Secundario de lujo, una biografía de lujo

Estándar
SECUNDARIO DE LUJO

La semana pasada llegó a casa un libro que llevaba mucho tiempo con ganas de leer, pero que por un motivo u otro se me estaba resistiendo. El título, Secundario de lujo. El autor, Iván Vega. El protagonista, Jaime Mir. Si usted no sabe quién es Jaime Mir, no se preocupe: es el hombre de bigote que aparecía en todas las carreras ciclistas españolas (e internacionales) durante más de treinta años y siempre con una doble función. Por un lado, limpiaba y aseaba al corredor. Por otro, lograba una publicidad impagable para la marca que le patrocinaba.

El libro de Iván Vega repasa la vida y obra de un Jaime Mir que siempre ha sido un maestro en lo suyo. El libro, por tanto, está repleto de anécdotas divertidas en el mundillo ciclista, pero también en el cine, la otra gran pasión de Mir. Eso sí, como bien aclaran en la primera línea, son unas memorias blancas. Es decir, Mir ya advierte de que no va a bajar al mundo del barro. En sus muchos años de dedicación al ciclismo, Mir ha vivido de todo. Pero su interés al echar la vista atrás no es detenerse en escándalos como el del caso Festina, que le pilló de pleno por ser miembro del equipo francés. Su deseo es analizar la evolución del ciclismo, el caracter de todos los grandes campeones con los que ha convivido y de los managers de los equipos… Y componer un relato que explique de verdad cómo son los ciclistas quedándose únicamente con la parte más positiva.

Aclarado ese punto, Mir (e Iván Vega) logra sus objetivos: la biografía se lee con velocidad de crucero (un par de días para devorar el libro) y no tiene desperdicio alguno. Es, por tanto, un libro de obligada lectura para aquellos que quieran conocer lo que se escondía detrás de ese misterioso hombro del bigote que durante años acompañó al pelotón ciclista mundial. Un bigote que tal vez servía para camuflar un enorme corazón herido por una extraña enfermedad que compartimos muchos: el amor por el ciclismo.

La Volta a Catalunya y su guiño a Colombia y a Nairo Quintana

Estándar
NAIRO

La Volta a Catalunya anunció ayer los siete equipos profesionales invitados a la carrera en su edición de 2017: Caja Rural, Soul, CCC, Cofidis, Wanty, Roompot y Manzana Postobón. La invitación a Manzana Postobón es el premio a un equipo debutante en la categoría profesional y, por tanto, un riesgo para los organizadores. Pero un riesgo limitado, puesto que Postobón lleva una trayectoria muy larga en el ciclismo de la mano de otros patrocinadores (4-72, Colombia es pasión…). Y, además, la invitación esconde también un premio a una labor de cantera con los mejores talentos colombianos, un trabajo que sirvió de espaldarazo para el mismísimo Nairo Quintana. Para contar la historia, hay que echar la vista atrás.

En 2009, un jovencísimo Nairo Quintana hacía su primera aparición en Europa y lograba resultados destacables: ¡7º en la Subida a Urkiola con sólo 19 años! En 2010, ya en la estructura de lo que ahora es Manzana Postobon, llegó la victoria en la general final del Tour de L’Avenir/Porvenir de Nairo Quintana. Pero esos buenos resultados debían ser refrendados en la elite mundial. Y eso ocurrió en 2011, cuando el equipo colombiano pasó a profesionales y, por fin, pudo disputar algunas de las mejores carreras del calendario internacional.

Esa temporada 2011 los ciclistas del equipo Colombia es pasión-Café de Colombia recibieron una única invitación de carreras WorldTour: la Volta a Catalunya. Y no fallaron en el reto. Nairo Quintana anduvo todo el día filtrado en fugas y consiguió llevarse el maillot de la general final de la montaña, un triunfo que significó el primer podio de Nairo en una competición WorldTour. Desde entonces, el crecimiento de Nairo Quintana ha sido imparable, pero para la historia siempre quedará ese dato: el primer podio de Nairo en el WorldTour fue el de la Volta.

Ahora, años después, el mismo equipo vuelve a la categoría profesional de la mano de un gran sponsor como es Manzana Postobón. Y los organizadores de la Volta a Catalunya no han dudado a la hora de invitarles. Buen gesto hacia el ciclismo colombiano y hacia el equipo que llevó en 2011 a un jovencísimo Nairo Quintana a las carreteras catalanas, territorio de la primera de sus muchas actuaciones brillantísimas.

FOTO: ELESPECTADOR.COM

Charles Wegelius y el canto al Gregario

Estándar
gregario-faixa-med-802x1024

Hoy vamos con un libro: Gregario. No hay mejor palabra para describir la trayectoria deportiva de Charly Wegelius, uno de los pioneros británicos en el pelotón mundial y un hombre que jamás fue capaz de vencer ni una sola competición, pero que se ganó el respeto de todos sus rivales por su más que notable rendimiento, siempre enfocado en la ayuda de un jefe de filas.

Wegelius cuenta, a través de la pluma de Tom Southam, su historia en el pelotón profesional y sus pasos por equipos humildes de Italia, pero también por grandes estructuras como Mapei, Lotto o Liquigas. La historia está llena, como no podía ser de otro modo, de pequeñas anécdotas. Pero también de muchas reflexoines personales. En el libro, y eso es más que destacable, figuran muchas críticas hacia determinados comportamientos del propio Wegelius, lo que certifica que no es una loa eterna sino un libro fruto de la reflexión personal.

El capítulo más interesante, posiblemente, es el que dedica a lo sucedido en el Mundial de Madrid, cuando Wegelius apoyó a la selección italiana tirando del pelotón en los primeros kilómetros. Aquellos hechos acabarían suponiendo la destitución del seleccionador británico -buen amigo de Wegelius- y la salida de Charles del equipo nacional para el resto de sus días. Para los que conocemos personalmente a tipos como John Herety, entendemos a la perfección el dolor personal que sintió Wegelius por haber perjudicado a un hombre, el actual manager del equipo Condor, que es todo un caballero. Y también la hipocresía que envuelve al deporte de elite y especialmente a las selecciones que nunca se preocupan de un deportista, pero que siempre están dispuestas a sacar jugo de tu rendimiento y tus éxitos.

El libro, en resumen, resulta más que recomendable para  todos aquellos aficionados al ciclismo que están hartos de la historia bonita del super-héroe que cae enfermo, que tiene una infancia triste, pero que logra a través del deporte convertirse en un ídolo de masas. Wegelius es exactamente lo contrario. El retrato de un antihéroe, el retrato de un hombre que siempre soñó con algo tan sencillo y a la vez tan difícil como ser ciclista profesional.

Por cierto, para comprar el libro, la mejor opción es siempre la vía de LIBROS DE RUTA

Daan Luijkx lanza el proyecto Team Earth

Estándar
l_teamearth_rgb

El manager holandés Daan Luijkx ha lanzado a la luz pública el proyecto Team Earth. Esta iniciativa no nace para 2017 sino para 2018. Y con unos cimientos diferentes a los habituales: “No queremos patrocinadores. Buscamos socios. El ciclismo actual está vinculado a la presencia de uno o dos sponsors como única fuente de ingresos. El 73% de los ingresos de un equipo dependen del sponsor principal. Y ese modelo no es sostenible. Por eso creamos Team Earth con una mentalidad muy diferente. Abrimos nuestro equipo a seis socios que compartan una visión común: crear un proyecto sostenible desde todos los puntos de vista, el económico pero también el organizativo y el medioambiental”, explica Daan Luijkx.

En el pasado, Luijkx fue ciclista profesional y también gestor de equipos pequeños como P3 Transfer Batavus, pero también de equipos de primer nivel mundial como Vacansoleil-DCM, donde conquistó victorias de prestigio.

La idea de la sostenibilidad del nuevo proyecto conecta estrechamente con el nombre del equipo: Team Earth (Equipo Tierra). La base argumental para este proyecto, por tanto, pasa por un nombre que no será cambiado. El Team Earth cederá parte del espacio en el maillot y los vehículos a sus socios, pero sobre todo desarrollará una historia: “Queremos contar una historia. Queremos mostrar al mundo que un equipo ciclista puede ser sostenible. Hay pocos deportes más limpios que el ciclismo. La bicicleta no contamina y hay miles de personas que gozan en todo el mundo de la bicicleta y que son responsables medioambientalmente. Buscamos seis socios que quieran difundir esa misma filosofía y que quieran hacerlo a través de un equipo ciclista. En el Team Earth encontrarán la mejor plataforma para comunicar todas sus medidas medioambientales y para que todos juntos podamos mejorar la organización de un equipo ciclista y ser sostenibles en el largo plazo”.

La angustia de los puntos en Lombardía

Estándar
logo-uci-altar-1024x248

Dice hoy Juan Antonio Gutiérrez en las páginas del diario As que el Giro de Lombardía no modificará la clasificación del Ranking WorldTour. Y tiene razón. Peter Sagan va a ganar a Nairo Quintana. Pero esa es sólo la mitad de la realidad. Porque la otra mitad es que cada punto va a ser peleado con uñas y dientes. Más que al individual, miremos al Ranking Por Equipos:

1. VICTORIA. Si Sagan gana la carrera es probable que Tinkoff pueda superar a Movistar. La diferencia ahora mismo entre ambos equipos es de 70 puntos y hay 100 para el vencedor, así que Movistar necesita que Sagan no gane o que alguno de sus cinco mejores corredores sea capaz de sumar más de una treintena de puntos.

2. LUCHA POR TOP10. Sin embargo, el drama estará abajo, en la pelea por meterse en el top16. La ley de la UCI se presta a varias interpretaciones. Ya lo explicamos en su día. Pero ahora no hay más vuelta atrás. Todo o nada. Dimension Data está fuera de la lucha. No tiene opciones reales de remontar. Y para la otra plaza fuera del top16 hay tres candidatos: Ag2r (418), IAM (418) y Giant-Alpecin (415). De estos tres hay uno que se no juega nada puesto que va a desaparecer (IAM), pero sus corredores parecen más en forma y motivados que los de Giant-Alpecin, que son los que vienen cayendo poco a poco durante toda la parte final del año. De esos tres, uno quedará condenada a la plaza 17 y a tener que buscar abogados para salvar la situación.

Esa es la teoría: el 17º y el 18º tendrán que pelear con Bahrein y con Bora para estar en el UCI WorldTour de 2017, puesto que se va a reducir el número de equipos en la elite mundial de 18 a 17, por lo que uno debe quedar fuera. Sin embargo, cada vez coge más fuerza una posición totalmente diferente. Y no me refiero a que la UCI dé por buenos al 17º y 18º al considerar que la desaparición de Tinkoff y de IAM les convierte en 15º y 16º. Me refiero a la presión que los propios equipos parecen querer hacer: ahora mismo los equipos son los primeros que están exigiendo un WorldTour de 18 equipos. No tiene sentido cerrar las puertas a proyectos tan potentes como Bahrein o Bora.

La UCI y la solución de Alejandro Magno al nudo gordiano

Estándar
logo-uci-altar-1024x248

La Unión Ciclista Internacional (UCI) se enfrenta este invierno a una situación realmente difícil: tiene 18 aspirantes para 17 licencias WorldTeam. Yendo un paso más allá, podemos decir en que todo se resume en lo siguiente: Dimension Data, Bora o Bahrein-Merida se quedarán fuera de la elite mundial. Sólo uno de los tres. Pero siempre uno. O no, que diría Rajoy.

La historia arranca de una decisión bien pensada por parte de la UCI: reducir el WorldTour de 18 a 17 equipos. Como decíamos, la idea estaba bien pensada. Por un lado, el Tour de Francia venía pidiéndolo desde hace meses. Pero por otro… no se veían proyectos de nivel alto en el horizonte. La lógica era rotunda: para darle (o incluso obligarle) la licencia a un equipo sin nivel… era mejor dejarlo en 17. Pero la economía mundial empieza a reactivarse. Y el mejor síntoma es lo ocurrido en 2016-2017, una temporada que parecía catastrófica, pero que no lo ha sido. Lampre ha encontrado un copatrocinador chino y salva su proyecto y llegan dos estructuras fuertes para sustituir a las dos que desaparecen. O dicho con nombres y apellidos: llegan Bora y Bahrein-Merida y se van Tinkoff e IAM.

Ahora mismo la UCI se encuentra ante un nudo gordiano. La expresión viene por lo sucedido en tiempos de Alejandro Magno. La leyenda dice que sólo quien fuera capaz de deshacer el nudo de la ciudad de Gordión conquistaría Asia. Nadie lo logró durante años y años… hasta que llegó el gran Alejandro y de un mandoble de su espada se cargó el nudo entero. Problema resuelto. Y eso mismo es lo que puede y debe hacer la UCI. Pero veamos las alternativas:

1. APLICAR EL REGLAMENTO

Si la UCI aplica el reglamento tenemos garantizado el lío padre. ¿Por qué? Muy sencillo: la normativa UCI dice bien claro que Dimension Data acaba 18º en el Ranking WorldTeam de 2016 pero debe ser considerado 16º y, por tanto, con plaza garantizada para 2017. Con esa normativa, Dimension Data sería WorldTeam en 2017 y la plaza final estaría en juego entre Bora y Bahrein-Merida.

Pero no todo es tan sencillo. La UCI ha hecho entrega a los equipos de una Guía oficial de reglas. Según esa guía, Dimension Data debe ser considerado 18º y al no acabar entre los 16 primeros no puede tener privilegio alguno. Es decir, Dimension Data debe ir a la Comisión de Licencias y ahí es seguro que perderá por tener menos puntos que Bora y Bahrein-Merida. Dimension Data se quedaría fuera.

Lo único claro de suponer es que ocurra lo que ocurra, el tema no se resolverá en primera instancia y tendremos jaleo judicial hasta el final: Comisión de Licencias y TAS. Y, eso sí, muchos euros para los mejores despachos de abogados. Esos son los únicos con el éxito garantizado.

Lo más gracioso -tristemente gracioso- no es que reglamento UCI y normas oficiales de inscripción digan argumentos diferentes. Lo más curioso es que el reglamento de la Web de la UCI sigue hablando de 18 equipos WorldTeam. No han perdido el tiempo ni en cambiarlo. Y eso nos lleva a proponer la única solución viable en estos momentos.

2. APLICAR LA LÓGICA

La UCI necesita resolver el nudo gordiano ante el que se encuentra. Si aplica el reglamento en un sentido o en otro, está poniendo en riesgo de desaparición a proyectos de más de 10 millones de euros, con una buena política deportiva y con solvencia económica más que acreditada. La inversión de marcas como Dimension Data, Cervélo, Bora, Specialized, Bahrein, Merida… no puede estar en el aire hasta que a finales de diciembre el TAS resuelva el caso dejando a uno de ellos en la cuneta. La lógica es que la UCI debe recuperar los 18 equipos WorldTeam, al menos durante un año. Y marcar desde YA mismo unas normas claras para ascenso y descenso en 2018, con luces y taquígrafos.

El reglamento no puede superar el sentido común. Alejandro Magno fue el único capaz de comprender que la mejor manera de deshacer el nudo gordiano era cortando la cuerda. Y eso mismo debe hacer la UCI: ante el problema de tener reglamentos en el aire, con redacciones interpretables, con 18 estructuras fuertes llamando a la puerta con grandes jefes de filas (y ejércitos de abogados detrás)… la solución más sencilla es la mejor: WorldTeam de 18 equipos para 2017. ¡Y a correr! Ganarán los ciclistas, los organizadores y los aficionados. Es posible que el Tour de Francia no quiera 18 equipos. Pero todos debemos pensar lo mismo: los mejores equipos en las mejores carreras. Y dejar fuera de las grandes carreras a ciclistas como Mark Cavendish (Dimension Data), Peter Sagan (Bora) o Vincenzo Nibali (Bahrein) no tiene sentido alguno.

La Vuelta y sus cuatro invitaciones desde la lógica

Estándar
marseille13-ktm-750x400

La Vuelta a España ha anunciado los cuatro equipos profesionales que correrán como invitados, puesto que los 18 equipos WorldTour tienen su plaza más que garantizada desde el inicio del año. En concreto, los elegidos han sido Cofidis, Caja Rural-Seguros RGA, Direct Energie y Bora-Argon 18.

El análisis de la decisión de la Vuelta parte de un principio: ASO no tiene por qué justificar sus invitaciones. Tienen todo el derecho del mundo a invitar a quien consideren oportuno. Es más, incluso podrían abrir una subasta pública en internet y marcar como criterio que el equipo que más pague, será el invitado. Algo no muy diferente -aunque de forma clandestina- ocurre en otras grandes carreras y nadie se escandaliza. Sin embargo, en el caso de la Vuelta se ha apostado por un criterio bastante lógico.

Cofidis es patrocinador de la Vuelta. Eso resulta obvio. Pero también lo es que Cofidis se toma en serio la carrera española desde hace muchísimos años. En ese sentido no se puede olvidar que Moncoutie se centraba en nuestra carrera. El año pasado, por ejemplo, fueron dos veces segundos en una participación no tan brillante como otras veces, pero igualmente digna.

Caja Rural-Seguros RGA es indiscutible por su condición de único equipo español… y por el talento que vienen desarrollando. Con 17 triunfos en 2015 y un camino igualmente creciente en 2016… resulta obvio que es un equipo fijo en los planes de la Vuelta.

Y a partir de ahí vienen las dudas. ASO ha apostado por Direct Energie y Bora-Argon 18 premiando a dos equipos de mercados fundamentales para ellos: Francia y Alemania. Pero premiando también estructuras sin mancha en capítulos tan importantes como la lucha antidopaje, pero también en el apartado de pago de sueldos, algo que otros equipos profesionales no pueden decir.

Direct Energie está firmando un inicio de año inmejorable, con más de 12 victorias de la mano de Adrien Petit, Bryan Coquard, Sylvain Chavanel o Thomas Voeckler. Lo que deben demostrar es que de verdad se toman la Vuelta como objetivo prioritario, puesto que casi siempre han llevado a todos sus grandes nombres al Tour y han llegado a la ronda española con el depósito casi vacío.

Bora-Argon 18 es el caso opuesto. Han andado mucho pero están ganando poco. Sólo Sam Bennett sabe lo que es ganar, algo que ya les sucedió en 2015. También habrá que comprobar si están listos para el doble reto Tour-Vuelta, un examen exigente y más si pensamos en sus planes de intentar dar el salto al WorldTour en 2017.

En el apartado de equipos damnificados, personalmente destacaremos uno que se merecía la oportunidad: Delko Marsella KTM. Es cierto que sus resultados no están siendo muy brillantes en 2016, pero no lo es menos que para ellos la Vuelta habría sido la gran carrera del año y, además, con doble presencia española en sus filas, Mikel Aristi y Delio Fernández, el único gallego en el pelotón profesional y en un inicio muy gallego de carrera. Ese detalle de acercar carrera y público debe seguir siendo cuidado por las organizaciones y por eso la apuesta por el equipo del sur de Francia hubiera sido recibida con más alegría en las carreteras españolas que la de Bora-Argon 18 o la de Direct Energie. Es cierto que hay otros proyectos que podrían correr la Vuelta. Pero no lo es menos que los organizadores deben ponerse serios en el control de equipos que llegan a la categoría profesional con el plato en la mano, plato donde van recogiendo patrocinios de los ciclistas que quieren dar el salto a la categoría. Todos esos… no deberían tener espacio en el gran escaparate del ciclismo, las grandes vueltas, y ASO ha acertado de pleno con sus invitaciones como también lo habría hecho invitando al Delko Marsella KTM.

El Giro de Italia puede cambiar de manos

Estándar
200px-Giro_d'Italia_logo.svg

El ciclismo profesional se encuentra en una guerra más o menos cruenta y más o menos indirecta, pero guerra al fin y al cabo. Tour de Francia y equipos WorldTour de Velon no comparten criterios. En mitad de esa guerra hay combatientes aislados como RCS, la empresa organizadora del Giro de Italia, de la Tirreno-Adriático, de la Milán-San Remo o del Giro de Lombardía. Pero hay una novedad que puede cambiarlo todo.

RCS atraviesa dificultades económicas serias. Entre otras fruto de la compra que en su día hicieron de Marca, El Mundo y Expansión, un mordisco que fue posible gracias a la deuda generada, una pesada losa con la que ahora no pueden hacer frente. Lo cierto es que esa inestabilidad económica ha provocado numerosos recortes en una empresa RCS, que cuenta con numerosos periódicos en media Europa, especialmente Italia y España. Y que tiene en la organización de eventos deportivos y especialmente ciclistas una de sus múltiples líneas de negocio.

Ahora resulta que Urban Cairo, un multimillonario que en su día estuvo junto a Berlusconi, quiere comprar RCS. Su empresa, Cairo Communication, posee un 5% de RCS y ahora se ha lanzado a una OPA para adquirir el 50%: Oferta Pública de Adquisición de Acciones. ¿Lo conseguirá? Depende de los accionistas, como siempre, pero la entrada de un nuevo inversor en RCS significará que el Giro de Italia cambia de manos y, además, debe llevar consigo una fuerte reestructuración del grupo RCS, incluido saneamientos y ventas. ¿Saldrá a la venta el paquete de carreras que organiza RCS? ¿Quién puede estar interesado en comprar el Giro de Italia y todas las demás grandes pruebas que organiza RCS? La respuesta a la primera pregunta es todavía una incógnita. La respuesta a la segunda es una obviedad. Seguro que ASO-Tour de Francia quiere comprar el Giro. Pero no será el único

Historia de un viaje (II): el capital más importante, el humano

Estándar
FOTO CRONO

La segunda parte del análisis del viaje a Colombia debe centrarse, como no puede ser de otro modo, en el más importante elemento de todos los que forman un equipo ciclista: el capital… humano del Manzana Postobón.

El equipo Manzana Postobón siempre ha sido profesional, aunque no todos los años haya podido competir en esa categoría. En realidad, sólo lo consiguieron en 2011, cuando dieron el salto con el nombre de Colombia es pasión. Otras muchas temporadas, la mayoría, tuvieron que conformarse con ser continentales. Es más, incluso ha habido dos años, 2012 y 2015, en el que únicamente han formado una escuadra amateur. Pero categorías al margen… ellos siempre han sido profesionales.

fotogrupoEsa consideración arranca desde la propia gerencia. Luisa Fernanda Ríos es una mujer que llegó al equipo sin demasiados conocimientos previos del ciclismo de competición, pero con grandes dotes para la administración y el manejo de los grupos. Esa es precisamente una de las principales virtudes del equipo: contar con un líder y gerente sin los vicios adquiridos por todos los que formamos -y me incluyo- parte del mundillo ciclista.

El conocimiento deportivo lo aporta Luis Fernando Saldarriaga, un director que lleva décadas estudiando los mejores sistemas de entrenamiento y aplicándolo con éxito. Resulta indiscutible que Saldarriaga es un técnico del siglo XXI por sus conocimientos y capacidad de aprendizaje.

Esa estructura se completa por arriba y por abajo. Por arriba cuentan con empresarios y enamorados del ciclismo como Ignacio Vélez o Alejandro Restrepo, antiguo y actual presidente de la Corporación pedaleamos por Colombia, respectivamente. Por debajo, tienen mecánicos, masajistas, responsable financiero, doctor, psicólogo… es decir, todos los elementos necesarios para el deporte de alto nivel.

Y, por supuesto, faltan los ciclistas. De los actuales hablaremos otro día. Pero hay un dato que no puede ser olvidado. En este equipo han formado a corredores de la talla de Nairo Quintana o Esteban Chaves, por citar a los líderes de Movistar y Orica-GreenEdge. La lista de talentos es larga e incluye a corredores como Sergio Luis Henao o Fabio Duarte. La diferencia del momento actual al pasado es que por primera vez se atisba en el horizonte la posibilidad de que no tengan que emigrar cada vez que despuntan. Por primera vez, Colombia está creando las bases y las estructuras de un equipo en el que no haya límite para el desarrollo del talento. Esa puede ser la grandeza del Manzana Postobón.

Van den Driessche y el dopaje tecnológico

Estándar
Entrevista-Van-Driessche

El Mundial de ciclocross nos ha permitido ver el primer caso en la historia de dopaje tecnológico, confirmado ya por el propio presidente de la Unión Ciclista Internacional. La sospechosa de haber competido con un motor dentro de su bicicleta es Femke Van den Driessche, una joven que partía como una de las candidatas a las medallas y que no tuvo su mejor día. El caso es que la investigada no puede negar la existencia del motor en su bici. Pero sí niega que sea su bicicleta.

Van den Driessche afirma (copiado de ciclo21.com): “Rompí la cadena y me tuve que bajar. Cuando me retiré, me dijeron que iba a tener que ir a explicar cosas porque había algo que no estaba bien con mi bicicleta. Lo primero que hice fue preguntarle al mecánico de dónde había salido esa bicicleta, que ahora sé que es de un amigo mío. Es una bicicleta que me compró hace ya tiempo. Yo la he usado en temporadas pasadas y es una bicicleta idéntica a las que uso para competir. Ese amigo había estado reconociendo el circuito con mi hermano y la había dejado apoyada contra nuestra furgoneta. Uno de mis mecánicos debió de equivocarse y pensar que era una de las mías y la limpió y se la llevó al box”.

La respuesta es obvia: la bici no es suya, por lo que no debe haber sanción. Perfecto. Pero es muy sencillo de demostrar: copia de la transferencia bancaria por la que le compró la bici hace tiempo y, sobre todo, hay que coger esa bicicleta que no es suya y compararla con la que sí estaba usando en el momento de la retirada. Porque además ese amigo suyo seguro que no es igual de alto que ella, ni lleva las mismas medidas, así que si la bicicleta tiene el sillín y el manillar tres o cuatro centímetros más alto o bajo… está claro que no es su bici. En el ciclocross y en el deporte de elite, dos bicicletas con la misma distancia del eje del pedalier al sillín, del sillín al manillar… son sólo posibles cuando hablamos de dos bicicletas de la misma persona. Así que Van den Driessche no necesita lágrimas ni abogados. Si esa bici lleva medidas diferentes puede demostrar que no es suya. Lo que no podemos creer es que su amigo sea igual de alto que ella, lleve las mismas medidas, la misma potencia, la misma geometría… hasta el último milímetro. Eso rompe cualquier posibilidad fruto del azar de un amigo que compra una bici, que la deja apoyada en una furgoneta y un mecánico que no se da cuenta del error y la mete dentro del box. Tantas casualidades son imposibles!

A partir de ahí, la sanción resulta obvia: debería ser la máxima en tiempo y dinero… salvo que Van den Driessche se olvide de conspiraciones y nos explique quién le ofreció el uso del motor, quién le ayudó a instalarlo, en cuántas carreras lo ha utilizado… A través del esclarecimiento de la verdad se puede reducir la sanción. Pero si vamos a seguir hablando de ovnis y amigos que usan bicis y que se las dejan olvidadas dentro del box, tenemos que irnos a la sanción máxima, aunque sea sólo por higiene.