Kiko Martinez, campeon mundial en la clandestinidad

Estándar

El boxeo español demostró una vez más su falta de gancho y no consiguió que el combate de Kiko Martínez contra Jeffrey Mathebula por el título mundial de los supergallos fuera retransmitido por ningún canal. La historia de odio entre los medios de comunicación y el boxeo viene de lejos, así que podemos decir que lo sucedido con Kiko Martínez no es ninguna excepción. De todos modos, justo es destacar otros aspectos de la velada.

El primero, la victoria de Kiko Martínez por KO en el noveno asalto y ante un rival que tenía en su palmarés la condición de ex campeón mundial, así que el sudafricano no era ninguna perita en dulce para que Kiko se luciera ante sus paisanos de Elche sino más bien todo lo contrario.

El segundo, la evolución que está siguiendo Kiko Martínez en sus últimos combates. El alicantino parece más seguro de sí mismo y ha mejorado mucho en la estrategia y la táctica de los combates. En ese sentido, parece que el respaldo de los hermanos Sarmiento está siendo fundamental. Por cierto, ayer estuvieron los dos en la esquina, así que parece segura la reconciliación.

El tercero, el futuro. Kiko Martínez ganó el Mundial por KO en un combate vibrante y ha revalidado el título por KO en casa y ante Mathebula. Ahora tiene que decidir: ¿setas o rolex? Ir a por setas en volver a probar con Carl Frampton, con el que ya perdió por KO no hace tanto tiempo. Ahora, con la confianza adquirida, Kiko sí tiene opciones de intentar vencer al británico. La otra opción es olvidarse de rivales humanos y pensar en una bolsa grande, aunque sea a costa de enfrentarse al rival con el que nadie quiere pelear: Guillermo Rigondeaux. Esa es la duda: Rigondeaux es un rolex, sí, pero todos los ven en el bosque y prefieren seguir buscando setas… sabedores de que el cubano es técnicamente el mejor boxeador de todos.

MARAVILLA MARTINEZDe todos modos, no queríamos acabar la entrada sin una última reflexión. Kiko es un boxeador sin gran escuela, de mucho corazón, fuerte pegada, buen encaje… y poco virtuosismo en sus declaraciones. Por tanto, es un boxeador que puede enganchar al público en el cuadrilatero pero difícilmente fuera de él. No siempre se consigue el boxeador perfecto en el ring y el relaciones públicas perfecto fuera de él.

Pero España tiene un boxeador que cumple con esa doble faceta: el argentino Sergio Maravilla Martínez, quien ejerce de mánager de Kiko Martínez mientras espera a curar su rodilla y su mano sabedor de que sus tiempos como boxeador en activo están ya en la recta de meta y sabedor también de que debe buscar un buen relevo en su promotora. Maravilla sí lo tiene todo para triunfar en el boxeo y también fuera de él. En Argentina lo han descubierto muy tarde y en España no es todo lo famoso que merece. Pero un tipo que durante seis años vivió sin papeles en España… y que ahora maneja millones de euros sin cambiar ni un ápice su personalidad y su carisma es alguien muy grande. Por eso vale la pena escuchar esta entrevista.

BIOGRAFIA DE MARAVILLA

BIOGRAFÍA DE MARAVILLA II

Por cierto, si quieren un punto frívolo, también deben saber que Maravilla se prestó a participar en el programa Más que baile, donde triunfó entre el sector femenino.

MARAVILLA EN MÁS QUE BAILE

Y si lo que quieren es disfrutar con los mejores pasajes de su trayectoria como boxeador, este es un buen resumen

MARAVILLA COMO BOXEADOR

En el vídeo verán su momento dramático en el último asalto contra Julio César Chávez junior, al que había dominado con autoridad hasta que en ese último minuto Chávez consigue tumbar al argentino y la sombra del KO ronda el ring. O su espectacular victoria por KO contra Paul Williams.

El test de ADN, de violadores a cacas de perro

Estándar

Blade Runner es una película de ciencia ficción que, entre otras cosas, intenta imaginar el mundo en el año 2019. Resulta evidente que estamos muy lejos de lo que el film de Ridley Scott planteaba. Pero no hay que olvidar un detalle: en Blade Runner se mezclan replicantes con aspecto humano y personajes que van en bicicleta. Esa es una de las grandezas de la película, puesto que imagina en perfecta armonía prototipos hiper-futuristas con otros totalmente arcaicos.

No vamos a ser tan osados de decir cómo será el año 2019, puesto que ya lo tenemos casi a la vuelta de la esquina. Pero resulta evidente que hay dos características propias del siglo XXI: la velocidad del progreso tecnológico… y la lentitud de la justicia.

BLADE RUNNERFoto: Neele Lind

Vamos al caso: el test de ADN es uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX. Durante años, su precio y la tecnología necesaria para hacer estos sofisticados test han hecho que únicamente pudiera aplicarse en muy pocos casos. Por ejemplo, empezó utilizándose para pruebas de paternidad. Pero también acabó usándose para encarcelar a violadores. En esos casos, los test de ADN estaban limitados a procesos judiciales largos y costosos y siempre en el ámbito penal o, al menos, en el civil.

Pero como dicen los clásicos del barrio la ciencia avanza que es una barbaridad. Y los test de ADN han empezado a multiplicarse. En el mundo del deporte, por ejemplo, los ciclistas están obligados a ceder voluntariamente -ya sé que obligados y voluntariamente no deben ser escritos en una misma frase, pero así es- su ADN. ¿Cuál es la finalidad? Pues pueden preguntárselo a corredores como Jan Ullrich. El alemán fue sancionado por ese test… para casos en los que no había una violación ni un hijo desposeído de sus derechos sino un deportista que hacía trampas a otros.

De todos modos, no crean que el ADN se va a acabar ahí. Como siempre, cuando quieran ver el futuro, miren a Estados Unidos y Japón, dos países donde para bien o para mal acabamos colocando nuestros ojos e imitando -casi siempre lo peor de ambos-. Pues resulta que en Estados Unidos, donde cualquier problema puede acabar en un juzgado, emplean los test de ADN para las cacas de perro.

Lo explicamos: en determinadas urbanizaciones de lujo y ante dueños desalmados que no tienen reparo a la hora de que sus perros hagan caca mientras ellos miran a otro lado, se han impuesto los test de ADN. Al parecer apenas cuestan 60 euros y permiten identificar al propietario del excremento -al perro y, por tanto, a su dueño-, lo que facilita la sanción económica y la humillación pública.

De todos modos, parece que como efecto freno funciona realmente bien, puesto que en esas mismas urbanizaciones son pocos o ninguno los que miran hacia otro lado. Saben que si su perro -o mejor dicho, ellos- dejan un excremento en el suelo, la asociación de vecinos cogerá una muestra, analizará el ADN e identificará al criminal. ¡Y todo por 60 euros! Piensen en el abanico de posibilidades al que nos llevará esta modernidad: ¿habrá test de ADN para los adolescentes que entren en los parques a comer pipas? En fin, al final resultará que Blade Runner no era tan futurista como pensábamos.

Miguel Ricart, el respeto a las víctimas y los atajos televisivos

Estándar

La muerte de las niñas de Alcàsser marcó un antes y un después en la historia de España. El asesinato de Miriam, Toñi y Desiree sacó a relucir no sólo la existencia de seres como Miguel Ricart y Antonio Anglés sino también la capacidad de los medios de comunicación para explotar el drama humano a cambio de mejorar sus índices de audiencia. El nombre de Nieves Herrero siempre quedará asociado a esa explotación del dolor, aunque al menos la periodista ha tenido el valor de pedir perdón por aquellos programas.

Tampoco desde un punto de vista local estuvimos mucho más acertados. El famoso programa de Canal 9, Juí d’Alcasser, acabó con condenas judiciales. Pero no es el momento ahora de entrar en ese punto sino de pensar en el presente y el futuro: ¿hemos aprendido la lección?

Viene esto a cuento de la persecución que de Miguel Ricart han hechos los medios de comunicación y muy especialmente las televisiones. Cuando se les cuestiona por qué están ofreciendo ayuda a Ricart, por qué le han susurrado en el oído que creen en su inocencia, por qué le han sugerido que es mejor que venga a Madrid, por qué le ayudan a buscar hotel, por qué están colaborando con un señor cuyo único mérito en la vida ha sido asesinar y violar a tres niñas, los periodistas agumentan que es la entrevista que todo el mundo quiere tener. ¿Todo el mundo? En fin… justificar las maldades propias diciendo que los demás también tienen la misma intención es algo muy humano… y mezquino, porque no resta ningún ápice de culpabilidad el hecho de que haya otros igual de desalmados. En el juicio de Nuremberg hubo tanta gente que se justificaba así, argumentando siempre que cumplían órdenes y que si no hubieran sido ellos, otros lo habrían hecho…

Sin embargo, todavía no hay que ponerse en lo peor. Una de las madres de las niñas de Alcàsser lo ha dejado muy claro en una entrevista: “Espero que las televisiones tengan ahora más dignidad y no lleven a Ricart a un plató”, ruega Rosa Folch, madre de Desireé.

mediaset-intEl respeto a las víctimas es una de las características que como seres humanos nos distingue de los animales. Y ese respeto no entiende de atajos. Parece que en Tele 5 y Antena 3 hay al mismo tiempo miedo y nervios. “En ningún caso se darán minutos de gloria televisivos a un asesino temido y repudiado”, afirman en un comunicado los directivos de Mediaset (Tele 5). Antena 3 también se justifica por haber ofrecido las primeras palabras de Ricart: “Fue una entrevista en la calle. Ricart no va a pisar ningún plató de Antena 3“.

atresmedia-TV-logo-535-x-310Es decir, las dos cadenas parece que no se atreven a dar el paso por miedo a la respuesta social. Hay dos fronteras que dicen que no van a cruzar: llevar a Ricart al plató y pagar por la entrevista. Pero la sociedad no quiere atajos. Señores de Mediaset y Atresmedia (Tele 5 y Antena 3), esto es mucho más sencillo: no queremos ver a Ricart en televisión, con o sin dinero en el bolsillo ni con o sin estar en el plató. Es evidente que no lo van a hacer por respeto a las familias de las niñas… pero al menos es bueno que sientan la presión de la sociedad y que mostremos que la lección del caso Alcàsser se ha aprendido. Mi única respuesta posible es minúscula pero contudente: no veré jamás el programa que dé minutos de gloria -con o sin presencia en plató, con o sin sueldo- a Miguel Ricart. Así se sencillo y de efectivo: es la única ley que entienden en determinados despachos.

El cierre de Canal 9, Paco “Telefunken” y una sociedad de traca

Estándar

El cierre de Radio Televisión Valenciana, con Canal 9 como buque insignia, ha vuelto a servir para que los valencianos demostremos al mundo entero nuestra pasión por el esperpento. O dicho de un modo más coloquial: ¡somos de traca!

Son muchas las ideas que se agolpan en estas horas de convulsión (más periodística que social, tampoco nos equivoquemos en eso). Por eso mismo hay que intentar poner orden desde la primera línea y eliminar la tentación de convertir la crónica del cierre de Canal 9 en una historia de buenos y malos. Eso sería, sencillamente, mentir. O, mejor dicho, mantener las mismas mentiras que desde uno y otro lado se están lanzando para que calen en la sociedad.

ALBERTO FABRAEl principal culpable del cierre de Canal 9 son los gestores nombrados por el Partido Popular. Así de sencillo de escribir y de entender.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, puede argumentar que la herencia recibida pesa como una losa. A estas alturas no hay nadie -incluidos los militantes del Partido Popular- que ignore que la Generalitat ha sido arruinada por la calamitosa gestión de Francisco Camps. Es cierto que Fabra se pasa el día desactivando bombas: empezando por Canal 9 y acabando por la Fórmula 1. Pero eso no resta un ápice de su responsabilidad. Y es que un buen gestor debe buscar soluciones a los problemas. Pero para eso hace falta autoridad. Fabra no la tiene.

Por un lado, el actual presidente de los valencianos nunca se ha presentado a unas elecciones autonómicas. Por otro, tampoco se ha sabido ganar su autoridad en su día a día. ¿Cómo? Muy sencillo: lo primero que debería haber hecho es pedir (y/o forzar) la dimisión como diputado autonómico de Francisco Camps.

Dice Fabra que cerrar Canal 9 es la medida más dura de todas cuantas ha tomado como presidente. Pero tal vez no habría sido tan dura si antes de proceder al despido de 1.800 trabajadores hubiera procedido a exigir la dimisión del responsable político de la ruina económica de la Comunidad Valenciana. Eso sí habría sido un gesto de valor que marca el carisma de un líder.

Por mirar a tiempos pretéritos, en Roma sabían muy bien cómo se lograba la autoritas y por eso genios como Julio César no dudaban a la hora de andar junto a sus tropas. Era la mejor manera de decirle a todo su ejército que él podía exigir porque era el primero que cumplía. En eso ha fallado Fabra y en eso, en realidad, falla toda la cúpula política española de cualquier partido, siempre dispuesto a apretar las clavijas de los demás pero no las propias.

CANAL9-MELDEROMERFoto: Melderomer

Sin embargo, no podemos ser tan estúpidos como para ignorar otros muchos matices en el cierre de Canal 9. Por ejemplo, hemos visto a una oposición que no hace muchos meses estaba pidiendo en pleno el cierre de la emisora y que ahora ha ido a esposarse en antena junto a los trabajadores mientras lágrimas recorrían sus rostros. ¿Por qué lloraban exactamente si ellos mismos habían pedido ese cierre durante meses? Muy sencillo: oportunismo político. Y es que la pasión por la foto ciega a más de uno hasta límites ridículos para cualquier observador medianamente objetivo.

Tampoco podemos ignorar la responsabilidad de los periodistas de la casa. Es cierto que todo el mundo tiene hipotecas que pagar y en ese sentido resulta humano comprender que uno pueda aceptar determinados “mensajes políticos”. Pero Canal 9 no ha sido una cadena en la que se edulcoraban ciertos mensajes. Esta plantilla de 1.800 trabajadores es la responsable de haber emitido durante años una información totalmente sesgada y manipulada, calificativos que ellos mismos han empleado durante las últimas semanas para calificar su trabajo de las últimas décadas.

Por cierto, no ha sido mucho más equilibrada la información de estas semanas finales en la vida de Canal 9. Simplemente, han cambiado el bando y todo lo que antes era pasión por el PP ahora se había convertido en odio hacia Fabra y su partido. ¿Era esa la nueva televisión plural? No, en realidad, era una televisión nacida de las entrañas del que se sabe cerca del paro y quiere morir, matando. ¿Comprensible? Sí. ¿Humano? También. ¿Profesional? No.

P1290490Foto: Isacar Marín

Los periodistas nos mostramos extrañados cada vez que constatamos que la sociedad confía menos en nosotros para acceder a la información. Pero lo sucedido en Canal 9 no deja de ser un triste ejemplo de los errores de la profesión. Dicen ahora los periodistas de Canal 9 que Fabra debe dimitir por sus mentiras al pueblo valenciano (la crítica de estar cometiendo un golpe de Estado no la vamos ni a comentar). Pero igual que Fabra debió empezar su mandato exigiendo la dimisión de Camps, esos mismos periodistas debían comenzar su alegato presentando su dimisión como trabajadores de la Radio Televisión Valenciana.

Para ser más claros, los mismos trabajadores que durante años no dudaron a la hora de vetar a la presidenta de la Asociación de Víctimas del Accidente de Metro del 3 de Julio, Beatriz Garrote, a la que hoy por fin han tenido a bien entrevistar, nos quieren hacer creer que una televisión pública de todos y para todos es posible. Evidentemente, puede existir una televisión pública así… pero no con las mismas personas que durante 20 años nos mintieron. Es lógico que toda esa plantilla pida al PP responsabilidades políticas. Pero también es lógico que los espectadores pidamos responsabilidades periodísticas. Señores, presenten su dimisión, renuncien a sus despidos… y luego critiquen lo que crean conveniente desde la independencia y la libertad.

Pero eso -la dimisión de unos y de otros- es ciencia ficción. Como lo es pensar que algo va a cambiar en el futuro. No le den vueltas a la cabeza. Esto es Valencia, una tierra que vive sus fiestas creando una estructura que cuesta miles de euros y quemándola en la plaza pública… para empezar a volver a construirla al día siguiente. Eso, para bien y para mal, forja el caracter de un pueblo. Tiene la virtud de crear ciudadanos que no se asustan ante los retos, que saben apretar los dientes cuando desaparece todo por lo que se ha luchado… pero también tiene su lado oscuro.

En realidad, no se olviden de esto: pronto veremos como se reconstruye una nueva televisión pública, con o sin el Partido Popular; pronto veremos como se manipula la información en favor de los que en ese momento manden en la Generalitat; pronto veremos como los amigos de los gestores montan rápidamente empresas productoras con las que conseguir contratos millonarios… Es sólo cuestión de tiempo. Siéntense y disfruten del ruido y el olor a pólvora. El sol valenciano hará que también este humo se disipe… Al final, ¡somos de traca!

PD: Si alguno cree que los valencianos no somos de traca sólo debe comprobar el esperpento de intentar cerrar la televisión con un señor llamado Paco “Telefunken”, que viene desde Gata -pregunta: ¿en Valencia no hay nadie para dar al botón del off?- y que cuando le piden que apague la televisión, dice que él no está para eso y se marcha a su casa. Ni en un sainete de Escalante habrían tenido la imaginación de incluir ese tono cómico en mitad del drama. Pero claro… parece que habían llamado a su primo, Paco “Panasonic”, pero pidió demasiado dinero y se conformaron con Paco “Telefunken” y su sobrino Pepe. Lo dicho, ¡de traca!

Joaquín Reyes y el triunfo de los monólogos

Estándar

Hubo un tiempo muy, muy lejano en el que los humoristas eran andaluces. Es más, si uno quería aparecer en televisión contando chistes, debía poner acento andaluz aunque hubiera nacido en Portugalete, puesto que parecía que la patente de la gracia estaba concedida únicamente a los habitantes de esa maravillosa región del sur de España. Ahora, en cambio, el humor manchego ha conseguido su propia denominación de origen y pisa con fuerza en televisión y en teatro. Uno de los exponentes de esa nueva hornada de cómicos es Joaquín Reyes, aunque su humor más que albaceteño podríamos decir que es inclasificable.

El pasado fin de semana -viernes y sábado- Joaquín Reyes interpretó en el Teatro Olympia de Valencia su monólogo “Que me aspen”. El espectáculo sirvió para hacer reír a las más de 1.000 personas que llenamos todas las butacas del teatro y también para permitirnos alguna reflexión.

Joaquin Reyes5 TRIUNFAN LOS MONÓLOGOS. En plena crisis del teatro -la crisis siempre ha existido y existirá, pero ahora la crisis para la industria parece más dura que nunca- están triunfando nuevas fórmulas como es la del monólogo. ¿Por qué?

1. En primer lugar porque es una fórmula impulsada por la televisión. Y ya se sabe: lo que no aparece en la tele, no existe. Además, ese impulso televisivo al concepto de monólogo ha enganchado a una nueva generación -los jóvenes- que normalmente huyen del teatro, así que la fórmula está funcionando a la perfección. Un dato: la media de edad en el Teatro Olympia para ver a Joaquín Reyes seguro que rondaba los 35, una excelente noticia para el mundo del teatro… puesto que una nueva generación se engancha, aunque sea a través de los monólogos.

2. En segundo lugar, por los costes. Llenar un teatro es siempre difícil, pero hacerlo con un gran musical que incluye decorados, vestuarios, maquillaje, decenas de actores y músicos… es igualmente difícil pero también caro, muy caro. En cambio, Joaquín Reyes apenas necesitó de dos cervezas y un sobre de Cola-Cao para hacer reír a 1.000 personas. Bueno, dos cervezas, un sobre de Cola-Cao y mucho talento, pero el talento se tiene o no se tiene. Lo que no se puede es comprar.

JOAQUIN REYES2Foto: Angel Rodríguez-Rey

3. El precio reducido. Esos costes reducidos hacen que las entradas para un monólogo sean más económicas que para una gran obra de teatro. Y el precio en estos momentos de crisis es la clave en el éxito o el fracaso de cualquier iniciativa empresarial. Las grandes cadenas que manejan las salas de cine empiezan a darse cuenta… Y los empresarios del teatro también deberían tomar buena nota.

4. Y todo ello a pesar del IVA cultural. Al gobierno lo vamos a dejar a un lado porque no escucha. La subida del IVA cultural al 21% se ha hecho supuestamente por motivos de recaudación, pero la realidad es que no ha conseguido que se recaude más y ha forzado el cierre de numerosas salas y ha provocado la cancelación anticipiada de obras que han dejado de ser rentables.

Joaquin ReyesFoto: Gonzalo Marat

Y, por último, ¿alguien preguntará por el show de Joaquín Reyes? Lo cierto es que es muy recomendable para todos aquellos que disfruten con su humor tan particular. Por ejemplo, el propio Joaquín Reyes reconoció en público -no sabemos si con orgullo o pesar- ser el autor de la sesuda frase “Luis Enrique, tu padre es Amunike”… y después repasó una tras otra sus reflexiones sobre la infancia y adolescencia de los nacidos en los 70 y criados en el inicio de la democracia en un humor generacional, donde abundaban las referencias a esos dibujos animados traducidos con acento latinoamericano o a esos teclados musicales de los 80 con sus famosos Samba I y Samba II.

El mejor elogio para Joaquín Reyes no deja de ser una imagen vista esa misma noche: diez minutos después del final de la obra… una pareja seguía riéndose a carcajada limpia en mitad de la calle y la noche valenciana recordando algunos de sus chistes.

 

El ejemplo del AVE o por qué no hemos aprendido nada de la crisis

Estándar

La noticia ahora es el AVE a Asturias pero la misma crítica sirve para todos los trenes de Alta Velocidad que llenan el país y que certifican que los españoles no hemos aprendido nada de esta crisis. O, a lo peor, es que algunos -los que mandan- han aprendido a hacer su trabajo de manipulación demasiado bien.

El despilfarro del AVE es una muestra más de la desastrosa gestión que sufrimos en España. Los políticos dicen ufanos que somos la segunda nación del mundo con más kilómetros de AVE. ¡Con eso está todo dicho! Alguien debería recordarles que desgraciadamente no somos el segundo país más rico del mundo. Tal vez no se hayan dado cuenta…

Además, existen alternativas al AVE. Por si no lo sabían, en Alemania apuestan por trenes de velocidad alta (50 kilómetros por hora más lentos en su velocidad punta, pero infinitamente más baratos de construir y de mantener). A nosotros esa posibilidad se nos quedaba pequeña y nos fuimos a la alta velocidad, por supuesto. En este caso, el orden de los factores (velocidad alta o alta velocidad) sí altera el producto: el dinero que sale de nuestros bolsillos tiene que ser multiplicado por cinco para tener los trenes más rápidos. Así que como todo el mundo puede imaginar, nosotros hemos optado por la fórmula más cara y Alemania por la más barata.

AVEFoto: Chris Valencia

Para que queden claros algunos datos, vamos con ellos:

España ha invertido en el AVE más de 45.000 millones de euros. ¿Eso es mucho o poco? Es fácil de explicar: jamás recuperaremos ni uno solo de esos millones porque el negocio actual del AVE apenas permite pagar los sueldos de los trabajadores y el coste del mantenimiento (100.000 euros/año por kilómetro) de las vías. Es decir, ni podemos amortizar las obras ni podemos amortizar siquiera los trenes. Todo eso es a fondo perdido.

A cambio, España ha dejado de invertir miles de millones en las redes de cercanías y en cualquier otro tramo ferroviario que no sea AVE. Un ejemplo vivido esta misma semana: empresario que quiere viajar de Valencia a Zaragoza y tiene que ir en AVE de Valencia a Madrid para luego ir también en AVE de Madrid a Zaragoza. Es decir, le salía más rentable -en tiempo- hacer 700 kilómetros en AVE que 300 kilómetros en vía convencional. ¿Por qué? Porque nadie se ha preocupado de unas vías del siglo XIX -Valencia-Zaragoza- que se caen literalmente a pedazos.

Y, sin embargo, como se podía leer en el artículo sobre el AVE en Asturias, son muchos los que siguen exigiendo tener su propia parada de AVE, lo que viene a certificar que no hemos aprendido nada de la crisis que vivimos y que seguimos creyendo a pies juntillas las mismas mentiras que sólo interesan a unos pocos.

En Asturias, por ejemplo, dicen que el AVE es el último recurso para “paliar el déficit económico de empleo”. En fin, no hace falta ni comentarlo. Si la solución al paro es invertir 3.000 millones en una obra pública para conseguir que haya puestos de trabajo… es que debemos volver a primera de ESO y explicar a los autores de dónde saldrán los 3.000 millones. Ya hace muchos años Napoleón III decidió que la mejor solución contra el paro era contratar a trabajadores para abrir zanjas y a otros para cerrar las mismas zanjas. La idea funcionó bien porque generó muchos puestos de trabajo… hasta que arruinó las arcas públicas del país.

Luego, rematan las teorías con otras mentiras habituales como la “vertebración del territorio”. Señores, una autopista vertebra un territorio porque permite la entrada y salida en la vía cada 10-30 kilómetros. El AVE, en cambio, no vertebra ningún territorio y sólo beneficia a las grandes capitales, en este caso Gijón-Madrid, por ejemplo.

AVE2Foto: Mario Carvajal

Además, nos insisten en que este AVE sería perfecto para ayudar al puerto de El Musel, porque podría colocar sus “mercancías en cualquier punto de España en un tiempo mucho menor”. Seguimos con las mentiras: las vías del AVE no se están usando para transportar mercancías por muchos motivos, entre otros porque resulta complicado e incluso peligroso colocar trenes-mercancía rodando a velocidades bajas en una línea donde los trenes van a 300 kilómetros por hora. Y, además, resulta inviable económicamente porque esos trenes-mercancías al final acaban provocando un mayor desgaste en las vías por culpa del peso, lo que dispara el coste del mantenimiento. Dejando a un lado los datos técnicos, usen el sentido común: ¿qué mercancia de la industria siderúrgica asturiana necesita llegar a Madrid a 350 kilómetros por hora? ¿Y cuál sería el coste por kilo de ese viajecito?

AVE3Foto: Mikelo

El remate final del artículo es que el AVE es necesario para que Asturias “no siga perdiendo competitividad y pueda realizar relaciones comerciales en pie de igualdad con otras regiones españolas”. Y ahí es donde vivimos la clave del asunto: hemos convertido España en un país de tontos, donde todos queremos nuestra parte del pastel, aunque sepamos que es indigesto y que no podremos pagar la factura. Y ahora parece que una ciudad como Gijón (300.000 habitantes) necesita el AVE sí o sí. Existe el pequeño detalle de que las vías del AVE no son rentables para pagar sueldos de trabajadores y mantenimiento si no garantizan 9 millones de viajeros al año, algo que en España no consigue prácticamente ninguna de las vías actuales. Y eso, repito, sin obligarles a que amorticen nada de lo que costó la obra.

La reflexión final es obvia: ¿contra el AVE a Asturias? Sí, pero también contra todos los demás. Y lo dice un usuario habitual del AVE que ve con una sonrisa melancólica como cada vez que viajamos de Valencia a Madrid hay que parar en Requena para que suban dos viajeros de media en una estación que costó muchos millones de euros y que también resultaba vertebradora para el territorio, impulsora del empleo y que colocaba a Requena-Turís al mismo nivel que el resto de España para hacer las gestiones comerciales… ¡Qué país! ¡Cuándo pensarán que el AVE sólo es una gran inversión para las multinacionales de la industria civil y para los partidos, valga la redundancia!

 

Presentando mi Rincón

Estándar

Parece obligatorio escribir unas líneas como presentación de cualquier blog que uno lanza a la red. Pero sinceramente no hay mejor descripción de este blog que su propio título: El Rincón.

El nombre de El Rincón como columna de opinión nació en las páginas de META 2MIL, semanario de ciclismo en el que me inicié en el periodismo y en el que acabaría como director.

mETA2MIL

Nuestros lectores en META 2MIL tuvieron que soportar mis columnas de opinión semanales durante años, muchos años. Y también mis pensamientos, filias y fobias pero no sólo en el ciclismo, puesto que no era extraño que utilizase la actualidad y/o el cine como argumento de salida.

Este nuevo blog, también llamado El Rincón, repite el mismo concepto: servir de almacén de ideas. Está claro que todos intentamos mantener nuestra casa -y nuestra vida- en orden. O, al menos, con un mínimo orden, aunque a buen seguro que cada uno fija su umbral de “mínimo” en un punto muy diferente. El Rincón es ese lugar de la casa -o de la vida- en el que uno va dejando papeles, libros, cartas, pero en ocasiones también ideas, reflexiones o incluso amistades… que no son vitales para nuestra vida, pero que tampoco queremos tirar a la basura. Todos tenemos un Rincón en la casa y en la vida. En el mío volverá a aparecer el ciclismo, por supuesto, pero también habrá espacio para el cine, la literatura, el deporte…

Este período en silencio desde el final de META 2MIL ha durado casi dos años, tiempo suficiente para ver la vida con otra perspectiva. Ni mejor ni peor. Simplemente diferente. Y, sobre todo, tiempo para enriquecer El Rincón con muchas ideas que uno no quiere que acaben en el contenedor de la basura sin al menos pasar antes por el reciclaje colectivo de ofrecerlo a la red en busca de una sonrisa, una protesta o una simple reflexión de los lectores.

Bienvenidos a El Rincón. ¡Y permítanme que no ponga nunca demasiado orden!

Jorge Quintana