos que el equipo navarro vaya a ser invitado. Nos limitados a decir que por primera vez hay opciones reales. Veamos los detalles de la situación actual

-OPCIÓN 1: la UCI acepta 18 equipos WorldTour e incluye Dimension Data (MTN). Eso significa que hay cuatro plazas vacantes, aunque la realidad es diferente puesto que ya se sabe que Southeast (por ganar la Copa de Italia) y Bardiani (por historia y trayectoria) deben ser fijos. Para las otras dos plazas hay un serio candidato: Androni. Con ese panorama y con tres equipos italianos (o semi-italianos, puesto que alguno de vez en cuando busca bandera en otro país), sólo resta una plaza. La empresa organizadora puede echar mano del chovinismo e invitar para la última plaza al Vini Fantini. Eso significaría cuatro de cuatro para Italia. Es una opción.

La otra, que parece más razonable, pasaría por dejar esa plaza libre para equipos extranjeros. En ese caso, dos son los grandes aspirantes: CCC-Polsat y Caja Rural-Seguros RGA. Los polacos juegan con la ventaja de haber corrido ya el Giro de 2014. Pero lo cierto es que la imagen del equipo no es la mejor, con ciclistas de pasado más que turbio (Davide Rebellin, Stefan Schumacher…), corredores a los que la propia organización pidió que no viajaran hasta la salida. El punto positivo de CCC son las 17 victorias sumadas en 2015, aunque siete de ellas en carreras 2.2 y, por tanto, semiprofesionales. Los puntos fuertes de Caja Rural-Seguros RGA pasan por un número similar de triunfos, aunque sin tanta carrera 2.2 y, sobre todo, por su buen papel en las carreteras italianas: ganadores de la Coppa Sabatini y el Giro de los Apeninos, segundo puesto en la última etapa del Trentino, tercer lugar en el Giro de la Emilia… Además, el bloque de líderes de Caja Rural está en la edad perfecta para seguir creciendo y afrontar el próximo año un par de vueltas grandes. Ciclistas como José Gonçalves, Pello Bilbao, Eduard Prades, Carlos Barbero… tienen los mejores años de su vida por delante. Y el equipo mantiene una imagen excelente: ningún escándalo por dopaje y pago al día de todos los salarios, algo que desgraciadamente no pueden decir muchos de sus rivales en la lista de aspirantes a una plaza en el Giro de Italia de 2016.

-OPCIÓN 2: la UCI acepta 17 equipos WorldTour y Dimension Data se queda en la categoría profesional. En ese caso son 5 las invitaciones y crecen las posibilidades de Caja Rural-Seguros RGA. Primero habría que ver si Dimension Data busca la disputa de las tres grandes vueltas -Giro, Tour y Vuelta- o se conforma con dos. Pero en líneas generales, volveríamos a estar en una situación similar. Si Dimension Data no quisiera ir al Giro, habría una plaza más, lo que daría opciones a otros equipos, empezando por Vini Fantini.

Llevando la ficción al extremo, ¿puede Caja Rural-Seguros RGA presentar bloques atractivos en Giro y Vuelta sin quemar su plantilla? La realidad es que ahora mismo el equipo está preparado. Vemos un ejemplo

GIRO DE ITALIA: David Arroyo, José Gonçalves, Pello Bilbao, Eduardo Prades, Ricardo Vilela, Domingos Gonçalves, Diego Rubio, Fabricio Ferrari y Hugh Carthy.

VUELTA A ESPAÑA: David Arroyo, José Gonçalves, Pello Bilbao, Carlos Barbero, Lluis Mas, Alberto Gallego, Angel Madrazo, Miguel Angel Benito… Falta un ciclista a la espera de posible recuperación de Sergio Pardilla, Francisco Javier Aramendia, Francesco Lasca o de algún fichaje.

Con estos listados, sólo repetirían Arroyo, Gonçalves y Bilbao. Prades y Barbero serían los velocistas en Giro y Vuelta. Y el equipo echaría mano de un único ciclista joven en cada carrera (Carthy en Italia y Benito en España), sin olvidar a escaladores (Vilela en Italia y Gallego en España) y a ciclistas combativos para buscar fugas (Rubio, Ferrari y Domingos en Italia y Mas y Madrazo en España).

¿Cuántos equipos WorldTour habrá en 2016?

Estándar
Vuelta Spagna 2014

Si buscas una respuesta rápida y directa sobre cuántos equipos WorldTour habrá en 2016 debo empezar diciendo que no lo sé. Lo siento. Pero es la verdad. Sin embargo, te invito a que sigas leyendo este artículo porque así sabrás de primera mano que no hay nadie en el planeta Tierra que ahora mismo sepa exactamente el número de equipos de la 1ª División durante la próxima temporada y, sobre todo, su identidad.

Te explico con detalle toda la situación. Los equipos deben solicitar a mitad del verano si quieren ser WorldTour o no. Sólo 17 enviaron el famoso papelito A5, el documento por el que se pide la inscripción y se solicita una categoría en concreto: WorldTour o profesional.

A partir de ahí, todo es posible. La primera posibilidad es que la UCI cumpla con la solicitado por los equipos y deja el WorldTour en 17, sin complicarse más la vida. Pero reglamento en mano también podría aplicar lo que vulgarmente es conocido como ley anti-Cervelo, es decir, la idea que impuso en su día la UCI para evitar que un equipo con dinero y potencial deportivo se quede cómodamente instalado en la categoría profesional evitando así todos los inconvenientes de ser WorldTour, pero con las ventajas que supone estar en la elite.

Lo voy a traducir un poco más al cristiano para que se entienda: es posible que la UCI convoque a los mejores equipos profesionales por puntos en el Ranking WorldTour y les invite amablemente a presentarse ante la Comisión de Licencias y a solicitar su inclusión en la 1ª División.

En ese listado aparecen inmediatamente dos grandes candidatos: Direct Energy (antiguo Europcar) y Dimension Data (antiguo MTN-Qhubeka). ¿Cuál de los dos tiene más posibilidades de ser WorldTour? Esa pregunta no tiene respuesta. Para empezar, hay que esperar al 20 de octubre, la fecha en la que los equipos deben enviar sus ciclistas para que la UCI pueda sumar los puntos de sus corredores. Con las plantillas a 20 de octubre, se puede estudiar qué equipo tiene más potencial deportivo. El problema para Dimension Data es que su fichaje estrella, Mark Cavendish, apenas ha sumado puntos en el Ranking WorldTour. Y, además, Direct Energy puede echar mano de los puntos de corredores como Rolland, puesto que a la hora de elegir se permite sumar los puntos de los corredores de 2015 o de los corredores de 2016.

Lo único seguro es que los 17 WorldTour repetirán, salvo que alguno cometa errores de bulto. Y lo más probable es que Dimension Data o Europcar completen el listado, puesto que para la UCI es mejor arrancar con 18 equipos en la elite que con 17. Esa es la teoría. Para la práctica habrá que esperar a la primera semana de noviembre. Entonces conoceremos el resultado final.

La situación legal de Marcel Kittel y su posible salida

Estándar
Marcel_Kittel_3169392b

El alemán Marcel Kittel es, en la actualidad, ciclista del equipo Giant-Alpecin y tiene contrato en vigor para la temporada 2016. Sin embargo, varios medios de comunicación han informado de la posibilidad de que uno de los mejores velocistas del mundo acabe en las filas del Etixx-Quick Step. ¿Es eso posible?

Las leyes de la Unión Ciclista Internacional son tajantes y van en un sentido muy diferente a las del fútbol. La máxima institución del ciclismo mundial no permite ningún tipo de estrategia para forzar traspasos. Es decir, Kittel es ciclista de Giant-Alpecin y lo seguirá siendo en 2016… si Giant-Alpecin así lo desea. La UCI respalda siempre al equipo que tiene contrato en vigor y rechaza cualquier fórmula de traspaso. Eso sí, deja un pequeño resquicio para la esperanza: está permitido que Kittel se marche a Etixx-Quick en el caso -y sólo en el caso- de que Etixx-Quick Step negocie de buena fe con Giant-Alpecin y esté dispuesto a pagar la cantidad que sea fijada por el actual equipo de Marcel Kittel.

Como se puede ver, la UCI prohíbe con la boca grande los traspasos en el ciclismo, pero se muestra partidaria de aceptarlos en el caso de que el equipo propietario del contrario tenga a bien aceptar la oferta. Si Giant-Alpecin no quiere negociar, no habrá nada más de lo que hablar y Kittel seguirá corriendo con ellos. Si acepta negociar se repetirán los casos de traspasos que ya hemos tenido en el pasado. Por ejemplo, Kelme fue famoso durante años por ser uno dee los equipos que vendía a sus figuras. Echando mano sólo de la memoria, vienen a la cabeza nombres como los de Roberto Heras o Santiago Botero. Pero hubo traspasos de muchos más. También tuvo que pagar para salir de Festina el vasco Joseba Beloki. Y lo mismo podría decirse Bradley Wiggins, cuando dejó Garmin y se fue a Sky, por hablar de un caso con nombres no vinculados a España.

Pero la pregunta es: ¿cuánto deberá pagar Etixx-Quick Step a Giant-Alpecin? Eso depende mucho del contrato que tenga Kittel. Normalmente, en toda Europa -y así lo recomienda la UCI- no hay cláusulas de rescisión. Por tanto, la cifra la pondrá el deseo de unos de fichar y la necesidad de los otros de vender. En España, en cambio, es justo al contrario y resulta una obligación legal que todo contrato de deportista profesional incluye una cláusula de salida o rescisión. Otra cosa bien distinta es que muchas veces se abuse poniendo cifras disparatadas, lo que ha llevado a algún deportista a acudir a los tribunales de justicia. Pero siendo Kittel alemán y corriendo en un equipo holandés-alemán, lo más lógico es que no hayan pactado ninguna cláusula de salida.

 

Reforma WorldTour, entre Juego de Tronos y Groucho Marx

Estándar
Groucho Mark

La Unión Ciclista Internacional ha anunciado novedades en la reglamentación del ciclismo. ¿Qué significa? Depende de sus gustos, pero yo le apunto dos ejemplos para que entiendan mejor lo que sucede: piensen en la serie televisiva Juego de Tronos o, directamente, en cualquiera de las películas de Groucho Marx… y no andarán muy lejos de la realidad actual en el ciclismo.

Nos dicen que la UCI va a conceder licencias para tres años y a un máximo de 18 equipos WorldTour. Es decir, se intenta dar más estabilidad a los equipos. Lo que no nos explican es que ahora mismo tenemos 17 equipos y no hay presión por debajo. MTN o Cofidis, por poner dos ejemplos, no se plantean ser WorldTour, así que algo estaremos haciendo mal cuando no tenemos proyectos para completar las licencias, un triste contraste con la situación de hace apenas unos años, cuando teníamos 21-22 equipos interesados y todo el mundo intentaba convencer a la UCI y a los auditores de las bondades de su proyecto.

Nos dicen que la UCI va a ampliar el número de pruebas WorldTour. Pero de momento no sabemos qué carreras serán ni qué condiciones de participación habrá, puesto que ASO no estaba muy por la labor de aceptar estos cambios. Lo explicamos mejor: los equipos WorldTour están dispuestos a aceptar nuevas carreras WorldTour siempre y cuando eso no signifique que están obligados a correrlas todas y que van a recibir menos dinero por ir a participar. Temen, con razón, que si California (por poner un ejemplo) pasa a ser WorldTour, los pagos por ir a correr caerán en picado. Y los organizadores, entre ellos ASO, exigen justo lo contrario, es decir, si asumen los costes de ser WorldTour, quieren una garantía de participación: por ejemplo, nunca podrán venir a correr menos de 12 equipos WorldTour. Ese era el debate. A día de hoy no sabemos si se ha resuelto o no. Como diría Groucho Marx, en este apartado podemos decir que la parte contratante de la primera parte podrá ser considerada la parte contratante de la primera parte.

También nos dicen que habrá nuevos Rankings: universal, individual, WorldTour… Pero sinceramente no es algo fundamental en el ciclismo.

A todo eso hay que añadirle la presencia de un nuevo actor cada vez más importante en este circo que forma el mundo de las dos ruedas: Velon. Esta agrupación de 11 equipos WorldTour anda intentando mejorar los ingresos de sus asociados, algo que sí puede ser considerado como revolucionario y como muy positivo. Para ello parecen que se han sabido rodear de directivos con grandes conocimientos del marketing y de las finanzas, lo que siempre debe ser considerado como novedoso y realmente bueno para el mundillo ciclista. Y para ello están planteando una alternativa diferente a la propuesta por Oleg Tinkov. Si el millonario ruso apuesta por el asalto directo contra la torre de ASO y habla de boicot al Tour si no reparte los derechos televisivos, en Velon piensan en el asedio lento y programado, es decir, la organización de otros eventos con el apoyo de RCS o de cualquier otro organizador que se preste a ser generoso en el reparto del dinero como aviso al Tour de que debe cambiar su filosofía a la hora de repartir dinero con los equipos. Atención a la táctica Velon: ¿boicot a la París-Niza? No, es mucho mejor ir con todas las figuras a la Tirreno-Adriático y conseguir que RCS abra el bolsillo y acudir a París-Niza cumpliendo estrictamente el reglamento… pero con un equipo de jóvenes talentos y sin nombres mediáticos. De todos modos, no se preocupen: esto nunca lo dirá nadie… pero al estilo de la guerra fría… se lleva a la práctica. Otra idea propia de Velon es la de firmar acuerdos con determinados organizadores. El mejor ejemplo es el Tour de Abu Dhabi, del próximo mes de octubre. Gracias al acuerdo con Velon se ha garantizado la presencia de Mark Cavendish, Philippe Gilbert, Michael Matthews, Marcel Kittel, Richie Porte, Peter Sagan… Toda esta guerra y política de pactos en las bambalinas del escenario recuerda -y mucho- a Juego de Tronos, con muchas familias buscando el Trono de Hierro, que en nuestro caso particular no deja de ser el cheque con muchos ceros.

Pero volvamos a lo esencial. El drama del ciclismo es el de siempre. Y no podemos hablar mal de la UCI. Podemos y debemos hablar mal de todos y cada uno de los que formamos parte del ciclismo: UCI, organizadores, equipos, ciclistas… En Richmond se aprueba una reforma del sistema sin mostrar la letra pequeña cuando lo que necesitamos es una gran reforma presentada con luz y taquígrafos y mostrada a los medios de comunicación por el presidente de la UCI, con el máximo responsable de ASO a su derecha y el presidente de los equipos a su izquierda. Esa misma reforma debería haber sido presentada ante todos los periodistas, con oportunidad para escuchar las preguntas y resolver las dudas, es decir, con la máxima difusión posible. Eso es lo que necesitamos: encontrar un camino y un destino colectivo y consensuado para equipos, ciclistas, organizadores y todo bajo la protección de la UCI. Mientras las reformas sigan aprobándose sin detalles concretos y sin saber qué piensan actores tan importantes como ASO, estamos condenados a lo que ya hemos vivido en el pasado: la desunión… y, en el peor de los casos, la guerra. Recuerden que parecemos condenados a actuar de acuerdo con aquella magnífica frase de Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

El caso Paolini y la dificultad de explicar el dopaje

Estándar

La noticia saltó ayer por la tarde: Luca Paolini da positivo en un control antidopaje del Tour de Francia. Lo más extraño de todo es la sustancia que ha sido encontrada en su organismo: cocaína. Sí, cocaína en mitad de un gran vuelta por etapas. A la espera de que el contra-análisis pueda confirmar o no el positivo, lo único que podemos decir ahora mismo es una obviedad: el dopaje resulta muy difícil de explicar.

Para no provocar ninguna confusión, la cocaína es un producto que daña seriamente la salud se tome cuando se tome. Asentado eso, lo que resulta más complicado es adivinar para qué necesita la cocaína un deportista de elite. Si se encuentra esa sustancia en un control fuera de competición, no se sanciona, puesto que se entiende que la cocaína es un estimulante que no ayuda a largo plazo, por lo que si ha sido tomada fuera de las carreras… no hay sanción deportiva.

Pero el caso es que Paolini la tomó -o eso dice el análisis- durante el Tour de Francia. El corredor parece asumirlo vía twitter con una larga solicitud de disculpas a su equipo a los ciclistas y a la carrera. Pero dejando a un lado la petición de disculpas, el factor de estimulante que pueda tener la cocaína es ligero y deportivamente hablando no aporta prácticamente nada. Eso sin olvidar que las posibilidades de ser cazado son altísimas, ya que es una sustancia realmente sencilla de detectar por un laboratorio. Otra cosa bien distinta es que muchas veces los laboratorios no pierdan el tiempo en buscarlo porque partan de la presunción de que ninguno es tan estúpido como para tomar cocaína.

Por tanto, hablamos de una sustancia que es fácil de detectar, que no ayuda a un deportista a ganar absolutamente nada… pero que aparece en el cuerpo de Paolini, un corredor que además ya había firmado su renovación para 2016 y no tenía ningún tipo de presión deportiva o económica sobre su cabeza. Todo esto nos lleva de nuevo al titular de esta entrada: ¡qué difícil es explicar el dopaje!

cuervos-y-palomasEn la novela Cuervos y palomas intento analizar el dopaje deportivo desde muchas y muy diferentes vías, con la opinión de médicos y deportistas y aprovechando la libertad que concede el género de la novela. Pero la evidencia es que la realidad nos deja de nuevo sin palabras. ¿Qué puede llevar a un corredor como Paolini a consumir cocaína durante el Tour? No hay que olvidar que el corredor es italiano, pero no estaba en su hábitat natural, puesto que la carrera salía de Holanda, pasaba a Bélgica y aterrizaba en Francia durante tres días, por lo que hablamos de un ciclista que no podía buscar a alguien que le proporcionase la cocaína con facilidad.

La conclusión final es tan sencilla que parece complicada de escribir: el contra-análisis puede indicarnos que todo se trata de un error, aunque los comentarios del corredor en twitter no parecen apoyar esa tesis. O el contra-análisis puede confirmar que Paolini tomó cocaína. Pero en ese caso… no hablamos de dopaje deportivo. Hablamos, y es mi humilde opinión, de algo todavía más grave para el futuro de Paolini: tiene un problema serio de adición. Y necesita ponerse en manos expertas para esquivarlo.

Si un ciclista como Paolini no sabe entender que un Tour de Francia -ningún momento lo es, pero un profesional sabe que se está jugando más que nunca- no es el lugar para tomar una droga como la cocaína, su problema no es de rendimiento deportivo sino de raíces mucho más profundas y complejas. En su mano está buscar la solución. Pero si esconde la cabeza debajo del ala… podrá ignorar a la prensa y al mundo, pero no podrá superar un problema que no es de periodistas ni de nadie que no sea él. Espero que la gente que tiene en su entorno pueda ayudarle. No es fácil. Pero si hay voluntad, siempre hay un camino. Y todo este espíritu comprensivo hacia Paolini no tiene nada que ver con su posible sanción deportiva. Es justo que sea castigado con dos años. Apoyo la sanción. Pero sinceramente el caso de Paolini es más que el de un tramposo del deporte. Si lo sabe asumir, encontrará una solución. Si no, dentro de unos años veremos a Paolini convertido en un juguete roto. Malas experiencias de ese tipo hemos tenido en todos los deportes. En sus manos está el destino.

Mi novela es mejor que el informe del CIRC (y más barata)

Estándar

Hace ya unos 200 años Napoleón Bonaparte dejó para la historia una de sus frases inolvidables: “Si quieres resolver un problema, nombra un responsable. Si quieres que el problema siga eternamente, nombra una comisión”. La frase se ajusta perfectamente a lo sucedido en los últimos meses con la Unión Ciclista Internacional y la pomposa Comisión Independiente para la Reforma del Ciclismo, un órgano que ha necesitado de muchos miles de euros… para elaborar un documento de 227 páginas que no aporta absolutamente nada novedoso. En el fondo, no son sino obviedades cobradas a precio de oro, que es otra de las características de los informes del siglo XXI.

cuervos-y-palomas

Es más, no tengo reparo alguno  en aconsejar -sin ninguna modestia, lo asumo- a la UCI y a cualquier posible lector que no pierdan el tiempo leyendo el informe del CIRC. Resulta mucho más instructivo y entretenido leer mi novela, Cuervos y palomas, con la ventaja añadida de que cuesta 15 euros más gastos de envío y no tres millones de euros, como se dice que se ha invertido en el CIRC (o CIRCO, según las lenguas viperinas).

El caso es que el informe del CIRC llega a las únicas conclusiones posibles para comisiones creadas sin verdadera voluntad de dar un paso adelante en la lucha contra el dopaje.

Por ejemplo, sobre el dopaje dicen: Hay doping pero menos que antes. Sin leer el informe uno ya sabía que no había alternativa posible a esa conclusión (en la que yo también creo). Si hoy en día existe el mismo doping que antes… ¿para qué nos estamos gastando millones de euros en controles? Y si, en cambio, ya no hay doping, ¿para qué hay que seguir invirtiendo millones de euros? Así que la conclusión era obvia: hay, pero menos. Es lo que le interesa decir al sistema. Y la respuesta que darán siempre será la misma.

Sobre los pagos de Armstrong a la UCI de Verbruggen y McQuaid dicen: lo hicieron mal, pero no es delito. Otra vez la propuesta típica de una comisión nombrada para rellenar folios y no pisar callos. Es decir, criticamos a los gestores anteriores de la UCI pero no pisamos el charco de decir que fueron corruptos. Y así tenemos a todos contentos.

Y así podríamos seguir una tras otra con las 227 páginas de una comisión que ha gastado miles de euros y que no ha aportado nada. Lo dicho, mi novela tampoco les cambiará la vida, pero al menos no me van a pagar 3 millones de euros y les garantizo que no van a necesitar tres cafés para no dormirse, tal y como más de uno y de dos han necesitado esta mañana leyendo el informe del CIRC (o CIRCO).

La UCI y el silencio sobre los equipos WorldTour y profesionales: ¿quiénes van a la Comisión de Licencias?

Estándar

El viernes por la tarde ha sido históricamente el día y la hora más utilizados por la Unión Ciclista Internacional para dar malas noticias. Solían remitir un informe y/o noticia un segundo antes de marcharse para todo el fin de semana y así se ahorraban los disgustos de atender la lista de damnificados por sus decisiones. Pero esta táctica -salvo que dentro de un rato se repita, puesto que escribimos un viernes a las 17:28h- ha cambiado. Ahora estamos en una fase sin información. Veamos los datos:

-Los equipos debían presentar toda la documentación el 20 de octubre. Los auditores la revisaban y el día 1 de noviembre debían hacer un informe señalando si el equipo es aceptado o no. Finalmente, el informe solía retrasarse al día 2, 3 o 4 de noviembre, algo lógico puesto que son muchos los equipos que deben ser estudiados. Y la UCI remite una carta informativa diciéndote si has sido aceptado o enviado a la Comisión de Licencias. Todo ese proceso, en principio, debe ser dado por finiquitado.

El equipo Caja Rural-Seguros RGA fue el primero de los profesionales en decir públicamente que había sido aceptado, que tenía el informe del auditor y la carta de la UCI. Hoy, varios días después, el equipo Bora (antiguo NetApp) también lo ha dicho. Pero no sabemos nada o casi nada de muchos otros equipos. ¿Qué está pasando? La lógica marca que debe haber más de uno y de dos en la Comisión de Licencias, que son comos los exámenes de recuperación después de suspender en alguno de los apartados habituales. Pero… ¿por qué la UCI no informa de ello?

Periodísticamente hablando resulta muy negativo que la UCI no nos cuente nada de lo que está ocurriendo. Tenemos derecho a la información. Pero también es cierto que la publicación de qué equipos van a la Comisión de Licencias sólo ha servido en los últimos años para crear una riada de informaciones inconexas y sin sentido alguno sobre el futuro de los diferentes equipos.

Cada vez que la UCI ha dicho que uno, dos o tres equipos debían arreglar sus problemas éticos, económicos o administrativos en la Comisión de Licencias, la prensa ha titulado que esos equipos iban a desaparecer (cosa que luego nunca ha sido cierta) y/o que la UCI se los quería cargar (cosa que tampoco es cierta). Además, tampoco se ha acabado de entender que la Comisión de Licencias es un órgano totalmente independiente de la UCI.

Por esas múltiples confusiones, tal vez en esta ocasión se está guardando un silencio hasta ahora nunca conocido. Lo que está claro es que todo el mundo -Comisión de Licencias, equipos y la propia UCI- están pudiendo trabajar con menos ruido que el habitual.